Cómo amarte primero a ti mismo para que todo lo demás caiga en su lugar

El título del artículo proviene de un comentario que una vez hizo Lucille Ball, la actriz y comediante Americana famosa en todo el mundo. Ella entendió que antes de que pudieras tener una buena relación con cualquier otra persona, primero debiste haber cultivado una buena relación contigo mismo. Es esencial tener una base sólida de conocimiento y comprender quién eres, y qué es lo más importante para ti. La parte difícil para la mayoría de la gente es conocer a esa persona cuando ni siquiera sabes quién eres todavía. Por ahora, como un rompecabezas, eso es algo que toma tiempo, paciencia y mucha disposición para desenvolver las capas a través de la prueba y el error. Este artículo te llevara a través de algunos de los pasos fundamentales que te ayudarán a convertirte en el mejor amigo de la persona que verdaderamente eres, para que puedas apreciar lo grandioso y único que eres.

Pasos

  1. Pregúntate a ti mismo: ¿Quién soy? Esta simple pregunta es en realidad muy difícil de responder. Es una pregunta que busca la raíz de tus valores, creencias, dudas, sentido de la realidad e inclusive las percepciones externas que te fueron impuestas por otros, sean o no verdaderas. Cuando te hagas esta pregunta, intenta lo siguiente:
    • Haz una lista de rasgos, talentos, habilidades y pensamientos que sientas hacen a la persona que eres en este momento.
    • Asegúrate de tener una cantidad razonable de virtudes y vicios; todo el mundo tiene por lo menos ocho rasgos buenos y 8 no deseados. No te agobies––es un montón y tienes que trabajar en las partes que no te gustan. Lo que importa en este punto es el reconocimiento; es admitir cuales rasgos sientes que te decepcionan de alguna forma y encontrar rasgos buenos que tienes sobre los que probablemente nunca habías pensado.
    • Tómate tu tiempo para contestar esta pregunta. Esto no es algo que comúnmente contestarías mientras tomas una taza de café. Empieza haciéndote esta pregunta como una tarea por lo menos para la próxima semana, quizá hasta más tiempo. Recuérdala cuando vayas a hacer tus deberes diarios. Luego agenda una hora para regresar a escribir todas las cosas que has decidido hacen la persona que eres.
  2. Pídele a un amigo que te conozca bien que te ayude. Si sientes confrontación porque alguien más señale tus características buenas y malas, recuerda que si no estás de acuerdo con su evaluación, no tienes que aceptarla, es su percepción externa de ti y ellos en realidad no pueden conocerte en el fondo. Pero se recomienda que consideres su análisis de ti cuidadosamente y recuérdalo como si te estuvieras juzgando duramente a ti mismo. Algunas de las cosas que tu amigo diga acerca de ti puede descubrir un punto y puede inclusive ayudarte a darte cuenta que necesitas cambiar o mejorar en tu vida.
  3. Busca los significados de las palabras que has designado como tus debilidades y fortalezas. Necesitas tener un conocimiento muy profundo de las palabras. Por ejemplo, si te dicen que eres amable, ¿qué significa realmente ser amable? Esto abarca generosidad hacia otras personas, compasión, consideración, dar de ti mismo y mucho mas ¿cuáles aspectos de este rasgo van más contigo?
  4. Da un vistazo a tu lista de debilidades. Es importante conocer las cosas acerca de ti mismo que no te están ayudando a sentirte más realizado o exitoso en la vida. Pero no seas muy duro contigo mismo, recuerda que esta es tu lista y trabajarás en todos los puntos con claridad de perspectiva. Por ejemplo, si tienes un mal temperamento, esta es claramente un área en la que vale la pena trabajar, para mejorar tus relaciones con otros y para dejar de usar la frustración y en enojo como una excusa para no obtener las cosas que realmente quieres de la vida. Enfocarte en lo que no está funcionando para ti es una manera de reconocer que este comportamiento o actitud ha dejado de tener utilidad (si una vez tuvo alguna en primer lugar) y te permite tomar una decisión de convertir debilidades en fortalezas, o de enfocarte más en tus fortalezas para que puedas olvidar todas tus debilidades.
    • Sé consciente de que en muchos casos le agradamos a la gente por nuestras debilidades porque esto es lo que nos hace ser mas humanos. Piensa en todas las personas que realizan su máximo potencial en la vida que parecen súper-hombres hasta que algo hace que tropiecen y nos recuerda al resto de nosotros simples mortales que ellos también lo son, solo humanos. Los defectos de los demás nos recuerdan que somos humanos falibles y podemos identificarnos con ellos ya que todos tenemos debilidades. La perfección es algo muy difícil para identificarse, especialmente cuando está al frente del comportamiento y actitud de una persona.
  5. Aprende a ser humilde. Aceptando que no lo sabes todo, te haces más agradable y capaz de aprender de los demás. ¿A quién le agrada un sabelotodo? Mas al punto, tener que mantener una apariencia de siempre ser el experto, ser una persona que lo sabe todo puede hacerte temer al fracaso y la preocupación de llevar la carga de todo. La vida es un viaje compartido durante el cual todos tenemos un rol que desempeñar y nadie puede hacer el trabajo de cada persona. No puedes ser un experto en todo y al tratar de serlo te arriesgas a cerrarte al aprendizaje de las perspectivas e ideas de otra gente de la cual siempre puedes aprender a ser una mejor persona y a entender el mundo de una manera más completa. Al ser humilde, les haces saber a los demás que su historia e idea importan tanto como las tuyas.
