Cómo montar un caballo a pelo

Una vez que has desarrollado un vínculo fuerte con tu caballo, puede que quieras probar y/o desarrollar una nueva habilidad para fortalecer este lazo. Montar a pelo es una experiencia increíble siempre y cuando tú y tu caballo estén preparados. No tiene sentido montar a pelo si no te sientes cómodo haciéndolo. Esta actividad puede ser muy peligrosa, por lo tanto asegúrate de tomarla con calma y no apresures nada.

Pasos

  1. Pide los consejos de un jinete o instructor con experiencia para que supervise tu incursión en este deporte.
  2. Ten en cuenta que es importante intentarlo con el caballo adecuado. Algunos caballos te levantan más que otros al cabalgar. Lo mejor es un caballo de paso suave y que tenga un lomo ancho y una cruz baja.
  3. Enfócate en el lugar al que quieres llegar con tus ojos. No mires hacia abajo a tu caballo o podrías perder el equilibrio.
  4. Observa, utiliza tus piernas y tira de las riendas. Antes de que uses las riendas cuando quieras pedirle al caballo que gire, gira tu cabeza para mirar hacia dónde quieres ir. Tu cabeza constituye el 25% de tu peso corporal, por lo que un caballo puede sentir cuando ésta gira. Una vez que hayas observado, usa tus piernas para reforzar la señal de cambio de equilibrio que ya le hayas dado a tu caballo. Tras realizar este paso, utiliza la rienda. (¡Un caballo que ha tenido experiencia sintiendo que miras y/o usas tu pierna probablemente llevará a cabo los movimientos antes de que incluso hayas movido las riendas!)
  5. Mantén tus piernas en la misma posición de montar que mantendrías si tuvieras estribos.
  6. Aprende a montar con equilibrio en un paso, trote o a medio galope sobre una silla de montar pero sin los estribos. Al principio, haz que tu instructor realice un paso o le de cuerda al caballo junto a ti para que puedas concentrarte en el equilibrio. Comienza con un paso y realiza esto durante varios días antes de intentar andar más rápido. Practica durante periodos cortos de 15 minutos o menos.
  7. Considera usar un sudadero, pero elige uno que no tenga estribos. Una silla de montar estándar tiene una estructura rígida que impide que ésta se resbale debajo de la panza del caballo cuando ejerces presión sobre un estribo. Usar un sudadero te ayudará aún más a que te acostumbres a montar sin una silla de montar, ya que permite que te agarres mejor que si montaras a pelo. Elige un sudadero que te acomode, siempre y cuando no tenga estribos. Sin embargo, no tiene sentido montar a pelo si realmente no es “a pelo”.
  8. Además, monta como lo harías normalmente. Tus pantorrillas deberían tocar los costados del caballo, pero sin aplicar presión.
  9. Usa un cuero de estribo sin los estribos y sujétalo con una correa alrededor de la base del cuello del caballo, con el fin de agarrarte si sientes que podrías perder el equilibrio. Otra alternativa es que puedes confiar en la melena del caballo, pues no lo lastimará. Lo que sea que hagas, no utilices las riendas para recuperar tu equilibrio, ya que podría molestar y/o confundir al caballo.
  10. Usa solamente un cabestro para montar. Esto a veces puede confundir a un caballo, por lo tanto sólo abróchalo a través del otro costado del cabestro para crear una sensación de que hay una “brida”. Esto también le permite al caballo no tener nada en su hocico y a no estar tan rígido.
  11. Siéntate hacia adelante sobre el caballo. Justo en la cruz. Sin embargo, cuando hagas medio galope a pelo, relaja tus piernas, siéntate un poco hacia atrás y deja que tu cuerpo se balancee con el movimiento del caballo.

