Cómo digerir la comida más rápido

La digestión descompone la comida en partes más pequeñas, permitiendo a tu cuerpo aprovechar al máximo la energía y los nutrientes que contiene. Sin embargo, los distintos tipos de comida se descomponen de maneras diferentes, algunos más rápido que otros. Aunque el ritmo de la digestión depende mayormente de los mecanismos naturales del cuerpo, hay algunas medidas que puedes tomar para aumentar la velocidad y la calidad de tu digestión. Sigue leyendo para saber cómo digerir la comida más rápido.

Cambiar tu estilo de vida

  1. Haz ejercicios regularmente. El incremento de la actividad física hace que la comida continúe moviéndose a través del sistema digestivo. Esto puede aumentar la velocidad con que se digiere la comida y ayudar en el proceso digestivo en general.
    • Los ejercicios pueden prevenir el estreñimiento y aumentar la velocidad de la digestión disminuyendo la cantidad de tiempo que la comida permanece en el intestino grueso, limitando de esta manera la cantidad de agua que se absorben de las heces y que retornan al cuerpo.
    • El movimiento también ayuda a estimular las contracciones naturales del músculo liso en el tracto digestivo, acelerando la descomposición de la comida.
    • Sin embargo, es mejor esperar más o menos una hora antes de hacer ejercicios para permitir al suministro natural de sangre del cuerpo que se concentre en el sistema digestivo en vez de alimentar al corazón y a los otros músculos activos.
  2. Descansa. El sueño les da a los órganos digestivos el tiempo necesario para el descanso y la restauración, aumentando su capacidad de digerir la comida rápida y eficientemente. Hacer algunos cambios a tus hábitos de sueño proveerá beneficios muy amplios a la digestión.
    • No duermas inmediatamente después de comer, espera dos a tres horas para asegurarte de que tu cuerpo ha tenido el tiempo apropiado para digerir.
    • Trata de dormir sobre el lado izquierdo. Algunos estudios han demostrado que dormir sobre el lado izquierdo aumenta la capacidad digestiva.
  3. Bebe líquidos. Beber líquidos, especialmente agua o té, durante o después de una comida ayuda a la digestión. Los líquidos ayudan a tu cuerpo a descomponer la comida y el agua puede ayudar a hidratarte.
    • Estar hidratado es esencial para mantener los niveles apropiados de producción de saliva y de líquido en el estómago.
    • El agua también suaviza las heces, ayudando a prevenir el estreñimiento.
    • Adicionalmente, el agua es esencial para que tu cuerpo use efectivamente la fibra dietética, un componente importante de la digestión.

Comer alimentos que promueven la digestión

  1. Come alimentos con alto contenido de fibra. Los alimentos con alto contenido de fibra ayudan a la digestión de muchas maneras. Comer estos alimentos puede acelerar la digestión, reduciendo el estreñimiento y manteniendo la salud intestinal en general.
    • La fibra funciona absorbiendo el agua, añadiendo peso y masa a tus heces. Para que esto funcione, también es necesario que consumas la cantidad adecuada de agua (algunas veces debes aumentarla). De lo contrario, se puede producir el estreñimiento.
    • Al agregar masa a tus heces, estos alimentos con alto contenido de fibra regulan la digestión. También pueden ayudar a reducir los gases, el abotargamiento y la diarrea.
    • Algunos alimentos con alto contenido de fibra incluyen los productos de los granos enteros, las frutas, las verduras, las legumbres, las nueces y las semillas.
  2. Bebe yogur. El yogur es una buena fuente natural de probióticos y otros cultivos vivos que son esenciales para la digestión. Se cree que los beneficios del yogur en la digestión provienen de los siguientes efectos:
    • Estimula el desarrollo de la bacteria buena, debido a su producción natural de cultivos vivos.
    • Disminuye la duración de tiempo que toma la recuperación de las infecciones y reduce las respuestas del sistema inmunológico en las personas con el síndrome del colon irritable.
    • Acelera el tiempo que la comida tarda en viajar a través del intestino.
  3. Come jengibre. El jengibre se ha consumido por miles de años como una ayuda para la digestión, y su popularidad ha continuado hasta la actualidad. Se cree que el jengibre estimula la liberación de enzimas en el tracto digestivo, las cuales incrementan la eficiencia y la facilidad de la digestión.
    • Se ha demostrado que el jengibre aumenta las contracciones musculares en el estómago, ayudando a mover el alimento hasta la parte superior del intestino delgado más rápidamente.
  4. Elige los alimentos bajos en grasa y evita los alimentos fritos y grasosos. Los alimentos con alto contenido de grasa y las frituras pueden causar el reflujo ácido y la acidez estomacal debido a que superan la capacidad del estómago para descomponer apropiadamente su contenido.
    • Estos alimentos son difíciles de digerir para tu estómago y ralentizan el proceso digestivo entero.
    • Los ejemplos de alimentos fritos y con alto contenido de grasa son las carnes procesadas, las papas fritas, el helado, la mantequilla y el queso.
  5. Escoge los alimentos suaves y evita la comida picante. La comida picante puede irritar la garganta y el esófago, conduciendo al reflujo ácido y a la acidez estomacal. Adicionalmente, estos alimentos pueden afectar el tracto gastrointestinal, ralentizando la digestión, causando diarrea y otras enfermedades digestivas.
  6. Limita tu consumo de productos lácteos o evítalos. El yogur, en general, ayuda a las personas. Sin embargo, si tienes algún síntoma de intolerancia a la lactosa, debes evitar el yogur junto con los otros productos lácteos. Aunque el mecanismo preciso que hace que los productos lácteos causen la indigestión y el estreñimiento es desconocido, definitivamente puede dificultar el proceso digestivo. La intolerancia a la lactosa puede causar abotargamiento, gases e indigestión, los cuales pueden ser el resultado de una digestión ralentizada o alterada.
  7. Limita tu consumo de carne roja o evítala. La carne roja puede estreñirte e impedir los movimientos intestinales regulares que son necesarios para una digestión veloz. Hay una variedad de razones para los efectos negativos de la carne roja en la digestión.
    • La carne roja tiene un alto contenido de grasa, así que el cuerpo se demora más para procesarla.
    • La carne roja tiene un alto contenido de hierro, lo que puede conducir al estreñimiento.

