Cómo evitar desmayarse

Ya conoces la sensación: te sientes mareado, delirante, sudoroso y tienes una visión de túnel. Junta todo esto y sabrás que estás a punto de desmayarte. ¿Alguna vez te has preguntado si puedes evitarlo? En general, la respuesta es sí. Ya sea que tengas que evitar desmayarte o evitar que alguien más lo haga, unos cuantos arreglos rápidos en tu vida pueden hacer toda la diferencia.

Evitando desmayarte

  1. Mantén elevados los niveles de azúcar y sal en tu sangre. En pocas palabras, el cerebro necesita azúcar y tu cuerpo necesita agua. Para evitar que tu cuerpo y tu cerebro se “apaguen”, tus niveles de azúcar y sal deben estar estables. Una manera rápida de hacerlo es beber un poco de jugo y comer una bolsa pequeña de pretzels. Te sentirás mejor casi de inmediato.
    • Parece un poco contrario a la intuición que tu cuerpo necesite sal para mantenerse hidratado, pero es verdad. El agua va a donde la sal está; si no tienes nada de sal en tu sistema, el líquido no se quedará en tus vasos sanguíneos.
  2. Mantente en un lugar fresco. Otra razón común por la cual las personas se desmayan es porque sus cuerpos se sobrecalientan. Si estás en un ambiente caluroso, sofocante y comienzas a sentirte mareado, ¡es tu cuerpo que te pide salir! Considera estas ideas para refrescarte:
    • Quítate alguna prenda, si es posible.
    • Ve a una zona menos concurrida (de esta manera, no caerás sobre los demás).
    • Acércate a una ventana o puerta para recibir un poco de aire.
    • Lávate la cara con agua fría y bebe una bebida fría.
  3. Simplemente hidrátate con agua. Si bien las bebidas azucaradas son buenas para despertar a tu cerebro cuando se queda sin energía, tu cuerpo necesita hidratarse de una manera sana y pura con agua sin sabor. Probablemente sabes si tomas lo suficiente o no. Si te desmayas con regularidad, tal vez sea porque simplemente no bebes la suficiente agua.
    • Tu orina, idealmente, debe ser clara o casi clara. Si tu orina es muy amarilla, debes beber más agua. Si es demasiado aburrida para tu paladar, los tés y los jugos de frutas sin azúcar también son buenas opciones.
  4. Recuéstate y no te levantes muy rápido. Si sientes la mínima sensación de desmayo, recuéstate. Permanece de esta manera por lo menos durante 15 minutos. Una vez que te sientas mejor, levántate poco a poco. Poner tu cuerpo en una posición vertical implica que la sangre luche contra la gravedad para que pueda llegar al cerebro. Cuando te levantas demasiado rápido, la sangre cae de inmediato y deja a tu cerebro preguntándose qué pasó. Esto puede provocarte la sensación de desmayo. Si este es el culpable, muévete lentamente, especialmente cuando salgas de tu cama.
    • Esto es doblemente importante si acabas de desmayarte. Cada vez que te sientas débil o mareado, siempre muévete lentamente y con precaución. Este es tu cuerpo diciéndote que no puede seguir tu ritmo. Dale un descanso y recuéstate.
  5. Controla tu respiración. Cuando estamos ansiosos, es natural empezar a respirar rápidamente e incluso hiperventilarnos. Si esto se sale de control, tu cerebro dejará de recibir oxígeno, ya que no estás respirando lo suficientemente profundo para que pueda procesar lo que necesita. Si crees que tus desmayos son debido a tu nerviosismo, concentrarte en tu respiración y ralentizarla tal vez haga que la sensación desaparezca.
    • Cuenta a medida que respires: 6 segundos inhalando y 8 segundos exhalando. Después de unas cuentas rondas, tal vez notes que tu ansiedad se está disipando.
    • Concentrarte en tu respiración también te distrae de lo que sea que te esté poniendo nervioso. Esta es otra razón que probablemente haga que calmarte sea más fácil.
  6. Evita tus factores desencadenantes. Los niveles de azúcar y sal, el calor y la hidratación son factores comunes en los desmayos, y en la mayoría de casos, no son motivos de alarma. Sin embargo, hay algunas otras cosas que hacen que ciertas personas se desmayen. Si sabes lo que desencadena tu sensación de desmayo, evítalo. Tal vez sea debido a un par de cosas, pero estas son las más comunes:
    • El alcohol. En algunas almas desafortunadas, el alcohol produce desmayo. Esto es debido a que el alcohol expande los vasos sanguíneos, lo cual produce una baja en la presión arterial.
    • Las agujas. Para algunas personas, ver agujas desencadena el nervio vago, el cual ensancha los vasos sanguíneos, disminuye la frecuencia cardiaca y produce una baja en la presión arterial, lo cual da lugar a un desmayo.
    • Las emociones. Las emociones fuertes, como el miedo y la ansiedad, pueden cambiar la respiración y causar una baja en la presión arterial, entre otros efectos negativos que pueden provocar un desmayo.
  7. Considera la posibilidad de cambiar tus medicamentos. Los efectos secundarios de ciertos medicamentos incluyen desmayos y mareos. Si acabas de empezar a usar un nuevo medicamento y experimentas sensaciones de desmayo, habla con tu médico para que te recete otro. Es probable que tu medicamento sea el culpable.
    • Por lo general, desmayarse no es grave. Sin embargo, si te desmayas, lo más probable es que te lastimes. Esta es la razón principal por la cual es importante cambiar los medicamentos si es posible.

