Cómo sentirse a gusto entre desconocidos

¿Te sientes incómodo cuando estás rodeado de personas y no puedes dejar de sentirte nervioso? Tener conversaciones raras, sentir que las manos te tiemblan y no poder mirar a las personas a los ojos son características de sentirse incómodo cuando estás rodeado de desconocidos. Es totalmente normal sentirte nervioso cuando estás rodeado de gente nueva, aunque no siempre tiene que ser así.

Iniciar una conversación

  1. Da el primer paso. A veces, la parte más difícil es romper el hielo y lo demás es pan comido. Por ejemplo, sé el primero en dar un apretón de manos, en saludar, o acércate a alguien y preséntate.
    • Es normal tener miedo de acercarte a un desconocido por temor a incomodarlo. Sin embargo, las personas generalmente disfrutan de conversar con desconocidos, ya sea que inicien la conversación o la escuchen. Si lo haces, ¡podrías alegrarle el día a alguien!
  2. Sonríe. Sonreír ayuda a romper cualquier tensión entre tú y la persona con la que converses. Sonreír con un brillo en los ojos te permite lucir abierto y cordial. Cuando te sientas tenso o nervioso, sonríe y convéncete de que todo te irá bien.
    • No olvides que la persona con la que hables posiblemente esté tan nerviosa como tú. Si sonríes, tanto tú como la persona con la que converses se sentirán más a gusto.
  3. Preséntate. Aunque acercarte y presentarte a alguien en el metro puede ser un poco raro, hacerlo en una fiesta, un evento de negocios o una reunión para establecer redes de contactos es completamente apropiado. Cuando te presentes a otra persona, proporciónale un poco de información sobre ti que sea adecuada según el contexto. Por ejemplo, si estás en una fiesta, preséntate y menciona a las personas que conozcas. Si estás en un evento de negocios o una reunión para establecer redes de contactos, preséntate y menciona con qué compañía o especialidad te relacionas.
    • Si te encuentras con personas desconocidas o con los amigos de tus amigos en un contexto social, puedes decirles: "Hola, me llamo Ana. Soy amiga de Svetlana. ¿También te invitó ella a la fiesta?".
    • Si te encuentras con colegas de negocios, diles lo siguiente: "Hola, me llamo Pedro. Trabajo en el departamento de marketing. ¿En qué departamento trabajas tú?".
  4. Haz un cumplido. Generalmente, a las personas les encantan los cumplidos. Si quieres romper el hielo y hacer que alguien se sienta bien, hazle un cumplido. Siempre haz cumplidos sinceros y no falsos con el único objetivo de impresionar a alguien. Si quieres iniciar una conversación, puedes seguir con el cumplido de la siguiente manera: "Me encanta tu chaqueta. ¿Dónde la compraste?". También puedes decir algo como "Esa es una pintura genial. ¿Tú la pintaste?".
    • Aunque los cumplidos pueden ser agradables, también pueden volverse repulsivos cuando son demasiado frecuentes, demasiado repetitivos o excesivos. Haz solo un cumplido.
  5. Haz preguntas. Hacer una pregunta es una forma genial de integrarse en una conversación. Si eres nuevo en un gimnasio, pregunta dónde se encuentran los vestidores, dónde puedes encontrar una toalla o qué clase de ejercicio es el mejor. Si vas a comprar un regalo para alguien, pide la opinión de un extraño sobre un objeto. Incluso hacer pequeñas preguntas a personas que no conoces puede ayudarte a estimular tu confianza cuando hables con desconocidos. También puedes hacer preguntas para conocer mejor a alguien.
    • Algunas preguntas estándar que puedes hacer cuando conoces a alguien por primera vez son: "¿De dónde eres?","¿A qué te dedicas?","¿Qué estudias?" o "¿Qué haces para divertirte?".
    • Si necesitas más ayuda para hacer preguntas, lee el artículo Cómo hacer preguntas abiertas.
  6. Conéctate con la otra persona con algo que tengan en común. Existen varias cosas que pueden unir a los desconocidos, desde trabajar en la misma compañía, tener la misma dieta vegetariana, tener un perro o gato, hasta vivir en el mismo vecindario. Aprovecha estas similitudes y comienza una conversación. Conectarse con alguien que tenga cosas en común contigo se siente bien e incluso podrías hacer un nuevo amigo.
    • Si ves a una persona con un perro mientras paseas a tu perro, puedes detenerte y preguntarle sobre su perro. Con frecuencia, a las personas que aman a los animales les encanta conversar sobre sus mascotas y se relacionan con otras personas que tienen mascotas.
    • Probablemente notes que la otra persona usa una camiseta de la misma universidad a la que asistías o una sudadera que apoya a tu equipo deportivo favorito. Pregúntale algo como: "¿Cuándo asististe a la universidad?, ¿Qué estudiabas cuando estabas en la universidad? y ¿En qué actividades participabas mientras estudiabas?". ¡Existen varias cosas que pueden ayudarte a conectarte con los demás!

