Cómo lidiar con familiares pasivo agresivos

La comunicación es una parte vital de la cohesión familiar y el compartir. Sin embargo, no siempre es fácil y la falta de comunicación es a menudo el resultado de estilos de personalidad que chocan con la tuya o simple y sencillamente son un reto que se lleven bien. A pesar de que puedes ser compasivo y comprensivo, es importante no intimidarse por las manipulaciones astutas del familiar pasivo-agresivo. El tipo de personalidad pasivo-agresiva pone al descubierto a una persona reticente a tratar con el resentimiento, la ira y otras emociones negativas en una manera directa o frontal. En su lugar, el familiar pasivo-agresivo tratará de apoyarse en la queja, tendiendo a discutir y actuando como una persona poco valorada como una forma de "interactuar". Por supuesto, no es una manera saludable de interactuar y necesitarás encontrar algunas estrategias sólidas para evitar ser absorbido en la vorágine pasivo-agresiva.

Identificar el comportamiento pasivo agresivo

  1. Observa a tus familiares. Ve si puedes identificar los comportamientos pasivo-agresivos que están demostrando. Sé cuidadoso en tomar en cuenta lapsus ocasionales. De vez en cuando todos nos comportamos pasivo-agresivamente por razones como el estrés, el cansancio, el miedo o la falta de autoafirmación. El comportamiento se vuelve problemático cuando es la forma constante por la cual esta persona se comunica y se comporta con otros. Algunas señales para observar incluyen:
    • ¿Qué está diciendo este familiar? Quejarse es una señal típica del comportamiento pasivo-agresivo. Por ejemplo, quejas acerca de ser poco valorado y quejas sobre su mala suerte tienden a ser comunes.
    • ¿Qué está haciendo este familiar? Por un lado, el familiar parece estar de acuerdo contigo, ¡luego para sorpresa, descubres que él o ella fueron e hicieron cosas que son completamente opuestas!
    • ¿Cómo responde el familiar a nueva información o a las elecciones que tú (o tus hermanos, primos, etc.) tomaste en tu vida? Fingir desinterés o de plano ignorar totalmente las noticias, o criticar o menospreciar tus logros bajo dosis de "humor", sarcasmo o contando un chiste puede ser una señal del comportamiento pasivo-agresivo. El pasivo-agresivo tiende a desconfiar del éxito de los otros y se esforzará por menospreciarlo o insinuar que el éxito fue un golpe de suerte o que se logró con trampa, más que aceptar que es posible que alguien trabajara duro por ello. Todo se hará muy sutilmente, así que no esperes un menosprecio abierto.
    • ¿Tu familiar expresa desaprobación o mantiene un refuerzo positivo? La incapacidad de felicitar o de reconocer un trabajo bien hecho es una señal de resentimiento, un apoyo clave del comportamiento pasivo-agresivo.
    • ¿Has visto al familiar hacer comentarios sarcásticos y luego actuar como si él o ella nunca hubiera dicho tal cosa? ¿O incluso llegar a acusarte de malinterpretar lo que dijo?
    • ¿Tu familiar discute por casi todo lo que dices o sugieres? Muchas "insolencias" que persisten en que a ellos les pasa cosas peores, que saben más o que son más destacados pueden constituir un patrón muy negativo. Por ejemplo, decir cosas como: "No, no, no, ese no es el caso" o "Bueno, en mi experiencia, eso nunca pasa" o "En mis tiempos ni siquiera teníamos ese tipo de oportunidad y teníamos que trabajar duro para ganarnos la comida", etc.
    • ¿Tu familiar no para de hablar de lo afortunadas que son otras personas y qué desafortunado(a) es él o ella? ¿Esta persona utiliza las temidas palabras "si tan solo...", luego comienza a explicar lo que él o ella podría haber hecho en la vida si todas las estrellas se hubieran alineado correctamente? Al escuchar este tipo de conversación, pronto se puede sentir que esta persona tiene una incapacidad de aceptar que él o ella no tiene la responsabilidad de hacer cambios beneficiosos en la vida.
