Cómo pasar de ser egocéntrico a ser respetuoso con tus padres

Has sido egocéntrico y un poco sarcástico con tus padres pero ahora te gustaría mejorar tu relación con ellos. Aun así, es un poco difícil cuando te has comportado de una cierta forma: es casi como si esperaran que sigas actuando de la misma manera. La buena noticia es que puedes elegir comportarte del modo que quieras y tus padres realmente apreciarán este cambio.

Pasos

  1. Prepárate para causar asombro. Si has sido particularmente egocéntrico, es posible que tus padres y hermanos no crean que puedas cambiar. Ignora cualquier incitación, burla o broma y concéntrate en lo tuyo. Además, presta atención a tus modales.
  2. Interésate en ellos. En vez de saludarlos sin ganas y no subir la mirada por no dejar de enviar mensajes de texto, deja de hacer lo que estés haciendo y di: “Hola mamá, ¿Cómo estuvo tu día? Déjame ayudarte con eso”. Levántate y ayúdala con lo que sea que esté llevando y deja que hable un poco sobre su día. Eso le demostrará que también piensas en ella y no solo en ti y tus amigos.
  3. Si quieres algo, pídelo, no lo exijas. En vez de decir a tus padres que quieres ir a una fiesta, pídeles permiso. En vez de informar a tus padres que van a gastar mucho dinero en ropa nueva para el paseo escolar, pregúntales si es posible que te compren algunas prendas para usar en el paseo. Además, pregúntales qué puedes hacer para contribuir con el costo. El tono de una petición es muy diferente al de una exigencia. Es mucho más maduro, ya que demuestra respeto por el hecho de que tus padres puedan tener gastos inesperados (como ir al doctor o reemplazar las llantas gastadas) de los que no tienes idea. Los padres no son una fuente de dinero. Ellos trabajan duro y deben pagar cuentas, comprar comida y mantener a todas las personas que viven en la casa, no solo a ti. A continuación verás algunos ejemplos de cómo demostrar a tus padres que los respetas y que comprendes que ellos deben lidiar con más cosas además de tus problemas. La próxima vez que quieras algo, antes de actuar como siempre, guíate de los siguientes ejemplos:
    • "Mamá, mi amigo Derek hará una fiesta el viernes por la noche. ¿Está bien si voy? Aquí está el número de la madre de Dereck. Habrá adultos cuidándonos. Mis amigos estarán ahí. Por supuesto que no tengo problema si llamas. En el caso de que aceptes, ¿estaría bien si regreso después de las 11 p.m.?
    • "Papá, quiero preguntarte algo. Ayer durante el entrenamiento me percaté de que mis botines de fútbol están rotos. (Enséñaselos). ¿Crees que sea posible comprar un nuevo par?”
    • "Mamá, realmente no me gusta este teléfono móvil. Sé que no es tan viejo pero realmente me gustaría uno nuevo (muéstrale el que quieres) cuando se termine mi contrato. Entiendo que será un gasto pero estoy dispuesto/a a trabajar por él. ¿Existe alguna forma de que me lo gane?”
  4. Adelántate a sus necesidades. Enterarte de lo que sucede a tu alrededor es parte de ser respetuoso y menos egocéntrico. Cuando tu madre llegue de hacer las compras, estará cansada de tanto caminar (entenderás esto mejor en unos 10 años). Sabes que las compras no se van a ordenas a sí mismas: ¡ayúdala! Trae las compras y ayúdala a ordenarlas. No digas que no sabes dónde va cada cosa, tú comes en casa. Tú sabes cuál es el lugar de las cosas y si no lo sabes, es hora de aprender. Sabes que a tus padres no les gusta el desorden. Si ves cosas que están fuera de su lugar, pídeles a tus hermanos que te ayuden a ordenar antes de que te lo pidan tus padres. Realiza tareas del hogar como aspirar, limpiar, vaciar el lavaplatos, limpiar el baño, ordenar tu cuarto, lavar un poco de ropa, etc. Tus padres agradecerán mucho tu ayuda y respetarán tu madurez
  5. Participa en la vida familia. Quedarte en tu cuarto hablando por teléfono o chateando en Internet es una falta de respeto hacia tu familia. Está bien si quieres estar solo un rato, pero haz un tiempo para ellos. Ellos se preocupan por ti y tomar un tiempo para involucrarte en lo que hacen es parte de respetarlos y ser menos egocéntrico. Incluso si solo ven un programa de televisión, salen a caminar por el vecindario, cenas con ellos o les pides ayuda con tu tarea por un momento, significará mucho para tus padres. Puedes enviar mensajes a tus amigos cuando estés solo, pero cuando estés con ellos apaga tu teléfono o envía las llamadas al buzón de voz. Esto también significa no enviar mensajes de textos, apaga todos los aparatos electrónicos. Eso le dirá a tus padres que ya no dejarás que intereses egocéntricos se entrometan en el tiempo familiar. Ellos lo apreciarán y te respetarán por ello. Además, no tiene nada de malo que tus amigos sepan que tienes una vida además de ellos y que no siempre estás esperando para responder sus mensajes al instante.
  6. Acepta la derrota con buena cara. Si pides algo de forma respetuosa y aun así te dicen que no, debes entender que no lo hacen para molestarte. Tus padres realmente hacen las cosas por tu bien. Cuando dicen que no a algo, es porque ellos tienen motivos que tal vez no conoces: si dicen que no a un nuevo teléfono es posible que hayan tenido un gasto inesperado, como una falla del auto, un gasto médico o incluso una factura tributaria. O tal vez ellos saben que si acceden a comprarte un nuevo teléfono no tendrán dinero para tu vestido de graduación o tu uniforme de fútbol. Si les presentaste tus mejores argumentos y aun así te dicen que no, acéptalo con calma y madurez. Solo diles: “Bueno, está bien, gracias por pensarlo”. Ellos se sorprenderán del modo en que lo tomas y definitivamente querrán decirte que sí en el futuro.
  7. Respétalos y ellos te respetarán a ti. Lo interesante acerca del respeto es que se multiplica. Si demuestras respeto hacia tus padres, les enseñarás que también quieres que te respeten. Mientras más respeto y compasión les muestres, más apreciarán tu cambio. Eso hará que te respeten como persona y como joven.

