Cómo ser un intermediario

Muchas personas trabajan con éxito para sí al servir como intermediarios entre los proveedores y los consumidores. Sin embargo, hacer una carrera en este tipo de trabajo puede ser difícil, así que debes saber cómo confrontar y disminuir los riesgos que están implicados.

Crea tu empresa

  1. Crea tu propia empresa. Cuando trabajes como un intermediario independiente, establecerás tu propia empresa. Los costos de las nuevas empresas son relativamente bajos para este tipo de trabajo y puedes comenzar rápidamente, pero aun así debes tratar tu trabajo como una empresa, tanto profesional como legalmente.
    • En un nivel básico, asigna el espacio básico y los suministros necesarios para establecer la empresa. Debes tener una línea telefónica de la empresa aparte, un fax y una dirección de correo electrónico de la empresa. Si fuera posible, asigna una computadora separada y una esquina de la casa solo para fines empresariales.
    • En un nivel más avanzado, familiarízate con la parte legal de la creación de una empresa. Debes crearte como una entidad empresarial. Averigua acerca de cualquier restricción sobre cómo se puede negociar el producto o servicio que quieres brindar. Asegúrate de saber cómo declarar tus impuestos y de hacerlo adecuadamente cuando llegue el momento.
  2. Identifica una necesidad. Observa el mercado y busca un nicho en el que puedas meterte. La necesidad más grande estará en un área en la que la estructura de la oferta y la demanda sea floja o de lo contrario no satisfaga a los consumidores ni a los proveedores.
    • Por lo general, los servicios o los productos especializados son industrias más fáciles en las cuales iniciarte como un nuevo intermediario. Los productos genéricos que están fácilmente disponibles por lo general se compran directamente de los fabricantes y convencer a un minorista a cambiar puede ser casi imposible si el sistema que actualmente usa funciona bien.
  3. Busca compradores potenciales. Determina quiénes son los consumidores de tu producto o servicio escogido. Dependiendo de la naturaleza de tu negocio, estos consumidores podrían incluir tanto a los compradores locales como a los que no lo son.
    • Cuando trates con un producto, busca minoristas que estarían interesados en vender ese producto. Busca minoristas locales en la guía telefónica o en línea. Busca minoristas que no sean locales al revisar las bases de datos de los minoristas en línea. Concéntrate en averiguar acerca de las empresas pequeñas y medianas en vez de las marcas importantes.
    • Cuando trates con un servicio, es posible que debas confiar en la publicidad más tradicional para encontrar consumidores individuales y entidades empresariales que necesiten ese servicio. Empieza con los grupos en los que primero observaste la necesidad (a menudo será alguien que conozcas personalmente o una empresa local). Ocúpate de ese recurso para encontrar otros compradores potenciales que enfrenten problemas parecidos.
  4. Comunícate con los compradores potenciales. Después de hacer una lista de tus compradores potenciales, llámalos. Averigua qué necesitan y qué puedes hacer para animarlos a que compren eso por medio de ti.
    • Puedes enviar un correo electrónico para comunicarte con tus compradores potenciales, pero comunicarte con tus consumidores por teléfono por lo general puede dejar una impresión más profesional, especialmente cuando tratas con empresas en vez de personas.
    • Cuando te comuniques con los minoristas, habla directamente con el gerente de compras. Pregúntale si estaría interesado en ver una lista de precios al por mayor. Si la respuesta es “Sí”, prométele llevarle esa lista dentro de los próximos días laborales.
  5. Busca proveedores potenciales. Encuentra la mayor cantidad posible de proveedores potenciales para tu producto o servicio escogido. Investiga acerca de cada uno y reduce las posibilidades a los diez mejores.
    • Cuando trates con productos, debes buscar fabricantes. A menos que te concentres estrictamente en un producto local, esto podría significar buscar fabricantes internacionales.
    • Cuando trates con servicios, los proveedores por lo general serán locales.
  6. Pide presupuestos. Comunícate con tus proveedores potenciales y pídeles que te brinden presupuestos de precios acerca de una cierta cantidad de un producto o calidad de servicio. Después de reunir estos presupuestos, compáralos y determina qué proveedores te ofrecen el mejor valor.
    • Ten en cuenta todo el valor del presupuesto. Es posible que el proveedor con el presupuesto más bajo no sea el mejor si el producto que brinda es sumamente inferior al producto que otro proveedor ofrece. Lo mismo se puede decir para los proveedores de servicios.
  7. Añádele tu rebaja al costo. Ganarás dinero como un intermediario al ganar cierta comisión de cada venta que hagas. Aunque la cantidad exacta puede variar, las comisiones entre 10 y 15 por ciento son comunes para muchas industrias.
    • Debes saber que los proveedores que ya trabajan con otros intermediarios podrían tener una tasa de comisión establecida que les cobran a sus intermediarios. Determina si esto es un problema antes de que establezcas tu propia comisión.
  8. Pásales la información a los compradores. Comunícate con tu lista de compradores potenciales de nuevo. Envíales el costo final de producto o servicio con la rebaja incluida en él.
    • Cuando les brindes el costo final a tus consumidores potenciales, incluye otros pagos por los que tendrás que preocuparte, como los impuestos y los gastos de envío.

