Cómo sobrevivir el Viernes Negro

Llamado así por el día en que las tiendas y vendedores empiezan a “estar en negro” (generar ganancias), el Viernes Negro es el día siguiente al Día de Acción de Gracias. Es conocido por sus frustrantes e interminables colas, la masiva asistencia del público y mercadería limitada con descuentos. Pero a pesar de esto, es un acontecimiento que genera mucha expectativa para los compradores debido a que pueden encontrar descuentos increíbles y precios realmente bajos en productos cuyos precios normalmente son bastante altos. Aquí encontrarás algunas sugerencias para sobrevivir el Viernes Negro.

Pasos

  1. Debes saber qué es lo que quieres comprar antes de salir. Si no tienes idea de qué es lo que quieres, cuestiona seriamente tu propósito de unirte a las multitudes. Sin un plan, será tentador gastar dinero que no necesariamente tienes en cosas que no necesitas y la experiencia estará cargada de agotamiento, compras impulsivas y posiblemente sentimiento de culpa. Es mucho mejor tener un plan en mente, de otra forma, mejor usa este día constructivamente tomando un descanso o yendo a ver una película.
    • Si vas a comprar regalos para Navidad, escribe una lista de las personas a las que les vayas a comprar regalos. De esta manera, puedes llevar un registro de quién recibe qué, creando un método organizado para tus compras que te ayudará a no duplicar los regalos u olvidarte de alguien. Decide quién recibirá tal o cual regalo.
    • Si vas a comprar cosas para ti o tu hogar, nuevamente, escribe una lista. Si vas a comprar ropa, especifica qué tipo de ropa en vez de pensar “Compraré cualquier prenda que tenga un precio razonable”. Si quieres un par de vaqueros, pijamas nuevos y medias nuevas, escribe estas cosas. Cualquier otra cosa es accesoria. Lo mismo aplica para artículos para el hogar: evita dar vueltas con la esperanza de agregar cosas a tu cocina u otras áreas de tu casa. Piensa qué falta, está roto o pasado de moda que puedas agregar o mejorar en tu casa en lugar de comprar artefactos con los que no sabrás que hacer.
    • Planifica tu presupuesto. Si estás ajustado de dinero, hacer un presupuesto es esencial. Aún cuando no estés ajustado, un presupuesto te ayudará a controlar las compras impulsivas y a limitar la tentación de comprar algo sólo porque piensas que a alguien más “le podría gustar”. Decide cuánto dinero tienes para gastar y limítate a esa cantidad.
  2. Planea tu estrategia de compras con la precisión con la que un general planea una batalla. No solo la lista y el presupuesto son importantes, lo son también los métodos que planeas adoptar cuando vayas por los remates. La planificación del tiempo lo es todo para conseguir ofertas limitadas, así que lo primero que debes tomar en cuenta es la hora a la que piensas llegar. Será mejor que vayas temprano si es que tienes los ojos puestos en algún producto que sabes que se agotará rápidamente. Si tienes mucho entusiasmo, piensa en acampar.
    • Encuentra tus ofertas. Junta los anuncios en el periódico, circulares y paquetes de cupones que mencionen descuentos del Viernes Negro. Debes saber qué está en oferta, quién lo vende y durante qué periodo de tiempo estarán en oferta esos productos. Algunas tiendas tienen ofertas de Viernes Negro durante todo el día, otras sólo las ofrecen por unas pocas horas.
    • Desarrolla un plan de ataque dibujando un mapa de los lugares que vas a visitar en un orden particular. Es bueno saber qué tiendas necesitas visitar primero, preferiblemente las que tengan los productos o regalos más importantes de tu lista. Asegúrate de marcar claramente aquellas tiendas que tienen ofertas sólo en determinados horarios y resalta los horarios.
    • Organiza tu transporte. Recuerda que los estacionamientos estarán congestionados y la lucha por conseguir un espacio puede comenzar muy temprano. ¿Existen otras soluciones aparte de llevar tu auto? Tal vez alguien puede llevarte y recogerte más tarde. ¿Puedes utilizar el transporte público? También puedes quedarte con un amigo que viva cerca de las tiendas y llevar tus compras a su casa antes de regresar por más.
  3. Piensa lateralmente. Es buena idea pensar en artículos alternativos que puedan sustituir aquellos que buscas pero que ya se agotaron. Las probabilidades de que no siempre encuentres los artículos que planeabas comprar son un poco altas, especialmente con artículos populares. Busca en los catálogos los productos alternativos menos populares incluyendo alternativas de regalos si eso es lo que estás buscando.
  4. Lleva contigo cualquier cosa que pueda ayudarte. Aunque es importante no cargar muchas cosas, algunas que pueden beneficiarte incluyen: un reloj para saber la hora, un teléfono celular para mantenerte en contacto con familiares y amigos que también estén de compras y bolsas para llevar tus compras. Aunque las tiendas te darán bolsas, es una buena idea llevar contigo bolsas más fuertes, especialmente si planeas cargar tus compras por un rato antes de guardarlas en el auto o donde sea.
    • ¡Asegúrate de traer tu dinero! Revisa dos veces antes de salir de tu casa para asegurarte que llevas tarjetas, efectivo y vales que vayas a necesitar.
    • Revisa que tengas tus cupones de descuento y catálogos especiales.
    • Lo más importante de todo, asegúrate de traer contigo la lista y un lápiz o lapicero. Encuentra un lugar fácil y seguro para llevarla, de manera que puedas sacarla frecuentemente para seguirla y marcar las cosas que ya compraste.
  5. Asegúrate de tener suficiente energía. Planea incluir comidas y meriendas en tu día de compras. Es fácil olvidarse de comer con el apuro por conseguir las ofertas, pero no reponer la energía que gastas te hará sentir cansado e irritable y más propenso a descargarte con los demás clientes cuando se lleven la última oferta limitada en tus narices.
    • Visita tus locales de comida favoritos para comprar agua, jugos y meriendas saludables como ensaladas, sándwiches, enrollados, vegetales al vapor o carnes rostizadas. Dado que es un día después del Día de Acción de Gracias, no abuses de las comidas rápidas y trata de evitarlas si es posible.
    • Los alimentos grasosos y azucarados te harán sentir energizado temporalmente y luego sufrirás una gran recaída, lo que puede malograr tu día de compras.
  6. Planifica descansos. Apresurarse todo el tiempo agota aún al comprador más apasionado. Así como debes asegurarte de comer de forma apropiada durante el día, planea también algunos tiempos de descanso para respirar tranquilo y recuperar tu sentido del humor para evitar que el Viernes Negro se convierta en el Viernes Negro del Mal Humor.
    • Lee “Cómo permanecer calmado cuando estás haciendo compras en el centro comercial” (“How to stay peaceful when mall shopping”) para más consejos si vas de compras a un centro comercial.
  7. ¡Ve a las tiendas! Ya hiciste el planeamiento y tienes tu mapa. Ve hacia adelante con confianza.
    • Evita dormir de más. Definitivamente, el ave tempranera conseguirá el gusano en este día. La mayoría de personas están despiertas y fuera de sus casas antes del amanecer. Muchas tiendas abren más temprano de lo normal. No creas que puedas dormir hasta las 11:00 am y conseguir esos zapatos Manolo con 50% de descuento, ¡estos se habrán agotado antes de las 7:00 am!
    • Prepárate para el reto y luce determinado y confiado. No puedes actuar con debilidad y pensar que tendrás oportunidad contra los otros compradores en este día; mantente firme y educado si alguien te empuja y toma tu lugar en la cola. Ten cuidado, algunas personas darán codazos, patearán, pellizcarán o harán lo que sea para conseguir la última oferta limitada, así que escoge tus batallas sabiamente. Son compras después de todo, no es una elección de vida o muerte. Si no estás conforme con el comportamiento de la gente, no abuses de tu suerte porque las ofertas no justifican los golpes.
    • No dejes tu canasta desatendida. Cuando veas un artículo que quieres, no lo sueltes para nada; dejarlo en una canasta desatendida será mucha tentación para algunos y las cosas “desaparecerán” en cuanto les das la espalda.
    • Si puedes, evita las colas para artículos reservados. Permanecerás en ellas durante todo el día y te perderás de las cosas buenas en otras tiendas. Además, he escuchado más de una historia en la que los artículos reservados no aparecen o son difíciles de encontrar cuando llega el momento de recoger tu pedido. Si no lo puedes evitar en esta temporada de compras, es algo para tener en cuenta para el próximo año.
  8. Mantén la cordura. Sé objetivo de vez en cuando si te empiezas a sentir muy molesto. Sólo son compras, amigos, nada más que compras. Es consumismo en su mejor expresión (o peor, dependiendo de tu punto de vista), y mientras participes en él de forma considerada y ordenada, puede darte beneficios. Comportarte como si fuera una carrera contra la muerte no es civilizado ni sensato. Si te sientes fastidiado, cansado o enojado con otros compradores, o a punto de agredir verbal o físicamente a alguien, tu cuerpo te está diciendo que es hora de irte a casa. Olvida las ofertas, cuídate a ti mismo y a tu familia primero.
    • Si te molesta toda la idea de comprar maniáticamente durante los remates, entonces participa del “Buy Nothing Day” (“Día de no comprar nada”). ¡No es sin razón que se celebre en el mismo día que la locura de las compras del Viernes Negro se apodera de gran parte de la población!

