Cómo pintar las uñas al estilo Ombre

Las uñas ombre (al igual que el cabello ombre) son un tipo de manicura en la que se crea un efecto degradado. Un color claro en la parte superior de la uña se va mezclando con un color más oscuro en la punta. Conseguir un efecto ombre perfecto puede tomar un poco de tiempo y práctica, pero te da la oportunidad de ser original y crear un efecto único. En este artículo, aprenderás cómo hacerlo.

Crear tu efecto ombre con una esponja

  1. Limpia tus uñas. Remoja una bola de algodón en acetona y úsala para eliminar cualquier resto de esmalte en tus uñas. Recórtalas con un cortaúñas hasta obtener el largo deseado. Luego, usa una lima para limar los bordes de tus uñas y darles forma.
    • También puedes empujar tus cutículas con ayuda de un palito redondo de manicura. De este modo, ayudarás a alargar el blanco de tus uñas y se verán más largas.
    • También puedes empujar tus cutículas con ayuda de la uña del dedo pulgar de tu otra mano.
  2. Aplícate una capa de esmalte transparente. Aplica una capa delgada de esmalte transparente en todas tus uñas. Este esmalte te ayuda a protegerlas y a evitar que se manchen con los esmaltes de colores. De igual forma, te ayuda a extender tu manicura, disminuyendo los restos de esmalte.
  3. Aplícate una capa de color base. Para un estilo ombre, el color base es blanco o el color más claro que desees usar para este estilo. Un esmalte blanco ayudará a que los colores luzcan más vivos, pero el color más claro puede darle un efecto más suave y sutil. Pinta tus uñas con este color base.
    • Para una base opaca, aplícate dos capas de color base. Deja secar la primera capa por completo antes de añadir la segunda.
    • Para que tus uñas se sequen más rápido, es mejor aplicar dos capas delgadas de esmalte en lugar de una capa gruesa y espesa.
  4. Pinta la esponja con los colores que desees para tu estilo ombre. Aplícalos en línea recta y horizontal, de modo que atraviesen la esponja de lado a lado. El área pintada de la esponja debe ser del mismo ancho de tus uñas. Pinta una línea horizontal en la esponja, comienza por el color más claro de esmalte. Luego, sigue con un color más oscuro. Por último, aplica el color más oscuro después segundo color. Asegúrate de que ninguna parte de la esponja quede sin esmalte. Para cada color, aplica unas capas de esmalte en la esponja. De este modo, el color estará lo suficientemente húmedo para estamparse sobre tu uña.
    • Por lo general, se usan dos o tres colores para crear un efecto ombre, pero puedes experimentar con distintos colores y combinaciones para ver cuál te gusta más.
    • Puede ser útil sumergir la esponja en agua antes de aplicar el esmalte. Sumerge la esponja en agua y escúrrela hasta eliminar el 80% aproximadamente. Luego, aplica los esmaltes de colores.
    • Sumergir la esponja en agua te ayuda a evitar que absorba demasiado esmalte y que se seque demasiado rápido sobre la esponja.
  5. Estampa el esmalte sobre tus uñas. Estampa el esmalte presionando la esponja (con el esmalte hacia abajo) sobre tu uña varias veces. Levanta la esponja en ocasiones para verificar que el estilo ombre esté lo suficientemente oscuro y que te guste.
  6. Pasa la esponja de lado a lado sobre tus uñas. Pasa la esponja con el esmalte por tu uña, colocando el borde de la esponja junto al borde de tu uña. Luego, pasa la esponja (con el esmalte hacia abajo) hacia el otro lado de la uña. Repite este paso para oscurecer el color del esmalte y aumentar el efecto ombre.
    • Al hacerlo, mancharás la piel alrededor de tus uñas con un poco de esmalte. Para evitarlo, puedes cubrirla con vaselina o con un poco de cinta adhesiva. Asimismo, puedes usar acetona para limpiar esa área.
    • Tienes muchas alternativas para transferir el esmalte de la esponja a tu uña. Puedes poner la esponja sobre tu uña de manera vertical y moviéndola sobre el color que deseas para crear tu estilo ombre.
  7. Pinta la esponja nuevamente. Una vez que hayas terminado en una uña, pinta la esponja de nuevo para que los colores sigan húmedos y vivos. Píntalos como lo hiciste previamente, comenzando con el color más claro y terminando por el más oscuro. Asegúrate de que ninguna parte de la esponja quede sin esmalte.
    • Recuerda que si usas una esponja que no tiene suficiente esmalte, puede terminar por quitarte la capa base y arruinar tu estilo.
    • Si estampas o pasas la esponja por tu uña rápidamente, es posible que solo necesites pintarla cada dos aplicaciones.
  8. Aplícate una capa de esmalte transparente. Una vez que tus uñas hayan secado (por 10 o 15 minutos), aplícate una capa de esmalte transparente. Posiblemente quieras aplicarle dos capas para suavizar tus uñas porque la esponja deja su superficie dispareja.
  9. Limpia la piel alrededor de tus uñas. Usa una brocha pequeña o un hisopo con acetona para limpiar los bordes de tus uñas y las cutículas.
    • El algodón del hisopo te permitirá quitar todo resto de esmalte sobre la piel y la brocha te permitirá quitar el exceso de esmalte de manera precisa.

