Cómo evitar ser un desadaptado social

La ineptitud social nace de un sentimiento de no parecer "normal" o "socialmente apto" ante el escrutinio de los demás. Generada por nuestros propios miedos y preocupaciones de lo que piensan los demás de nosotros y por las expectativas sociales, la ineptitud social puede evitar que interactúes con otros por miedo a ser ridiculizado o hasta marginado por tus semejantes. Una vez que te des cuenta de que todos tienen miedo de ser torpes en situaciones sociales y de que hay maneras de superar las situaciones incómodas con gracia y confianza, estarás en camino de buscar las interacciones sociales en lugar de temerles.

Modificar tu mentalidad

  1. Ten presente que no estás solo. Podrías pensar que todas las personas de tu círculo son socialmente fluidas pero, en realidad, la mayoría se preocupa de ser socialmente inepto en público. Les inquieta no agradarle a la gente, si estarán dejando una buena impresión o si aburren a los demás.
    • Podrías pensar que algunos de quienes te rodean exudan confianza natural y que jamás se tienen que preocupar sobre la impresión que causan, pero todas las personas son inseguras sobre algún aspecto de la interacción social. Todos queremos agradar y tener amigos.
  2. Pregúntate de dónde provienen tus sentimientos de incomodidad. En el caso de muchos que sufren de ineptitud social, los sentimientos surgen de la ansiedad, el miedo, la inseguridad o la baja confianza en sí mismos. En cada caso, intenta identificar la causa principal de lo que te hace sentir torpe a fin de abordarlo directamente. Cuanto antes conozcas la causa real, más rápido podrás comenzar a solucionar el problema.
    • Existen muchas otras razones para ser tímido, como haber tenido una mala experiencia en el pasado, sentir que no te comprenden, sentirte presionado a interactuar en ciertas situaciones (como en el trabajo, con tus compañeros, o por la presión de tus padres, etc.) o un sentimiento de confusión sobre las motivaciones y acciones de quienes te rodean.
  3. Esfuérzate por superar la timidez. Ser tímido realmente puede inhibir tus interacciones sociales. La timidez puede variar de hacer que te sientas cohibido con todas las personas a solo con ciertos grupos. Podrías sentir renuencia a interactuar por miedo a pasar vergüenza. Puedes trabajar en sentirte más relajado durante las interacciones sociales y en salir de tu caparazón con un poco más de frecuencia.
    • Si eres tímido, tal vez quieras participar en eventos sociales, pero sientas miedo de pasar vergüenza o de que te excluyan.
    • Lee el artículo "Cómo superar la timidez" para obtener más información y darte cuenta de que la timidez se puede manejar.
  4. Deja de preocuparte por lo que piensen otras personas de ti. Aunque podría parecer más fácil de decir que de hacer, una manera importante de evitar la ineptitud social es que dejes de preocuparte por lo que piensen otras personas de ti. Si estás demasiado ocupado preocupándote por lo que la persona con la que estás hablando realmente piensa de ti, nunca podrás relajarte o disfrutar de una interacción social. Una vez que dejes ir tu preocupación, descubrirás que es más fácil ser tú mismo y hablar calmada y naturalmente.
    • Recuerda qué opiniones importan. Tal vez no le agradaste a una persona, ¿pero volverás a verla? En cuanto a tus amigos, los verdaderos estarán contigo aun en el caso de que te equivoques de vez en cuando.
  5. Detecta si tienes ansiedad social. La ansiedad social es un síndrome que impide que una persona funcione adecuadamente en la vida diaria, incluyendo en la escuela, el trabajo o los eventos sociales. Una persona que sufre de ansiedad social tiende a mantenerse cerca de la familia y de los amigos de confianza y a evitar todas las relaciones interpersonales públicas. La ansiedad social surge del miedo constate que siente quien la padece de que otras personas lo estén vigilando a fin de humillarlo o avergonzarlo.
    • Si quieres más información sobre la ansiedad social y cómo tratarla, consulta el artículo "Cómo superar la ansiedad social".
  6. Acepta tus sentimientos. Detecta los momentos en los que te sientes incómodo. Al estar consciente de tus propias sensaciones corporales cuando te sientes incómodo y ansioso, podrás reconocer conscientemente que tu adrenalina te está inundando y que te obliga a querer escapar o esconderte.
    • Detecta si te sientes inusualmente acalorado, sudoroso, inquieto, incómodo o exageradamente consciente de tu cuerpo. Vigila tus pensamientos y detecta si son excesivamente críticos de tu desempeño social. Además ten consciencia de tus emociones, ya sea que te sientas indefenso o inefectivo. Sintonízate con estos sentimientos a fin de que puedas aprender a identificarlos.

