Cómo defender tu elección de no tener hijos

Es posible que sea difícil para tus amigos y tus parientes comprender por qué has decidido no tener hijos y que acepten dicha decisión. Puedes estar muy cómodo con tu decisión, pero tus familiares te acosan en las reuniones y te dicen "¿Cuándo nos van a dar nietos?" o "¿Qué están esperando? ¡Han estado casados por cinco años!". Puede ser difícil mantener una buena relación con tus amigos y tus familiares mientras te ciñes a tu decisión. Lee este artículo para conseguir una guía acerca de este asunto.

Pasos

  1. Crea unos límites emocionales saludables. Nadie tiene la autoridad de exigirte que tengas hijos, ni si quiera tus padres o tus abuelos. Tienes el derecho de no tener un bebé. Si no es lo que quieres (o al menos no por ahora), tendrás que aseverarte como un adulto independiente. Esto suele ser muy, muy difícil y suele estar lleno de minas emocionales.
    • Los parientes pueden pasar por un momento difícil al desprenderse del control que tienen sobre ti. Esto no se tiene que hacer necesariamente por alarmismo de poder. Comprende que siempre serás su pequeño ser querido, quieren que no sufras de una pena y quieren prevenir que cometas errores. Sin embargo, una parte de ser un adulto es que tomes tus decisiones acerca de la vida sin su control, incluyendo tu decisión acerca de tener hijos.
    • Tienes todo derecho de tener tu privacidad en cuanto a tus decisiones de reproducción si ya eres un adulto ante la ley. No necesitas que tu madre se inmiscuya en tus decisiones para utilizar un control natal.
    • De igual forma, tienes que mantener cortés, pero firmemente, a tus parientes alejados de tu matrimonio o tu relación. Tu abuela puede tener su opinión acerca de que tu cónyuge y tú se arrepentirán de no ser padres, pero eso no quiere decir que tenga una influencia en tu decisión.
  2. Comprende su punto de vista (pero no concuerdes necesariamente con este). Hay muchas razones para que las personas apresuren a otras personas para que tengan bebés:
    • Cultural. Tradicionalmente, el objetivo de la adultez en muchas culturas era de continuar con el linaje familiar. Tu elección de no tener hijos puede verse como una ofensa a estos valores, incluso si no es así como piensas.
    • Las culturas que ha experimentado el genocidio (como los de ascendencia judía) pueden sentir una presión adicional para tener una descendencia.
    • Algunas familias tienen un interés especial y cultural en tener hijos. Por ejemplo, si eres el heredero de un título aristocrático europeo, si eres el último descendiente directo de cierto linaje familiar o si eres parte de una familia que administra negocios.
    • Fe. Algunas religiones colocan un gran valor a tener hijos. Esto puede hacer que estés en desacuerdo con las personas que profesan tu fe.
    • Necesidades egocentristas de las personas. Tu madre no puede esperar a ser abuela y puede presionarte a que tengas hijos para volver realidad su sueño. Ella amó ser una madre y quiere que experimentes la misma alegría. Es posible que ni pueda ver que tienes diferentes necesidades y sueños y que no le "debes" un nieto.
    • "¿Pero y qué pasa si cambias de parecer?". Todas las personas conocen a una persona que no quería tener hijos en su juventud y luego cambió de parecer después, o han escuchado de alguien así. Algunas veces, el final es feliz. Desafortunadamente, algunas veces este entendimiento puede suceder cuando es "muy tarde" para tener hijos. Tal y como le sucedió a una mujer que postergó tener hijos hasta que fue mayor y averiguó que es infértil y se arrepiente de haberlo pospuesto.
  3. Ten una conversación con tu cónyuge o tu pareja. Si consideras tener una relación seria y a largo plazo, uno de los temas que tendrán que confrontar es la pregunta de si querrán tener hijos. Es posible que no sean compatibles si no pueden concordar en este asunto.