Cambiar tus hábitos alimenticios

  1. Come comidas pequeñas y frecuentes a lo largo del día. En vez de sobrecargar tu sistema digestivo con una comida abundante, come comidas más pequeñas a lo largo del día para acelerar tu digestión. Trata de comer 4 a 5 comidas uniformemente espaciadas a lo largo del día. Trata de comer cada tres horas para prevenir el hambre excesiva.
  2. Opta por alimentos enteros en lugar de procesados. Los alimentos altamente procesados son más difíciles de digerir para tu cuerpo. En vez de eso, escoge los alimentos enteros que no están llenos de conservantes, aditivos y otros productos químicos. Come frutas, verduras, arroz integral, pasta de trigo entero, frijoles, nueces, semillas y otros alimentos enteros a lo largo del día para facilitar el proceso digestivo y hacerlo más eficiente.
  3. Mastica bien tu comida. Masticar activa el motor del tren digestivo, pero no se suele hacer mucho énfasis en el tema. Masticar apropiadamente multiplica la superficie de las partículas de comida muchas veces y permite que las enzimas accedan a una mayor parte del alimento que has ingerido. La exposición de grandes superficies de comida a tu saliva es una buena forma de empezar a lograr una digestión eficiente y fluida.

Usar suplementos

  1. Considera la posibilidad de tomar suplementos probióticos. Los probióticos son bacterias que ayudan a mantener el equilibrio natural de los microorganismos en los intestinos. Hay algunos indicios de que consumir probióticos adicionales en la forma de suplementos puede ayudar a la digestión al reforzar la cantidad de bacterias beneficiosas que se encuentran en los intestinos. Los probióticos también están en diferentes tipos de alimentos, así que si prefieres no tomar un suplemento, puedes obtener los beneficios de los probióticos incorporando alimentos probióticos a tu dieta.
    • Debido a que la Administración de Medicamentos y Alimentos no regula los suplementos probióticos como medicamentos, hay ciertas cosas que debes identificar cuando escojas un suplemento probiótico. Asegúrate de que puedas encontrar la siguiente información en la etiqueta:
      • el género, la especie y la cepa del probiótico (como Lactobacillus rhamnosus GG)
      • el número de los organismos que estarán vivos en la fecha de uso
      • la dosis
      • el nombre de la empresa y la información de contacto
    • Los tipos de las distintas cepas de probióticos en el suplemento son muy importantes. Algunas personas reaccionan a ciertas cepas de bacterias mejor que a otras. Por esta razón, debes escoger un probiótico con varias cepas.
  2. Toma suplementos de enzimas digestivas. Las enzimas digestivas de venta libre pueden ayudar en la digestión suplementando las enzimas que el cuerpo produce naturalmente. Las enzimas descomponen la comida en sus partes componentes, permitiendo al cuerpo absorberla más fácilmente. Si estas enzimas son efectivas, pueden ayudar en la eficiencia y la velocidad del proceso digestivo.
    • Hay cuatro glándulas del cuerpo humano que crean las enzimas digestivas (principalmente el páncreas).
    • Aunque algunos especialistas de la salud y productores de suplementos nutricionales defienden los beneficios de los suplementos de enzimas, muchos doctores opinan que se deben hacer más estudios para determinar sus efectos potenciales.
    • Algunos suplementos comúnmente vendidos son:
      • La lipasa. La lipasa ayuda en la digestión y en la absorción de la grasa.
      • La papaína. Se dice que la papaína es útil en la digestión de las proteínas.
      • La lactasa. La lactasa ayuda en la digestión de la lactosa, la proteína que se encuentra en los productos lácteos. Las personas que tienen niveles naturalmente bajos de lactasa son las que tienen intolerancia a la lactosa.
  3. Toma bíter. El bíter es una tintura (a menudo alcohólica) derivada de una variedad de hierbas, cortezas y raíces que se cree que ayudan a la digestión. El alcohol puede actuar como un disolvente para el extracto botánico y ayudar a preservarlo. Tomar bíter antes, después o durante una comida puede ayudar a acelerar la digestión. Sin embargo, no se ha probado que el bíter tenga un efecto positivo en la digestión y ha habido un estudio muy limitado acerca de su eficacia.

Consejos

  • Evita sentarte por un periodo largo de tiempo después de las comidas pesadas, ya que reduce los procesos metabólicos.
  • Prueba los suplementos del aceite de menta. Algunos estudios sugieren que las cápsulas de aceite de menta pueden mejorar la digestión, pero no hay pruebas concluyentes que apoyen estas afirmaciones.

Advertencias

  • No hagas ejercicios intensamente después de comer, ya que pueden conducir a calambres y otras sensaciones desagradables.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página