Usar técnicas de relajación

  1. Habla contigo mismo. El diálogo interno te ayudará a cambiar el enfoque, de preocuparte por lo que están pensando los demás de ti a calmarte a fin de proyectar una sensación de que estás cómodo contigo mismo. Algunos pensamientos útiles para superar los momentos de ansiedad social incluyen a los siguientes:
    • "Voy a estar bien. Mis sentimientos no siempre son racionales, así que me puedo relajar y calmar."
    • "Les estoy prestando demasiada atención a las sensaciones desagradables de mi cuerpo."
    • "Las personas son agradables y me estoy divirtiendo con ellas."
    • "Vine aquí a divertirme."
  2. Aprende a relajarte. Es aconsejable que este aprendizaje comience en casa, donde te sentirás más cómodo. Relajarte antes de asistir a una situación social te podría ayudar a que te abras más, a ser honesto con las personas y a bajar la guardia cuando te encuentres en un entorno social. Si no te sientes tenso, también te resultará posible aceptar las situaciones sociales en lugar de temerles. Además, la relajación te ayudará a calmar cualquier ansiedad que puedas sentir.
    • Practica la respiración profunda para superar los momentos de ansiedad.
    • Lee Cómo hacer meditación de conciencia plena y Cómo meditar para obtener más ideas.
  3. Tómate menos en serio. De vez en cuando suceden cosas desagradables y realmente vergonzosas. Tómate menos en serio y ve el lado más gracioso de los momentos incómodos. No solo que hacerlo te ayudará a poner tales situaciones en una mejor perspectiva, sino que el sentido del humor a menudo romperá la tensión, permitiendo que la gente se ría contigo y no de ti. Una de las mejores cosas que puedes hacer para evitar ser un inepto social es dejar de hablarte a ti mismo con tanta seriedad. Tomarte menos en serio eliminará la presión y te ayudará a relajarte.
    • A menudo no tenemos control sobre las situaciones incómodas, tales como los silencios prolongados en una conversación, la poco elegante y ruidosa flatulencia cuando menos la esperamos y el tropezón con el borde de la alfombra cuando caminamos para aceptar un premio. Elige reírte de la situación.
  4. Concéntrate en lo positivo. Si bien las situaciones socialmente incómodas pueden hacer que nos concentremos en todo lo que está mal en ese momento, es recomendable que te obligues a enfocarte deliberadamente en lo positivo. ¿Qué está saliendo bien a tu alrededor en este instante? Localizar algunas cosas positivas te puede ayudar a restaurar tu perspectiva sobre lo pequeño que es el incidente incómodo comparado con el esquema más grande de las cosas.
    • Ten cuidado de no exagerar la relevancia de una ocasión mala para luego aplicarla a tu impresión general de las interacciones sociales. Concéntrate tanto como puedas en todas las interacciones sociales que hayas disfrutado y que hayan resultado bien.
  5. Aumenta tu seguridad. Aun en el caso de que te sientas inseguro, puedes ya sea fingir que eres seguro hasta que lo estés o recordarte a ti mismo que quieres ser lo más amigable posible. Definitivamente es difícil sentirte seguro en situaciones que provocan miedo, ansiedad, pánico y el deseo de esconderte o escapar.
    • Pregúntate "¿Qué es lo peor que podría suceder?" e intenta hacer al menos una cosa para convivir con los que te rodean, ese es un buen inicio. ¡Lo más probable es que lo peor no suceda!
    • Si deseas más sugerencias sobre cómo fortalecer tu seguridad personal lee Cómo desarrollar confianza en ti mismo.
  6. Sé amable contigo mismo. Ser socialmente inepto no es una forma de ser, es una fase temporal. Superarás cualquier incidente en particular y, en su lugar, vivirás muchas más experiencias positivas. Todos cometen errores y todos tienen al menos una experiencia mortificante que relatar. Recordar tales ocasiones con una sonrisa y darte cuenta de que no te quebró y que ahora es una divertida historia para contar a la hora de la cena, es una señal de que estás siendo amable contigo mismo.

