Cómo realizar RCP en un gato

Si tu gato deja de respirar como consecuencia de algún accidente, o se ha atragantado o sufrido alguna lesión similar, entonces necesitarás actuar rápidamente para liberar su vía respiratoria y hacer que vuelva a respirar. Este proceso es el ABC: A de "Airway" (apertura de la vía aérea), B de "Breath" (respiración) y C de "Circulation" (circulación sanguínea).

Pasos

  1. Aléjate del peligro. Si vas a auxiliar a un gato que está en una carretera o camino de entrada, primero apártate del tráfico.
  2. Coloca al gato consciente o semiconsciente en la posición de recuperación. Asegúrate de que este recostado sobre una superficie cómoda como un abrigo o una manta para conservar el calor y proporcionarle un lugar acolchonado. Luego continúa siguiendo los pasos del ABC.
  3. Revisa la vía respiratoria del gato. Abre su boca cuidadosa y ampliamente. Saca su lengua hacia adelante y quítale cualquier cosa que pueda crear una evidente obstrucción, como por ejemplo sangre, vómito o algún objeto. Límpiale con un hisopo el exceso de saliva o sangre.
    • Posiblemente notes que su lengua está de color azul oscuro, también su piel, los ojos y las áreas alrededor de las uñas pueden tener un color azulado. Esto se debe a la falta de oxígeno.
    • No intentes desalojar nada que tenga incrustado el gato, ya que podrías lastimarlo aún más. Llévalo directamente al veterinario.
  4. Comprueba su respiración. Puedes hacerlo revisando su pecho y las áreas cercanas a su cara. Para el pecho, observa si hay movimientos hacia arriba y hacia abajo. Para la cara, sostén un espejo frente a su hocico. Si se empaña y se aclara, está respirando. También puedes sostener un pedacito de papel tisú en frente de su hocico para ver si se mueve.
  5. Si no está respirando, comienza a hacerle respiración artificial "boca a boca":
    • Mantén su hocico cerrado. Puedes hacerlo ahuecando tus manos a ambos lados de su hocico y llevándolas hacia abajo así el aire no puede escaparse a través de la boca. Cubre su hocico con tu boca.
    • Sopla muy suavemente los orificios nasales del gato. Utiliza aproximadamente 10 a 30 respiraciones por minuto. Aleja tu boca de su hocico entre cada respiración para permitirle exhalar.
  6. Comprueba su circulación (ritmo cardíaco). En el lado derecho del pecho del gato, coloca tu oreja lentamente sobre el pecho del gato. Escucha.
    • Comprueba si tiene pulso. Coloca un par de dedos en el punto donde está su corazón o dentro del muslo del gato, en el área de la ingle.
  7. Si no tiene pulso, comienza a comprimirle el pecho para darle un masaje cardíaco externo:
    • Coloca una mano en cualquiera de los lados del pecho del gato, justo detrás de donde están sus "codos".
    • Agita su pecho suave y cuidadosamente. Realiza dos compresiones por segundo usando la palma de tu mano. ¡No uses tus dedos para hacer esto! Ten cuidado porque sus costillas son muy frágiles, así que no uses demasiada fuerza.
  8. Continúa soplando y haciéndole masajes cardíacos. Dale dos respiraciones cada cuatro compresiones. Continúa haciendo esto hasta que el corazón comience a latir nuevamente o hasta que el veterinario se encargue de él.
    • Sería bueno tener un asistente. Túrnense cada dos minutos. De esa forma, ninguno de los dos se cansará tan rápido.
  9. Comprueba continuamente la respiración y el pulso cardíaco del gato. Cuando el gato comience a respirar por sí solo nuevamente, mantenlo constantemente en observación. Llévalo al veterinario para que lo revise y cure las heridas o el sangrado.
    • Es de vital importancia visitar al veterinario. El gato necesita un control para determinar si tiene lesiones, fracturas o huesos rotos. En algunos casos podría requerirse una cirugía de urgencia una vez que esté estabilizado.
    • Tu mascota podría seguir en estado de shock o conmocionado. Si el gato está en ese estado, debe verlo un veterinario.

Consejos

  • Mantén a tu gato abrigado.
  • Es una buena idea tomar un curso de primeros auxilios para mascotas si tienes mascotas. Esto es incluso más importante si no tienes un veterinario cerca o si es difícil acceder a uno a causa del tráfico, etc. Ten tu kit de primeros auxilios para mascotas siempre preparado.
  • Para detener el sangrado debes usar vendajes sobre las heridas o áreas afectadas.
  • Si vas a trasladar o transportar a tu gato, mantenlo envuelto en una manta para proporcionarle comodidad y garantizar su seguridad (y la tuya).
  • Las causas de obstrucción en la vía respiratoria pueden ser: un objeto atascado en su garganta o vía aérea, asma o una reacción alérgica. Los fluidos, sangre, mucosidad o materiales extraños en sus pulmones también pueden dificultar su respiración.

Advertencias

  • Los gatos semiconscientes pueden llegar a morder. Busca un asistente para que te ayude a mantener la boca del gato abierta mientras lo revisas.
  • Cuando un gato está sufriendo dolor puede ser bastante impredecible en cuanto a su temperamento y podría recurrir a morder y arañar para defenderse o como una reacción ante el dolor.

Cosas que necesitarás

  • Manta, abrigo, etc. donde puedas recostar a tu gato.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página