Cómo reconocer los síntomas de una ETS (para adolescentes)

Una enfermedad de transmisión sexual (ETS), también conocida como infección de transmisión sexual (ITS) o enfermedad venérea, puede ser desde una enfermedad inofensiva y curable hasta una enfermedad incurable y potencialmente mortal. Es importante que sepas reconocer los síntomas y tratarte. Los síntomas de las ETS pueden incluir flujo, llagas, glándulas inflamadas, fiebre y fatiga. Sin embargo, algunas ETS no presentan síntomas notorios. Por eso, es muy importante que te realices una prueba si eres sexualmente activo. Si sabes que tienes una ETS, es fundamental que sigas las indicaciones de tu doctor para tratarla y que también tomes medidas para no propagarla.

Indentificar los síntomas

  1. Conversa con tu doctor o acude a una clínica para que te realicen una prueba. Algunas ETS no presentan síntomas y solo se pueden detectar con una prueba. Si te preocupa tener alguna ETS, lo que mejor que puedes hacer es someterte a una prueba. La mayoría de los estados en Estados Unidos cuentan con leyes que le permiten a cualquiera que tenga más de 13 años someterse a una prueba de ETS sin el permiso de sus padres. Para averiguar más sobre estas pruebas, puedes hablar con tu doctor de cabecera o acudir a una clínica, como “Planned Parenthood”. Estas son algunas pruebas comunes de ETS:
    • Prueba de orina. El doctor te pedirá una prueba de orina para determinar si tienes clamidia y gonorrea, las dos ETS más comunes. Orinarás en una taza y después el doctor enviará la taza al laboratorio para que la evalúen..
    • Prueba de sangre. Una prueba de sangre puede mostrarte si tienes sífilis, herpes, VIH y hepatitis. Un profesional de la salud te pinchará con una aguja para tomar un poco de sangre y someterla a prueba.
    • Papanicolaou. Para las mujeres que no presentan síntomas, esta es la única forma de detectar el virus del papiloma humano. Si tu prueba muestra cambios inusuales, una prueba de ADN puede revelar VPH. Esta prueba solo está disponible para las mujeres. En la actualidad, no existe una manera confiable de detectar el VPH en los hombres.
    • Prueba de saliva. Sacar una muestra de un área infectada en tu boca puede determinar si tienes tricomoniasis. Un profesional de la salud tomará un hisopo, lo frotará en el área infectada y lo enviará al laboratorio para evaluar la muestra. Como solo 30 % de las personas con tricomoniasis presentan síntomas, someterte a esta prueba por lo general es la única manera de saber que la tienes. Esta prueba también se puede usar para detectar la clamidia y la gonorrea, así como el herpes.
  2. Presta atención a cualquier dificultad para orinar o cualquier flujo poco común. El color, la textura y el olor del flujo, además del dolor al orinar, pueden ayudarte a identificar la ETS contraída. Solo tú conoces tu cuerpo, pero si sabes que tienes un flujo u orina poco normal, puede ser un síntoma de:
    • La gonorrea en las mujeres y en los hombres con un mayor flujo en los genitales (por lo general, blanco, amarillo o grisáceo) o una sensación de ardor al orinar. Las mujeres también pueden experimentar irregularidades en su ciclo menstrual e hinchazón de la vulva. Cuatro de cada cinco mujeres y uno de cada diez hombre que tiene gonorrea no presenta síntomas.
    • La tricomoniasis puede presentarse tanto en las mujeres como en los hombres con una sensación de ardor al orinar o en las mujeres con un olor vaginal y flujo poco usual (claro, blanco o amarillento). Sin embargo, un 70 % de las personas infectadas no presentan ningún síntoma.
    • La clamidia se puede presentar en las mujeres y hombres con flujo o un dolor al orinar. Es posible que las mujeres también experimenten un dolor abdominal y unas ganas de orinar más de lo normal. Recuerda que del 70 % al 95 % de las mujeres y un 90 % de los hombres que tienen clamidia no presentarán síntomas.
    • La vaginosis bacteriana en las mujeres con flujo lechoso y olor a pescado.
  3. Presta atención al sarpullido y llagas. El sarpullido y las llagas en partes específicas del cuerpo pueden indicar que tienes una ETS. Presta más atención a cualquier sarpullido o llaga en tus genitales o boca, ya que guardan más relación con las ETS. Si experimentas algún tipo de brote, debes ver a un doctor o acudir a una clínica lo más pronto posible para recibir un diagnóstico.
    • Las llagas indoloras pueden indicar que un hombre o mujer ha contraído sífilis en su primera etapa. Estas llagas (denominadas “chancros”) a menudo aparecen en las áreas genitales y pueden aparecer de tres semanas a 90 días después de la infección.
    • Las ampollas o llagas dolorosas en las áreas genitales o la boca pueden indicar que un hombre o mujer ha contraído herpes. Estas ampollas pueden aparecer dos días después de la infección y durar de una a dos semanas.
    • Las verrugas genitales pueden indicar que un hombre o una mujer ha contraído el virus del papiloma humano. Por lo general aparecen como un bultito o grupos de bultos en el área genital. Pueden ser pequeñas o grandes, abultadas o planas, o con forma de colifor. El VPH es la ITS más común y casi todas las personas sexualmente activas se infectan con VPH en algún momento de su vida. En la mayoría de los casos, el VPH desaparece por sí solo, pero cuando no lo hace, puede causar cáncer cervical en las mujeres.
  4. Observa los síntomas parecidos a los de la gripe. Algunas ETS son difíciles de reconocer porque sus síntomas son parecidos a los de la gripe común. Incluyen tos o dolor de garganta, goteo o congestión nasal, escalofríos, fatiga, náuseas, diarrea, dolor de cabeza o fiebre. Si experimentas síntomas parecidos a los de la gripe, habla con tu doctor para averiguar si tienes gripe o si tienes una ETS.
    • Por ejemplo, presentar síntomas parecidos a los de la gripe después de tener relaciones sexuales puede ser un indicador de sífilis o VIH en los hombres o mujeres.
  5. Fíjate si tienes glándulas inflamadas y fiebre. Algunas ETS pueden causar glándulas inflamadas y fiebre. Por ejemplo, si sientes tus glándulas adoloridas cuando las presiones y tienes fiebre, puede ser un síntoma del virus del herpes. Con mucha frecuencia, las glándulas se inflaman cerca del lugar de la infección, y las glándulas en la ingle por lo general se inflaman por infecciones genitales.
    • Si tienes herpes, es probable que tus síntomas aparezcan de dos a veinte días después de haberte infectado.
  6. Determina si te sientes cansado. Existen muchas razones por las que te puedes sentir cansado. Sin embargo, si te sientes cansado además de perder el apetito, sentir un dolor en las articulaciones, en el abdomen, sentir náuseas o ictericia, puede ser un síntoma de que has contraído hepatitis B.
    • Uno de cada dos adultos que tiene hepatitis nunca ha mostrado síntomas, pero si los presenta, ocurren entre la sexta semana al sexto mes después de haberse infectado.
  7. Identifica un escozor anormal. Algunas ETS pueden hacerte sentir un escozor o sensación de ardor en el área genital, así que presta atención si experimentas este síntoma. Por ejemplo, el escozor o irritación en el pene puede ser un síntoma de tricomoniasis en los hombres o una vaginosis bacteriana en las mujeres. La clamidia también puede causar escozor, especialmente en el área anal.
    • Si presentas síntomas de tricomoniasis, ocurrirán en 3 a 28 días..
    • Si presentas vaginosis bacteriana, ocurrirán en 12 horas a 5 días. La vaginosis bacteriana también se puede contraer por otros medios además del contacto sexual (como usar un dispositivo intrauterino como un método anticonceptivo, fumar o tomar baños de burbujas con frecuencia). Por lo tanto, existe un debate por si se debe considerar una ETS.

