Cómo reconocer el virus del papiloma humano (HPV) en hombres

El virus del papiloma humano (VPH) probablemente sea la infección de transmisión sexual (ITS) más común, pues infecta a casi todas las personas sexualmente activas en algún momento de sus vidas. Por suerte, aunque existen más de 40 tipos de VPH, solo algunos de ellos dan lugar a graves problemas de salud. El virus no se puede detectar en los hombres que no presentan síntomas y podría permanecer inactivo por años antes de causar cualquier problema. Por ello, es importante que te examines con frecuencia si alguna vez has sido sexualmente activo. La mayoría de las infecciones desaparecen por sí solas, pero de todas maneras debes decirle a tu doctor si presentas síntomas para descartar algún tipo de cáncer causado por el VPH.

Reconocer las señales y los síntomas del VPH

  1. Debes saber cómo se transmite el VPH. El VPH se puede propagar mediante el contacto de piel a piel en los genitales. Esto puede suceder durante el sexo vaginal, anal, contacto de mano a genital, contacto de genital a genital sin penetración y en pocas ocasiones durante el sexo oral. El VPH puede permanecer en tu sistema por años sin que presentes síntomas. Esto quiere decir que podrías seguir teniendo VPH aunque no hayas tenido relaciones sexuales recientemente o si solo has tenido relaciones con una persona.
    • No puedes contagiarte de VPH por darle la mano a alguien o por objetos inanimados como el asiento de los inodoros (posiblemente a excepción de los juguetes sexuales compartidos). El virus no se propaga a través del aire.
    • Los condones no te protegen por completo del VPH, pero podrían reducir las probabilidades del contagio.
  2. Identifica las verrugas genitales. Algunos tipos de VPH pueden causar verrugas genitales: bultos o brotes en la zona genital o anal. Se considera que son de bajo riesgo, porque pocas veces originan un cáncer. Si no estás seguro de tener verrugas genitales, compara tus síntomas con lo siguiente:
    • El lugar más común para las verrugas genitales en los hombres es debajo del prepucio de un pene sin circuncidar o en el cuello del glande de un pene circuncidado. Las verrugas también pueden aparecer en los testículos, la ingle, los muslos o alrededor del ano.
    • Con menos frecuencia, las verrugas pueden aparecer dentro del ano o la uretra, ocasionando sangrado o incomodidad en el baño. No es necesario que tengas sexo anal para que te salgan verrugas anales.
    • Las verrugas pueden variar en número, forma (planas, elevadas o como una coliflor), color (color piel, rojas, rosas, grises o blancas), firmeza y síntomas (ninguno, prurito o dolor).
  3. Busca síntomas de cáncer anal. El VPH pocas veces provoca cáncer en los hombres. Aunque casi toda persona sexualmente activa se ha expuesto al VPH, solo causa cáncer anal en unos 1600 hombres estadounidenses al año. El cáncer anal puede empezar sin ningún síntoma evidente o con uno o más de los siguientes síntomas:
    • sangrado, dolor o prurito en el ano;
    • flujo inusual del ano;
    • nódulos linfáticos inflamados (bultos que puedes sentir) en el ano o el área de la ingle;
    • evacuaciones inusuales o cambio en la forma de tus heces.
  4. Identifica el cáncer de pene. Unos 700 hombres estadounidenses al año son diagnosticados con cáncer de pene causado por VPH. Estos pueden ser algunos síntomas de las primeras etapas del cáncer de pene:
    • un área de la piel del pene se vuelve más gruesa o cambia de color, por lo general en la punta o en el prepucio (si el pene no ha sido circuncidado);
    • un bulto o una llaga en el pene, que a menudo no presenta ningún dolor;
    • un sarpullido de color rojizo y terciopelo;
    • bultitos con costra;
    • brotes planos y de un tono marrón azulado;
    • flujo hediondo debajo del prepucio;
    • hinchazón en la parte final del pene.
  5. Presta atención a los síntomas de cáncer de garganta y de boca. El VPH aumenta el riesgo de cáncer en la garganta o en la parte posterior de la boca (cáncer de la orofaringe), aunque no sea la causa directa. Estos son posibles síntomas:
    • un dolor de garganta o de oído persistente;
    • dificultad para tragar, abrir la boca por completo o mover la lengua;
    • pérdida de peso inexplicable;
    • bulto en el cuello, la boca o la garganta;
    • ronquera o cambio de voz que duran más de dos semanas.
  6. Debes conocer los factores de riesgo de VPH en los hombres. Ciertas características aumentan las probabilidades de contagiarte de VPH. Aunque no presentes síntomas, es buena idea informarte sobre las posibles revisiones y tratamientos médicos si estás dentro de estas categorías:
    • Los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres, en especial aquellos que reciben sexo anal.
    • Los hombres que tienen sistemas inmunitarios comprometidos (como aquellos con VIH/SIDA), los que acaben de recibir un trasplante de órgano o los que estén tomando medicamentos inmunosupresores.
    • Los hombres con muchas parejas sexuales (de cualquier sexo), en especial si no usan condones.
    • El uso excesivo de tabaco, alcohol, yerba mate caliente o betel aumenta el riesgo de algunos cánceres relacionados con el VPH (en especial en la boca y en la garganta);
    • Los hombres sin circuncidar podrían correr mayor riesgo, pero la información no es clara.