Evitando que los demás se desmayen

  1. Haz que la persona se siente o se recueste. Todo se resume a que el cerebro necesita sangre y oxígeno para funcionar correctamente. Si ves que alguien está pálido y se queja de mareos y fatiga, haz que se recueste en un área abierta. ¡Es probable que se desmaye!
    • Si no hay lugar para recostarlo, haz que se siente con su cabeza entre sus rodillas. Esto no es tan bueno como recostarse completamente, pero le debe evitar la tentación de desmayarse (al menos por el momento).
  2. Asegúrate de que esté bien ventilado. Que alguien se desmaye entre una multitud de personas no es raro, en gran parte es porque el ambiente es muy caliente y no hay flujo de aire entre los cuerpos. Si estás con alguien que está apunto de desmayarse, llévalo a un área abierta en donde el aire pueda circular y la temperatura no esté demasiado elevada y cargada.
    • Si estás en una habitación y no hay muchas opciones, lleva a esa persona cerca a la puerta o a una ventana. Solo un poco de aire puede hacer toda la diferencia, incluso si la habitación de demasiado caliente como para estar cómodo.
  3. Compra algún jugo y galletas. El cerebro se anima con la sal y el azúcar. Es muy probable que esa persona necesite hidratación y energía, así que una bebida ligeramente azucarada y una cantidad pequeña de sal es la mejor manera de hacer que su cerebro se ponga nuevamente en marcha. Ayúdala a beber y a comer si es necesario, ya que es probable que no tenga la energía para hacerlo.
    • La sal es en realidad para que la persona se hidrate. Cuando hay sal en el cuerpo, este envía agua a sí mismo. Cuando no hay sal, el agua no se procesa dentro de las células de las cuales necesita ser parte.
  4. Ayúdalo a mantenerse calmado. Una persona que se desmaya por primera vez seguramente estará asustada por cómo se siente. Algunas perderán su visión por ratos, no podrán escuchar con claridad y tendrán dificultades para ponerse de pie. Esta etapa puede durar minutos antes de que el desmayo suceda con el tiempo o las ganas desaparezcan. Hazle saber que es probable que se desmaye, pero que todo estará bien una vez que se termine.
    • Asegúrale a esa persona que la mayoría de desmayos no son peligrosos. Siempre y cuando no se golpee su cabeza (lo cual te asegurarás de que no suceda), en unos minutos estará bien de nuevo.
  5. Quédate a su lado y pídele a alguien que llame para pedir ayuda. Si esta persona está a punto de desmayarse, asegúrate de estar a su lado para agarrarla si se cae. No la dejes para pedir ayuda a menos que sea necesario. ¡Esta persona también necesita tu apoyo moral!
    • En cambio, hazle una seña a cualquier otra persona. ¡No importa si es un desconocido que se encuentra a 15 metros! Dile que la persona con la que estás se ha desmayado. Es probable que pueda encontrar a alguien en el edificio del cual estás cerca. Con suerte, podrá traer un poco de agua y algún bocadillo, además de llamar a la persona responsable (padres, médico, etc.).

