Cómo ser un errante

Ser un errante no es fácil, puede ser peligroso y muy solitario. Los errantes eligen caminar por razones como la exploración, nuevas experiencias y conocer gente nueva, las cuales serían incapaces de llevar a cabo de otra manera, debido a restricciones legales o monetarias. Muchas personas ven el errar como la total libertad de la opresión de la sociedad moderna.

Pasos

  1. ¡Sé inteligente! El conocimiento y la conciencia son las fuentes primarias del poder de los errantes. Ser un errante significa depender principalmente de ti mismo, por ello no te fíes de lo que te dice un libro o los medios masivos. En lugar de eso, estudia las cosas por tu cuenta y conviértete en un autodidacta y autoconsciente. Tu experiencia personal es la fuente más importante y valiosa para construir una base de conocimiento.
    • ¡Conoce tu historia! Antes de dejar las facilidades cómodas de la sociedad con todos los poderes disponibles que se ejercen por los derechos legales y finalmente embarcarte en aventuras de errante alrededor del mundo, aprende todo lo que puedas sobre la historia de la humanidad. Saber cómo funciona el mundo y lo que enfrentarás como errante es un asunto de extrema importancia. No querrás que te retengan por ingenuidad, sobre todo porque estás arriesgando todo para convertirte en un errante, así que asegúrate de aprender todo lo que puedas sobre lo que hace que la sociedad progrese y lo que la retiene.
    • Ama y confía en todos y en todo. ¡Nunca hagas algo que no quieras hacer! Esta es la parte más importante de ser un verdadero errante. Si no lo entiendes bien, es muy probable de que no puedas ser un errante con total libertad. Recuerda que amar todo no significa de que debas hacer todo y confiar en todos no significa que debes creer en todo lo que alguien te diga, simplemente significa aceptar todo como es y no tratar de cambiar a nadie, especialmente a ti mismo. Tampoco dejes que nadie te cambie y nunca hagas algo que te haga sentir incómodo. Ámate y confía en ti mismo, no dejes de ser lo que eras cuando naciste. ¡Sé un errante!
  2. Conviértete en un errante. Renuncia a tu trabajo, abandona, regala o vende tu propiedad con todas tus posesiones y “camina”. Convertirte en un errante significa cortar todos los lazos formales, despojarte de las trabas financieras del mundo, salir fuera del radar y seguir tu propio código de errante. Los errantes nunca se “atan” a nada, por ello nunca debes comprometerte con nada que no quieras soltar inmediatamente y dejar atrás en cualquier momento.
    • Acepta el lugar donde caminas como tu casa. Trata de mezclarte con los lugareños en lugar de sobresalir, usa ropa sencilla en lugar de prendas llamativas; aunque pueda que algunas veces sea una buena idea aparentar ser un turista o viajero regular en vez de un errante para reducir sospechas injustificadas. Si te encuentras en un país con un lenguaje que no hablas, trata de encontrar una manera política de evitar involucrarte en una conversación con extranjeros.
    • Conéctate con las personas y los alrededores y cultiva relaciones cada vez que puedas. Si tienes la extraña oportunidad, lleva contigo a un compañero de viaje. Un ser humano siempre es mejor que un perro, así que trata a otros como si fueras tú mismo. Tener un buen código personal de moral te permitirá errar por mucho tiempo. Siempre evita los problemas y nunca recurras a ningún tipo de amenaza o violencia. Haz tantas buenas obras como puedas en lugar de favores personales y no te obsesiones con el dinero.
  3. Empaca con inteligencia. Siempre mantén tu mochila lo más ligera que puedas. Empaca comida no perecedera que no requiera cocinarse, como nueces y muesli. Siempre ten, al menos, la mitad de un galón de agua limpia contigo adonde vayas. Si empacas algún aparato electrónico pequeño que requiera electricidad, es una buena idea llevar un adaptador universal compacto contigo. Lo puedes comprar en tiendas electrónicas o lo puedes construir manualmente con distintas partes en el camino.
    • Compras necias pueden convertirte de errante a mendigo rápidamente. Siempre confía en supermercados para comprar seguro y barato. Compra productos confiables de marcas grandes y de amplia reputación cuando sea posible, especialmente cuando compres artículos de higiene. Compra ropa hecha de poliéster para controlar los problemas de humedad y empaca repuestos, así podrás lavar siempre la ropa sucia. Compra zapatillas que no se rompan fácilmente luego de unos meses de uso. Mantente al tanto de material antibacterial para evitar los malos olores.
  4. Mantente saludable. Los malos hábitos alimenticios o mala higiene pueden interrumpir tu estilo de vida errante.
    • Evita comer toda comida animal, incluyendo carne (pescado), huevos, miel y productos lácteos. Come abundante fruta y todos los vegetales frescos que puedas. Comer un diente de ajo diario (comerlo junto a otros alimentos es más sencillo) es una buena forma de mantener una buena salud y masticarlo puede proteger tus dientes, aunque inevitablemente tendrás mal aliento. Beber alcohol como vino blanco una vez cada cierto tiempo ayuda a mejorar el proceso digestivo, pero también puede derivar en mal aliento así como a un control temporalmente limitado de las funciones del movimiento corporal, así que es mejor consumir bebidas alcohólicas justo antes de tomar una siesta.
    • No querrás oler como excremento o perder tus dientes el primer año de errante, así que siempre lleva sopa y pasta dental, pero evita llevar gel de baño o champú porque serán un peso innecesario. Las estaciones públicas (de bus, de tren, de gasolina) y los centros comerciales son buenos lugares para encontrar un baño o un lavabo con una fuente de agua, el cual puedes usar para cuidar de tu higiene personal, lavar tu ropa y también volver a llenar tu suministro de agua. Cortar tu cabello lo más corto posible hace más simple el mantener la higiene.