Tratar y prevenir las ETS

  1. Ve al doctor. Si sospechas que tienes una ETS, separa una cita con tu doctor de inmediato o visita a una clínica. El tratamiento temprano de una ETS es fundamental para prevenir efectos a largo plazo y para no contagiar a otras personas. Si se deja sin tratar, algunas ETS pueden causar graves problemas a la salud a largo plazo, incluidos pérdida de cabello, artritis, infertilidad, defectos de nacimiento, cáncer y, pocas veces, incluso la muerte.
  2. Sigue las instrucciones para tratar tu infección. Algunas ETS se pueden tratar con antibióticos, mientras que otras no se pueden curar en absoluto. Independientemente de tu situación, es importante que sigas las instrucciones de tu doctor sobre cómo curar o controlar tu problema. Si recibes un diagnóstico de una ETS, tu doctor te recomendará opciones de tratamientos y te brindará información sobre cómo evitar propagar la enfermedad.
    • Un profesional de la salud te puede recetar medicamentos para tratar tu enfermedad o al menos para disminuir la gravedad de tus síntomas.
    • No existe una cura para el VIH/SIDA, hepatitis B ni herpes. Sin embargo, existen tratamientos que pueden ayudarte a mitigar los síntomas.
  3. Haz todo lo que puedas para no propagar la ETS. Existen muchas formas para disminuir tus probabilidades de contraer una ETS. Asegúrate de escoger el método que funcione mejor para tu estilo de vida. Puedes usar los siguientes métodos para no contraer una ETS:
    • Practica la abstinencia sexual. La única manera de asegurarte de no contraer una ETS es abstenerte del sexo oral, vaginal y anal.
    • Protégete. Si tienes relaciones sexuales, usa un condón de látex para disminuir las probabilidades de contraer una ETS.
    • Debes ser monógamo. Una de las formas más confiables de prevenir una ETS es mantenerte en una relación monógama. Pregúntale a tu pareja si se ha sometido a alguna prueba antes de que tengan relaciones sexuales.
    • Vacúnate. Puedes vacunarte contra la hepatitis B y el VPH. Esto te ayuda a asegurarte de no contraer estas enfermedades, aunque entres en contacto con ellas cuando tengas relaciones sexuales. La vacuna contra la hepatitis B por lo general se administra a los niños cuando nacen, pero asegúrate de verificarla. La vacuna contra el VPH consiste de una serie de tres dosis de inyecciones y te protegerá contra las formas más comunes de VPH.

Advertencias

  • Muchas personas que están infectadas con alguna ETS son asintomáticas, es decir, no presentan síntomas. La única manera de saberlo es sometiéndose a una prueba con el doctor.
  • Si no practicas sexo seguro, otras personas se pueden contagiar.
  • Tu cuerpo puede verse perjudicado si tienes una ETS, así que busca ayuda profesional de inmediato si te contagias. Si la dejas sin tratar, podría causarte infertilidad (la imposibilidad de tener hijos más adelante), más probabilidades de desarrollar algunos cánceres y tal vez contagiar a tus futuras parejas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página