Cómo hacer que tu piel brille en minutos

No hay nada que te dé más seguridad, que tener una piel brillante y radiante. Una piel maravillosa te hace ver más joven y sentirse más saludable, no importa cuál sea tu edad o condición física. Además, muchas de las formas para cuidar tu piel te darán la oportunidad de mimarte. Así que adelante; haz que tu piel brille. Mereces verte y sentirte fenomenal.

Rutina diaria de cuidado facial

  1. Exfolia tu rostro suavemente. La exfoliación elimina las células muertas de la piel, las impurezas, el exceso de grasa, y la prepara para limpiarla y tonificarla.
    • Después de la exfoliación, usa un limpiador en la piel. Masajea suavemente la piel con movimientos circulares durante unos minutos para estimular la circulación de la sangre, eliminar el maquillaje y el exceso de grasa o seborrea.
    • Muchos limpiadores contienen gránulos exfoliantes u otros ingredientes que te permiten llevar a cabo ambas tareas al mismo tiempo. Solo evita los limpiadores que tengan ingredientes que resequen la piel, como desodorantes, colorantes o fragancias. Además, evita los productos de limpieza que digan "antibacterial" en la etiqueta.
  2. Vierte un poco de tónico en un pedazo de guata de algodón. Frota el tónico sobre el rostro hasta que no quede exceso de suciedad.
  3. Aplica una buena crema hidratante con aceites naturales, como aceite de romero o almendras. Masajea la crema sobre la piel para hidratarla y darle un aspecto húmedo.
    • Usa una crema hidratante con factor de protección solar 15 para prevenir el envejecimiento prematuro debido a la exposición al sol.
    • Busca una crema hidratante que contenga humectantes como glicerina, propilenglicol o urea. Los humectantes atraen el agua cuando los aplicas sobre la piel y mejoran la hidratación.
    • Elige cremas hidratantes con alfahidroxiácidos (AHA). Los AHAs mejoran la sustitución de las células muertas de la piel, lo que resulta en una disminución de la sequedad, el acné, las arrugas y las manchas por la edad.
    • Cambia las cremas hidratantes de acuerdo a la temporada. En verano, utiliza un producto más ligero. En invierno, elige una crema más espesa y más potente.
  4. Usa la misma familia de productos. Si utilizas 1 marca de limpiador, elige el tónico y la crema humectante de la misma marca. A menudo, tener un enfoque unificado es mejor para la piel, ya que las marcas diferentes no siempre interactúan bien entre sí.

Cuidado de la piel del resto del cuerpo

  1. Evita tomar duchas largas y calientes. Por supuesto, se sienten muy bien, pero también le quitan a la piel la humedad esencial. Especialmente en invierno, limita las duchas a 10 minutos y usa agua tibia.
  2. Usa cremas de limpieza facial en el cuello y el pecho. Estas áreas son tan vulnerables a las arrugas, la sequedad y los signos de envejecimiento, como el rostro. Después de limpiar estas áreas con una crema limpiadora facial, aplica una crema hidratante. También puedes aplicar una mascarilla facial en estas áreas una vez al mes.
  3. Evita los jabones con desodorantes pesados. En su lugar, escoge un jabón cremoso, como Dove, Neutrogena o Oilatum. La crema agregada deja una capa hidratante sobre la piel después de que terminas de ducharte.
  4. Aplica una crema hidratante o bálsamo espeso sobre las manos y los pies en la noche. Luego, cubre las manos con guantes de tela fina, y pon unos calcetines en los pies para permitir que la humedad hidrate las manos y los pies.
  5. Siempre usa una esponja para lavar tu cuerpo. Las esponjas vegetales eliminan las células muertas de la piel y también evitan las protuberancias de vellos encarnados. Para hacer que tu piel quede aún más suave, puedes rociar la esponja con unas gotas de un limpiador que contenga AHAs.
  6. Espolvorea talco en las áreas de tu cuerpo donde la piel se roza, como debajo de los pechos, de las axilas y en los muslos internos. El talco evita las rozaduras, el crecimiento de bacterias y la picazón.

