Cómo evitar los efectos negativos del peróxido de benzoílo

El peróxido de benzoílo es el ingrediente activo en varios tratamientos tópicos para el acné con y sin prescripción médica. Este artículo proporciona un resumen de cómo funciona el peróxido de benzoílo, te ayuda a decidir si es el medicamento adecuado para ti y explica cómo minimizar y tratar la irritación que ocurre como resultado de usar medicamentos que contengan peróxido de benzoílo.

Comprender los usos generales y complicaciones del peróxido de benzoílo

  1. Conoce los usos del peróxido de benzoílo. El peróxido de benzoílo es el ingrediente activo en muchos medicamentos tópicos para el acné, como Benzac y Acne 10 Gel, entre otros. Los medicamentos para el acné que contienen peróxido de benzoílo vienen en muchas formas diferentes, como geles, jabones en barra, cremas y geles faciales. Algunos de estos medicamentos están disponibles sin prescripción médica mientras que otros requieren una prescripción.
  2. Conoce cómo funciona el peróxido de benzoílo. El peróxido de benzoílo funciona como un antibiótico que ayuda a matar a las bacterias que contribuyen al acné. El peróxido de benzoílo también ayuda a secar el exceso de aceite en el rostro. También funciona para reducir la inflamación en donde se aplica.
  3. Identifica los síntomas de una reacción alérgica. Los síntomas de una reacción alérgica o una reacción negativa al peróxido de benzoílo son comezón, sequedad, rojez, descamación y sensibilidad en las áreas en donde aplicaste el producto que contenía peróxido de benzoílo.
  4. Úsalo solo según se te indique. Cada vez que uses un producto sin prescripción médica que contenga peróxido de benzoílo, debes usar ese producto de acuerdo con todas las instrucciones en la etiqueta. Si adquiriste el medicamento con una prescripción, es crucial que uses el producto según lo indique un profesional de la salud.
  5. Limita la exposición a otros productos. Combinar el peróxido de benzoílo con otros irritantes u otros productos del cuidado de la piel que contengan peróxido de benzoílo o exponerte a la luz solar excesiva puede incrementar el riesgo de irritación a la piel en el área en donde se aplicó el peróxido de benzoílo. Los efectos secundarios de combinar otros productos del cuidado de la piel con el peróxido de benzoílo son similares a aquellos que ocurren cuando tienes una reacción alérgica genuina. Asegúrate de limitar la exposición a otros irritantes de forma que puedas evaluar de forma efectiva la eficacia de los productos que contengan peróxido de benzoílo en tratar el acné.

Probar el producto

  1. Aplica peróxido de benzoílo sobre la piel limpia. Lava y seca tu piel antes de aplicar el peróxido de benzoílo a menos que vayas a usar un gel facial. Asegúrate de que tus manos estén limpias antes de aplicarlo y lávate las manos inmediatamente después.
  2. Aplícalo en pequeñas dosis. Es muy importante que pruebes cualquier producto que contenga peróxido de benzoílo en pequeñas dosis antes de aplicarlo generosamente sobre las áreas afectadas. Para hacerlo, aplica una pequeña cantidad del producto sobre las áreas de tu piel que sufran de acné.
    • Ten cuidado de no aplicar peróxido de benzoílo sobre tu boca, nariz o sobre la piel lesionada. El peróxido de benzoílo está diseñado para ser un medicamento tópico y no debe entrar en contacto con membranas mucosas como la nariz, la boca o los ojos. Enjuaga el área afectada con agua si aplicas sin querer el peróxido de benzoílo en tus ojos, boca o piel lesionada.
  3. Monitorea los efectos de los productos que contengan peróxido de benzoílo. Después de aplicar a un área afectada una pequeña cantidad de un producto que contenga peróxido de benzoílo, monitorea esa área para ver si hay cualquier síntoma de una reacción alérgica. Los síntomas de una reacción alérgica generalmente son rojez, comezón, descamación, sequedad y sensibilidad en el área en donde se aplicó el producto.
    • Si no experimentas ningún efecto secundario negativo y ves resultados positivos, continúa usando el producto que contenga peróxido de benzoílo como te lo indiquen el doctor o el empaque del producto.
    • En casos raros, pueden ocurrir reacciones alérgicas más serias, como inflamación excesiva y dificultad para respirar. Si esto te sucede, suspende el uso del producto y contacta a un profesional médico inmediatamente.
  4. Suspende el uso. Si empiezas a experimentar cualquiera de los síntomas mencionados anteriormente después de aplicar un producto que contenga peróxido de benzoílo, deja de usar ese producto inmediatamente.
  5. Enjuaga cualquier residuo del producto con agua a temperatura ambiente. Enjuaga el área varias veces hasta que el producto desaparezca de tu piel. Evita salpicar el agua a tus ojos, nariz o boca. No uses jabón ya que esto podría irritar tu piel aún más. No refriegues; en cambio, enjuaga y frota tu piel suavemente.
  6. Palmea el área para secarla. No frotes la piel para secarla ya que esto puede ocasionar una mayor irritación. Puedes usar una toalla, pero un paño suave como una camiseta limpia podría ser más suave con tu piel. Evita usar bolas de algodón ya que esto puede dejar fibras en tu piel.
  7. Aplica un humectante suave y natural. Los humectantes naturales, en la mayoría de los casos, evitarán una mayor irritación a la piel. Es probable que una versión para pieles sensibles o sin fragancia sea lo mejor, pero es sensato consultar a un médico. Incluso los productos etiquetados como "para pieles sensibles" o "sin fragancia" tienen el potencial de interactuar negativamente con el peróxido de benzoílo. El aceite de coco virgen a menudo se usa como un humectante suave.
  8. No vuelvas a aplicar el peróxido de benzoílo. No continúes usando productos que contengan peróxido de benzoílo sobre la piel irritada o sobre piel que haya sido humectada hasta que consultes a tu doctor.

