Cómo hacer un día de spa en tu casa

Hacer un día de spa en casa puede ser tan relajante y embellecedor como un día en algún lugar caro. Elige un día en el que no tengas ningún tipo de interrupciones, apaga el celular y enciende unas cuantas velas para preparar la escena. Luego toma un baño largo y caliente, hazte un tratamiento facial y completa el día con una manicura o pedicura.

Tomar un baño reconstituyente

  1. Toma un baño caliente. Llena la tina con agua a la temperatura correcta, ya sea que te guste muy caliente o simplemente un poco tibia. Mientras se llena la tina, baja las luces y enciende unas cuantas velas. Además, puedes relajarte aún más, haciendo algunas de tus cosas favoritas. Por ejemplo:
    • Sírvete una copa de vino o haz una taza de té para disfrutarlo mientras te sumerges en la tina. Si eres menor, puedes servirte un vaso de chocolate caliente, jugo de manzana, jugo de uva, jugo de frutas ¡o simplemente un poco de agua!
    • Pon tu música favorita.
    • Enciende un poco de incienso.
    • Prepara una toalla o bata esponjosa.
  2. Agrégale sales de baño, aceites esenciales y otros ingredientes al agua. Esta es una forma excelente de mejorar el baño y también te dará los beneficios de la aromaterapia. No tienes que limitarte a las sales de baño. Puedes agregar burbujas, aceites, perlas, bombas de baño y cualquier otra cosa que te ayude a relajarte.
    • Si quieres, puedes agregarle leche y avena molida al baño, ya que estos ingredientes tienen un efecto hidratante y son excelentes para la piel seca.
    • O trata de agregarle aceite de almendras, aceite de jojoba o incluso una cucharada de aceite de coco. Saldrás del baño con la piel tan suave como la de un bebé.
  3. Prueba una mascarilla para la piel. En un spa, te pueden ofrecen una mascarilla de algas o una mascarilla de barro. La primera no es fácil de hacer en casa, pero sí puedes hacer fácilmente una mascarilla de “barro” con arcilla cosmética. Después de dejarla reposar en la piel durante unos minutos, enjuágala. Deja la piel fresca y suave.
    • Mezcla ½ taza de arcilla cosmética y 2 cucharadas (27 ml) de agua para hacer una pasta espesa.
    • Frótala en los brazos, las piernas y el torso.
    • Deja que se seque mientras se llena la tina.
    • Enjuágala al sumergirte en la tina.
  4. Masajea los músculos doloridos al sumergirte. Con todo el trabajo duro que tienes entre los días de spa, es posible que sientas dolor en la espalda, las piernas, los brazos o el cuello. Tómate un tiempo para masajear los músculos con los dedos para relajarte en el agua tibia.
  5. Exfóliate la piel. Usa una esponja vegetal o un exfoliante corporal para exfoliarte por completo los brazos, las piernas y el torso. Tu piel se sentirá suave, tersa y saludable cuando salgas de la tina.
    • Hazlo con movimientos circulares suaves para desprender la piel muerta.
    • Si quieres, aféitate las piernas y otras partes del cuerpo después de exfoliarte.
  6. Sécate la piel y aplícate una loción nutritiva. Usa una toalla para secarte la piel con toquecitos y luego sella la humectación, aplicándote una loción o crema corporal en los brazos, las piernas y el torso. Después de cubrirte todo el cuerpo con la loción, ponte la bata para darle tiempo a la piel que la absorba antes de vestirte.