  2. Por último, ¿qué de lo que está haciendo el familiar causa que sientas que él o ella está usando un comportamiento pasivo-agresivo contigo? La mayoría de las veces es muy sutil, aunque cuanto más responde de esta manera una persona pasivo-agresiva, tanto más "natural" se siente para él o ella y tanto más descarado puede llegar a ser con el tiempo. Determina qué encuentras alarmante sobre su comportamiento. ¿Es que no están de acuerdo contigo o es la manera en que expresan su desacuerdo, a saber apretando los dientes silenciosamente, luego diciendo "está bien, querido" cuando les preguntas qué está mal?
  3. Evalúa los motivos detrás del comportamiento de tu familiar. Puede o no que sepas "la gran historia" detrás del por qué tu pariente se comporta pasiva-agresivamente pero probablemente obtengas suficientes fragmentos de qué le molestó por medio de las cosas que él o ella dice. Esto debería permitirte empezar a construir un panorama más amplio de lo que aqueja a la persona. Determina lo que te perturba sobre las perspectivas de esta persona en la vida y su actitud hacia los otros en la familia, especialmente hacia aquellos que lograron cosas por las que esta persona se siente resentida.
    • ¿Por qué la persona está actuando de esta manera?¿Es posible que la tía Flo quisiera ser desesperadamente una primera bailarina en sus años más jóvenes pero era demasiado pobre y se casó muy joven para lograr esta ambición, solo para ver a un nieto hacerlo realmente bien en el ballet? Tal vez el tío Georgy quería ser un astronauta pero encontró el estudio de las materias necesarias demasiado difícil, solo para encontrar años más tarde que un sobrino fue aceptado en la NASA. Estas no son excusas, son maneras de entender la historia sobre la que el familiar construyó su realidad actual.
    • ¿Crees que hay una razón comprensible detrás del por qué tu familiar puede no aprobar algo que es importante para ti? En algunos casos, una persona pasivo-agresiva es inicialmente auto protectora a partir de una mala experiencia pero luego proyecta esta mala experiencia en los seres queridos con la esperanza de protegerlos de una posible mala experiencia también. Ello puede ayudar a ver que un comentario brusco, de regaño o desagradable acerca de que tus elecciones son incorrectas podría venir de una parte que se preocupa por ti, a pesar de lo inapropiado de su propia mala experiencia.
    • En algunos casos, el familiar pasivo-agresivo está buscando controlarte a ti, a la situación, a la familia, etc. Esta persona puede sentir que su lugar en la familia está de alguna manera amenazado y debido a ser pasivo-agresivo, hace un intento encubierto por recuperar el poder sobre los otros. Incluso puede existir un sentido de satisfacción al saber que sus palabras o comportamiento causan otra aflicción o segundas opiniones.
    • Otro posible motivo para el comportamiento pasivo-agresivo es simplemente la envidia. Como con la tía Flo y el tío Georgy arriba, ver a alguien más tener éxito en caminos que el familiar siente que él o ella falló puede ser devastador y puede incluso auto confirmar a largo plazo el fracaso de los sueños que persigue. En este caso, el resentimiento, la amargura y el rencor probablemente impulsarán el motivo detrás del comportamiento pasivo-agresivo.
  4. Ten en cuenta que uno de los motivos clave detrás del comportamiento pasivo-agresivo es atacarte, traerte abajo, menospreciarte o exponerte sin represalia que regrese a la persona. Esta es la razón por la que el sarcasmo, las bromas, las declaraciones de que lo sabe todo y la falsa sensatez sean a menudo usadas como una manera de sugerir que "la intención no era hacer daño", incluso a pesar de que el daño era toda la intención.

