Cómo quitar cinta adhesiva del vidrio

La cinta adhesiva tiene distintos usos en el vidrio, como etiquetar recipientes de alimentos o colgar anuncios. Por lo general, es fácil quitar la cinta adhesiva del vidrio. Pero en algunos casos, resulta difícil sacar sus residuos. Esto ocurre sobre todo si la cinta (como la cinta americana) tiene un fuerte adhesivo o ha permanecido en el vidrio por mucho tiempo. Es posible quitar la cinta persistente o sus residuos del vidrio usando solventes químicos o usando artículos que tienes en casa.

Quitar cinta adhesiva del vidrio con solventes químicos

  1. Levanta la cinta adhesiva del vidrio. Antes de aplicar cualquier solvente, retira la mayor cantidad posible de cinta, ya sea con la mano o un raspador. Despega la mayor cantidad de cinta que puedas con las manos y los dedos. Raspa los trozos o residuos persistentes con un cuchillo, una navaja de afeitar o un raspador. Notarás que el acto de despegar y raspar permite sacar las cintas menos adhesivas como la cinta mágica y la cinta aislante.
    • Usa un raspador con una sola cuchilla y un mango para evitar lastimarte. Raspa la cinta con un movimiento lejos de ti. Aplica una ligera presión en el vidrio para no rasparlo.
  2. Elige un solvente químico. Algunos tipos de cinta (como la cinta americana, cinta para bondage, cinta de filamentos, cinta de carrocero y cinta de embalaje) pueden ser especialmente difíciles de eliminar. Si no puedes retirar la cinta de una superficie de vidrio, usa un lubricante comercial, un solvente o incluso un producto a base de petróleo para lograrlo. Algunos solventes químicos que pueden facilitarte el trabajo son:
    • derivados del petróleo: esencias minerales, disolvente de pintura y nafta (también se vende como líquido para recargar encendedores);
    • alcohol isopropílico o de frotar;
    • acetona, incluido el quitaesmalte para uñas;
    • productos desengrasantes con d-limoneno, como Fast Orange o Goo Gone;
    • lubricantes como el WD-40;
    • cera para muebles en espray.
  3. Toma precauciones de seguridad. Los solventes químicos pueden ser tóxicos y por lo tanto, debes usarlos y guardarlos con precaución. No usarlos de forma adecuada puede provocar incendios y poner en peligro tu salud. Tómate tu tiempo para leer las etiquetas de los productos y úsalos en una zona bien ventilada para evitar accidentes innecesarios a la hora de quitar la cinta adhesiva del vidrio. También debes ponerte guantes al momento de aplicar los solventes en el vidrio para proteger tus manos.
    • Lee atentamente la etiqueta del producto para saber las sugerencias o advertencias respecto a tu solvente químico. Si tienes alguna duda, contáctate con el fabricante llamando al número de teléfono que aparece en la etiqueta.
    • Asegúrate de usar el solvente en una zona bien ventilada. Los gases pueden ser peligrosos si se inhalan por mucho tiempo. Abre las ventanas de la habitación o usa un ventilador para hacer entrar el aire fresco. Si no tienes ventanas o un ventilador, lleva el artículo de vidrio a una zona con buena ventilación. Considera hacer una pausa cada dos o tres minutos para respirar algo de aire fresco.
    • Mantén el solvente y su recipiente lejos de los niños, las mascotas y las llamas.
  4. Aplica el solvente en el vidrio. Después de tomar las precauciones necesarias, satura la zona pegada con cinta con el solvente químico elegido. Puedes verterlo directamente o aplicarlo con una toalla de papel, una motita de algodón, un hisopo o un trapo limpio. Usa el solvente solo en la zona con cinta para disminuir las probabilidades de incendio o gases agobiantes.
    • Cubre toda la zona afectada, además del borde inmediato de la cinta y sus residuos. Asegúrate de haber puesto suficiente solvente en dicha zona para saturarla sin necesidad de mojar otras superficies.
    • Evita aplicar el solvente o frotarlo con tus dedos o manos, a menos que uses guantes protectores. De lo contrario, tu piel podría reaccionar mal.
  5. Deja actuar el solvente por unos minutos. El solvente químico tarda unos minutos en penetrar y disolver el adhesivo de la cinta. Deja reposar el producto en el vidrio al menos 15 minutos. Mientras más difícil de sacar sea la cinta, más tiempo se tardará en quitarla. Aprovecha este tiempo de acción del solvente para tomar aire fresco y verificar que no haya nada peligroso cerca de él.
  6. Limpia los residuos. Una vez que el solvente haya actuado unos minutos y disuelto el adhesivo, limpia la cinta y sus residuos. Podría ser necesario unas cuantas pasadas con el trapo para eliminar el solvente y la cinta, pero limpia hasta que el vidrio esté seco o no quede ningún rastro de cinta o adhesivo.
    • Usa un trapo limpio y sin pelusas para limpiar el vidrio. El trapo con pelusas o que se rasga fácilmente puede provocar un desorden mucho más grande en el vidrio, sobre todo si no sacaste toda la cinta. También puedes usar un raspador si lo deseas o si el adhesivo es un poco más fuerte.
  7. Lava el vidrio. Dado que los solventes son tóxicos y pueden provocar reacciones en la piel, es importante lavar el vidrio una vez que hayas terminado de limpiarlo. Esto también ayuda a eliminar los residuos persistentes, además de dejar el vidrio limpio y reluciente.
    • Use un limpiador de vidrios o agua caliente y jabón para platos para limpiar tu vidrio. El jabón para platos puede ayudar a eliminar los restos de aceite o cinta. Asegúrate de no lavar el vidrio con artículos domésticos o personales.
    • Raspa o frota los residuos persistentes con el agua jabonosa. Puedes hacerlo con la ayuda de una esponja de cocina, un estropajo o una estopa de acero. Usa solo esponjas o estropajos nuevos y tíralos al terminar para que nadie más de tu familia los use en artículos personales.
  8. Repite los pasos si es necesario. En algunos casos, una sola aplicación de solvente no basta para sacar la cinta adhesiva del vidrio. Repite el proceso 2 o 3 veces o hasta que puedas eliminar por completo la cinta y su adhesivo.

