Cómo cuidar un cactus navideño

El cactus de Navidad es una bonita planta (conocida también por su nombre científico, Schlumbergera o Zygocactus) que suele florecer en Navidad, como era de esperar, y a veces también en Pascua, si recibe los cuidados necesarios. Un mes antes de la llegada de la Navidad podrás ver cómo empiezan a brotar las primeras hojas. Las hojas se irán oscureciendo a medida que pasen los días, hasta que aparezcan los primeros capullos. En Navidad, como por arte de magia, los capullos se abrirán descubriendo unas hermosas flores que aportarán un toque de color y de calidez al hogar durante las vacaciones.

Elegir el lugar, la tierra y preparar todo para plantar el cactus

  1. Asegúrate de que el cactus de Navidad reciba luz natural, pero de forma indirecta. Coloca la planta en una zona en la que reciba luz natural (por ejemplo, cerca de una ventana) sin quedar expuesta directamente al sol, ya que el exceso de calor y de luz podría dificultar su crecimiento y secar las hojas. También debes mantener el cactus lejos de cualquier corriente de aire, de la calefacción, de la chimenea y de cualquier fuente de aire caliente.
    • Traslada la planta de interior al exterior, a una zona con sombra, durante el verano. Es mejor mantener una temperatura ambiente media, de 18-20 ºC (65-75 ºF). Dicho esto, la temperatura nocturna fresca puede ser favorable para iniciar el florecimiento del cactus. En la última sección hablaremos al detalle sobre provocar el florecimiento.
    • Si se trata de una ventana que da al norte o al este, no tendrás que preocuparte por la luz, pero si da al sur o al oeste, deberás filtrar la luz entrante con cortinas traslúcidas o con algún otro elemento que cumpla la misma función.
  2. Utiliza una fuente adicional de humedad para la planta si vives en una zona de clima seco. Coloca una bandeja con agua cerca de la planta para que, cuando se evapore humedezca el ambiente. Otra alternativa consiste en hacer una bandeja de humedad colocando la maceta sobre un platillo de material impermeable con gravilla y lleno de agua hasta la mitad.
    • El porcentaje perfecto de humedad está entre el 50 y el 60%. Si el porcentaje de humedad en tu zona se encuentra dentro de este rango, no tendrás que hacer nada.
  3. Utiliza un recipiente y un tipo de tierra con buen drenaje. Para el recipiente, puedes comprar cualquier maceta barata en el vivero, o una maceta especial para orquídeas (tipo cesta de plástico). Combina la maceta con otra que retenga el agua y en la que quepa la cesta. Después, coloca unas cuantas piedras medianas dentro del recipiente interior (la cesta), de forma que el fondo quede cubierto con una capa de unos 2,5 cm (1 pulgada).
    • Utiliza una mezcla de 3 partes de tierra para macetas con 1 parte de arena para llenar la maceta. Otra alternativa es mezclar una parte de tierra para macetas con dos partes de turba o de compost y una parte de arena de roca o perlita. Elijas la mezcla que elijas, vierte 5 cm (2 pulgadas) de agua a temperatura ambiente en el recipiente exterior y coloca la cesta dentro. Después de unas 12 horas, elimina cualquier resto de agua que quede. Repite la operación siempre que la planta necesite agua; la frecuencia adecuada variará según las condiciones ambientales. Controla el nivel de humedad aportándole algo de agua y reajustando la cantidad según sea necesario.
  4. Añade fertilizante para favorecer el crecimiento de la planta. Las plantas que se encuentran en fase de crecimiento deben recibir algún fertilizante específico para plantas caseras. Es mejor aplicarlo una vez que la planta tenga unas 2 o 3 semanas. Sigue las indicaciones del fabricante para saber cuánto fertilizante debes suministrarle a la planta y con qué frecuencia.
    • Fertilizar la planta es importante para mantenerla en buenas condiciones; las zonas de intersección entre tallos son frágiles y pueden quebrarse si el cactus no está sano. Por lo general, es aconsejable fertilizarlo 2-4 veces al año con un producto 20-20-20, pero debes parar de hacerlo un mes antes de que empiecen a aparecer capullos (esto suele ocurrir a final de octubre).

