Cómo acumular vacaciones

Conseguir un descanso del trabajo es, de forma irónica, algo por lo que muchas personas trabajan muy duro. En la actualidad, las vacaciones son más valiosas que nunca. Los EE.UU. es uno de los únicos países desarrollados del mundo que no obliga a ofrecer vacaciones remuneradas y aproximadamente un cuarto de los trabajadores de este país toman vacaciones sin recibir ningún pago. Lo único que no puedes obtener es más tiempo de vida en este planeta, así que si no estás satisfecho con la cantidad de vacaciones que acumulas actualmente, usa estrategias agresivas para obtener más.

Obtén tiempo adicional para tus vacaciones

  1. Trabaja más. En la mayoría de los trabajos que ofrecen vacaciones remuneradas, basta con asistir al trabajo para acumular días de vacaciones. Si bien las normas específicas varían en cada empresa; por lo general, cada día, semana o periodo de pago trabajado agregará un número específico de horas o días a tu tiempo total de vacaciones. Por ejemplo, en los EE.UU., lo normal es que un empleado de tiempo completo con un puesto básico obtenga alrededor de dos semanas (10 días laborables) de vacaciones remuneradas por año.Asumiendo una cantidad aproximada de 250 días de trabajo por año (5 días por semana, 52 semanas por año, 10 días por festividades), esto significa que cada día trabajado te brinda alrededor de 1/25 (4 %) de un día remunerado de vacaciones.
    • Sin embargo, tal como se mencionó, las disposiciones para las vacaciones pueden variar de forma significativa para cada trabajo. Por ejemplo, algunos empleadores pueden ofrecer todos los días de vacaciones al inicio del año y dejar que los empleados los usen como gusten. Otros trabajos, en especial los de medio tiempo y los "temporales", pueden no ofrecer vacaciones remuneradas en absoluto.
    • También ten en cuenta que muchos empleadores deciden brindar a sus empleados días de permiso “por enfermedad” o “por motivos personales”, además de las vacaciones remuneradas habituales. Estos días suelen acumularse en porcentajes diferentes a los que se usan para calcular los días de vacaciones y se brindan para casos de enfermedades, mudanzas y otras situaciones en las que las obligaciones de la vida personal del empleado interfieren con su trabajo. Sin embargo, en ocasiones los empleados suelen usar estos días como días de vacaciones.
  2. Si eres un nuevo empleado, culmina tu periodo de prueba. Algunas veces, los empleadores exigen que un nuevo empleado trabaje cierta cantidad de tiempo antes de que sea elegible para los beneficios, incluidas las vacaciones y el tiempo libre remunerado. Si esto ocurre en tu trabajo, tendrás que culminar tu periodo de prueba para obtener vacaciones remuneradas, no hay otra opción.
    • Al igual que los beneficios de un empleado, la duración del periodo de prueba de un nuevo empleado puede variar para cada compañía. Por ejemplo, algunas compañías tienen periodos de prueba de tres meses, mientras que otras tienen periodos de prueba con el doble de duración.
    • También es importante tener en cuenta que los empleadores pueden hacer que el empleado permanezca en el estatus “de prueba” debido a razones disciplinarias. Si este es tu caso, deberás conversar con tu empleador para solucionas los problemas que hicieron que regresaras a ese estatus para así volver a acumular días de vacaciones.
  3. Permanece en la compañía por un largo tiempo. Por lo general, los empleados que llevan mucho tiempo trabajando son recompensados por su fidelidad con tiempo adicional de vacaciones. Trabajar para la misma compañía por muchos años también puede darte otros beneficios, incluidos los aumentos, el reconocimiento y una mayor flexibilidad laboral. Si eres un empleado relativamente nuevo, pero te sientes feliz con tu nuevo trabajo, considera trabajar allí por algunos años para empezar a acumular tiempo adicional de vacaciones.
    • Si bien las políticas de vacaciones varían de forma significativa para cada empleador, en promedio, en los EE.UU., los nuevos empleados obtienen alrededor de 14 días de vacaciones remuneradas por año, mientras que los empleados que han trabajado por más de 15 años obtienen casi el doble, con 27 días por año.
  4. Compra más tiempo de vacaciones, si está permitido. Incluso contando con vacaciones remuneradas, puede ser complicado programar un descanso refrescante y largo del trabajo. En ocasiones, dos semanas por año no son suficiente. En los casos en los que los empleados necesitan tomar descansos más largos que la cantidad de días de vacaciones que han acumulado, algunos empleadores les permiten comprar tiempo adicional a otros empleados o a la misma compañía. En estos casos, el tiempo de vacaciones casi siempre tiene el valor completo del tiempo de trabajo equivalente; por ejemplo, si ganas $ 20 por hora, un día libre de 8 horas de trabajo costaría 8 × 20 = $ 160.
    • Ten en cuenta que, en estas situaciones, el costo del tiempo de descanso no suele pagarse en un solo monto. En lugar de ello, el costo se deduce en pequeños montos de los pagos regulares del empleado en un largo tiempo.