  5. Permanece conectado. Ser consciente del entorno y siempre saber qué es lo que sucede a tu alrededor es muy importante. La primera cosa que debes hacer es comprar una pequeña brújula y mapa compacto para saber dónde estás y a dónde te diriges.
    • Trata de encontrar acceso a internet cuando sea posible. De esta manera, puedes aprender casi todo sobre el lugar en el que te encuentras, incluyendo los lugares en los que puedes reabastecerte para tus necesidades diarias.
  6. Encuentra una fuente de ingresos. La parte más difícil de ser un errante es tener los recursos suficientes para sobrevivir. Los errantes usualmente no mendigan y no tienen un trabajo, así que tendrás que encontrar formas alternativas para adquirir dinero, como vender fotos de viajes.
    • Aunque hay muchos trabajos de corto tiempo disponibles sin consecuencias que te impidan dejarlos en cualquier momento en muchos países progresistas, recuerda que lo más probable es que te rechacen como errante sin documentos legales que prueben quién eres, pues muchos empleadores legales se rehúsan a correr el riesgo de contratar a un trabajador indocumentado. Aún puedes recurrir a trabajos extraños y sucios, pero frecuentemente es mejor evitar ese tipo de trabajos porque como un errante sin documentos legales, tendrás poco derecho a la protección del gobierno contra tratamiento injusto o abuso. En resumen, las formas legales de conseguir un trabajo son extremadamente limitadas y el riesgo que tienes que correr para las formas ilegales usualmente no vale la pena.
    • Si te cruzas con un escondite de dinero, como fondos de banco retirados que nadie te verá tomando, ¡hazlo! Pero asegúrate de nunca robar nada de personas que han trabajado por las cosas que tienen.
  7. Encuentra un lugar para dormir. Los errantes tienen que acostumbrarse a dormir afuera, aunque encontrar un lugar seguro para descansar donde no será molestado puede no ser fácil. Dile adiós a los largos periodos de 8 horas de sueño y acostúmbrate a dormir por un par de horas varias veces a la semana. Descansa todo lo que puedas y si es posible, no evites tomar una siesta cuando sientas la necesidad.
    • Puedes encontrar a alguien que te permita quedarte en su casa, aunque este no siempre es el caso pues las personas tienden a ser desconfiadas de los errantes. Allanar edificios abandonados puede ser una opción durante mal clima, aunque normalmente es mucho más seguro quedarse dentro de las estaciones de bus o de tren o centros comerciales cubiertos. Dormir en bancas públicas puede ser una buena idea algunas veces, pero en muchos países esto puede poner en alerta a la seguridad del camino y a los oficiales de policía para preguntarte por documentos legales y puede terminar en la detención si no puedes probar tu estado de residencia.
  8. Encuentra un medio de transporte. Sin un medio para viajar alrededor, puedes tener problemas como errante. Caminar es generalmente la mejor elección en áreas urbanas. Viajar a dedo puede ser una buena opción cuando viajas en una ruta abierta, saltar a un tren es otra. Ambas pueden ser peligrosas, pero no te convertiste en errante para vivir una vida cómoda y segura como todos. Si tienes algo de dinero para gastar, el transporte público es una manera rápida para moverte a otro lugar.
  9. Visita otros países. Para un verdadero errante sin documentos legales, puede ser muy difícil cruzar las fronteras a otros países. A menos que te ayuden a escapar de un gobierno tirano, por lo general, debes evitar organizaciones de tráfico ilegal, pues pueden forzarte a trabajar para ellos posteriormente como pago por el viaje con muy poco pago por varios años. Cuando llegues a otro país o región, debes hacer todo lo que puedas por evitar cualquier conflicto con las autoridades o los lugareños, pues ellos pueden poner fin rápidamente a tus aventuras como errante.
    • No importa de dónde vengas, debes evitar siempre los países en donde los visitantes americanos no sean bienvenidos o los viajeros que se vean o actúen como turistas americanos, pues esos países tienen normalmente estándares sociales bajos y restricciones altas en las libertades de personas ordinarias, lo que significa poca o ninguna libertad para ti como errante. También es una buena idea evitar regiones con alta humedad y climas con un invierno largo y frío, porque ninguno de los dos son buenos para tu salud o tu mochila. Por otro lado, trata de que el país de destino sea económicamente exitoso, de otra manera, será difícil encontrar los suministros diarios que necesitas a un bajo costo.
    • Errar de un lugar a otro dentro de los Estados Unidos no es un problema por lo general. Hay un requisito legal que te obliga a mostrar un carnet de identidad al cruzar las fronteras nacionales dentro del área Schengen de la Unión Europea como prueba de ciudadanía norteamericana y una garantía de que serás retornado por las autoridades a tu país de origen con una penalidad si excedes tu estadía como errante por más de 90 días. Suma a eso la crisis económica europea; el continente europeo aparece rápidamente como un gran sistema penitenciario con guardias armados en cada esquina y fuera del alcance de errantes de verdad. Algo bueno que tienen en común los Estados Unidos y la Unión Europea, es que ambos usan una sola moneda: el dólar y el euro.
  10. Aprende nuevos idiomas. Aprender un nuevo idioma puede ser una buena idea cuando te diriges a otro país. El inglés es el segundo idioma más hablado alrededor del mundo, incluso en países en donde no es un idioma oficial, así que es una buena idea dominar el inglés antes de ir a algún sitio. Aprender otros idiomas populares, como el español y el chino estándar, también puede ser útil.

Consejos

  • La edad no es nada más que un número, así que no dejes que eso te detenga. Mientras más edad, más experiencia tendrás. Mientras más joven seas, más estarás en forma para emprender tu aventura como errante.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página