Cómo ser un fanático por la salud

Estás profundamente preocupado sobre tu salud? ¿Tienes miedo de estar enfermo y lo que sucede con tu cuerpo, y quieres cambiarlo? Lee para integrar prácticas saludables a tu vida.

Pasos

  1. Limpia tu cocina: deshaste de la mayoría de alimentos excesivamente procesados, pre-fabricados y de comida con algo “artificial”. No tires “todo” o no podrás cocinar, pero suprime las cosas que sabes que son malas (por ejemplo esa caja de papas fritas llenas de grasa trans). Asegúrate de revisar los ingredientes en cualquiera de las cajas de alimentos que tengas en tus gabinetes. Si un ingrediente contiene “aceite parcialmente hidrogenado” éste es otro nombre dado a las grasas trans, y es peor para tí que las grasas saturadas que son la principal causa de los infartos y derrames. Finalmente, si no de inmediato, querrás tirar TODOS los alimentos que tienes con este ingrediente listado en el empaque. Puedes trabajar en la sustitución de los ingredientes no tan buenos en tu despensa a lo largo del camino.
  2. ¡Compra más sano! Compra tus abarrotes en las tiendas de comida natural o en la sección “comidas saludables” de tu supermercado más cercano. Compra frutas y vegetales, té de hierbas, carnes orgánicas (si puedes). Mira las etiquetas de las cosas que compras. Siempre es bueno pronunciar cada cosa que pones en tu cuerpo, pero no porque algo esté listado por su nombre químico, significa que es malo para tí.
  3. Cocina para tí. Busca recetas que puedas preparar.
  4. Reduce enormemente los carbohidratos y los azúcares. Elimina las grasas trans en conjunto y aprende a incluir sustitutos más sanos. Cuando uses aceite para cocinar, usa solamente aquellos con un alto punto de humo, tales como el aceite de coco, la mantequilla o manteca de cerdo. Limita las grasas poliinstaturadas (PUFA's), como las contenidas en los aceites vegetales y la margarina. Para las ensaladas, reserva los aceites de punto bajo de humo, como el aceite de oliva o de canola. Considera el hecho de que realmente quieres tomar una proporción de aproximadamente 3 a 1 en Omega 6 ácidos grasos Omega 3. El aceite de oliva es 10 a 1 Omega 6 ácidos grasos Omega 3, lo cual significa que tiende a ser un promotor de la inflamación en tu cuerpo. Esta inflamación se produce debido a la falta de llenado en lugares de enlace del hidrógeno en las cadenas de grasas poliinsaturadas. "Insaturadas" se refieren al hecho de que las moléculas contienen menos de la cantidad máxima de hidrógeno. Estas aberturas se llenan con otros átomos disponibles (radicales libres) y reducen la habilidad adecuada de metabolizar las grasas de tu cuerpo. El aceite de oliva, servido a temperatura ambiente, es aceptable porque es menos probable que se ponga rancio a temperaturas bajas.
  5. ¡Fruta! Consume frutas con bajo índice glicémico y mucha verdura, frondosa y con fibra. El cuerpo ama mantener los niveles de azúcar en la sangre. De esta forma tendrás menos hambre.
  6. Bebe mucha agua; una buena regla es beber de 30 a 35 ml de agua por cada kg que tengas de peso. Esto es lo que dicen algunos “expertos”, sin embargo, si en verdad eres una “fanática de la salud”, comerás a diario muchas frutas y vegetales, y encontrarás que no necesitas del todo beber demasiada agua, ¡porque la estás consumiendo en tus alimentos! Recuerda, las manzanas son 90% o más agua.
  7. Ejercítate regularmente. Prueba diferentes actividades hasta que encuentres alguna que te guste. No tienes que estar feliz al respecto todo el tiempo, no quieras detestarla o no la harás. Algunos ejercicios sanos que no te lastimarán son el tenis de mesa, el yoga y la natación. Demasiado ejercicio cardiovascular es malo para ti, así que no sientas que necesitas correr una maratón (o 5 km) para tener un corazón sano.
  8. Prueba nuevos alimentos. ¿Encontraste una receta de algo que nunca antes habías oído? Prepárala y cómela. Esto le dará sabor a tu menú de alimentos saludables y no te aburrirás.
  9. Estudia los últimos descubrimientos sobre la salud y cómo puedes aplicarlos a tu vida, pero trata de no quedar atrapada en la última moda. También, revisa todo dos veces, existen algunos sitios en la red que suenan muy autoritarios pero dicen bobadas como: todos tus problemas de salud van a desaparecer si sólo tomas mi formula limpiadora de hígado o de colón, etc.
  10. Vigila tus almidones (TODOS los panes, pastas, arroces, papas). Los almidones no son ideales para nuestro sistema digestivo. Nuestra adaptación es ponerlos en una posición para ser quemados tan pronto como sea posible. Estás inundando tu cuerpo con glucosa, que es una toxina. A algunas personas les gusta tomara carbohidratos antes de hacer ejercicio para reponer las reservas de glucógeno en sus músculos. Considera otras opciones de carbohidratos, tales como frutas y vegetales con bajo índice glicérico.
  11. Toma aceite de pescado diariamente, o mejor aún, como muchas cápsulas de aceite de pescado contienen aceites rancios, come nueces que son altas en ácidos grasos Omega 3 (nuevamente, almacenados en la fuente vegetal), y si una nuez está rancia, la sentirás y la desecharás antes de que te haga daño. Cuando tomas una cápsula de aceite de pescado, no sabes si tomaste únicamente un aceite rancio que actuará más tarde como pro-inflamatorio causándote más dolor o dolores de cabeza.