Buscar una evaluación y tratamiento médico cuando sea necesario

  1. Considera vacunarte. Una serie de vacunas contra el VPH te brinda una protección segura y duradera contra varios tipos de VPH causantes de cáncer, pero no todos. Como la vacuna es mucho más eficaz en los jóvenes, el Centro para el Control de Enfermedades la recomienda para los siguientes hombres:
    • Todos los hombres de 21 años o menos (lo ideal es a la edad de 11 o 12, antes del inicio de la vida sexual).
    • Todos los hombres que han tenido sexo con hombres a la edad de 26 años o menos.
    • Todos los hombres con un sistema inmunitario comprometido, de 26 años o menos (incluidos los seropositivos).
    • Cuéntale al profesional de la salud de cualquier alergia grave que tengas antes de vacunarte, en especial la alergia al látex o a la levadura.
  2. Trata las verrugas genitales. Las verrugas genitales pueden desaparecer por sí solas después de unos meses y nunca te causarán cáncer. La razón principal para tratarlas es por tu propia comodidad. Los tratamientos incluyen cremas y pomadas (como Podofilox, Imiquimod o Sinecatechins), las cuales puedes aplicarte en casa o también puedes sacártelas en el consultorio del doctor congelándolas (crioterapia), con ácido o mediante una cirugía. El doctor también puede aplicarte vinagre para iluminar las verrigas que todavía no se han elevado o que no son visibles.
    • Puedes contagiar el VPH aunque no presentes síntomas, pero es más probable que lo hagas cuando tienes verrugas genitales. Conversa con tus parejas sexuales sobre este riesgo y, si fuera posible, cubre las verrugas con condones u otras barreras.
    • Aunque los tipos de VPH que ocasionan verrugas genitales no causan cáncer, es posible que te hayas expuesto a más de un tipo de VPH. Debes hablar con tu doctor si has notado cualquier posible señal de cáncer o cualquier síntoma inexplicable.
  3. Pregunta sobre cualquier prueba para detectar el cáncer anal si has tenido relaciones sexuales con hombres. Las tasas de cáncer anal relacionadas con el cáncer son mucho mayores en los hombres que tienen relaciones sexuales con hombres. Si te encuentras dentro de esta categoría, dile al doctor sobre tu orientación sexual y pregúntale sobre la prueba de Papanicolau. El doctor puede recomendarte una prueba cada tres años (o cada año si eres seropositivo) para detectar el cáncer anal.
    • No todos los doctores concuerdan en que es necesario o útil realizarse una prueba de manera habitual, pero aun así debes informarte sobre la prueba y tomar tu propia decisión. Si tu doctor no te brinda este servicio o no puede decirte mucho al respecto, busca una segunda opinión.
    • Si la homosexualidad es ilegal en tu país, tal vez puedas recibir un tratamiento y recursos de educación sanitaria de una organización internacional para la comunidad LGBT o para la prevención del VIH.
  4. Examínate con frecuencia. La autoexaminación puede ayudarte a detectar cualquier señal de VPH lo más pronto posible. En caso de que sea cáncer, será mucho más fácil eliminarlo si lo detectas a tiempo. Si tienes dudas, ve al doctor de inmediato cuando veas un síntoma inexplicable.
    • Examina tu pene y área genital a menudo para detectar cualquier señal de verrugas o áreas que se vean inusuales en el pene.
  5. Conversa con el doctor sobre los posibles síntomas de cáncer. El doctor debe examinar el área y formularte preguntas para diagnosticar el problema. Si cree que podrías tener un cáncer relacionado con el VPH, puede tomarte una biopsia y hacerte saber el resultado en unos días.
    • El dentista puede revistarte para detectar las señales de cáncer de boca y de garganta durante una revisión rutinaria.
    • Si el doctor te diagnostica con cáncer, el tratamiento dependerá de la gravedad y de la etapa en que sea detectado. Tal vez pueda eliminar el cáncer en las primeras etapas con procedimientos quirúrgicos menores o tratamientos locales, tales como la extirpación por láser o congelamiento. Si el cáncer ya se ha propagado, quizás necesites radiación o quimioterapia.

Consejos

  • Tú o tu pareja podrían haber tenido VPH por muchos años sin presentar ninguna señal o síntoma. El VPH nunca se debe considerar una señal de infidelidad en una relación. No hay manera de determinar quién fue o es el responsable de propagar la infección. 1 % de los hombres sexualmente activos tienen verrugas genitales en cualquier momento.
  • Debes saber que el cáncer anal no es lo mismo que el cáncer colorrectal (cáncer de colon). La mayoría de los cánceres de colon no guardan relación con el VPH, aunque sí hay evidencia en algunos casos. El doctor puede realizarte pruebas habituales para detectar el cáncer de colon y contarte más sobre los factores de riesgo y sus síntomas.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página