Cómo enseñarle a tu perro a saltar

Enseñarle a un perro a saltar es un ejercicio que requiere mucha paciencia, perseverancia y conocimiento de las habilidades del can. Los perros adoran complacer a sus dueños y responden de inmediato a la persuasión para aprender trucos nuevos, así que aprender a saltar es algo que muchos perros dominarán con entrenamiento. Elige un método que creas que funcionará bien tanto para ti como para el perro.

Pasos

  1. Piensa en qué es lo que esperas de tu perro. Cuando decidas que quieres enseñarle a tu perro a saltar, asegúrate de que sea adecuado hacerlo. Considera lo siguiente:
    • ¿Tu perro tiene la altura o el tamaño adecuado?
    • ¿Está saludable?
    • ¿Es factible que lo logre hacer el salto?
    • ¿Aprende rápido?

Usa las manos y golosinas para entrenarlo

  1. Parte una golosina en varios pedazos.
  2. Ponlos en tu bolsillo.
  3. Llama a tu perro y dile que se siente.
  4. Muéstrale las golosinas pasándolas cerca de su nariz.
  5. Dependiendo de tu altura y la de tu perro, sujeta la golosina a un nivel apropiado. Para un perro mediano o grande, sujétala a 30 o 60 cm (1 o 2 pies) por encima de tu perro.
  6. Dile “salta”.
  7. Con la golosina en la mano, salta para mostrarle la acción cuando dices la palabra.
  8. Con el tiempo lo entenderá y saltará.
  9. Dale una golosina como recompensa. Felicítalo.
  10. Repite para reforzar. Cuando estés seguro de que aprendió la orden, reduce las recompensas, pero no dejes de felicitarlo.

Corre con el perro

  1. Pon el obstáculo que saltará. Siempre debes empezar con saltos bajos. Hacerlo te ayudará por 2 razones: evitará que el perro pase por abajo y lo ayudará a tener más confianza. También evitará que tu perro se tropiece con el obstáculo. Si puedes, coloca una barricada a cada lado del área del salto para que no la rodee. Algunos obstáculos temporales se pueden hacer con cosas domésticas simples, como cajas, pedazos de madera o muebles pequeños.
  2. Ponle la correa al collar de tu perro. Te ayudará a guiarlo para hacer el salto porque los principiantes suelen confundirse. Asegúrate de que no esté ajustada.
  3. Haz que se siente por lo menos a 3–4 yards (2.7–3.7 m) del obstáculo.
  4. Asegúrate de que haya mucho espacio para que salte y caiga.
  5. Cuando hayas terminado con estos pasos, empieza a correr con el perro hacia el obstáculo, con la correa en la mano. Pasa por encima del obstáculo y, con suerte, tu perro hará lo mismo. Cuando esté saltando dale la orden. También puedes usar un aparato de clics mientras salta.
  6. Cuando obedezca la orden, felicítalo. Acarícialo, felicítalo y, de vez en cuando, dale una golosina.
  7. La práctica hace al maestro, así que ten paciencia. Si se cansa, deja que descanse antes de volver a intentar. Los perros se concentran mejor cuando no están cansados ni hambrientos.
  8. Aumenta la altura del obstáculo poco a poco. No le exijas demasiado. El trabajo duro logra resultados a largo plazo, pero demasiada presión no logrará ningún progreso.

Brinca sobre cajas

  1. Pon una caja o una fila de cajas en el patio o en el jardín. Deben tener una altura adecuada para que tu perro las salte.
    • Mientras más cerrada sea el área, mejor. De ese modo el perro no podrá eludir el salto, sino que deberá realizarlo para llegar a ti.
  2. Elige un juguete o una golosina para atraer al perro. Si eliges el juguete, usa las golosinas como recompensa.
  3. Camina por encima de la caja con el perro. Esto lo hará familiarizarse con el salto.
  4. Corre y pasa por encima de la caja con el perro. Haz que sea divertido, de modo que quiera saltar contigo.
  5. Ponte a un lado del obstáculo. El perro debe estar al lado opuesto. Usa el juguete o la golosina para atraer al perro hacia ti, pasando el obstáculo.
  6. Usa la palabra “salta” para que asocie la orden con la acción.
    • Si salta, prémialo con una golosina y felicítalo.
    • Si camina alrededor del obstáculo, no lo premies, sino haz que repita la acción hasta que salte.
  7. Repite hasta que estés seguro de que sabe lo que tiene que hacer.
    • Cuando esté más familiarizado con los saltos, puedes quedarte a un lado, lanzar el juguete por encima del obstáculo y pedirle que lo salte para ir por él.
    • Con el tiempo, puedes aumentar la dificultad cambiando la altura o la forma de los obstáculos, para darle un poco de variedad.

Consejos

  • Necesitará práctica, así que ten paciencia.
  • Asegúrate de que no salte muy alto porque podría romperse un ligamento y necesitaría someterse a una cirugía muy costosa.
  • Golpear tu pecho también hará que salte sobre ti.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página