Sobrevive como un intermediario

  1. Debes comprender el riesgo. Aunque los intermediarios pueden prosperar en algunas industrias, la mayoría de las industrias se esfuerzan por sacarlos del panorama por completo. Si no puedes evidenciar tu valor tanto para los consumidores como para los proveedores, es posible que tu negocio no dure mucho tiempo.
  2. Diversifica dentro de tu especialidad. No te expandas demasiado y especialízate en un tipo de producto o servicio. No te vuelvas anticuado al diversificar los recursos y lo concreto del producto o servicio general en el que te especialices.
    • Independientemente del producto o servicio con el que trabajes, por lo general es más seguro que trabajes con varios proveedores en vez de trabajar con uno solo. Si trabajas solo con un proveedor, tu negocio se irá abajo cuando la empresa de tu proveedor tenga dificultades o cuando tu proveedor decida dejar de trabajar contigo.
    • Los consumidores también podrían reconocer que tu negocio corre riesgo si tu proveedor de pronto te saca, lo cual podría disuadirlos de que confíen en tu negocio.
  3. Promueve la fidelidad de la clientela. Para evitar que tus proveedores también se conviertan en tus rivales, tienes que asegurarte que tus clientes sean fieles a ti y no a la marca que reciben del proveedor.
    • Trabajar con varios proveedores es una manera de lograr esto. Si no te aferras a ningún proveedor, lo más probable es que el cliente se aferre a ti.
    • Otra manera de promover la fidelidad de la clientela es concentrándote en toda la experiencia de ventas, incluyendo tanto las preventas como las posventas. Independientemente del producto o servicio que brindes, también debes ofrecer un excelente servicio al cliente.
  4. Concéntrate en la calidad. La calidad del producto o servicio que les brindes a los consumidores debe ser de primera y la calidad de la experiencia general que les ofrezcas tanto a los proveedores como a los consumidores también debe ser superior.
    • Puedes aumentar tu éxito al convertirte en la persona en la que los compradores y proveedores acudan para tener una mejor experiencia.
    • Para los proveedores, esto significa expandir su clientela y cuidar una parte de su publicidad.
    • Para los consumidores, esto significa enviar el mejor producto o servicio por el precio que pueden y están dispuestos a pagar. Revisa bien y evalúa todas las diferentes opciones antes de ofrecer la mejor.
  5. Crea una presencia digital activa. En la actualidad, una empresa nueva sin una presencia digital activa tendrá dificultades. Haz que el proceso sea lo más conveniente posible para tus proveedores y consumidores al facilitarles el acceso a tu negocio por la computadora o el celular.
    • Crea una página web y cuentas en los medios de socialización digital para interactuar con los proveedores y consumidores.
    • Por medio de tu página web, los consumidores deben poder aprender acerca del proceso, comunicarse contigo, buscar los productos o servicios con facilidad, crearse cuentas y hacer pedidos. La información sobre la facturación y para hacer un pedido también debe estar disponible con facilidad.
    • Además, tu presencia digital también debe extenderse al mundo de los celulares. Asegúrate de que se pueda navegar fácilmente en tu página web por medio de los teléfonos inteligentes y otros celulares. Cuando sea posible, considera usar aplicaciones de celulares para modernizar aun más el proceso.
    • Cuando sea apropiado, considera colocar restricciones de tiempo sobre el envío de pago y el envío del producto o servicio. Asegúrate de que todas las partes conozcan tus restricciones y estén de acuerdo en trabajar dentro de ellas.
  6. Permanece receptivo. Tus consumidores y proveedores no deben tener problemas para comunicarse contigo y recibir a tiempo las respuestas a sus comentarios, preguntas y problemas.
    • Haz que les sea fácil a las partes con las que trabajas comunicarse contigo por teléfono, correo electrónico y fax.
    • Si alguien de cualquiera de las partes del proceso tiene un problema, abórdalo inmediatamente y mantén a esa parte informada en cada paso de la solución. No dejes a los proveedores y consumidores en la oscuridad.
    • Cuando te comuniques con tus proveedores o consumidores, trátalos bien.
  7. Mantente flexible. Es posible que la idea que tienes en tu cabeza no sea el mejor procedimiento. Sé receptivo a los comentarios tanto de tus consumidores como de tus proveedores. Prepárate para adaptar tu negocio de acuerdo a eso para encajar mejor en las necesidades de aquellos con los que comercias.
    • Mira ambas partes de tu negocio con cuidado para determinar cuán bien tu proceso actual funciona y dónde sería necesario que mejores. Considera preguntarles a las partes con las que trabajas que evalúen la experiencia o respondan una encuesta acerca de eso.
  8. Asegúrate de que tus prácticas comerciales sean transparentes. A las personas les gusta saber que confían en las empresas con las que trabajan. Déjales en claro a tus proveedores y compradores cómo gestionas tu negocio y cómo fluye el dinero.
    • Cuando te lo pregunten, deja que tus consumidores sepan la fuente de tu suministro. Muchos compradores expresan un interés en esta información para que puedan determinar si desean o no apoyar las prácticas comerciales de un proveedor.
    • Divide el costo para que tus compradores comprendan exactamente a dónde va el dinero. Esto puede evitar que se sientan engañados después si se enteran de esta información por otra fuente.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página