Cómo convertirte en un artista famoso

Tu sueño de convertirte en un artista famoso puede no ser tan lejano como parece: el niño prodigio Sir John Everett Millais fue uno de los fundadores del movimiento Pre-Rafaelista, y ganó una medalla de plata en la Sociedad de Artes a los 9 años, y Pablo Picasso, co-fundador del Cubismo, fué considerado como un niño genio. Incluso hoy, jóvenes artistas como Akiane Kramarik son anunciados como prodigios. Si tienes lo que se necesita, tu nombre puede estar destinado a ser recordado a través de los años. ¿Listo para aprender cómo? ¡Sigue leyendo!

Construyendo tus Habilidades

  1. Practica. Ser llamado por la musa del arte es una cosa maravillosa sin duda, pero sin las habilidades técnicas para llevar a cabo tu visión no llegarás muy lejos. Lo que sea que hayas elegido como medio, conviértete un experto en cada aspecto de ello.
    • Separa una hora o más al día para dedicarte a nada que no sea practicar tu técnica.
    • Enfócate especialmente en aquellas áreas en las cuáles no eres tan bueno, pero también mejora tus fortalezas.
    • Aprovecha las comunidades y recursos que puedas encontrar. Los fabricantes de suministros de arte y a veces las mismas tiendas de arte, ofrecen literatura gratuita, tutoriales, videos, y páginas web que están llenas de consejos, técnicas y mucho más.
    • Algunas tiendas incluso ofrecen seminarios de entrenamiento los fines de semana, en donde no sólo puedes obtener nuevas habilidades, también conocerás a otros artistas.
  2. Trabaja en las cosas que amas. Elige un tema que tenga un significado para ti y que quieras realmente dibujar bien.
    • Empieza con naturaleza muerta, o una fotografía que sea tuya, de dominio público o que tengas permiso de usar. Dibuja o pinta lo mismo una y otra vez, usando diferentes enfoques—pintura, lápiz, abstracto, realista—cualquier cosa que te mueva.
    • Comienza con temas sencillos como una pelota de goma o un bloque rectangular y luego ve haciendo cosas más complicadas, como una rosa o una canica de vidrio, incluso un bol de metal brillante, e intenta hacer bien los detalles: las curvas de un pétalo, la claridad del vidrio, o los reflejos tan bien hechos que hasta Escher ¡se impresionaría! Cada uno de ellos mejorará tu habilidad de dibujar en general.
    • Practica el dibujo gestual por tiempo. Elige tu sujeto o tema, coloca tu temporizador a dos o tres minutos, empieza a dibujar y deja de hacerlo cuando se acabe el tiempo, incluso si no has terminado del dibujo.
    • Coloca el temporizador de nuevo y empieza otra vez. Hacer 10 dibujos en tres minutos mejorará tu habilidad más que el mismo dibujo pero en hora y media y bien detallado.
  3. Varía las herramientas que usas. Empieza con un lápiz, luego pasa al carbón, lápices de colores, pasteles, pintura, lo que sea que te interese. Nunca tengas miedo de experimentar con nuevos colores o técnicas.
    • Cuando intentes un medio nuevo que sea caro, busca proveedores de arte, pues muchos de ellos te mandan productos de tamaño de muestra, o la compañía te manda sólo un tubo del color o una pieza pequeña del lienzo para que lo pruebes antes de decidir qué comprar.