Consejos

  • Agarra la melena si tienes que hacerlo, pues así no tendrás que tirar las riendas. Algunas personas creen que si uno hace esto perderá el equilibrio, pero esto no ocurrirá.
  • El medio galope (o lope) es un paso a pelo mucho más cómodo que el trote. Entrenar a tu caballo a que pase directamente de un paso a un medio galope lento, sin que haya un trote entremedio, es un aspecto muy conveniente para montar a pelo.
  • Si nunca antes has montado sin usar un estribo, tienes que averiguar una alternativa para montar a pelo. Aprende cómo montar sin estribos, pídele a alguien que te ayude a subir, ten un bloque de montaje (o algo similar) cerca de ti con el cual tú y tu caballo estén familiarizados. Obviamente, esto resulta más fácil si se usa con un caballo de menor estatura.
  • Intenta moverte junto con el caballo, ya que si tratas de moverte contra éste, te caerás.
  • Comienza en un lugar con el que el caballo esté familiarizado. No lo hagas en la calle o en los pastizales las primeras veces. Trata de permanecer en un sector, y cuando finalmente amplíes tu zona para montar, asegúrate de que alguien sepa en qué lugar vas a montar.
  • Si estás estresado o nervioso, los caballos se darán cuenta de eso, por lo tanto trata de estar calmado y si estás estresado, monta a pelo otro día.
  • ¡No te rindas! Los beneficios que puedes conseguir si montas a pelo son inmensos; tu habilidad para montar aumentará, la relación con tu caballo se enriquecerá, no tendrás que usar un estribo cada vez que quieras montar y te verás realmente genial.
  • Cuando vayas cuesta abajo, inclínate hacia atrás todo lo que estimes necesario, y cuando vayas cuesta arriba, inclínate un poco hacia adelante.
  • Si te caes, trata de rodar para que así puedas alejarte de las patas del caballo. Rodar también hará que la caída sea menos grave.
  • Intenta montar con un cabestro, ¡pero asegúrate de que un adulto o un instructor estén cerca para vigilarte!

Advertencias

  • Usa un casco. También es importante usar zapatos adecuados como unas botas al realizar cualquier actividad relacionada con caballos.
  • No subas o bajes cuestas muy empinadas hasta que estés cómodo. Es sorprendente la facilidad con la que uno puede resbalarse.
  • Intenta sólo montar un caballo seguro con el que hayas estado formando un vínculo.
  • La espina dorsal del caballo podría enterrarse en ti si montas a pelo. Una silla de montar sirve para que esto no pase.
  • Evita la tentación de contraer tus talones o pantorrillas en los costados del caballo para mantener tu equilibrio, ya que esto motivará al caballo a aumentar su velocidad.
  • No intentes hacer algo que te incomode. El simple hecho de que tus amigos o cualquier otra persona digan que pueden trotar, hacer medio galope o saltar mientras montan a pelo no quiere decir que te tienes que arriesgar demasiado para tratar de impresionarlos.
  • Asegúrate de que tú y tu caballo hayan precalentado antes de hacer un medio galope u otros pasos rápidos. Haz alrededor de 5 minutos de paso, luego un poco de trote y una vez que tú y tu caballo se hayan relajado, aumenta la velocidad.
  • Muévete junto con el caballo. Esto hace que el paso sea mucho más cómodo tanto para ti como para el caballo.
  • Aprende cómo usar tu asiento y luego ten mucha consciencia sobre cómo utilizas tu asiento. Los caballos reaccionan a cualquier estímulo.
  • No te acerques demasiado a otros caballos y menos te ubiques detrás de uno.
  • No intentes montar a pelo durante el trote o el lope hasta que te sientas muy seguro montando.
  • Aprende cómo tener un buen equilibrio y cómo moverte bien en una silla de montar antes de que intentes hacer cualquier cosa mientras andas a pelo.
  • Si sientes que te vas a caer, trata de desmontarte del caballo como modo de emergencia: duele mucho menos.
  • Algunos caballos comenzarán a trotar si les permites apresurarse mucho al ir cuesta abajo, por lo tanto, mantén apretadas las riendas (pero no tires el hocico del caballo).
  • La primera vez que montes a pelo, haz que alguien esté cerca para que llame a emergencias en caso de que sea necesario. Sin embargo, esto no suele ser necesario, porque en primer lugar no deberías montar a pelo si no sabes cómo hacerlo.
  • Es posible que al principio tu caballo se alarme o se confunda cuando te subas sin usar una silla de montar.
  • A algunos caballos NO les agrada la presión producida por las piernas, lo que quiere decir que no son adecuados para ser montados a pelo.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página