Cómo negociar una oferta de trabajo

Es posible que te sientas listo para saltar ante cualquier oferta que pase por la mesa si se te ha ofrecido un trabajo para toda la vida. Sin embargo, la mejor forma de aceptar una oferta de trabajo es asegurarte de que el paquete sea exactamente lo que quieres. La negociación es una habilidad primordial para tener durante una oferta de trabajo ya que este es un compromiso de tiempo y ya que solo tendrás una oportunidad para determinar tu rango de remuneración.

Prepararte para el éxito

  1. Averigua los detalles. Es importante que sepas en qué trabajarás cuando se te ofrezca un trabajo. Pregúntale al gerente de contratación o a tu enlace en la compañía acerca de las dimensiones de la oferta y asegúrate de conseguirlas por escrito. Debes conocer los siguientes detalles:
    • ¿Cuál es el salario?
    • ¿Dónde se ubica el trabajo y si habrá un reembolso de reubicación si tienes que mudarte?
    • ¿Cuáles son los beneficios? (la remuneración, las vacaciones pagadas, las oportunidades de trabajo remoto, etc.)
    • ¿Hay puntos a favor?
    • ¿Cuál es la fecha de inicio del trabajo?
  2. Agradece al empleador por la oferta incluso si es pésima. Siempre parece ser gentil y agradecido cuando aceptes una oferta. Trata de ocultar los sentimientos de decepción si recibes una oferta menor; la idea de la negociación no es descubrirte accidentalmente.
  3. Negocia un límite de tiempo para decidir. No enloquezcas por el brillo de las estrellas como para que aceptes o comiences de inmediato el proceso de negociación. Date algo de tiempo para pensar racionalmente la situación. Di "aprecio su oferta. Estoy emocionado por comenzar, pero sigo esperando la respuesta de otras organizaciones. ¿Podemos discutir la oferta otra vez dentro de una semana?".
    • Habla con el gerente de contratación acerca de las expectativas de la compañía para las convocaciones secundarias y trata de llegar a un punto medio. Debes dar una respuesta más pronto si se te indica que el puesto laboral se tiene que realizar de inmediato. Una cantidad razonable de tiempo para pensar acerca de la oferta puede variar desde un día hasta una semana.
    • No te preocupes acerca de perder la oferta de trabajo después de pedir un tiempo para decidir. Esto sucede muy rara vez. Un empleador que realmente te quiere te dará tanto tiempo, dentro de lo razonable, como sea necesario para decidir. Un empleador que hace una oferta y la anula antes de que tomes una decisión puede economizar al máximo, hacer trampa y tratar mal a sus empleados. ¡Considérate afortunado por haber sido eliminado!
  4. Haz una investigación. Conoce a qué le dices que sí antes de firmar la línea punteada. Obtén una historia financiera de la compañía para determinar si el tipo de compañía con el que quieras alinearte y si ves un futuro en el negocio.
    • Habla con los empleados. Pide una respuesta sincera acerca de que cómo es trabajar para la compañía a tus amigos o a tus conexiones de negocio con esta compañía. Nunca se sabe realmente cuáles son las condiciones de trabajo hasta que hablas con alguien que está dentro del lugar laboral. No trates de hablar con un empleado desconocido si no conoces personalmente a nadie que trabaje en la compañía, pero busca en los tablones de anuncios en línea en los que puedes adquirir indicaciones o indirectas de los empleados.
    • Consigue la manifestación de la misión de la compañía. Considera si concuerdas con la manifestación de la misión o si no se alinea con tu ética o tus objetivos laborales.
  5. Piensa en si el trabajo potencial cumple con tus necesidades y tus objetivos. Pregunta qué ventajas y desventajas tiene el trabajo potencial para las áreas importantes de tu vida. Encontrar un trabajo bueno y profesionalmente adecuado es extremadamente importante ya que pasarás la mayor parte de tu semana en el trabajo. Considera las siguientes necesidades:
    • Las necesidades individuales. ¿El trabajo satisface tus necesidades intelectuales, tu creatividad y tu curiosidad natural? ¿Crees que puedes encajar en la cultura de la compañía? ¿Te sentirías motivado y emocionado de trabajar?
    • Las necesidades familiares. ¿El trabajo será compatible con tus responsabilidades familiares y tus intereses? ¿El trabajo está geográficamente cerca de tu casa como para darte tiempo pasar estar en esta? ¿Puedes imaginar a tu familia progresando con las otras familias de los trabajadores de la compañía?
    • Los objetivos de la carrera profesional. ¿Puedes imaginarte profundizando tu carrera profesional con la organización? ¿Puedes crecer? ¿Te ofrecen una capacitación competitiva, una experiencia laboral y una remuneración para hacer que este trabajo sea mejor que el anterior? ¿Hay una seguridad de trabajo?
  6. Investiga acerca de la competencia. Saber qué ofrecerán los competidores de la compañía puede brindarte un efecto de palanca durante las negociaciones. Investiga acerca del salario y de los beneficios de dos o tres compañías competidoras al utilizar Careers.com, Monster.com o Salary.com, motores de búsqueda de carreras profesionales. Ten en consideración que cada trabajo en comparación puede ofrecer diferentes beneficios y privilegios adicionales, pero utiliza la información general para hacer comparaciones para la oferta posible.
  7. Averigua qué tipo de efecto de palanca tienes en caso sea así. El efecto de palanca es la habilidad de controlar o influenciar una situación. Piensa en varias ideas que puedan darte ese efecto de palanca. Utilizarás estas ideas muy pronto:
    • El efecto de palanca más fuerte:
      • Eres un candidato excelente para un puesto laboral alto y codiciado
      • Tienes una oferta decente de otra compañía relacionada con el campo o con la industria
    • El efecto de palanca más débil:
      • Sabes que la compañía quiere contar pronto con el puesto laboral
      • Sabes cuál es el salario estándar de la industria para el puesto laboral