Mejorar las interacciones

  1. Imita las expresiones de los demás. Eso no significa que debas convertirte en un imitador, sino que debes prestar atención a las señales visuales que las personas proporcionan con respecto a cómo se sienten. Lee su lenguaje corporal para determinar si se sienten nerviosos, asustados, estresados o calmados. Lo más probable es que te des cuenta de que, al igual que tú, muchas personas se sienten incómodas cuando están rodeadas de desconocidos.
    • Una vez que comiences a prestar atención al lenguaje corporal de las demás personas, comenzarás a responderles adecuadamente según su estado de ánimo.
  2. Usa tu lenguaje corporal. Aunque es importante que leas las señales visuales de otras personas, también ten en cuenta las tuyas. Si te paras en una esquina mirando hacia abajo con los brazos cruzados, es poco probable que alguien se acerque para conversar contigo. Sin embargo, si sonríes, mantienes la cabeza erguida y tienes un lenguaje corporal amigable, las personas se sentirán más a gusto y se alegrarán de conversar contigo.
    • Mantén las manos sueltas sobre los muslos (si estás sentado) o cómodamente a los lados mientras estás de pie. Si mueves las manos de manera nerviosa, podrías lucir nervioso o aburrido. Si te sientes incómodo con tus manos o brazos, sostén una bebida o cualquier alimento que te sirvan.
    • Si vas a sentarte, no cruces las piernas ceñidamente pero no las mantengas demasiado separadas. Debes encontrar el "justo medio" de parecer accesible pero no desaliñado ni desinteresado. Si te comienzan a temblar las piernas, crúzalas cuidadosamente a la altura de los tobillos.
  3. Practica los límites. Practica vigilar los límites socialmente aceptables. Evita pararte demasiada cerca de las personas y hacer que las personas se sientan físicamente incómodas. Asimismo, vigila el intercambio en las conversaciones. No compartas demasiados detalles personales ni monopolices la conversación. Toma turnos para conversar y escuchar.
    • Si notas que hablas más que la otra persona en lugar de escucharla, comienza a hacerle preguntas abiertas para que la otra persona tenga la oportunidad de hablar.
    • No compartas demasiados detalles personales sobre tu vida. Aunque hacerlo puede ser agradable y gracioso con amigos, reserva los detalles personales como la extracción de una verruga, tu hermana "loca" y las dificultades de la vida para una conversación más apropiada.
  4. Admite tus sentimientos. A veces, admitir que te sientes nervioso puede romper el hielo. Si estás en una cita a ciegas y la conversación no fluye, di algo como "Siento mucho haber actuado de forma extraña, es solo que me siento muy nervioso en este momento". A veces hacerlo puede hacer que tanto tú como la otra persona se sientan más aliviados. Probablemente la otra persona diga: "¡Uf! ¡Qué bueno! ¡Me alegra no ser el único que está nervioso!".
    • Admitir tus propios sentimientos puede hacer que tú y la otra persona se sientan más cómodos o que la otra persona se sienta identificada contigo.
  5. Enfócate en todo menos en ti. Cuando te sientes incómodo, es común que enfoques toda tu atención en tus sentimientos de incomodidad, tu torpeza y comiences a ensimismarte. Cuando te sientas ensimismado en tu incomodidad, dirige tu atención hacia lo que te rodea. Presta atención al lugar en el que te encuentres, observa las personas que te rodeen y escucha las conversaciones de los demás. Si prestas atención a lo externo, podrás desconectarte de los pensamientos negativos.
  6. Trata de no rechazar una conversación. Si alguien comienza una conversación contigo, imagina que es uno de tus amigos. Dale una oportunidad a la interacción haciendo que la otra persona participe, haciéndole preguntas y mostrando interés. Si te sientes realmente incómodo, termina la conversación de la forma más inofensiva posible.
    • Si necesitas terminar una conversación, puedes hacerlo de la siguiente manera: "Gracias por conversar conmigo. Debo irme en este momento, pero quizá nos veamos después”. También puedes decir algo como "Aprecio tu tiempo. Adiós".

