Cómo vivir dentro de tus posibilidades

En momentos turbulentos como éstos, equilibrar nuestro presupuesto puede ser todo un desafío. Ya seas quien trae el pan a casa o un estudiante arruinado, es probable que te encuentres en momentos en los que tienes que luchar para llegar a fin de mes. Siguiendo algunos pasos simples, deberías poder equilibrar tu presupuesto durante momentos difíciles.

Pasos

  1. Crea una lista de cosas esenciales. Esto incluye cosas como las facturas, la lista de la compra y la ropa.
  2. Estima tus ingresos. Esto probablemente funcionará mejor si empleas los ingresos mensuales.  Si percibes un salario, esto te resultará muy fácil. Sin embargo, si trabajas a media jornada, estás desempleado o eres dependiente, esto puede ser un poco más difícil. La mejor ruta es tomar tus ingresos mensuales o tu presupuesto de tus últimos 3 meses y obtener la media. Aunque no sea exacto, probablemente se acercará lo suficiente para que puedas hacerte una idea de cuánto tendrás que apretarte el cinturón.
  3. Apunta todos tus gastos. Para hacer esto, apunta todo lo que has comprado, gastado y dónde realizaste estos gastos. No tiene que estar extremadamente detallado. Con “$100 en la compra en el Wal-Mart” será suficiente. De nuevo, esto será mejor hacerlo desde un punto de vista mensual.
  4. Compara tus ingresos con tus gastos y observa cuál es el resultado. Si estás en números verdes, quiere decir que lo estás haciendo bien. De lo contrario vuelve al paso número 5.   
  5. Evalúa tus gastos. ¡Averigua a dónde se va tu dinero! Comienza por categorizar tus compras. Haz una sola categoría de “Cosas esenciales”. El resto de las categorías dependerá de tus preferencias. Por ejemplo, una categoría podría ser “Comer fuera”. Una vez que hayas hecho esto, añade las compras en sus categorías y crea un total de la categoría.
  6. Corta lo superfluo. Lo más probable es que tengas más de una categoría aparte de “Cosas esenciales”, que parece que se lleva una buena parte de tus ingresos. Averigua qué puedes eliminar. Por ejemplo, si observas nueve o diez gastos en el Starbucks en la categoría de “Comer fuera”, intenta reducir tus visitas a tres o cuatro. Esto podrían suponer $25 fáciles. Continúa eliminando los gastos innecesario hasta que tus ingresos se ajusten a tus gastos.

Consejos

  • No te pases con los recortes. Trabajas muy duro y tienes derecho a disfrutar de tu dinero. Si no te das un capricho de vez en cuando, te será más difícil mantener tu presupuesto.
  • Si eres capaz de reducir tus gastos de forma significativa, guarda lo que ahorres para cuando se presente una emergencia.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página