Cómo convertir al ejercicio en una rutina diaria

Agregar ejercicio a tu rutina diaria es una forma ideal de beneficiar tu salud, especialmente después de que hayas convertido al ejercicio en un hábito constante. Cuando tu vida de por sí ya es ocupada, y ya tienes una rutina establecida, agregarle ejercicio puede parecer más complejo. Sin embargo, con las metas y la mentalidad adecuada, puedes seguir ciertos pasos para hacer una rutina diaria de ejercicio. Sigue leyendo este artículo para aprender sobre las muchas maneras en las que puedes agregar ejercicio a tu vida y mantenerte constante.

Pasos

  1. Designa un horario específico para ejercitarte. Puedes apegarte a una rutina si estableces horas específicas para ejercitarte. Sin un horario, es más probable que no cumplas tu compromiso de ejercitarte a diario.
    • Elige una hora que complemente tu horario. Por ejemplo, si te inscribes a un gimnasio cerca de tu trabajo, puedes ejercitarte temprano antes de ir al trabajo, o por las tardes o noches después de que salgas.
    • Date al menos 20 minutos por día para hacer ejercicio. Aunque el tiempo que pases ejercitándote puede variar dependiendo de las actividades que desempeñes, al menos 20 minutos de ejercicio vigoroso (como correr, nadar o jugar basquetbol) son requeridos para un entrenamiento óptimo.
  2. Ponte metas. En la mayoría de los casos, las metas te obligarán a establecer una rutina para lograr esas metas. Por ejemplo, si tu meta es perder una cierta cantidad de peso en un periodo específico, probablemente tendrás que ejercitarte consistentemente a diario para lograr tu meta.
    • Consulta con un entrenador certificado para que te ayude a ponerte metas realistas si no estás seguro del tiempo en el que puedes lograr tus metas.
  3. Elige una actividad que disfrutes. Es más probable que te apegues a una rutina diaria si de verdad disfrutas la actividad que estás haciendo. Por ejemplo, si disfrutas practicar un deporte, únete a un equipo o liga de ese deporte en tu vecindario o en un gimnasio.
  4. Haz ejercicios cortos y menos intensos al principio. Si tu rutina es demasiado extenuante o intensa desde el principio, tal vez luego le tengas pavor al ejercicio; sin embargo, si te sientes cómodo y satisfecho con tu rutina de ejercicios inicial, puede aumentar la probabilidad de que el ejercicio se convierta algo permanente en tu rutina diaria.
    • Sube y baja las escaleras en vez de tomar el elevador o las escaleras eléctricas, y estaciona tu automóvil en un lugar alejado de tu destino para aumentar tu actividad al principio.
    • Trabaja lentamente para lograr tus metas de ejercicio. Por ejemplo, si quieres que correr sea parte de tu rutina diaria de ejercicio, empieza caminando rápidamente hasta que tu cuerpo se sienta cómodo y listo para trotar o correr.
  5. Prepara tu equipo para ejercitarte por adelantado. Esto te permitirá ir a ejercitarte sin gastar ese tiempo extra para preparar tu equipo, que puede ser útil si tu horario está extremadamente abarrotado.
    • Empaca tu bolsa para el gimnasio para el día siguiente todas las noches, o mantén tu equipo para ejercitarte en tu carro o en un casillero en el gimnasio.
  6. Toma descansos si los necesitas. Si te ejercitas a diario, incluso cuando estás extremadamente cansado o adolorido, tal vez resientas tu rutina de ejercicio y pierdas la motivación de ejercitarte.
    • Permítele a tu cuerpo descansar y recuperarse de 1 a 2 días por semana. Si te sientes culpable por saltarte un entrenamiento, o quieres seguir con tu rutina aunque estés cansado, haz una actividad no tan extenuante como tus quehaceres o caminar por tu vecindario.

Consejos

  • Haz que tu rutina sea divertida escuchando tu música favorita o leyendo una revista mientras te ejercitas. Estos factores pueden hacer que disfrutes más tu ejercicio y motivarte a que te apegues a tu rutina.
  • Prémiate con artículos relacionados a tu rutina de ejercicio para darte un refuerzo positivo. Puedes comprar ropa nueva para hacer ejercicio, accesorios para ejercitarte y otros tipos de equipo para mejorar tu rutina de ejercicio.
  • Únete a una clase de ejercicio o a un gimnasio o centro comunitario para desarrollar una rutina. En la mayoría de los casos, tendrás que apegarte a una rutina y a un horario estricto, ya que las clases en grupo se llevarán a cabo en horas específicas, ciertos días de la semana.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página