    • Esto te da la oportunidad de intentarlo primero y ver si te gusta. Intenta con más de una marca—las muestras no son usualmente del mismo color y puedes encontrar en qué marca invertir basándote en esas pruebas.
  4. Pide a amigos y familia que critiquen tu trabajo. Déjales claro que quieres una opinión ‘’real’’, no una opinión de “Te amo entonces todo lo que haces es maravilloso”. Si ellos creen que es bueno, entonces ¡vas por buen camino! Si ‘’no’’, como quiera estás en buen camino: si muchas personas piensan que tu técnica es genial, pero tu tema en sí deja algo que desear, es una oportunidad para reflexionar y aprender algo.
    • No confundas la crítica con la crítica personal, especialmente si el crítico en cuestión es alguien que no está interesado en verte convertido en un artista.
  5. Busca fuera de tu círculo por opciones. Busca la crítica de personas que dibujan mejor que tu. Házte amigo por internet de artistas reales cuyo trabajo admires. Halágalos y haz preguntas inteligentes sobre sus técnicas. Rápidamente te darás cuenta de que muchos artistas disfrutan enseñar a principiantes y estarán felices de compartir contigo lo que han aprendido.
    • Conforme vayas aprendiendo más cosas, busca a aquellos que van empezando. Aprenderás más cada vez que expliques y demuestres algo que ya sabes. Es muy común que los maestros aprendan de sus estudiantes.
  6. Aprende a aceptar los halagos con gracia. Cuando tus amigos y familiares amen todo lo que dibujas y piensan que es maravilloso, o tu mamá ha estado poniendo tus dibujos en el refrigerador desde que tenías dos años (y cree que serás Picasso algún día), relájate y disfruta de ese apoyo.
    • Entre más vayas mejorando en tu arte, será más sencillo que las personas te den cumplidos y te llamen talentoso.
    • Los cumplidos también pueden ser críticas, ¡y esas son muy valiosas! Si un artista a quien admires llegue a darte un cumplido como “Amo los colores en esta pieza,” significa que no sólo son tan buenos como para darte cumplidos sobre tu trabajo, pero también se han tomado el tiempo de entender y apreciar las decisiones que tomaste.
  7. Desarrolla un estilo personal fuerte. Haz esto aprendiendo a pintar y dibujar tus temas favoritos en todas las formas en que tus pintores favoritos lo han hecho. Entre más aprendas la técnica y entiendas tus propias pasiones, más estilo propio tendrán tus obras.
    • Tener un estilo personal es una combinación de aprender a dibujar y pintar bien con tus medios favoritos y al mismo tiempo poner mucha atención a tus temas favoritos.
    • Te convertirás en un especialista, con tu propia “marca” en un nivel de competencia medio. Dominar un tema y un medio viene después, en el punto en el que lo puedes hacer fácilmente sin realmente pensarlo, y como quiera tener resultados consistentes.
  8. Sé prolífico. Para entrar a una galería, deberás tener un portafolio de al menos una docena de tus mejores trabajos, y todos deben tener algo en común, ya sea el tema o el estilo, el tamaño general y el nivel de habilidad.
    • Haz que tu trabajo esté disponible en tantos formatos como sea posible, para que no haya barreras para dueños de galerías que estén interesados o mecenas que quieran ver tu trabajo.

