Cómo aprender por ti mismo a patinar en hielo

Aprender a patinar en hielo sin la ayuda de nadie, necesita  de una tremenda cantidad de equilibrio. Para patinar en hielo por ti mismo, sigue estos pasos.

Pasos

  1. Mantente cerca de las orillas de la pista de hielo. Hacer esto te permitirá sostenerte de algo si sientes que te vas a caer. Sostente de las paredes para estabilizarte mientras te acostumbras al hielo, después déjate llevar cuando te sientas listo.  
  2. Mantén tus rodillas dobladas. Resiste la necesidad de estirarlas, especialmente si sientes que estás a punto de caerte. Doblar tus rodillas te dará equilibrio y te mantendrá estable.
  3. Patina en el mismo lugar. Practica un poco marchando sin ir a ningún lado. Esto te ayudará a enseñarte cómo evitar que te tuerzas un tobillo. Puede que te sientas tonto, pero no tanto como ir tambaleándote enfrente de todos. 
  4. Camina sobre el hielo con los patines. Da pasos pequeños hasta que estés a unos cuantos pies de donde comenzaste. Para impedir que el pie con el que te impulsas se resbale hacia atrás, mantén ambos pies en forma diagonal, apuntando en diferente sentido (como las patas de los patos). Siente como tus patines se quieren deslizar sobre el hielo y aprende a corregirlo.
  5. Practica como caerte de forma segura. Caerte es inevitable, así que no te apenes. En lugar de eso, aprende como caerte de forma segura. Si comienzas a perder el equilibrio, intenta agacharte para ponerte en una posición más segura y estable. Si debes sacar tus manos para detenerte, cierra el puño para que nadie pase patinando sobre tus dedos. Intenta aterrizar con las partes planas de tus dedos que se encuentran entre los nudillos (en posición opuesta a los nudillos) para hacerlo de manera más cómoda.
  6. Ve en la dirección que estás patinando, no hacia tus pies. Esto te ayudará a mantener el equilibrio y a ir en la dirección correcta, ya que tu cuerpo tiende a guiarse hacia donde sea que tu cabeza esté apuntando. Por otra parte, te ayudará a evitar que te estampes con otro patinador.
  7. Patina despacio hacia el frente. Pon tu peso en tu pie dominante y pon el pie más débil detrás y en ángulo. Después, empújate un poco con tu pie más débil, deslizándote hacia adelante en el pie dominante. Permítete parar de manera natural, después repite lo anterior con el otro pie hasta que te sientas cómodo manteniendo tu equilibrio en ambos lados.
  8. Combina el pie izquierdo con el derecho para avanzar. Una vez que puedas avanzar con ambos pies, intenta intercalar el pie izquierdo con el derecho haciendo pequeñas pausas o sin hacer pausas entre cada cambio de pie.
  9. Enséñate a frenar. Una forma de hacerlo es quitando el peso de tu pie dominante y arrastrando la punta del patín sobre el suelo detrás de ti (tanto como lo haces con los frenos de goma que están al frente de los patines de ruedas). Para otra forma más avanzada de hacerlo, pon el peso en el pie del frente, dóblalo en ángulo en el sentido opuesto de tu desplazamiento y quita tu peso de él para que cortes/raspes el hielo frente a ti para frenarte. Esto requiere mucho más práctica y equilibrio.
  10. Mejora tu equilibrio en ambos pies al patinar en zancadas largas. Empújate con un pie y deslízate con el otro como antes, pero esta vez, empújate un poco más fuerte para darte mayor impulso y deslizarte más lejos a través del hielo. Inclínate un poco al patinar y prueba tu equilibrio separando un poco del suelo el otro pie; frena o déjate ir frenando poco a poco. Repite este paso del otro lado.
  11. Prolonga tus zancadas alternando el pie izquierdo y el derecho. Ahora que puedes alternar los pies y equilibrarte con cualquier pie, combina estos métodos para patinar como un patinador profesional. Conforme vayas mejorando, tu velocidad incrementará de forma natural.

Consejos

  • Mantén la calma. Si entras en pánico o te embrollas con tus amigos o familiares, es casi seguro que te caerás.
  • Ponte un abrigo grueso. Te mantendrá caliente y si te caes no te lastimarás los brazos.
  • Vete con calma.
  • Ponte guantes. Aún si tus manos están calientes, déjatelos puestos. Sirven de protección contra el hielo y contra los demás patines, si te llegas a caer.
  • Los calcetines gruesos de algodón son los mejores. El grosor ayudará a que tus patines se sientan más suaves y al ser de algodón permitirán que tus pies respiren.
  • Mantente en tu zona de confort. Eres un principiante, así que es mejor no actuar como que lo sabes todo.
  • No olvides inclinarte “en” tus movimientos; de esta forma no te caerás de espaldas.
  • Piensa en mantener el equilibrio y no en caerte.

Advertencias

  • Ten mucho cuidado cuando tengas una caída fuerte. Aún si tú eres cuidadoso, la gente alrededor de ti puede que no lo sea.  
 
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página