Usar estrategias para lidiar con el comportamiento pasivo-agresivo

  1. No te dejes convertir en una parte del juego. La parte más importante de lidiar con un pariente pasivo-agresivo (y los lazos familiares hacen el tirón emocional más difícil), es aprender a no irritarse. Ensaya formas de pensar positivas en tu cabeza antes de entrar en contacto con el familiar particular de nuevo. Un poco de actuación puede ayudarte a evitar el pánico y a ceder a las presiones sutiles.
    • Repítete a ti mismo algo como: "La abuela está siendo pasivo-agresiva de nuevo. La quiero mucho pero ya no le permitiré más que haga un desastre como este en mi cabeza. Ella está resentida por X pero eso no me impedirá hacer lo que me he propuesto hacer". O, "Jon está siendo injusto y está tratando de sabotearme diciendo esas cosas. Sé que se está comportando pasivo-agresivamente y si me molesto, el conseguirá lo que quiere. No hay nada de qué preocuparse o molestarse por él. En lugar de eso, ignoraré los comentarios o me defenderé por mí mismo."
    • Por encima de todo, permanece calmado. Puede ser fácil sentirte perturbado o molesto, pero esto hace que sea probable que tu respuesta sea impulsiva más que considerada con calma. Estar calmado pondrá nerviosa a la persona pasivo-agresiva.
  2. Confronta al familiar de forma abierta y amable. Una vez que llegues a la conclusión de que el comportamiento pasivo-agresivo es la forma en que tu familiar se comunica (o no se comunica) contigo, y que eso es lo que te irrita, responde. Espera hasta que haga o diga algo pasivo-agresivo. Luego, de una manera calmada y amigable, pregunta "¿Por qué dices o haces eso?". Si tu familiar pretende que él o ella no hizo nada, dile "Tú dijiste o hiciste (repite lo que ellos dijeron o hicieron) en este momento. ¿No te gusta mi idea (o es que mi historia te molesta)? "
  3. Comparte tus propios sentimientos. Si tu familiar niega estar molesto por algo, permanece calmado. Di algo como: "Bueno, cuando dijiste o hiciste… esto me hizo sentir rechazado o tonto, e hirió mis sentimientos". Esta es una manera no agresiva de permanecer abierto a tu familiar y mostrarle que el comportamiento pasivo-agresivo te afecta. Tu familiar tendrá entonces que explicar sus acciones.
    • A menudo, esto es suficiente para alentar una aclaración abierta o una disculpa, incluso si se manifiesta de una manera brusca (esto es "No quise hacerte sentir mal, me preocupo por tus finanzas o tu futuro,etc.", o "Tú sabes que te amo, ¡no tengo que decirlo todo el tiempo!").
    • Continúa con "Estoy muy contento de que dijeras eso" o algo similar. Esta es una situación de alta presión para él o ella, así que aprecia los pequeños pasos que tu familiar está dando.
  4. No dejes que tu familiar te reste importancia. Si tu pariente te contesta que eres demasiado sensible, mantente firme. Este tipo de réplicas son una ofensa y no la realidad. Dile que estás sinceramente interesado en su opinión, incluso si él o ella está en desacuerdo contigo, y que tú quieres que esté cómodo compartiendo sus opiniones contigo. Esto probablemente lo sorprenderá. Muchas personas pasivo-agresivas actúan de la manera en que lo hacen porque ellas carecen de confianza para expresarse y enfrentar posibles desacuerdos. Si le dices a tu familiar que su opinión tiene valor, él o ella podrían bajar el comportamiento defensivo y gradualmente llegar a interactuar contigo al mismo nivel.
    • Siempre pégate a los hechos. Si es necesario, lleva un registro en un cuaderno pequeño, acompañado de datos y el contexto.
    • Sé un disco rayado. Si el familiar trata de cambiar los hechos, negar las cosas que dijo o hizo, o culpar a otro, simplemente reitera el ejemplo que conoces y a qué comportamiento te refieres.
    • Si es necesario, aprende a ser más asertivo. Puedes encontrar ayuda en los artículos "Cómo ser asertivo" y "Cómo ser más asertivo cuando tienes una personalidad pasiva".
  5. Deja de confiar en este familiar para hacer algo por ti. Si estás en la situación en que este familiar te hizo promesas de cualquier tipo, trátalas como palabras vanas. No te sientes esperando un milagro; sigue adelante con lo que sea tu intención hacer y encuentra a otras personas más confiables para que te den alguna ayuda que necesites.

Consejos

  • Si hay otro familiar capaz de mantener a este pariente "bajo control", algunas veces puede ser útil acudir a esta persona y expresar tus preocupaciones. Podría ser suficiente lograr que el familiar pasivo-agresivo deje de jugar contigo.
  • Predica con el ejemplo. Compartiendo y explicando tus sentimientos abiertamente, vas a meterte en un lío y arriesgarte al rechazo. Esto muestra a tus familiares que confías en ellos lo suficiente para tener esta conversación con ellos, y puede animarlos a confiar en ti lo suficiente para hacer lo mismo.

Advertencias

  • Si una persona insiste en que tú tienes el problema, no él o ella, y sigue hiriendo tus sentimientos, establece límites. Explícate y dile a este familiar por qué no te sientes cómodo en su presencia, o que estar alrededor de él o ella te hace sentir inferior. Limita tu interacción a lo que sea que te sientas cómodo, pero permanece abierto a la reconciliación.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página