Cambios en la dieta y suplementos

  1. Toma leche de soya con el cereal o toma isoflavonas de soya. Si prefieres el suplemento, toma 160 miligramos por día. Las proteínas de soya son esenciales para la construcción de colágeno y previenen que el colágeno se dañe por los radicales libres.
  2. Toma escaramujos. Estos suplementos son ricos en vitamina C y mantendrán tu piel con un aspecto juvenil.
  3. Toma un buen suplemento multivitamínico diariamente. Busca vitaminas que contengan 100 por ciento de la cantidad diaria recomendada de vitamina A, vitamina C y vitaminas del grupo B. También, elige alimentos que sean ricos en estas vitaminas:
    • Vitamina A: zanahorias, batatas (camotes), espinaca y cereales fortificados
    • Vitamina C: pimientos rojos y verdes, naranjas, brócoli, fresas, kiwi
    • Vitaminas del grupo B: carne magra, pescado, soya enriquecida y cereales integrales
  4. Come ajo. El ajo tiene una serie de beneficios potenciales para la piel. Las células de la piel duran más tiempo y lucen más jóvenes. El ajo también puede prevenir el crecimiento de células cancerosas.
  5. Agrega ácidos grasos omega 3 a tu dieta. Los pescados grasos como el salmón y la caballa son buenas fuentes de omega 3. También puedes obtener omega 3 de las nueces y el aceite de oliva.
  6. Bebe té. El té está lleno de antioxidantes que combaten los radicales libres en la piel. De acuerdo con algunos estudios, las personas que beben té, están menos propensas a desarrollar carcinoma de células escamosas.
  7. Bebe 8 vasos de 8 onzas (235 ml) de agua al día. El agua mantiene la piel hidratada y elimina las toxinas del cuerpo.

Remedios caseros no verificados

  1. Unta aceite de oliva sobre las partes secas de la piel como el rostro, el dorso de los brazos, los codos y las rodillas.
  2. Prepara tu propio tónico casero.
    • Usa hamamelis, menta y salvia como tónico para el rostro. En una botella o frasco pequeño, mezcla 4 onzas (120 ml) de agua de hamamelis con 1 cucharadita de menta picada y hojas de salvia. Deja reposar la mezcla durante 3 días y luego aplícala en tu rostro después de usar un limpiador.
    • Hierve 1 taza de agua y agrega 1 cucharada de menta, hisopo, hojas de milenrama o de salvia. Deja reposar la mezcla durante media hora antes de colar las hojas y aplicarlo en tu rostro.
  3. Toma un baño nutritivo. Prueba algunos de estos complementos para ayudar a combatir la piel seca y con comezón:
    • 1 taza de leche en polvo mezclada con 1 cucharada de aceite de semilla de uva
    • Partes iguales de aceite de sésamo (ajonjolí), germen de trigo y vinagre de sidra de manzana
    • 1 taza de avena cruda enrollada en medias de nylon o en una bolsa de muselina
    • Unas cuantas bolsas de tu té favorito
    • 2 vasos de sales de Epsom (empápate con las sales y también frótalas en las partes ásperas de la piel)
    • 1 libra (455 g) de bicarbonato de sodio y 1/2 libra (225 g) de sal marina
  4. Envuelve hielo en una toalla y aplícalo en las partes de piel seca con comezón. El hielo atraerá la sangre al área para mejorar la circulación y la humedad. Solo asegúrate de que tu piel no se enfríe demasiado ni se adormezca.
  5. Usa aloe vera en la piel extra-seca. Puedes comprar gel de aloe vera en botella o cortar la hoja de una planta de aloe vera y frotar el gel sobre la piel.
  6. Usa pomelo (toronja) en los codos ásperos. Exfolia tu piel en la ducha. Luego, corta un pomelo por la mitad. Hunde los codos en cada mitad y remoja el área afectada durante 15 minutos. Los ácidos ayudarán a suavizar la piel.
  7. Haz tu propio exfoliante de harina de avena.
    • Muele las hojuelas de avena en el procesador de alimentos o molinillo de café hasta que tengas 1/2 taza de avena molida.
    • Agrega 1/3 de taza de semillas de girasol molidas, 1/2 cucharadita de hojas de menta y 4 cucharadas de harina de almendras. Mezcla todo bien.
    • Mezcla 2 cucharadas de la mezcla de avena con un poco de crema de leche hasta que la mezcla tenga la consistencia de un exfoliante facial. Frota tu rostro, cuello y pecho con el exfoliante de avena y luego enjuaga bien.
  8. Agrega 1 cucharadita de aceite de semilla de uva a la botella del tónico. El aceite de semilla de uva contrarresta el envejecimiento al ayudar a las células de la piel a repararse a sí mismas.
  9. Rocía la piel con agua y aceites esenciales. En una botella pequeña con atomizador, mezcla unas gotas de aceite de bergamota, rosa o sándalo con un poco de agua. Cierra los ojos y rocía la mezcla sobre tu rostro cada vez que tu piel se sienta seca.
  10. Haz tu propia mascarilla facial con ingredientes que puedes tener en la cocina. Prueba cualquiera de las siguientes ideas:
    • Bate 1 cucharada de yogur natural con unas gotas de aceite de sésamo (ajonjolí). Aplica la mezcla en el rostro, el cuello y la parte superior del pecho y déjala actuar durante 15 minutos.
    • Tritura un banano o plátano y mézclalo con un poco de miel. Aplica la mezcla sobre la piel durante 15 minutos.
    • Mezcla 2 cucharadas de puré de aguacate (palta), 1/4 de taza de crema batida, 1/2 cucharadita de aceite de oliva y 1 cucharadita de pétalos de caléndula. Deja reposar la mezcla en tu rostro durante 15 minutos antes de enjuagar.
    • Pela un mango y tritura la pulpa. Aplícala en tu rostro y déjala actuar durante unos minutos para que limpie y cierre los poros. Luego, enjuaga.
    • Pon a hervir agua en una cacerola. Coloca una manzana en el agua y cocina a fuego lento hasta que esté suave. Saca la manzana, tritúrala y agrégale 1 cucharadita de jugo de limón y 1 cucharadita de hojas de menta. Unta la mezcla en tu rostro y enjuaga después de 5 minutos.
    • Bate un huevo. No uses la espátula para partir el huevo en pedazos; déjalo en 1 solo pedazo grande. Coloca el huevo en el rostro y déjalo hasta que el huevo comience a endurecerse. Si tienes la piel grasa, usa solo la clara en lugar del huevo entero.
  11. Aplícate loción de bebé todas las noches. Póntela en los brazos, piernas y abdomen. Aplícatela después de la ducha.