Limitar la exposición a los irritantes a la piel

  1. Identifica irritantes potenciales que se encuentren en otros productos del cuidado de la piel. El peróxido de benzoílo puede reaccionar negativamente con los medicamentos activos en otros productos del cuidado de la piel. Debido a esto, es crucial que leas la etiqueta para saber cuáles son los ingredientes activos en todos los productos del cuidado de la piel.
  2. No apliques productos con otros ingredientes activos. Los productos del cuidado de la piel contienen una amplia variedad de ingredientes activos, muchos de los cuales tienen el potencial de reaccionar negativamente con el peróxido de benzoílo. Debido a esto, no apliques otros productos del cuidado de la piel sobre áreas de la piel que hayas tratado con peróxido de benzoílo para evitar los efectos secundarios negativos de mezclar productos del cuidado de la piel.
  3. Evita usar el doble de productos que contengan peróxido de benzoílo. Además de evitar los productos del cuidado de la piel que contengan ingredientes activos que sean alternativas al peróxido de benzoílo, también debes evitar el uso de otros productos que contengan peróxido de benzoílo. Usar múltiples medicamentos que contengan peróxido de benzoílo puede ocasionar que tu piel reaccione negativamente simplemente porque aplicaste demasiado peróxido de benzoílo a un área afectada.
  4. Limita la exposición al sol. Evita las camas solares y las lámparas solares. Si tienes una quemadura solar, no debes usar peróxido de benzoílo a menos que te lo indique el doctor. También debes evitar estar al sol lo más posible. El peróxido de benzoílo incrementa la sensibilidad a la luz solar y a menudo interactúa negativamente con el protector solar.
  5. Evita combinar el peróxido de benzoílo con otros irritantes que podrían secar tu piel. Estos incluyen los agentes exfoliantes, los irritantes para el cabello, la lima, las especias, el alcohol o los productos que se consideren abrasivos. Estos productos pueden irritar tu piel o interactuar con el peróxido de benzoílo. Si estás preocupado o tienes preguntas sobre cualquier producto que puedas o no puedas usar, consulta a tu doctor.