Controlando un desmayo

  1. Tensa los músculos de tus brazos y tus piernas. Los desmayos por lo general son el resultado de la falta de flujo sanguíneo en el cerebro. Tensar tus músculos en las extremidades eleva la presión arterial, lo cual puede evitar un desmayo. Puedes hacerlo antes de desmayarte y por lo general para asegurarte de que tu presión arterial esté elevada.
    • Ponte en una posición de cuclillas (manteniendo tu equilibro contra una pared, por si acaso) y tensa tus músculos de las piernas varias veces.
    • Junta tus manos delante de ti y tensa los músculos de tus brazos repetidamente.
    • Trata de hacerlo un par de veces. Si no parece funcionar, recuéstate en su lugar.
  2. Considera la posibilidad de inclinarte. Las personas que se desmayan con regularidad debido a ciertos medicamentos algunas veces se dan cuenta de que pueden entrenar sus cuerpos para luchar contra ello. Un método común es inclinarse, lo cual consiste en ponerte de pie contra una pared con tus talones cerca de 15 cm (6 pulgadas) de distancia. Mantente en esta posición durante unos 5 minutos sin moverte. Por alguna razón, esta acción “descruza los cables en tu cerebro”, lo cual aplaza el desmayo.
    • Trata de practicarlo por periodos de tiempo más largos hasta que puedas hacerlo durante unos 20 minutos a la vez sin sentir la sensación de desmayo. Esta es una práctica que debes hacer con el tiempo para prevenir los desmayos, ¡no es para sacarte del apuro nada más!
  3. Come algo salado, como las galletas saladas. Si tienes la suficiente energía, come un aperitivo salado. Como alternativa, pídele a alguien cercano a ti que te alcance un aperitivo (hazle saber que tienes la sensación de desmayo). Si desmayarte es común para ti, lleva un aperitivo contigo para una situación como esta.
    • Un poco de jugo o agua no le harán daño a nadie. Tu cuerpo necesita hidratación; los aperitivos y el agua (o jugos) son lo mejor.
  4. Si las ganas de desmayarte no desaparecen, aléjate de los objetos que podrían hacerte daño. Es probable que tengas un par de minutos (más o menos, dependiendo de la magnitud del desmayo) de advertencia de que te vas a desmayar. En este tiempo, trata de ir a una zona abierta en donde puedas recostarte (para que no te lastimes).
    • Hagas lo que hagas, aléjate de las escaleras. Si te desmayas, podrías caer sobre ellas hiriéndote gravemente. Lo mismo ocurre con los bordes puntiagudos de las mesas y de los escritorios.
  5. Alerta a alguien para obtener ayuda. Si estás en una escuela o en un área pública, dile a la persona más cercana a ti que vas a desmayarte y que necesitas ayuda. Después de esto, recuéstate. Idealmente, alguien irá hacia donde estas con un aperitivo y un poco de agua y te ayudará a manejar la situación.
    • Este puede ser un evento grave en algunos lugares, ya que si un cliente se desmaya, tal vez es una señal de que el establecimiento está haciendo algo mal (necesitan mayor ventilación, un menor número de personas permitidas en determinado ambiente, etc.). Ten la seguridad de que si estás en público, alguien irá a ayudarte.
  6. Pase lo que pase, recuéstate. Si cumples con los pasos anteriores, es probable que estés bien. Sin embargo, si hay algo que debes recordar, es recostarte. Si lo haces de manera consciente, no te harás daño. Si no lo haces de manera inconsciente, podrías lastimarte seriamente y posiblemente a otras personas a tu alrededor. Recostarte es la regla número uno.
    • ¿Cuál era la regla número uno? Así es: ¡recostarte! Te ahorrará posibles lesiones y es probable que tu comportamiento alerte a las personas que te rodean de que algo anda mal. Además, una vez que te recuestes, estarás mucho más cómodo.

Consejos

  • Los desmayos son consecuencia principalmente de levantarte muy rápido, la deshidratación, los medicamentos o las emociones fuertes.
  • Los desmayos habitualmente surgen por la falta temporal de flujo de sangre al cerebro.
  • Debes buscar asistencia médica si te desmayas constantemente.
  • Consumir azúcar de cebada aumenta la cantidad de glucosa en el cuerpo de una persona. Antes de asistir a cualquier tipo de evento en el que exista la posibilidad de que te desmayes, considera hacerlo.

Advertencias

  • Muchas personas han resultado gravemente heridas por desmayarse en los baños por la noche. Las causas probables son la baja presión arterial y en el caso de los hombres el cierre del nervio vago al orinar. Ten una luz de noche en tu baño, levántate de la cama lentamente y siéntate mientras usas el inodoro.
  • Si tienes otros síntomas (como dolor de cabeza, dolor de espalda, dolor en el pecho, falta de aliento, dolor abdominal, debilidad o pérdida de funcionamiento), busca ayuda médica de inmediato.
  • Si estás conduciendo cuando sientes que te vas a desmayar, detente en un lugar seguro.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página