Consejos

  • Duerme lo suficiente. Si es necesario, cuelga algunas cortinas oscuras para que la luz no entre por las ventanas. Tu cuerpo restaura la piel durante el sueño, así que no te olvides de dormir.
  • Ejercítate para sudar. El sudor durante el ejercicio va a limpiar las toxinas de la piel y la circulación le dará a tu piel un brillo saludable. Usa protector solar si vas a hacer ejercicio al aire libre.
  • Para comprobar si hay sequedad, ráscate suavemente el brazo o la pierna con una uña. Si la uña deja una marca blanca, tu piel está muy seca.
  • Deja funcionar un humidificador (no un vaporizador) en tu dormitorio durante el invierno. Te sorprenderás de lo que un humidificador puede hacer para que tu piel no se reseque extremadamente.
  • También debes tratar de beber mucha agua; al beber agua piensa en que el agua se está llevando todo el exceso de aceite, en vez de que este vaya a tu piel y haga que tu frente luzca brillante.

Advertencias

  • Evita tocarte el rostro o frotarte los ojos. De esta forma, mantendrás tu piel delicada sin gérmenes y evitarás dañar la piel alrededor de los ojos.
  • Descarta las lociones perfumadas o perfumes cuando vayas a salir al sol. Cualquier color que adquieras quedará manchado si utilizas estos productos en la piel.
  • Para evitar los daños en la piel, deja de fumar, de tomar el sol y de ir a los salones de bronceado. También, toma solo 1 bebida alcohólica porque el alcohol dilata los vasos sanguíneos faciales y hace que tu piel se vea artificialmente roja.

Cosas que necesitarás

  • Exfoliante
  • Limpiador
  • Tónico
  • Crema humectante
  • Jabón cremoso
  • Esponja vegetal
  • Talco
  • Leche de soya o isoflavonas de soya
  • Escaramujos
  • Multivitamínico
  • Ajo
  • Ácidos grasos omega 3
  • Agua
  • Aceite de oliva
  • Hamamelis
  • Hojas de menta
  • Hojas de salvia
  • Hojas de hisopo
  • Hojas de milenrama
  • Leche en polvo y aceite de semilla de uva
  • Aceite de sésamo (ajonjolí), germen de trigo y vinagre de sidra de manzana
  • Avena molida cruda y un par de medias de nylon o una bolsa de muselina
  • Sales de Epsom
  • Bicarbonato de sodio y sal de mar
  • Hielo
  • Toalla
  • Aloe vera (sábila)
  • Pomelo (toronja)
  • Semillas de girasol, harina de almendras y crema de leche
  • Aceite de bergamota, rosa o sándalo
  • Botella con atomizador
  • Yogur natural
  • Banano o plátano y miel
  • Aguacate (palta), crema batida y pétalos de caléndula
  • Mango
  • Manzana y jugo de limón
  • Huevos o claras de huevo
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página