Consejos

  • Subscríbete a una revista sobre salud o a un boletín por correo electrónico. RealAge tiene uno bueno. También revisa drfuhrman.com
  • Aprende que son algunos ingredientes comunes, y porque lo son. Algunos suenan realmente mal, pero no son tan dañinos como se escucha al pronunciarlos. Otros parecen inocentes, pero están lejos de serlo (ver arriba jarabe de maíz alto en fructosa.)
  • Revisa el libro Eat to Live del Dr. Joel Fuhrman. El es un médico familiar certificado por el Consejo y es una de las mejores fuentes del mundo para resumir lo que la comunidad científica ha descubierto sobre lo que es bueno y lo que es malo para ti, y por qué. Su libro tiene más de 1,000 referencias científicas en los pies de página, y puedes revisar sus fuentes para ver que la investigación realmente respaldan lo que dice en el libro.
  • Las cosas importantes que quieres depurar de tu dieta son el jarabe de maíz alto en fructosa y las grasas trans. Estas son cosas viles. Recuerda, todos los alimentos empacados que digan grasa parcialmente hidrogenada o aceite parcialmente hidrogenado contienen grasas trans.
  • La comida saludable no tiene que saber a “comida sana”. Puedes preparar muchas comidas realmente sabrosas que también son buenas para ti. Busca revistas como Cooking Light para encontrar recetas que son deliciosas y saludables.
  • ¡Disfrútala! No tienes que unirte a un club de la salud o comprar un costoso gimnasio en casa o caminadora para disfrutar del ejercicio regular. Correr, caminar, patinar, saltar cuerda y hacer bicicleta son ejemplos de buenos ejercicios que puedes
hacer aún con un mínimo de inversión en ropa o artículos para hacer ejercicio. Para hacerlo más simple, empieza a hacer solo 10 despechadas y 20 abdominales cada mañana y trabajo hasta 25 o más despechadas y 50 o más abdominales. Si aún no puedes hacer un despechada, solo recuéstate en el piso y el empuja como loco. Tus músculos serán más fuertes cada a día hasta que puedas hacer una despechada, después solo añade una más por día cada vez que puedas hasta llegar a tu meta.

Advertencias

  • No necesitas llenarte de píldoras a diario, solo consume todas las vitaminas que puedas encontrar en los alimentos saludables que te gustan.
  • El término "orgánico" se puede aplicar a los alimentos que se preparan cuidadosamente pensando en tu salud, o a algo que apenas califica para la palabra pero que en realidad no es sano. Ten cuidado con los trucos del “mercado saludable”, en su lugar lee las etiquetas de nutrición.
  • Recuerda, siempre que escuches sobre un nuevo “suplemento milagroso” puede que esté empacado nuevamente en una píldora, pero ya estaba antes en la naturaleza. Así que si has estado comiendo mucha fruta, vegetales, nueces y semillas, entonces ya lo estás obteniendo en tu dieta, ¡y no necesitas comprar las costosas píldoras!
  • Es fantástico que elijas estar sana, pero no te vuelvas tan obsesiva que no puedas comer nada en una fiesta. No pienses, sueñes, fantasees etc. sobre lo que vas a comer cuando vayas a la fiesta de una amiga.
  • No te castigues por comer de vez en cuando algo “procesado”. Con el tiempo descubrirás que realmente las anhelas menos y puedes disfrutarlas más cuando son un regalo especial.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página