Promoviéndote a ti Mismo

  1. Publica tu trabajo. La mejor forma de hacerte famoso es ¡hacer que te conozcan! El internet te ofrece muchas vías para ser visto y promover trabajos artísticos, y en el siglo 21, lleno de información, es importante usar todas las herramientas a tu disposición para hacerte de un nombre y una reputación.
    • Bloggea diariamente sobre tu trabajo, e incluye ilustraciones demostrando tu proceso y una galería para mostrar (y/o vender) tus trabajos terminados.
    • Visita todas las galerías en tu área, y conoce a los dueños. Si eres lo suficientemente grande, ve a tantas aperturas como sea posible, ‘’no’’ para promover tu trabajo—habrá mucho tiempo para eso después—pero para convertirte en un artista conocido en la comunidad.
    • Crea un Facebook para tu arte, y anima a las personas a que visiten y den ‘me gusta’ a tu página. Busca a otros artistas a través de Facebook. Igual que al visitar las galerías, esto ayudará a que te den un lugar en tu comunidad, y Facebook puede llegar más lejos de tu colonia.
    • ’Tweetea’ sobre arte con regularidad. Tu arte, arte histórico, pop art, cualquier tipo de arte. Entre más sepas de arte, más serás reconocido como alguien a quien vale la pena escuchar. Al mismo tiempo, sigue artistas y galerías, y responde a sus tweets. Esto animará a más personas—incluyendo dueños de galerías—a seguirte.
    • Crea una cuenta de flickr y sube scans o fotos de tu arte. Es una comunidad activa, y aunque tal vez no consigas críticas constructivas en flickr, podrás hacerte de un nombre, y tal vez te hagas amigo por internet con varios artistas talentosos.
  2. Únete a sociedades finas de arte y entra a concursos. Empieza con concursos de nivel de estudiante y concursos de arte local pequeños.
    • Da clases en talleres. Esto te ayudará no sólo a darte a conocer como artista, pero también como un experto en tu área.
    • Construye tus habilidades hasta que puedas entrar a concursos grandes nacionales e internacionales en el medio de tu elección.
    • Entra a programas de arte con jurado. Conseguir que una de tus pinturas entre a un show con jurado es en sí un logro que puedes poner en tu currículum. Cuando tienes demasiados shows, acorta la lista para sólo poner los más importantes.
  3. Encuentra un agente de arte de confianza. Lee sobre las agencias de arte y contacta a los clientes del agente. Ve si están o no felices con el agente, o si sintieran como que los están estafando. Los agentes van a promover tu trabajo, y también te representarán en las negociaciones con contrato. Asegúrate de que tienen buenos contactos y que son buenos con los contratos.
    • También puede que quieras trabajar con un abogado con buena reputación que se especialice en el mundo del arte. Mientras que un agente puede saber un poco sobre la ley, su trabajo es la publicidad. El único trabajo de un abogado es conocer sobre las leyes aplicables.
  4. Pinta lo que te importa. Si no te interesa el sujeto o el tema, se notará en tu trabajo. Muchos artistas incluso se enamoran un poco del tema/sujeto, ya sea un plato con fruta o una modelo.
    • Si quieres/te gusta expresar enojo y emociones más oscuras, estudia a los artistas “oscuros”. Si lo que te gusta son las pinturas abstractas y manchadas, estúdialos e inténtalo tú—ellos toman sus propias técnicas y no sólo pasó porque alguien aventó pintura al lienzo y le llamaron arte.
    • Si amas la vida salvaje y la naturaleza, consigue un kit de pintura portable y pinta "en plein air" (al aire libre) en tus lugares favoritos.
    • Cualquiera que sea tu pasión, encuentra formas de capturarla en el lienzo.
  5. Sigue creciendo como artista. Ser un artista verdadero es una búsqueda de toda la vida. Cuando has alcanzado el nivel de fama que deseas, con suficiente dinero y popularidad, seguirás queriendo algo más que eso.
    • Sigue aprendiendo e inventando, incluso después de que seas famoso no podrás mantenerte en la cima, y tendrás que enfocarte en el futuro y poner tus mejores años en el pasado.
    • Conforme vaya creciendo y cambiando tu estilo, las pinturas viejas que has hecho serán más valiosas. Los coleccionadores estarán interesados en la historia completa del trabajo de tu vida. Incluso los dibujos que hiciste como niño serán valiosos: lo que tu mamá pegó en el refri tiene las semillas de tu éxito actual, así que no tires tus trabajos anteriores.