Consultar a un profesional médico

  1. Habla con tu doctor o enfermera especializada sobre si el peróxido de benzoílo es adecuado para ti. El tipo de acné que tengas determinará el tipo de tratamiento. Pregúntale a tu doctor sobre los beneficios, riesgos y efectos secundarios potenciales de usar peróxido de benzoílo. Haz una lista de terapias alternativas sobre las que tengas preguntas y llévala contigo a la visita a tu doctor.
  2. Discute cualquier medicamento que estés tomando. Cualquier otro medicamento que estés tomando puede ocasionar una interacción farmacológica. Otras cosas que es posible que quieras discutir con tu doctor incluyen:
    • otras cremas (con o sin prescripción médica) que estés usando que podrían interactuar con el peróxido de benzoílo;
    • las diferentes formas de este medicamento (crema, gel facial, etc.) y cuál podría funcionar mejor para ti;
    • las diferentes concentraciones de peróxido de benzoílo y si empezar con la dosis más baja posible (para minimizar la posibilidad de irritación) es adecuado para ti.
  3. Menciónale a tu doctor cualquier problema preexistente de la piel que tengas. Esto puede incluir eczema, dermatitis, piel lesionada o sangrante o cualquier otra irritación. El peróxido de benzoílo es un medicamento únicamente tópico y cualquier herida abierta o área de piel que esté lesionada permitirá que este medicamento entre a tu cuerpo. El peróxido de benzoílo también podría empeorar problemas como el eczema.
  4. Infórmale a tu doctor si has tenido alguna reacción alérgica anterior al peróxido de benzoílo. Si has tenido una reacción alérgica o irritación seria con productos que contengan peróxido de benzoílo en el pasado, debes evitar usarlo. Sin embargo, existen varios otros medicamentos y terapias que podrías usar así que no pierdas la esperanza. Habla con tu doctor sobre las alternativas.
  5. Pregúntale a tu doctor sobre posibles interacciones. El peróxido de benzoílo puede interactuar con cremas, maquillaje, geles faciales, perfumes o cualquier otro agente que pueda entrar en contacto con tu piel. Pregúntale a tu doctor antes de usar productos como cremas de afeitar o astringentes ya que pueden empeorar la irritación ocasionada por la terapia con peróxido de benzoílo.
  6. Dile a tu doctor si estás embarazada o amamantando o si planeas salir embarazada o amamantar. No está claro si el uso del peróxido de benzoílo sería inseguro durante el embarazo o la lactancia, por lo que es importante que le preguntes a tu doctor. Asegúrate de consultar también a tu ginecólogo.
  7. Comunícate con tu doctor o enfermera especializada mientras uses el producto. Es posible que tengas que ajustar la dosis o suspender el uso del producto si tienes efectos secundarios serios o si el tratamiento parece inefectivo. Si bien la información en este artículo está diseñada para ayudarte a tomar decisiones informadas sobre la terapia con peróxido de benzoílo y para ayudarte a minimizar la posibilidad de irritación, no es un sustituto para la asesoría médica.

Buscar tratamientos alternativos

  1. Ten en cuenta qué opciones tienes. El peróxido de benzoílo es uno de muchos tratamientos para el acné. El peróxido de benzoílo se usa para el acné de leve a moderado. Un doctor (generalmente un dermatólogo) puede sugerir o prescribir otros tratamientos de acné, los cuales incluyen:
    • el ácido salicílico, la clindamicina, la doxiciclina, la eritromicina y la tetraciclina;
    • los medicamentos tópicos como los retinoides (como Retin-A) o la dapsona;
    • los antibióticos tópicos u orales;
    • los medicamentos para controlar las hormonas, como los anticonceptivos orales (para las mujeres) y los agentes antiandrógenos (para los hombres);
    • la isotretinoína (generalmente para los casos más graves de acné).
  2. Investiga terapias alternativas. No todos los tratamientos de acné toman la forma de medicamentos orales o tópicos. Es posible que quieras investigar otros tratamientos que realizan los dermatólogos. Estos incluyen la fototerapia, la exfoliación química, la extracción de granos y puntos negros y la inyección de esteroides.
  3. Ajusta tu dieta. Aunque los dermatólogos en general debaten la conexión entre la dieta y el acné, algunos investigadores han encontrado que modificar tu dieta (específicamente, adoptar una dieta con un bajo índice glicémico) puede ser beneficioso.
  4. Usa suplementos naturales. Algunos productos, como el zinc, el aloe vera y el aceite del árbol del té, aunque a menudo debatidos por los dermatólogos, han sido probados como terapias alternativas o adicionales a los tratamientos tradicionales contra el acné.
  5. Investiga los tratamientos combinados. Para un acné de moderado a fuerte, la mayoría de los dermatólogos recomienda una combinación de tratamientos que empareja medicamentos tópicos con medicamentos orales.

Consejos

  • No dejes que el peróxido de benzoílo entre en contacto con el cabello o las telas de color ya que los decolorará.
  • Asegúrate de que los productos que contengan peróxido de benzoílo estén correctamente almacenados. Mantenlos en su empaque original y evita almacenarlos en el frío o calor extremo.
  • No permitas que los niños o los animales tengan acceso a productos que contengan peróxido de benzoílo y deséchalos de forma responsable.

Advertencias

  • No uses productos que contengan peróxido de benzoílo si estás embarazada o amamantando.
  • Nunca compartas productos que contengan peróxido de benzoílo con otras personas ya que estas pueden tener reacciones alérgicas serias al producto.
  • Usa productos que contengan peróxido de benzoílo solo según se recomiende en el empaque o según lo prescriba un doctor o dermatólogo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página