Cómo vestirte para conseguir el éxito

Quieres que tu trabajo hable por sí mismo; sin embargo, los elementos visuales son casi tan poderosos como tu última buena crítica que te dieron en el trabajo. Los directivos de Recursos Humanos sugieren que se debe vestir para el trabajo que se quiere y no el que se tiene.

Escoge la vestimenta para el trabajo

  1. Investiga la cultura de la compañía antes de una reunión o una entrevista con un representante de la misma. Aunque hay opciones seguras para vestirse, preguntarle a un empleado de la compañía acerca de la vestimenta o pasar por la oficina principal de la compañía te indicará si la compañía espera una vestimenta empresarial formal o casual.
    • Además, contar con esta información te indicaría si los empleados se visten a la moda, visten colores o colores oscuros.
  2. Opta por la formalidad. Si no logras averiguar lo que prefiere la compañía o el cliente, viste un traje de oficina, zapatos lustrados y accesorios clásicos. Hay mayor probabilidad de lograr una buena impresión por vestirse elegante, con tal de que te mantengas dentro del vestir formal.
    • Un experto indica que se debe vestir como si se estuviera en un rango superior al que se está. Hacer esto podría ser contraproducente para ti, pero si te vistes acorde con tu superior podrías ganar su confianza.
  3. Lee el código de vestimenta. Cuando consigas tener un trabajo, respeta el código de vestimenta del lugar en el que trabajas. Por lo general, este te indicará si la compañía prefiere una vestimenta empresarial casual, casual y formal, o formal.
  4. Espera a que los gerentes se vistan casual para que tú puedas hacer lo mismo. Las mujeres deben vestir medias hasta que sea obvio que los ejecutivos aceptan que las piernas no tengan medias. Si trabajas en un ambiente con gerentes mayores, vestir sin medias podría ser considerado poco profesional.
  5. Viste vestimentas que te queden bien. Los vestidos que son muy ajustados podrían verse inapropiados. De igual forma, las vestimentas que son muy holgadas podrían parecer prestadas o donadas.
    • La próxima vez que vayas de compras, lleva las medidas de tu cadera, cintura, pecho y entrepierna para aumentar las probabilidades de encontrar vestimentas a tu medida.
    • Lleva las prendas de vestir que sean holgadas al sastre o costurero. Algunos sastres también remiendan las vestimentas para que se sigan viendo como nuevas.
  6. Invierte en un buen embellecimiento además de una buena vestimenta. Córtate el cabello al menos cada seis semanas. Los hombres deben tener una barba o un bigote bien rasurado o mostrarlos bien acicalados.
    • Si no puedes costear una manicura, pule tus uñas en casa. Las uñas que son muy largas podrían atraer una atención incorrecta.
    • Mantén tu cabello con un color natural. Si quieres teñirlo, opta por un tono o iluminación que se vea natural.
  7. Evita vestir prendas que son comúnmente desaprobadas. Esto incluye sandalias, minifaldas, shorts, camisetas ajustadas de mangas cortas, sudaderas y pantalones jeans.
  8. Viste faldas que lleguen justo por encima de la rodilla o que sean más largas. Gracias a las falda tubo y faldas largas, hay muchas buenas opciones para que las mujeres elijan una opción femenina y mantengan una apariencia profesional.
  9. Cubre los tatuajes y cualquier otro tipo de arte corporal. Coloca un separador de pendiente durante el trabajo. Algunas personas guardan perjuicios en contra de las personas que tienen arte corporal, así que mostrarlo no es la manera correcta de lograr una buena impresión en el trabajo.

Vístete para un ascenso

  1. Invierte en accesorios de diseñadores. La gente relaciona el dinero con el éxito, así que vestir una bufanda, una correa, un reloj o un abrigo caro puede hacer que un jefe perciba prosperidad.
  2. No vistas muchos accesorios de diseñadores, a menos que trabajes en la industria de la moda. Si tienes un trabajo por el que ganas poco y solo vistes ropa de diseñadores, tu jefe podría pensar que no eres prudente con la administración de tu dinero o que no eres una persona centrada.
  3. Viste prendas limpias y planchadas. Si no tienes el tiempo o la habilidad de planchar tus pantalones o camisetas, haz que lo hagan en la lavandería local. Podrías compensar este gasto adicional con tu próximo ascenso.
    • Lo mismo sucede en los ambientes empresariales que son casuales. Tus pantalones y vestidos no deben verse arrugados.
  4. Reemplaza tus zapatos si ya no brillan. Si son tus zapatos favoritos, compra unos nuevos o llévalos al zapatero para que reemplace las suelas y mejore el acabado.
  5. Vístete bien para las cenas, reuniones y salidas a tomar cóctel con los clientes o gerentes. Escoge tu atuendo una noche antes si sabes que estarás apurado.
  6. Invierte en comprar una buena cantidad de blusas blancas, pantalones y trajes de oficina de color negro, azul oscuro, gris o marrón oscuro. Las personas mayores tienden a vestirse de manera más conservada, así que utiliza colores en tus accesorios en lugar de solo vestir trajes básicos de oficina.
  7. Dale vida a tu vestimenta con los colores si la situación lo requiere. Si tu compañía parece apreciar a las personas con un buen sentido de la moda, entonces intenta vestir colores más alegres y ciertos artículos de alta costura. Si se acerca una fiesta de la compañía y quieres que el presidente ejecutivo te note, escoge un vestido o corbata de color que sea un poco inusual, pero conservador..

Cosas que necesitarás

  • Medias
  • Rasuradora
  • Plancha
  • Tabla de planchar
  • Accesorios de diseñador
  • Betún de calzado
  • Zapatero
  • Trajes de oficina
  • Separador de pendientes
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página