Consejos

  • Asegúrate de que quieres ser famoso. Ser famoso no es diversión todo el tiempo, así que decide qué tan famoso quieres ser a la larga. Un artista local exitoso puede tener un buen ingreso de clase media sin ser conocido mundialmente, y sigue siendo un buen trabajo. Ser el mejor artista en tu escuela o tener tu club de fans es fama también; la fama es sólo el aprecio de las personas que no conoces y a quienes les gusta tu trabajo. Cuánto de eso necesitas para ser feliz es una elección de vida.
  • Considera mantener tu privacidad si tu fama se extiende fuera de tu zona de confort. Lo que le interesa a tus fans es lo que pintas y algunos detalles clave sobre tu vida. Debes poder tener la capacidad de hablar un poco sobre por qué te gusta pintar y por qué pintas lo que pintas. Mencionar la existencia de familia y mascotas y tal vez tu lugar de nacimiento es suficiente para una biografía, no necesitas revelar lo que comiste en el desayuno o la marca de zapatos que te gusta más. La fama de un artista no tiene que ir a la par de la vida de los “ricos y famosos” (demasiado rápida y siempre de viaje) - muchos artistas famosos son bastante privados y son las pinturas las que las personas ven, junto con unas cuantas entrevistas grabadas. Pueden socializar más que nada con familiares, otros artistas y personas que comparten sus pasatiempos.
  • Disfruta el arte. Conforme aprendes a pintar y dibujar mejor, observarás el mundo con más exactitud. Si lo que buscas es la belleza, la encontrarás en los lugares más feos, raros y menos esperados: el reflejo de la luz en el vidrio roto sobre la acera de concreto, la curva que hace la hoja de la hierba mala, o la sonrisa en la cara de una vieja fea que de pronto se convierte en algo hermoso porque está siendo visto por la visión entrenada del artista.
  • Entre más aprendas a amar la belleza y encontrar felicidad en el arte, el ser artista dará más profundidad y enriquecerá tu vida en todos los aspectos. Esa conciencia de las cosas buenas en la vida: el sabor del vino, ese sentimiento de tener comida rica en tu panza, ese feliz cansancio de haber caminado a través de campos mojados todo el día para pintar por 15 minutos y lograr capturar la neblina en el ocaso en lienzo de forma exitosa—ese viaje es su propia recompensa.
  • Cuando aprendes a disfrutar y apreciar el arte fino de tus pintores favoritos, entenderás que lo que creas está dando la misma felicidad a todos los que compran tus pinturas. Estás encontrando tesoros escondidos en el mundo, incluso un solo brochazo abstracto en un lienzo que expresa enojo o alegría o amor ayudará a alguien a entender, experimentar y soltar sus sentimientos.
  • Piensa en tu trabajo como algo real y valioso que tiene una curva de aprendizaje tan larga como la medicina o el derecho. No es sólo tener talento crudo que le pasa a las personas suertudas: incluso los artistas que parecen aprender rápido o muy jóvenes simplemente le han puesto más esmero al trabajo antes de que tú los conocieras que otros que empezaron más tarde o aprenden más lento. Los niños tienen una ventaja física al aprender cualquier cosa, pues si lo aprenden mientras sus cerebros siguen creciendo físicamente, lo aprenden más rápido que los adultos, pero no significa que mejor.
  • Espera un crecimiento como ser humano al aprender a pintar y dibujar. Literalmente estás usando partes de tu cerebro que muchas otras personas han ignorado y como cualquier músculo, esas funciones cerebrales mejoran y cambian permanentemente. Puedes hacerte más intuitivo y creativo en otras actividades. Puedes ser más expresivo en otras formas o muy visual. Tu conciencia del color y el sentido del mismo afectará como te vistes y por lo tanto te verás mejor que otras personas. La mayoría de estos cambios son positivos.

Advertencias

  • Nunca le pagues dinero por adelantado a un agente. Si ellos no te consiguen trabajo, no merecen dinero. Si te lo piden, tómalo como una gran señal de que no son de fiar. Haz una investigación de antecedentes y si el agente suena demasiado bueno para ser verdad y habla de ti como el siguiente Picasso, probablemente SÍ sea muy bueno para ser real. Sólo aléjate.
  • Una de las peores formas en las que la fama puede destruir tu vida es si decides vivir siendo el típico estereotipo de celebridad drogadicta/alcohólica y chiflada.
  • El cambio personal puede dar un poco de miedo. Cuando los sentimientos fuertes o la incertidumbre se apoderan de ti, puedes usar la pintura como una forma de enfrentarte al temor y salir de él.
  • Cree en ti mismo. También estarás cambiando tu identidad social de cómo pensabas que eras a verte como un artista. Algunas personas se enojarán por esto y rechazarán tu búsqueda del arte. Te llamarán tonto o desenfrenado, insultarán tu trabajo y te dirán que no es trabajo de verdad, te llamarán un fraude, flojo, e intentarán hacer que regreses a ser quien ellos pensaban que eras.
  • Las relaciones personales pueden volverse inestables si tu pareja romántica está celosa de tu tiempo, emoción y devoción a tu arte. Esto puede o no ser un conflicto con posibilidad a resolverse. Intenta ser paciente con tu pareja, pero si no funciona, encuentra a alguien que sea más compatible y que acepte y le guste que seas un artista.

Cosas que necesitarás

  • Pedazos de papel/Lienzos
  • Suministros de arte (brochas, pintura, lápices, etc)
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página