Hacerte un tratamiento facial

  1. Exfóliate el rostro con suavidad. Humedécelo con agua tibia y usa un paño o un cepillo facial para exfoliar la piel muerta. Asegúrate de hacerlo con un movimiento circular suave en lugar de hacerlo con presión, ya que la piel del rostro es sensible y podría estirarse y arrugarse si no la tratas con delicadeza.
    • Los exfoliantes faciales también funcionan bien. Compra uno en la tienda o haz uno, mezclando los siguientes ingredientes: 1 cucharada (15 ml) de aceite de oliva, 1 cucharada de almendras molidas o avena molida y 1 cucharadita de agua. Usa la mezcla para exfoliar el rostro y luego enjuágala con agua tibia.
  2. Hazte un tratamiento de vapor. Llena una olla pequeña con agua y caliéntala en la estufa hasta que empiece a hacer vapor. Colócate una toalla sobre la parte posterior de la cabeza y mantén la cabeza sobre la olla para dejar que el vapor acaricie el rostro. Mantén esa posición durante dos o tres minutos para aprovechar los beneficios del vapor.
    • Asegúrate de no acercar demasiado el rostro hasta que se sienta muy caliente. El rostro debe sentirse muy tibio, pero no demasiado caliente.
    • Aumenta el placer de la vaporización facial, agregándole unas gotas de aceite esencial a la olla. El aceite de lavanda, el aceite de árbol de té y el aceite de rosa tienen un efecto relajante.
  3. Hazte una mascarilla facial. Hacer mascarillas en casa es muy divertido y te dejan el rostro tan suave como la piel de un bebé. Usa una mascarilla facial que hayas comprado en la tienda o prepara una mezcla con los ingredientes que tengas en casa. Aplícatela en el rostro, déjala actuar durante quince minutos y luego enjuágala. Estas son algunas opciones populares de mascarillas:
    • Para la piel seca: mezcla 1 cucharadita de miel y 1 cucharadita de aceite de oliva
    • Para la piel normal: mezcla 1 cucharadita de miel y 1 banana triturada
    • Para la piel grasa: mezcla 1 cucharadita de miel y 1 cucharadita de arcilla cosmética
  4. Humecta tu rostro. Conserva la humedad de los tratamientos faciales, usando una buena crema en el rostro para terminar el proceso. Puedes usar una crema que hayas comprado en la tienda o un poco de aceite facial, como aceite de jojoba, de argán o de almendras. Estos aceites equilibran la piel sin causar acné.
    • Si tienes la piel muy seca, usa aceite de coco. Sin embargo, si tus poros tienden a taparse, el aceite de coco podría causarte granitos.

Hacer una manicura y una pedicura

  1. Quítate el esmalte viejo. Empieza con un lienzo en blanco, quitándote el esmalte viejo de las uñas de las manos y de los pies. Usa un quitaesmalte sin acetona si es posible, ya que la acetona reseca las uñas.
  2. Remoja los dedos. Prepara un recipiente con agua tibia y sumerge por completo las uñas durante cinco minutos. Esto ablandará las uñas y las cutículas para que sea más fácil darles la forma.
    • No uses ningún aceite ni jabón en el recipiente con el agua tibia. Es mejor usar agua corriente para que no quede ningún residuo en los dedos cuando te pintes las uñas.
  3. Recórtate y límate las uñas. Usa un cortaúñas o unas tijeras para darles la forma de media luna a cada una de las uñas, redondeando los bordes. Usa una lima de uñas para suavizar las asperezas y emparejar las formas, para que todas las uñas luzcan recortadas de forma profesional.
  4. Empuja las cutículas. Toma un empujador de cutícula o un palito de naranjo y empuja con suavidad las cutículas hacia atrás para que no queden visibles en las uñas. Hazlo con mucho cuidado y no rasgues ni cortes las cutículas porque las necesitas para proteger los dedos de una infección.
  5. Aplícate el esmalte. Una buena manicura tiene al menos tres capas: una capa de base, una de color y una capa de recubrimiento. A algunas personas les gusta aplicarse más de una capa de color para asegurar una cobertura máxima. Deja que las uñas se sequen por completo entre cada capa para evitar que se corran.
    • El mejor método para pintarte las uñas es pasar el pincel una vez de cada lado y luego rellenar el centro.
    • Si quieres crear un diseño en las uñas, hazlo después de aplicar la capa de color y por último, agrega la capa de recubrimiento para sellarlo.
  6. Remoja y exfolia tus pies. Los pies suelen descuidarse en el arreglo diario, pero este es tu día de spa, ¡así que tómate el tiempo para hacer las cosas bien! Remoja los pies en la tina o en un recipiente lleno de agua tibia. Si tienes los pies resecos o con callos, usa una piedra pómez para eliminar las asperezas.
    • Algunos callos difíciles necesitan una ayuda adicional para desprenderse. Prueba un cortador de callos u otro instrumento diseñado para eliminar la piel seca.
  7. Recorta y aplícate esmalte en las uñas. Dales la forma a las uñas de los pies con el cortaúñas, asegurándote de redondear los bordes para evitar las uñas encarnadas. Puedes aprovechar para hacerte una pedicura de tres capas o simplemente aplicarte una capa de esmalte transparente para proteger y mejorar las uñas de los pies.

Consejos

  • Olvídate de todos tus problemas familiares, laborales o escolares que puedan preocuparte.
  • Haz tus cosas favoritas en la bañera (escucha música, lee un libro, etc.)

Advertencias

  • Ten cuidado al aplicar la mascarilla facial; no la apliques demasiado cerca de los ojos.
  • Lee las etiquetas de las advertencias del exfoliante corporal. Algunos no son adecuados para los niños.
  • Nunca uses aceites esenciales de menta. Te hacen sentir demasiado frío.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página