Consejos

  • Trata de ahorrar una pequeña cantidad de dinero mensualmente para este día en especial.
  • Decide qué quieres comprar desde la noche anterior. Debes saber que quieres comprar antes de entrar a las tiendas, ya que una vez adentro no cuentas con mucho tiempo para tomar una decisión. Para el momento que lo hagas, ya no encontrarás nada.
  • Trata de mantenerte alerta sobre las ofertas. Puedes encontrar precios increíbles y cosas geniales sin haberlo planificado.
  • Pregúntale a alguien que no vaya a ir a de compras si te puede llevar en vez de gastar tiempo encontrando un estacionamiento.
  • Evita socializar. Imagínate que te encuentras con alguien que no ves desde la secundaria. Es genial verlo y quieres alardear sobre lo increíble que te está yendo en la vida, cómo te sacaron los frenillos y cómo perdiste 10 kg. Este no es el momento de hacerlo. Tienes trabajo que hacer y cosas que comprar. Detente rápidamente y pídele su número de teléfono; guárdalo para después de las ofertas o inclusive puedes decirle amablemente para encontrarse un par de horas después porque tu oferta está por expirar.
  • Revisa los periódicos o en la web para encontrar las mejores ofertas y las horas de apertura de las tiendas.

Cosas que necesitarás

  • Recuerda traer tu lista, tu dinero y siempre es útil ir con algún compañero que pueda vigilar tu canasta si necesitas hacer alguna otra cosa por unos momentos.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página