Mejorar tus habilidades sociales

  1. Aprende a ser un buen oyente. Si no te sientes listo para participar en una conversación aportando una anécdota ingeniosa, hay otras maneras de conectarse con los demás, por ejemplo podrías ser un oyente activo. Esto alivia parte de la presión de las interacciones sociales, porque no tendrás que preocuparte de decir cosas inteligentes o interesantes, simplemente tendrás que escuchar cuidadosamente y hacer preguntas. Recuerda, a las personas les encanta hablar de sí mismas, especialmente si quien los escucha parece estar realmente interesado.
    • Cuando escuches activamente, demuéstrale a la otra persona que estás prestando atención parafraseando su mensaje y repitiéndolo. Podrías decir algo como "Entonces, parece que lo que estás diciendo es...".
    • Formula preguntas de seguimiento. No querrás ser inapropiado o demasiado personal con tu interlocutor, pero continúa formulándole preguntas o pidiéndole su opinión.
    • Demuéstrale a la persona que la estás escuchando asintiendo con la cabeza, mirándola a los ojos, y haciendo sonidos o diciendo palabras que le confirmen que la estás escuchando, como "Ajá" o "Es cierto".
  2. Usa lenguaje corporal prosocial. No aparentes estar cerrado, en su lugar invita a la gente a acercarse demostrando que estás abierto y que eres agradable. El cuerpo comunica esto con facilidad. Considera que al cruzar los brazos o las piernas das la impresión de que no te interesan las interacciones sociales. Si evitas mirar a la gente a los ojos, esto también te hará parecer desinteresado. Ten cuidado de no cruzar tu cuerpo, encorvarte o bajar la cabeza y, en su lugar, mira a la gente a los ojos y mantén una postura corporal abierta.
  3. Habla de temas triviales. Hablar de trivialidades es lo que te puede ayudar a abrirte y a tener conversaciones cortas con personas a las que acabas de conocer.
    • Pregúntale a las personas cómo están o cómo les está yendo ese día.
    • Busca un tema en común. Encuentra maneras casuales de averiguar si la persona con la que conversas y tú le van a los mismos equipos deportivos, ven los mismos programas de televisión o tienen las mismas mascotas.
    • Usa tu entorno para ayudarte. Si te encuentras con la persona en una cafetería, pregúntale si probó los maravillosos productos horneados. Si estás al aire libre y es un día hermoso, pregúntale si va a aprovechar el clima agradable para hacer algo divertido.
  4. Sé amigable. Asumir que alguien quiere conectarse contigo te permitirá ser más abierto y amigable con los demás. Si bien es cierto que sin importar lo amigable que seas, algunos responderán como si su boca y su mente estuviesen perpetuamente amargadas, esta no es una razón para frustrarte o culparte a ti mismo. Después de todo, tú no eres responsable del comportamiento de otras personas, ellas podrían tener una historia difícil o estar teniendo un mal día. De cualquier manera, esto no refleja lo que tú eres como persona. Al ser amigable harás que los demás se sientan cómodos, encuentra maneras de romper el hielo y ofréceles a los demás la libertad de ser más abiertos y vulnerables en tu presencia.
  5. Cuenta un chiste. Ten presente que contar un chiste en un mal momento podría hacer que tus "simpatías sociales" te estallen en la cara y quedes en una situación incómoda. Sin embargo, contar un chiste en el momento adecuado, con exactamente el tono correcto puede apaciguar hasta la situación más tensa.