Negociar tu mejor oferta

  1. Comunícate con tu enlace de la compañía o el gerente de contratación. Dale una llamada rápida para acondicionar una reunión para hablar en persona. No comiences el proceso de negociación por teléfono o, peor, por correo electrónico. Es más difícil decir "No" a alguien en persona que por teléfono. Además, la conexión humana de la interacción frente a frente será importante en el trabajo en el futuro, ¡así que no lo tomes a la ligera!
  2. Antes de ir a la negociación, tienes que conocer tu salario mínimo y tu salario objetivo. La oferta mínima es el salario más bajo que aceptarás. El salario objetivo es la cantidad que quieres recibir por tu trabajo. Establece estas cifras. En cuanto más efecto de palanca tengas, menor será la diferencia entre estas cifras.
  3. Pide más dinero sin estipular una cifra en realidad. De este modo, sentirás que la oferta que conseguiste la semana pasada fue una baja y que tu valor está más en línea con una cifra mayor. Lo que debes tratar de hacer es pedir un salario mayor sin estipular una cifra en realidad.
    • ¿Por qué no estipular una cifra? La compañía pensará bastante acerca de ofrecerte una cantidad que no sea menor por segunda vez seguida si tienes la molestia de renegociar el salario con el empleador y si sabe que su oferta inicial fue muy baja. Tendrás el poder si haces que el empleador haga primero una oferta.
    • Te diremos cómo puedes mencionar el tema: "Estoy emocionado por la oportunidad de comenzar y siento que nuestra asociación será beneficiosa para ambos. ¿Hay alguna manera de que podamos incrementar el salario inicial?". Decide si el salario es un punto serio si este no es negociable (no tiene que serlo). Sigue tratando de conseguir lo que quieres si el salario es negociable.
  4. Rechaza los intentos del empleador de fijar una cifra. En este punto, el empleador comenzará a retorcerse y esperará a que cometas el error táctico de mencionar una cifra, a la que pueda decir que está fuera de su presupuesto. No cambies de parecer. Te mencionaremos cómo sería la situación severa de lo que el empleador podría decir si se decide por hacerte mencionar una cifrar y de lo que puedes dar como respuesta:
    • El empleador: "Bueno, ¿qué tienes en mente para un salario inicial?".
    • Tú: "Con las mencionadas responsabilidades del trabajo, esperaba que mi salario inicial fuera un poco mayor".
    • El empleador: "Nuestro salario es negociable y definitivamente queremos que trabajes con nosotros, pero hasta que sepamos lo que pides, no puedo estar seguro".
    • Tú: "Mis tarifas son competitivas con las de las personas del mercado en (tu industria) con (x) años de experiencia".
    • El empleador: "Realmente no sé qué ofrecerte a menos que me des una cifra".
    • Tú: "Una tarifa competitiva para mis servicios sería una cifra entre (x) y (y)". Puedes darle un rango de salario al empleador si tienes que hacerlo, pero esto seguirá forzando la pelota en su cancha.
  5. Espera a que el empleador ofrezca una cifra. Esto puede involucrar un silencio incómodo, pero la incomodidad momentánea vale la pena. Sonríe y espera a hablar cuando el empleador diga la cifra que quieres. Reflexiona al respecto. Hay una probabilidad de que el empleador pueda percibir tu silencio como una duda de tu parte, lo que hará que te ofrezca de inmediato una oferta mayor.
  6. Presenta una oferta mejor si crees que vales más. Ponte en los zapatos del empleador si planeas renegociar una oferta mejor. Si bien es cierto que puedes pensar que el empleador debe incrementar de golpe tu salario en $20 000, es posible que no se pueda conseguir. A la vez, permanecer firme acerca de una cifra mayor puede ayudarte a reducir poco a poco la brecha entre tu salario mínimo y tu salario objetivo. Mantén tu oferta alta si crees que tienes el efecto de palanca.
    • Comienza a utilizar tu efecto de palanca. ¿Tienes otra oferta de parte de un competidor de esa empresa? ¿Eres un talento muy codiciado? Sin alardear ni presumir, explica por qué debes conseguir el trabajo en el salario que pides o en uno cerca a este.
    • Prepárate para marcharte. Recuerda que el empleador puede no cumplir con tus requerimientos cuando se reúnan para una mejor oferta. Considera marcharte si ese es el caso. Es una estrategia arriesgada, pero puedes decirle al empleador que su oferta es una fanfarronada y conseguir lo que querías desde un principio.
  7. Menciona los beneficios y los privilegios adicionales en la conversación. Considera tratar de conseguir algunos beneficios o privilegios adicionales si la discusión del salario se estanca y parece más una riña que una conversación provechosa. Puedes pedir una contribución compatible al salario que deseabas, un tiempo adicional de descanso pagado o incluso una remuneración definida para los viajes por trabajo. A pesar de que estos puntos pueden parecer pequeños, pueden tener un gran impacto financiero en el curso del trabajo o en el transcurso de los meses e incluso años.
  8. Obtén todo por escrito. Consigue la oferta por escrito después de haber utilizado tu efecto de palanca para negociar un mejor salario y unos mejores beneficios. Es posible que un empleador no haga honor a los detalles del contrato cuando comiences a trabajar si no lo pone por escrito y puedes darte cuenta que estás en la posición nada envidiable de tener que presentar tu caso otra vez cuando notes que los hechos no son correctos. Desafortunadamente, esto sucede. ¡Asegúrate de conseguir la oferta por escrito!