  5. Empieza a trabajar a tiempo completo si eres un empleado temporal o de medio tiempo. Los contratistas independientes, los empleados por temporadas y la mayoría de los empleados de medio tiempo o los temporales no suelen acumular vacaciones, sin importar cuánto trabajen. La lógica detrás de esto es que los trabajadores de medio tiempo tienen mucha más flexibilidad en sus horas de trabajo que los trabajadores de tiempo completo; por ello, no “necesitan” la misma cantidad de vacaciones. Sin embargo, un empleado temporal con uno o más trabajos puede fácilmente trabajar largas horas sin acumular ningún tipo de beneficio (incluidas las vacaciones). Si esta es tu situación, trata de cambiarte a un trabajo de tiempo completo solicitándolo en tu trabajo actual o buscando un nuevo trabajo.
    • Si eres un empleado temporal y tienes una buena relación con tu jefe, puedes tratar de pedirle con prudencia que te brinda una cantidad de trabajo suficiente como para calificar como empleado de tiempo completo y empezar a obtener beneficios. Sin embargo, ten en cuenta que las posibilidades para los empleados temporales en este aspecto son muy reducidas. Muchos empleados temporales tienen dificultades para convertirse en empleados de tiempo completo.
  6. Aprovecha algún otro “tiempo libre” para ahorrar tiempo de vacaciones. Tal como se mencionó antes, los días de vacaciones no suelen ser el único tipo de permiso remunerado que ofrecen los empleadores. Las compañías suelen ofrecer cierta cantidad de días de permiso “por enfermedad” y “por motivos personales” al año por razones como enfermedades, días de mudanza, etc. Si bien no se acumulan tan rápido como los días de vacaciones remunerados (por ejemplo, algunos empleadores ofrecen un día de permiso por enfermedad por cada mes trabajado), puedes usarlos para tomar descansos cuando puedas y así conservar tus días de vacaciones.
    • Ten en cuenta que los empleadores también se ven obligados legalmente a darte tiempo libre para ciertos tipos de tareas importantes que están fuera de tu control. Por ejemplo, si debes formar parte de un jurado, la mayoría de los estados cuentan con leyes que exigen que tu empleador te dé tiempo libre sin tener que usar tus días de vacaciones. También existen medidas de protección similares para los miembros de las fuerzas armadas o los miembros de reserva que cuentan con deberes militares periódicos. Sin embargo, estas leyes no siempre exigen que tu empleador te pague por el tiempo libre.
    • Asimismo, muchos empleadores ofrecen varios días de permiso por duelo pagados cuando un familiar cercano fallece. Sin embargo, la ley no suele exigirlo.
  7. No dejes que tu tiempo de vacaciones alcance su “límite”. La mayoría de los centros de trabajo tienen un “límite” para la cantidad de tiempo de vacaciones que puede acumularse. Esto quiere decir que una vez que tengas cierta cantidad de tiempo de vacaciones ahorrado (por ejemplo, tres semanas), no podrás seguir acumulando más tiempo de vacaciones, sin importar cuánto trabajes. Debes hacer que cada hora que trabajes contribuya con tu tiempo de vacaciones, así que si estás a punto de alcanzar el “límite” de vacaciones, considera seriamente tomarte unos días de descanso.
    • Los límites de vacaciones varían para cada empleador. En muchos estados, las leyes permiten que los empleadores ofrezcan un límite alto o bajo que sea “razonable”. Sin embargo, muchas agencias estatales y privadas establecen cantidades mínimas recomendadas. Por ejemplo, en California, la CEA (Asociación de empleadores de California) recomienda un “límite” de como mínimo 1,5 veces la cantidad anual de vacaciones acumuladas por año.
  8. Prepárate para negociar. Al igual que los salarios, los seguros de salud, las cuentas de jubilación 401(k) y otros beneficios, las vacaciones de un empleado también deben negociarse; en especial en los EE.UU., en donde no existe una ley nacional para las vacaciones remuneradas. Si no puedes obtener la cantidad de vacaciones que quieres sin pedirla, pídela. Si tu empleador está dispuesto a conversar contigo, podrías lograr un acuerdo que sea satisfactorio para ambos.
    • Sin embargo, cabe mencionar que la solidez de tu poder de negociación puede variar de forma significativa dependiendo de la relación con tu jefe, la calidad del trabajo, tus horas actuales, cuán deseadas son tus habilidades, etc. En general, los empleados que tienen una buena relación con su jefe, que tienen un historial de buen trabajo y que cuentan con habilidades de gran demanda tienen una mayor probabilidad de tener éxito en las negociaciones.
    • Si decidiste negociar con tu empleador (o posible empleador), revisa la siguiente sección para obtener consejos útiles sobre cómo obtener la cantidad de vacaciones que deseas.
  9. Si todo lo demás falla, busca otro trabajo. Si en tu trabajo actual no puedes conseguir la cantidad de vacaciones que necesitas usando las estrategias mencionadas, considera buscar otro trabajo. Si cuentas con un historial comprobado de buen trabajo o con habilidades muy deseadas (o ambos), existe la posibilidad de que puedas obtener una mayor cantidad de vacaciones remuneradas en un nuevo trabajo.
    • Sin embargo, ten en cuenta que cuando dejas un trabajo, pierdes todas las vacaciones remuneradas que habías acumulado en dicho trabajo. Aproximadamente la mitad de los cincuenta estados cuentan con leyes que exigen que a un empleado se le pague el tiempo de descanso no utilizado cuando este renuncia o es despedido. Si no vives en uno de estos estados, considera seriamente tomar tus vacaciones antes de renunciar.