    • Sé sincero. Es preferible saber antes de invertir años en una relación que simplemente no funcionará si no deseas tener hijos, pero tu cónyuge sí.
    • Esta conversación debe tener solo a dos personas involucradas. Esto quiere decir que los deseos, las opiniones y los sueños de tus parientes no deben tenerse en cuenta. Si tu pareja dice "Pero no quiero decepcionar a mi madre...", recuérdale cortésmente que este asunto solo les incumbe a ustedes dos, y no a nadie más.
  4. Sé firme. Debes tener una actitud firme en cuanto a tu elección si no quieres seguir respondiendo a los cuestionamientos de sus familiares por los próximos 25 años. Si estás casado, dile a tu cónyuge que tome la misma posición firme que tú (concuerden y cíñanse a su posición). Ser suave y evitar una respuesta directa solo les dará esperanzas a tus parientes de que te retractarás algún día. Di una respuesta muy directa. Por ejemplo, di "Sé que es posible que no concuerden con nosotros o que no nos comprendan, pero hemos toma la decisión de no tener hijos. Les diremos a todos si alguna vez cambiamos de parecer".
  5. Dales una razón solo si lo deseas. Las razones para tu decisión dependen de ti. Debes sentirte obligado a explicarte solo si estás cómodo con eso y si deseas revelar la información al respecto a tus amigos y a tus familiares. No digas nada si no quieres hacerlo. No tienes que justificar tu decisión ante nadie.
  6. Deja que experimenten sentimientos de decepción o pena. Es posible que seas el último hijo y por eso seas la última esperanza de la familia de hacer perdurar el apellido de la familia y hacer que haya una nueva generación. Tu linaje familiar podría terminar contigo si no tienes hijos. Esto puede crearte mucha presión y puede causar muchos sueños perdidos a tu familia si decides no tener hijos. De igual forma, es posible que seas una mujer que simplemente ha decidido que no desea ser una madre. Sin importar cuáles sean tus razones, comprende compasivamente que tu familia ha soñado con cargar a tus hijos desde que eras pequeño. Deja que tu familia sufra la pérdida de esta oportunidad (sí, es una pena auténtica, una pérdida para tu familia). Debes dejar que sufran su pena auténtica ya que no eres el único miembro de la familia y debes dejar que esto suceda si valoras la relación que tienes con tu familia. Tu decisión les afecta. Tienes derecho a vivir como te parezca. El hecho de que tus familiares se entristezcan no debe hacerte sentir que debas convertirte en un padre si no es lo que quieres para tu vida.
  7. Hazles recordar que tener hijos debe ser una decisión unánime. La decisión de permanecer libre de hijos debe prevalecer si hay un desacuerdo entre la pareja acerca de tenerlos o no. Los hijos solo deben llegar a un hogar que los reciban, los quieran y los aprecien sin reservas.
  8. Considera con detenimiento y honestidad todas las sugerencias. Si estás definitivamente en contra de tener hijos, pero eres el último hijo vivo de tu familia, no sería malo escuchar a tus familiares si te hacen algunas sugerencias para que lleguen a un acuerdo, a menos que tu familia tenga un historial de enfermedades congénitas o mentales. Por ejemplo, puede haber una sugerencia familiar de llevar el apellido familiar pero puedes sugerir que tu hermana permita que sus hijos lleven el apellido familiar, en vez de tener el de su esposo. Al menos escucha honestamente los pensamientos de tus familiares y considera sus sugerencias, aunque no tienes que hacerlo en todas las reuniones. Esto contribuirá en gran medida a que se sientan menos lastimados y dejará que sientan que se han expresado en cuanto a este asunto. No hay una regla que indique que debas aceptar sus consejos o sus sugerencias. Recuerda que es tu vida, no la suya, y que tus familiares no tienen la responsabilidad de tu descendencia, sino que esta recae en ti.