Tener otras consideraciones

  1. Escucha a tu intuición durante todo el proceso de negociación. Todo el proceso de entrevista es una oportunidad para que ambas partes se conozcan. Es posible que parezca que el empleador es la persona que te entrevista, ¡pero tú también le entrevistas! Considera si realmente quieres trabajar en esa compañía si sientes que el empleador trata constantemente de no mencionar las obligaciones, de decir mentiras o de intimidarte para que aceptes un salario menor. Es posible que no sea placentero trabajar en esa compañía por mucho tiempo si el empleador está dispuesto a comportarse así.
    • El proceso de la negociación es una guerra, pero es la equivalente a la del décimo sexto siglo; nada moderno. El proceso de negociación debe ser diplomático, lleno de honor y regido por las reglas. Aléjate si se siente mucho como la guerra de Vietnam, en vez de la batalla de Azincourt.
  2. Pide una cantidad precisa cuando pidas un salario. En las negociaciones de salario, pedir $58 745 es mucho mejor que pedir $60 000, incluso si es pedir menos dinero. ¿Por qué?
    • Una nueva investigación sugiere que los empleadores perciben a las personas que piden un salario preciso, en vez de una cifra redondeada, como personas que conocen mejor su valor. La idea es que una cantidad precisa le indica a las personas que has hecho una investigación acerca de las tarifas comparables del mercado. Además, la percepción que se tiene de las personas que piden una cantidad redondeada, como $60 000, es que no tienen el conocimiento específico de lo que significa el trabajo o de lo que se ofrece en el mercado.
  3. No te juegues la carta de la pena. No menciones a tu cónyuge enfermo o a los crecientes costos del servicio de guardería para tus hijos durante la negociación. El empleador no quiere escuchar eso; puedes afectar tu caso negativamente si lo mencionas. El empleador quiere escuchar acerca de tus habilidades, las razones por las que eres adecuado para el trabajo y el precio que pides. ¡Enfócate en eso!
  4. Sé atento, comprensivo y nunca estropees la posibilidad de tener un diálogo. Compórtate de lo mejor durante la negociación. Es posible que te aturdas, disgustes o asustes, pero trata de mantener la calma y de mantener un comportamiento diplomático. Es por tu propio bien. Nunca se sabe; es posible que la persona con la que negocias puede terminar siendo tu compañero de trabajo o tu supervisor directo.
    • Las circunstancias pueden cambiar incluso si la negociación se estanca y terminas aceptando otro trabajo. Puedes terminar buscando una referencia o un trabajo en el futuro. Ser atento y mantener estas conexiones te ayudarán en el futuro.
  5. Ten confianza. Confía en tus habilidades, tu experiencia pasada y tu habilidad de asegurar la mejor oferta para ti. Tu estimación mayor (pero completamente razonable) debe traducirse en una estimación mayor ante tu empleador potencial.
    • Ten una pose de poder para incrementar tu confianza al entablar una pose receptiva y relajada durante el proceso de la entrevista. Los científicos han descubierto que las personas que tienen una pose de poder por algunos minutos incrementan su testosterona y reducen el estrés, además de que las personas las perciban como más en control.

Consejos

  • No hagas que parezca que negocias al exigir o insistir ciertas condiciones antes de aceptar el trabajo.
  • Evita decirle a tu futuro empleador qué hacías en tu anterior trabajo porque se podrá utilizar como un medidor para tu próximo salario (en especial si tu último salario fue mucho menor que la cantidad que te gustaría ganar).
  • A pesar de que puedas merecerte la luna y las estrellas, considera las condiciones económicas antes de hacer negociaciones.

Advertencias

  • No menciones el tema del dinero hasta después de que se te haya ofrecido el trabajo. Es posible que te descubras accidentalmente si comienzas hablando acerca del dinero como tema principal de discusión.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página