Pide más vacaciones

  1. Aprende las normas para el tiempo de vacaciones en tu campo laboral. Una de las cosas más importantes que un empleado puede usar durante las negociaciones es el conocimiento exhaustivo de su campo laboral. Los empleadores están interesados en mantener sus salarios y beneficios a la par con los de la competencia; si no lo hacen, perderán empleados hábiles ante otras compañías más generosas. Antes de pedir más vacaciones, investiga la cantidad promedio de vacaciones remuneradas que reciben los empleados con trabajos similares al tuyo en otros países. Si puedes demostrar que estás recibiendo menos de lo normal en tu campo, esto fortalecerá tu postura en la negociación.
    • Una fuente grandiosa de información es el Departamento de trabajo de los Estados Unidos (en particular, su Oficina de estadísticas laborales), el cual, entre muchas otras cosas, publica de forma regular datos sobre los tipos de beneficios ofrecidos a los empleados en una gran variedad de campos.
  2. Apunta alto. Cuando pidas vacaciones, es una ingeniosa idea pedir un poco más de lo que en realidad quieres. Esto te dará mayor libertad para negociar. Podrías conseguir lo que pediste, pero si tu empleador “lo rechaza”, es más probable que consigas la cantidad de vacaciones que en realidad querías si no pides esa cantidad al principio. Es poco probable que arruines tu relación con tu jefe solo por pedir ese tiempo adicional, siempre y cuando no pidas algo totalmente descabellado.
  3. Brinda ejemplos de trabajo positivo en la mesa de negociación. En todo tipo de negociación en un centro de trabajo, lo mejor para ti suele ser mostrarte como alguien con un historial sólido y confiable de buen trabajo. Antes de negociar, tómate algo de tiempo para revisar el trabajo que has hecho recientemente y encontrar algunos ejemplos de las ocasiones en las que fuiste más allá de tus obligaciones habituales y realizaste un trabajo especialmente bueno. Si tu empleador se resiste a darte el tiempo de vacaciones que deseas, puedes mostrarle esos ejemplos para demostrarle tu trabajo duro y tu fidelidad, e indicarle que una pequeña cantidad adicional de vacaciones te ayudará a mantener tu producción de alta calidad.
    • Según las estadísticas, tomar vacaciones ocasionales es bueno para la productividad de la mayoría de los empleados. Las investigaciones han determinado que si cada empleado de los EE.UU. tomará tan solo un día más de vacaciones cada año, la economía del país generaría aproximadamente $ 73 mil millones en ingresos por la productividad adicional.
  4. Menciona los efectos negativos de no tomar suficientes vacaciones. El trabajo que realizarás en el futuro es igual de importante (y quizás más) que el que ya has realizado. Decirle a tu empleador que necesitas un descanso para mantener una alta calidad de trabajo (dándole a entender que no tomar vacaciones hará que no puedas realizar tu trabajo de forma apropiada en el futuro) puede hacer que tu jefe comprenda la importancia de darte un descanso.
    • Nuevamente, la ciencia justifica la idea de que las vacaciones pueden ayudarte a ser un mejor empleado en general. Las investigaciones demuestran que las vacaciones son una de las formas más importantes de evitar el “desgaste”, un estado de fatiga intensa y descontento que provoca una gran reducción en la productividad.