Consejos

  • Si alguien se refiere a ti como "una persona sin hijos" y consideras que eso es equivocado u ofensivo, puedes decir que te gusta pensar de tu situación como "libre de hijos" o que has decidido no tener hijos. Puedes explicar que "sin hijos" tiene una connotación amable para las parejas que tratan de tenerlos, pero que no pueden. En ese contexto, es apropiado decir "sin hijos", pero su connotación no es apropiada para las parejas libres de hijos.
  • Ser firme desde temprano y luego comunicar que realmente no deseas discutirlo más hará que sea menos probable que las personas te fastidien en las reuniones familiares.
  • Busca acerca del tema en Internet. Hay muchas páginas web y muchos libros en las tiendas acerca de ser una pareja libre de hijos. La manera más rápida de desarticular un ataque a tu carácter es demostrar que sabes más acerca de este tema en comparación con las personas y tener una respuesta fundamentada para sus preguntas. Por ejemplo, si te llaman egoísta, puedes recordarles que algunas personas tienen hijos por razones egoístas.
  • Nota que la mayoría de los ejemplos que se dan incluyen las frases "por ahora" o "por el momento". Incluso si has tomado una decisión, esto funciona mucho mejor que solo decir categóricamente "Nunca sucederá, así que ríndanse". Decir "Por ahora" les da la impresión de que no estás completamente decidido, y esto les calmará de alguna forma. Es posible que haya mucha histeria con la que tendrás que lidiar si expresas tu decisión en términos definitivos, a menos que desees decir que te has hecho una vasectomía y que ese es el fin del asunto. Evitar eso es bueno.
  • Si todo falla, haz un anuncio en la cena de una festividad. Puedes decir "Sé que todos se preguntan por qué no estoy embarazada todavía o por qué no adoptamos, o lo que sea. Queremos que sepan que los amamos, pero tener hijos es una decisión muy personal para una pareja, y nosotros estamos en contra de eso, al menos por ahora. Cada vez que nos preguntan al respecto, nos presionan, y les pedimos que por favor se detengan. Si llega un momento en que decidamos lo contrario, serán las primeras personas en saberlo". Después de todo, si no pueden aceptar una indirecta, entonces no debes preocuparte por que se ofendan porque tomas el asunto en tus manos y actúas muy cortante.
  • Hay una buena lógica en el dicho antiguo que indica que nunca se debe decir nunca. A pesar de que puedas creer que has tomado tu decisión definitivamente, serás una persona muy diferente a los 30 años en comparación con la que fuiste a los 20 años o a los 40 años en comparación con la que fuiste a los 30 años. Las cosas y las personas cambian con el tiempo. Podrías darte cuenta de que te resulta más fácil hacer las cosas que pensaste que nunca harías. Si eres firme, pero dejas que la puerta tenga una pequeña abertura, no tendrás que comerte muchas de tus palabras en el futuro. Si dices "Nuestra decisión de permanecer libres de hijos por el momento es muy firme. Si tomamos una decisión diferente en el futuro, se los diremos. Sin embargo, por mientras, por favor ya no nos pregunten". Esto les hace saber que no quieres discutir más al respecto, pero deja una válvula de escape, que puede servir para aliviar la presión en ti y en esas personas.

Advertencias

  • Incluso tomar el pequeño paso compasivo de decir "por ahora" o "por el momento" permitirá que permanezca un pequeño sentido de esperanza. La mayoría de las personas dejarán que esa pequeña esperanza se desvanezca a medida en que pasen los años y sigas sin tener hijos. Sin embargo, habrá algunas personas que se aferrarán a esa esperanza y te molestarán repetidamente de vez en cuando. Después dirás firme y francamente "Hemos tomado nuestra decisión hace mucho tiempo. Nosotros estamos muy cómodos con esta y deseamos que ustedes también puedan estarlo. No cambiaremos de parecer y apreciaríamos que puedan dejar de preguntar al respecto".
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página