Regar el cactus de Navidad

  1. Riega el cactus de Navidad con cuidado. Cuidar esta planta puede ser complicado, ya que debes evitar tanto regarle en exceso como privarla de la cantidad mínima de agua necesaria:
    • El cactus de Navidad es un cactus tropical, no desértico. A diferencia de la mayoría de los cactus originarios del desierto, esta variedad no tolera la sequedad total de la tierra. Si la tierra se seca demasiado, los capullos con flor se caerán, y la planta se marchitará. Toca la tierra con los dedos; si está seca, es hora de regarla.
    • Regar el cactus en exceso hará que aparezcan manchas de podredumbre blanca en las hojas, que acabarán cayéndose. La tierra debe estar uniformemente húmeda para conseguir un crecimiento óptimo de la planta. La regla de oro es: "es mejor la escasez que el exceso de agua".
    • Cuando riegues la planta, hazlo generosamente. Antes de volver a regar la planta, comprueba que los 2,5 cm (1 pulgada) superiores de tierra se hayan secado lo suficiente. Pulveriza con agua las hojas además de regar la tierra.
  2. Cambia la frecuencia de riego cada estación. Riega el cactus en función de las condiciones ambientales y de la época del año. Un buen método consiste en regar el cactus siguiendo estas indicaciones:
    • Clima seco, exterior: riégalo cada dos o tres días cuando en las épocas cálidas y soleadas.
    • Húmedo, fresco o interior: riégalo una vez a la semana.
    • Durante los meses de otoño y de invierno, debes regar las plantas con menos frecuencia para favorecer su florecimiento.
  3. Para de regar los cactus en octubre. Una vez que llegue octubre, podrás dejar de regar. Puedes volver a regar los cactus con solo un poco de agua en noviembre. Si el clima es seco en tu zona, puedes colocar la maceta sobre una bandeja con guijarros húmedos. Todas estas indicaciones son para conseguir que el cactus florezca en Navidad.
    • El único momento en que debes dejar de regar (aparte del otoño) es justo después de que la planta florezca. En dicho momento, para de regar durante unas 6 semanas para permitir que el cactus descanse. Aún quedan nuevos brotes por aparecer, y cuando lo hagan tendrás que volver a regar la planta.
  4. Ten cuidado con la caída de capullos. Una de las cosas más frustrantes que pueden pasarle a tu cactus de Navidad es que después de que los capullos se hayan desarrollado empiecen a caerse. La caída de capullos puede deberse a distintos motivos. Normalmente, la causa es el exceso de riego, pero también se puede deber a la falta de humedad o a la escasez de luz natural.
    • Si esto empieza a ocurrir, riega la planta con menos frecuencia y añade un poco de fertilizante a la tierra. Trasládala a una zona alejada de cualquier calefactor o corriente de aire y en la que reciba bastante luz natural.

Conseguir que el cactus florezca en el momento oportuno

  1. Consigue que la planta florezca para las vacaciones de Navidad disminuyendo la temperatura. La clave para conseguir que el cactus de Navidad florezca durante las vacaciones consiste en colocarlo en un lugar con suficiente luz natural y a la temperatura adecuada y en aportarle la cantidad justa de agua. Si modulas todos estos factores por ti mismo, podrás conseguir que el cactus florezca en el momento que quieras.
    • Dado que esta planta es termofotoperiódica, producirá capullos cuando la duración del día sea equivalente a la de la noche y la temperatura se mantenga entre los 10 y los 15.6 ºC (50-60 ºF) durante varias semanas. Si la temperatura baja más, la planta no llegará a florecer.
    • Desde el comienzo de septiembre hasta final de octubre, los cactus de Navidad se deben mantener en una habitación fresca donde la temperatura ronde los 10-12 ºC (50-55 ºF). No expongas la planta a temperaturas excesivamente bajas. Los cactus de Navidad deberán florecer durante las vacaciones si se comienza con el tratamiento de frío a partir de noviembre, como muy tarde.
  2. Mantén la planta en una habitación oscura durante la noche. Durante los meses de otoño, los cactus de Navidad deben permanecer en un lugar en el que reciban luz natural sin quedar directamente expuestos al sol durante el día y en el que se queden totalmente a oscuras durante la noche; deberán pasar largos periodos ininterrumpidos en la oscuridad (alrededor de 12 horas diarias).
    • Empieza con el tratamiento de oscuridad a mitad de octubre para asegurarte de que las plantas hayan empezado a florecer al comienzo de las vacaciones. Coloca las plantas en un lugar oscuro durante 12 horas como mínimo cada noche y sigue haciéndolo a lo largo de 6-8 semanas o hasta que veas que aparecen los primeros capullos. Un armario o un cuarto de baño inutilizado son lugares perfectos.
    • Presta mucha atención al riego durante este periodo. Reduce ligeramente la frecuencia de riego y la cantidad de agua. No empapes la tierra después de un periodo de sequía; limítate a hidratar unos cuantos centímetros de la capa superficial, ya que los capullos, las flores e incluso las hojas podrían empezar a caerse si se saturan las raíces repentinamente.
  3. Cuando veas que empiezan a formarse los primeros capullos, aumenta la cantidad de luz natural y de humedad. El periodo de oscuridad habrá terminado cuando la planta empiece a florecer. En este punto, deberás aumentar el aporte de humedad ambiental, de luz natural y de agua (no demasiado, por supuesto), e incrementar la temperatura. En otras palabras: sigue las mismas indicaciones que unos meses atrás.
    • Si los capullos se forman antes de tiempo, puedes bajar la temperatura para engañarlos. Cuando estés listo, aumenta la temperatura y reanudarán el proceso de crecimiento.