Usar artículos domésticos para quitar cinta adhesiva del vidrio

  1. Calienta el vidrio con un secador de pelo. El calor es una excelente forma de quitar la cinta adhesiva y sus residuos del vidrio. Dirigir un secador de pelo hacia la cinta y su adhesivo los suavizará y te facilitará la tarea de levantarlos.
    • Pon el secador de pelo a alta temperatura y aplícalo sobre la cinta por 45 segundos. Luego, prueba una esquina de la cinta para ver si sale fácilmente. Si no es así, calienta por 45 segundos más y verifica si dicha esquina sale con más facilidad. Si la cinta está sobre una zona grande, divídela en secciones más pequeñas. Tira de la cinta mientras lo haces.
  2. Mete el vidrio en agua hirviendo. El calor húmedo también es útil para quitar la cinta adhesiva del vidrio. Funciona muy bien en la cinta o residuos muy pegajosos. Sumerge el vidrio en agua caliente o hirviendo si el método del secador de pelo no te da resultado. Dejar el vidrio en el agua por 30 a 40 minutos puede suavizar y disolver la cinta adhesiva lo suficiente, de modo que salga de inmediato.
    • Llena el fregadero con agua caliente o hirviendo. Ten cuidado de no quemarte. Coloca el vidrio en el fregadero y déjalo por 30 a 40 minutos. Si el vidrio es muy grande como para entrar en el lavadero, moja un paño en el agua y colócalo directamente en la zona pegada con cinta. Déjalo por el mismo tiempo. Limpia la cinta y cualquier residuo.
    • Agrega al agua un poco de jabón para platos o vinagre para obtener mejores resultados.
  3. Deshazte de la cinta adhesiva con aceite de oliva. La cocina es un excelente lugar para encontrar artículos que pueden quitar la cinta del vidrio de forma fácil, rápida y natural. Probablemente el aceite de oliva es un alimento básico en tu dieta, pero ahora puede servirte para eliminar la cinta y su adhesivo. Si no tienes a la mano aceite de oliva, prueba otros aceites vegetales como el aceite de canola o el aceite de cártamo.
    • Aplica unas gotas de aceite sobre la zona con cinta y déjalo reposar por unos minutos. También puedes mojar una toalla de papel con el aceite y dejarlo en el vidrio. Esto permite que el aceite penetre la cinta y su adhesivo. Una vez que el aceite de oliva haya reposado, raspa la cinta adhesiva y cualquier residuo con las uñas o una navaja de afeitar hasta que salgan y formen pequeños grumos.
    • Limpia la zona con una toalla de papel limpia. Puedes lavarla con agua caliente y jabón para limpiarla o eliminar los residuos persistentes.
  4. Disuelve la cinta y su adhesivo con vinagre. Los ácidos suaves como el vinagre con frecuencia son eficaces para quitar la cinta y sus residuos adhesivos. Deja actuar el vinagre diluido en la cinta por unos minutos.
    • Mezcla una parte de agua con una parte de vinagre. Luego, moja un trapo de cocina en la solución. Envuelve el trapo alrededor del vidrio o colócalo por encima del vidrio. También puedes sostenerlo de forma segura con las manos si no puedes colocar el vidrio en el suelo. Deja que la mezcla penetre la cinta y su adhesivo por unos minutos antes de retirar el trapo. Debes notar que la cinta está mucho menos pegajosa.
    • Lava el vidrio con agua tibia y jabón para platos para eliminar la cinta o sus residuos persistentes.
  5. Frota una mezcla de bicarbonato. El bicarbonato es un abrasivo que ayuda a levantar los trocitos de cinta y los residuos. Mezclarlo con aceite o ácido como el jugo de limón permite obtener una pasta natural que quita la cinta adhesiva del vidrio.
    • Mezcla partes iguales de bicarbonato con un aceite vegetal, agua o jugo de limón hasta formar una pasta. Frótala sobre la zona con cinta y déjala actuar por unos minutos.
    • Retira la pasta con un trapo limpio. La cinta adhesiva debe salir relativamente fácil. Si aún hay cinta o residuos persistentes, usa un estropajo de tu cocina para eliminarlos. No es necesario usar uno nuevo, ya que la pasta de bicarbonato es natural y segura de usar.
    • Considera la posibilidad de sumergir el vidrio en agua hirviendo por 30 a 40 minutos antes de frotar la pasta, para quitar papel u otros materiales que podrían estar pegados a la cinta o el adhesivo.

Cosas que necesitarás

  • toallas de papel
  • navaja de afeitar, cuchillo o raspador de plástico
  • jabón
  • agua
  • esponja o estropajo
  • aceite de oliva
  • bicarbonato
  • vinagre
  • solvente químico
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página