Consejos

  • Puede que tus padres (o tus hermanos) se sorprendan tanto por tu cambio de actitud, que empiecen a molestarte. Deja que lo hagan por un tiempo, pero luego diles: “pensé que apreciarían el hecho de que estoy tratando de hacer un cambio positivo. Realmente no me están apoyando”. Seguro se detendrán.

Advertencias

  • Recuerda que no puedes controlar sus reacciones. Sin importar como actúen, cambiar tu actitud y comportarte de manera más madura y respetuosa te ayudará a relacionarte con otras autoridades en el futuro. Si tu función en la familia es la de “chivo expiatorio”, es común que reaccionen de forma contradictoria y critiquen todo lo que haces. No estás solo. Ten paciencia y pide ayuda y consejo a tus profesores, consejeros escolares, terapeuta familiar o pastor. Que tu autoestima y tu deseo de cambiar no dependan de la reacción de tus padres. Esto puede suceder en familiar no abusivas, ya que es difícil cambiar la opinión que se tiene de alguien. No importa cuántas veces te han pedido que te comportes de esta manera, si tú lo decides y empiezas a hacerlo, sus vidas cambiarán de forma significativa.
  • En una situación de maltrato, los esfuerzos por ser más respetuoso podrían ayudar a que el abuso incremente. Sin embargo, mientras tu actitud sea más respetuosa y educada, será más fácil obtener ayuda de otros. Pide ayuda, nadie merece ser maltratado.
  • No esperes que crean de inmediato que tu cambio es permanente. Están acostumbrados a que vivas en tu propio mundo. Dales tiempo para que se acostumbren al nuevo tú.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página