Cuidar el cactus después de que florezca

  1. Poda los cactus de Navidad un mes después de que florezcan. Esto ayudará a que la planta se expanda al crecer, especialmente después de haberle permitido un periodo de inactividad. Su aspecto no será el mejor una vez que se eliminen las flores. Hay quien prefiere esperar a podar el cactus en marzo, cuando empiezan a aparecer los nuevos brotes.
    • Como hemos mencionado antes, después de que la planta florezca, debes parar de regarla durante 30 días. Cuando veas que aparecen nuevos brotes, podrás comenzar a regarla otra vez.
  2. Corta secciones del tallo en forma de Y para seguir plantando cactus. Cada sección debe comprender dos o tres segmentos unidos. Deja que cada sección se seque durante unas cuantas horas antes de colocarla en una maceta de unos 7,5 cm (3 pulgadas) con tierra, como la planta progenitora. Planta la mitad inferior del segmento y riégalo con moderación para evitar que se pudra.
    • Trata los esquejes como plantas maduras. En unas 4-6 semanas, los esquejes deberían haber echado raíces y empezado a producir nuevos brotes. Los esquejes crecen rápido, por lo que en dos o tres semanas pueden empezar a producir brotes. Puedes añadir fertilizante cuando haya aparecido un nuevo segmento.
  3. Cambia la planta de maceta y renueva la tierra cada 2-3 años. Lo normal es que la planta crezca sin problema durante un par de años, a no ser que el sistema de raíces se dañe o contraiga alguna enfermedad. Por lo demás, no necesitarás cambiar la maceta hasta que las raíces no hayan ocupado todo el espacio, o hasta que la tierra no haya agotado por completo sus nutrientes. La mayoría de la gente hace el cambio en primavera.
    • Cuando replantes o cambies de maceta el cactus de Navidad, utiliza tierra fresca y nueva. Merece la pena gastar unos cuantos dólares más en tierra, ya que la planta probablemente permanecerá en esa misma maceta durante mucho tiempo. El cactus es un ser vivo como tú, así que se merece lo mejor.
    • El momento más adecuado para cambiar la tierra y la maceta es entre febrero y abril, una vez cada tres años aproximadamente. Solo debes asegurarte de no usar nunca una maceta demasiado grande; los cactus de Navidad crecen mejor con el espacio justo.

Consejos

  • Asegúrate de girar las plantas cambiando su posición regularmente para favorecer su crecimiento. Si no lo haces, el cactus producirá flores abundantes por unas zonas y ninguna o casi ningunas por otras.
  • El cactus solo crecerá dentro de la circunferencia de la maceta. Si quieres que alcance un tamaño mayor, tendrás que trasplantarlo a una maceta más ancha.
  • El cactus de Navidad es una planta preciosa que puede florecer un año tras otro; podrás conservarlo una vez que hayan pasado las vacaciones de Navidad. Puede que, incluso, llegue a pasar de generación en generación durante muchos años.
  • Lo fundamental para que el cactus florezca es que el clima sea especialmente frío en Navidad. Si vives en el hemisferio sur, puede que te resulte más difícil encontrar esta planta en Navidad, la cual requerirá ciertas condiciones específicas para florecer durante las vacaciones. Probablemente lo tengas más fácil para conseguir que florezca durante los meses más fríos del año.

Advertencias

  • El centro de control de envenenamiento de animales de la ASPCA ("Sociedad americana para la prevención de la crueldad hacia los animales") ha comprobado que los cactus de Naividad no son tóxicos para los perros ni para los gatos.
  • El cactus de Navidad nunca debe colocarse cerca de una puerta se abra y se cierre abatiéndose hacia fuera. Del mismo modo, debes mantenerlo alejado de las fuentes de calor, del fuego y de las corrientes de aire.
  • Cualquier cambio repentino en la temperatura, la luz y la cantidad de agua suministrada al cactus de Navidad lo dañará. Las corrientes de aire y las temperaturas extremas pueden hacer que los capullos de las flores se caigan antes de abrirse. Introduce cualquier cambio de forma gradual.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página