Cambiar cómo te sientes

  1. Desarrolla confianza en ti mismo. Sentirte cuando estás rodeado de otras personas también significa sentirte cómodo contigo mismo. Si te sientes inseguro contigo mismo, otras personas lo notarán en las interacciones sociales. Busca actividades que estimulen o desarrollen la confianza en ti mismo y ten en cuenta que puedes transferir esos sentimientos a tus interacciones sociales.
    • Quizá eres un excelente esquiador acuático, bailarín de ballet o constructor de modelos de autos. Si te sientes ansioso o incómodo, recurre a los sentimientos de confianza que otras actividades te proporcionan para ayudarte a sentirte cómodo.
  2. Habla contigo mismo de manera positiva. Si te sientes perdido en pensamientos negativos, como "Voy a hacer algo vergonzoso" o "No me voy a divertir", date cuenta de que estás albergando un pensamiento negativo y proporciona un argumento que lo contradiga. Puedes decir algo como "Probablemente me divierta mucho, así que me permitiré pasar un buen momento". También puedes decir: "Puedo trabajar en no sentirme incómodo practicando habilidades nuevas".
    • No evites los eventos sociales simplemente porque te sientas incómodo. Cada vez que te sientas indeciso sobre asistir a estos eventos, habla contigo mismo de manera positiva para animarte a ir. Piensa que se trata de una aventura que te obligará a salir más allá de tu zona de confort.
    • Recuerda que practicarás "habilidades" sociales, no talentos sociales. Date tiempo para adaptarte a hablar contigo mismo de una manera más positiva.
    • Posiblemente te des cuenta de que exageras las consecuencias futuras de manera negativa a través de pensamientos como "Esto será horrible" o "Apuesto a que nadie estará allí, estaré solo y me sentiré fuera de lugar". Sin embargo, debes aprender a ignorar estos pensamientos y volver a enfocarte en pensamientos más positivos.
  3. Evita basar tu valor en las reacciones de otras personas. A veces, te llevas bien con las personas y otras veces probablemente no. Si te das cuenta de que no te llevas bien con alguien, recuerda que es una circunstancia aislada y que no significa que seas extraño socialmente, que seas un mal conversador o que no les agrades a las personas. Si te preocupa las reacciones que puedas provocar en otras personas o que te juzguen, recuerda no dar demasiada importancia a las opiniones de los demás.
    • Ten el siguiente pensamiento: "Las opiniones de las personas no definen mi identidad. Tienen derecho a tener sus opiniones al igual que yo tengo las mías".
  4. Usa tu respiración. Si comienzas a sentirte ansioso cuando estás rodeado de personas desconocidas, conéctate con tu cuerpo, especialmente con tu respiración. Probablemente notes que tu respiración se acelere o se sienta más restringida. Calma tu mente calmando tu respiración.
    • Inhala profundamente, sostén el aliento durante unos cuantos segundos y deja que el aire salga de tu cuerpo lentamente. Repite el procedimiento si es necesario.
  5. Relájate. Aprende a identificar lo que ocasiona tu estrés y usa técnicas de relajación para calmarte. Este aspecto es especialmente importante cuando se acerca una situación social. Realizar técnicas de relajación, como la meditación y el yoga, puede hacer que te sientas calmado antes de conocer gente nueva.
    • Cuando notes que tu cuerpo se tense antes de un evento o reunión social, toma nota de tus sentimientos y aprende a relajar tu cuerpo. Presta atención a la tensión (quizá en tus hombros o cuello) y libérala conscientemente.
    • Ten técnicas específicas que puedas usar antes de salir a conocer a gente nueva. Si debes asistir a un evento importante del trabajo, medita un poco antes del evento o asiste a una clase de yoga con anticipación. Planea tu día para que puedas afrontar la situación con la mejor actitud posible.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página