Crear tu estilo ombre con purpurina

  1. Limpia tus uñas. Cuando quieras pintar tus uñas, debes tenerlas limpias. Quita todo resto de esmalte de tus uñas con ayuda de una bola de algodón remojada en acetona. Recórtalas usando un cortaúñas hasta alcanzar el largo deseado. Recórtalas más si quieres tenerlas cortas y luego lima los bordes
    • Puedes usar un palito de manicura para empujar tus cutículas y mostrar un poco más el blanco de las uñas. Si no tienes un palito de manicura, también puedes hacerlo con la uña del dedo pulgar de tu otra mano.
  2. Aplícate una capa de esmalte transparente. Aplica una capa delgada de esmalte transparente en todas las uñas. Este esmalte te ayuda a proteger tus uñas y evitar que se manchen con los esmaltes de colores. Una capa delgada de esmalte transparente te ayuda a extender tu manicura, disminuyendo los restos de esmalte.
    • Deja secar la primera capa de esmalte entre cinco y diez minutos antes de aplicarte la segunda capa.
  3. Píntate todas las uñas con un color base. Este puede ser del color que desees. Para una base opaca, aplícate dos capas delgadas de esmalte en lugar de una capa espesa. Espera cinco o diez minutos entre cada capa para que el esmalte pueda secarse por completo.
    • Aplicarte dos capas ligeras de esmalte te permite incrementar la opacidad del color sin hacerlo lucir demasiado pegajoso.
  4. Agrega tu primera capa de purpurina. Quita todo exceso de la brocha del esmalte para eliminar la mayor parte de la purpurina. Recuerda que para la primera capa debes aplicar poca purpurina. Aplícatela en toda la uña y asegúrate de que la parte superior de la uña, cerca de la cutícula, tenga poca purpurina. Por el contrario, la parte inferior puede tener un poco más porque igual la cubrirás con más purpurina.
    • Déjalas secar durante cinco minutos aproximadamente.
  5. Aplica tu segunda capa de purpurina. Al sacar la brocha de la botella de esmalte, no la limpies tanto como en el paso anterior para que haya más purpurina. Pinta la mitad de la parte inferior de tu uña y echa más purpurina hacia las puntas. Déjalas secar por completo, durante aproximadamente 10 minutos.
    • Puedes pintar la parte inferior de tus uñas como desees. Solo recuerda que el estilo degradado de la purpurina debe pasar de ligero a consistente con delicadeza.
    • Puedes agregarle otra capa de purpurina a la tercera o cuarta parte de tu uña, pero corres el riesgo de que quede demasiado húmeda (llena de capas de esmalte). En este caso, debes recordar que una uña con mucho esmalte tarda más en secar.
    • Experimenta con distintos estilos para saber cuál te gusta más y seca en el tiempo adecuado.
  6. Aplícate una capa de esmalte transparente. Aplicarte esta última capa de esmalte te permite sellar las uñas y suavizar su superficie.
    • Posiblemente consideres agregarle dos capas delgadas de esmalte transparente porque la purpurina deja la superficie de tus uñas dispareja. Cubre toda la purpurina para que no se pegue a tu ropa o a tu piel.

Consejos

  • Pinta las uñas de tus pulgares al final. Si las pintas al final, puedes usarlas para corregir cualquier error en la otra mano. Quita cualquier rastro de esmalte de tus pulgares antes de comenzar a pintarlos
  • Si usas vaselina alrededor de las uñas para evitar manchar tu piel, evita que caiga sobre tu uña. De lo contrario, el esmalte no se fijará.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página