  5. Pide descansos largos con mucha anticipación. ¿Acaso sería una buena idea decirle a tu jefe que planeas tomar unas vacaciones de dos semanas justo el día antes de partir? Salvo que se trate de un gerente extrañamente generoso, lo más probable es que no lo sea. Por esta misma razón, deberás pedir grandes incrementos en tus beneficios de vacaciones con muchos días de anticipación a la fecha en la que los necesitarás. Esto te brindará dos beneficios, no solo hará que luzcas noble y considerado ante los ojos de tu empleador, sino que también te dará una mejor postura de negociación. No necesitarás de inmediato el tiempo adicional de vacaciones; por ello, será más difícil para tu empleador obligarte a aceptar la cantidad mínima.
  6. Debes estar dispuesto a sacrificar una pequeña cantidad de tu pago o algún otro beneficio. Toda negociación con tu jefe implica una concesión mutua. Para conseguir lo que quieres, podrías tener que retribuir a tu empleador. Por ejemplo, si deseas tener la libertad de trabajar desde casa ciertos días como si fueran unas “semivacaciones”, podrían tratar de realizar un pequeño descuento en tu salario. Depende de ti llegar a un acuerdo que sea satisfactorio para ti y tu empleador.
    • Una regla muy general consiste en nunca aceptar una reducción de pago por vacaciones cuyo monto sea igual o mayor a la cantidad de dinero que podrías obtener trabajando durante esos días de vacaciones. Aceptar esto es ir en contra de tus intereses económicos, ya que reducirías tus salarios y no obtendrías ningún beneficio neto.
  7. Aumenta tus probabilidades con una oferta laboral de la competencia. Quizás la mejor forma definitiva de obtener lo que quieres de tu empleador actual es probarle que puedes conseguirlo de otra compañía. Si puedes obtener una oferta laboral de otro empleador que incluya la cantidad de vacaciones que deseas, habrás ganado sin importar el resultado de las negociaciones. Existen dos posibilidades: tu empleador aceptará darte la cantidad de vacaciones que deseas o podrás aceptar el otro trabajo (y conseguir la cantidad de tiempo de vacaciones que deseas). De cualquier forma, saldrás adelante, así que no temas emplear esta estrategia agresiva si puedes.
    • Desafortunadamente, el problema con esta estrategia es que requiere que hagas un esfuerzo adicional fuera del trabajo para primero conseguir la otra oferta laboral. Esto puede ser difícil, en especial si ya trabajas por largas horas. No te desanimes, muchos expertos en negocios afirman que contar con un empleo hace que los posibles empleadores se interesen más en ti. ¡Lee nuestros artículos “Cómo escribir un currículum” y “Cómo prepararse para una entrevista de trabajo” para obtener más información!
    • No hace falta señalar que definitivamente no debes buscar trabajo en las horas en las que estás trabajando en la compañía. Si tu empleador descubre que estás buscando otro trabajo, corres un mayor riesgo de que te despidan.

Consejos

  • Mantén un registro de los días de vacaciones que tomas en todo el año. Trata de conservar días suficientes para tomarte un descanso en las festividades o en las ocasiones especiales.
  • Si todo lo demás falla, no temas tomar vacaciones no remuneradas cuando ocurran eventos importantes. Según las palabras de John Morrey, vicepresidente de Expedia, “nadie se jubila deseando haber pasado más tiempo en el trabajo”.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página