  6. Mantente real. La honestidad es un gran rasgo; permite a otra gente saber que puedes ser confiable y que tu palabra es tu obligación. La honestidad no se trata de ser directo o grosero, se trata de decir cosas con franqueza con el sentido de respetar la inteligencia de otras personas, así como sus sentimientos y necesidades. Además, la honestidad se trata de las cosas cotidianas de la vida, como no tomar artículos de papelería del trabajo para la casa sin permiso o no tomar los tomates del puesto del agricultor sin dejar dinero. La honestidad es una manera de permitirte continuar sintiéndote bien contigo mismo en tu interior, saber que aunque la demás gente no haya hecho lo correcto, tu lo has hecho y continuarás haciéndolo como un ejemplo de la manera más satisfactoria de vivir. Las personas honestas pueden vivir con ellos mismos, un hecho que hace mucho más fácil amarte a ti mismo.
  7. Deja de decirte a ti mismo cosas negativas. Cosas como "Soy muy gordo" o "Soy muy tonto", no te ayudan, punto. Son malas historias que decides decirte a ti mismo y no te permiten librarte de tener que continuar trabajando en ti, lo que es a menudo una razón convincente para mantener una opinión negativa de ti mismo. En lugar de eso, elige decirte una historia diferente, más respetuosa de ti mismo cuando la voz negativa alcance su sonido de ruido. Di a ti mismo cosas útiles, como "Necesito esforzarme más en la escuela.", "Obtendré ese ascenso si paso más tiempo observando mis habilidades de dirección." o "Podré ser bajo de estatura pero soy la persona más ágil y rápido en este campo".
  8. Habla contigo mismo como si fueras tu amigo. ¿Te hablas a ti mismo en una manera que nunca te atreverías a hablarle a un amigo? Si es así, esto tiene un significado extremo acerca de cuanto te estás subestimando mientras le das a cualquier otra persona excepto a ti mismo el beneficio de la duda. En lugar de regañarte a ti mismo como un padre enojado regañaría a su hijo todo el tiempo (y tal vez esto es precisamente como tu mente te ha estado viendo), empieza por hablarte a ti mismo como lo harías con un amigo que te importe. Usa palabras amables para ti mismo, como "Luces bien hoy. Tu cabello se ve genial." y "He hecho un gran progreso." Estas palabras te ayudarán, te alentarán y te permitirán tratarte y verte a ti mismo de una manera valiosa y afectuosa.
  9. Trátate a ti mismo con amabilidad. A través de palabras negativas, a veces es fácil desanimarte tanto a ti mismo que no te permitirás disfrutar de la vida. Esto nunca lo hará. La vida es demasiado corta y le corresponde a cada ser humano aprovechar al máximo cada día que se les da. Date la oportunidad de soltarte el cabello, de divertirte y de alejarte de una vida "llena de obligaciones, sin juegos" agendando tiempo para ti mismo que no sea interrumpido por obligaciones, otra gente o malos pensamientos. Algunas de las cosas que debes decirte a ti mismo son: "Hoy me sentaré en el parque y leeré un libro", "Tomare un baño de burbujas", "Comeré algo que amo" o "Hoy me consentiré a mí mismo". Recuerda, te lo mereces.
  10. Haz las paces contigo mismo. Si con tus errores has decepcionado a alguien, trata de no repetirlos en el futuro; usa esa experiencia como una lección de la cual aprender, una lección que ahora te permitirá convertirte en la mejor persona que siempre has luchado por ser. En lugar de decirte a ti mismo que siempre eres una mala persona, recuérdate que podrías haberlo hecho mejor si hubieras sabido cómo y que la sola experiencia te ha enseñado ese "cómo" para situaciones futuras. Date un respiro y haz las paces con esa parte de ti que en algunas ocasiones puede ser muy duro contigo mismo.
  11. Continúa aprendiendo y permitiéndote a ti mismo cambiar. Madurar es algo que todas las personas necesitan hacer. Anais Nin en una ocasión hizo el siguiente comentario "La vida es un proceso de conversión, una combinación de estados por los que tenemos que pasar. Donde la gente fracasa significa que ellos desean elegir un estado y permanecer en él. Ese es un tipo de muerte." En otras palabras, no mueras antes de que llegue tu tiempo. Aceptando que cambias con el tiempo y te renuevas a ti mismo, te permites convertirte libremente en la persona en la que estás completamente destinada en ese punto. Amarte a ti mismo es un viaje, no un final.

Advertencias

  • El amor propio no debe de ser confundido con auto absorción, la insistencia narcisista de hacer las cosas a tu manera a través de la manipulación de otros y todavía sentirte mal contigo mismo en el fondo. El amor propio es entero y sano, tratas a los demás como iguales, no usas a la gente como un medio para tus propios fines y te sientes bien contigo mismo el 80 por ciento del tiempo. La realidad indica que te sentirás mal algunas veces pero una persona capaz de amarse bien a sí mismo se recuperara mucho más rápido que alguien que tiene un poco más que odio por sí mismo como la fuerza para guiar su vida.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página