    • Percibe la situación. Si las cosas están un poco tensas, el chiste perfecto podría mejorar el estado de ánimo. Pero si las personas están teniendo una discusión realmente seria, como la muerte de sus abuelos, es recomendable que evites los chistes hasta que la conversación cambie un poco de tono.
  6. Haz elogios sinceros. Cuando se trate de halagar a alguien, lo más importante es que seas sincero y que elogies al otro en el momento correcto. Si no eres genuino, no digas nada. Si eres principiante en los elogios, observa a otros para detectar los momentos oportunos para elogiar a alguien y sigue su ejemplo. Puedes elogiar la joyería, el suéter o el corte de cabello nuevo de una persona y halagarla más a medida que la conozcas mejor.
    • Elogiar un aspecto de la personalidad de alguien, como decirle a tu mejor amigo que tiene un gran sentido del humor o que es bueno para hablar con gente nueva, puede hacer que alguien se sienta más especial que si se trata de un elogio sobre su apariencia física.
    • Si decides elogiar algo físico, asegúrate de no transmitir el mensaje equivocado. Si vas a elogiar la apariencia de una mujer, limítate a su rostro o cabello y evita elogiar su cuerpo o tu comentario podría terminar sonando más atrevido de lo que querías.
  7. Detecta qué evitar. Aunque todas las situaciones sociales son diferentes, hay algunas cosas claves que tal vez quieras evitar hasta que tengas más experiencia social. Hay ciertos comentarios o acciones que tienden a percibirse como socialmente incómodos y que vale la pena evitar si quieres sentirte cómodo en compañía de otra gente. Las siguientes son algunas de las cosas a las que deberías estar atento:
    • Evita decir que eres muy inepto. Seguramente podrás imaginar el resultado de ese comentario.
    • Evita formularles preguntas demasiado personales a las personas si no las conoces bien, como por qué no salen con alguien o si subieron de peso.
    • Si bien no tienes que pararte a kilómetros de distancia de los demás, dale un espacio a la gente.
  8. Mejora tu etiqueta. Si no conoces las normas sociales del grupo con el que estás pasando tu tiempo, haz el esfuerzo de aprenderlas. No conocer las normas sociales puede hacer que te sientas como un inepto social. Esto es especialmente relevante cuando visites diferentes partes de tu país o viajes al extranjero. Usa buenos modales y no olvides decir "por favor" y "gracias".
  9. Sal al mundo. Quedarte en casa, ante la pantalla de tu computadora, escondido detrás de la barrera de tu cubículo o evadir las citas para almorzar, no te ayudará a evitar los momentos socialmente incómodos. Si pasas la mayor parte de tu tiempo ante la computadora por miedo a interactuar con la gente nunca podrás desarrollar tus habilidades sociales.
    • Ten presente que algunas personas son pretenciosas o poco amigables. No son la norma, ni representan una razón para que te aísles. En el caso de esa gente, aprende una manera sencilla de alejarte con dignidad, como una inclinación de cabeza y un "Me dio gusto conocerte" antes de darles la espalda para alejarte.
    • Aprende cómo terminar una conversación al igual que cómo iniciarla. A muchos, terminar una conversación que no va a ninguna parte o que es terriblemente aburrida los deja con un sentimiento de ineptitud social debido a que temen parecer groseros o desatentos.

Consejos

  • Muchas personas superan sus sentimientos de ineptitud social. La ineptitud es una característica comúnmente asociada con la adolescencia y los primeros años de la adultez, pero cuando la gente madura, tiende a encontrar muchas maneras de superar estos sentimientos que alguna vez fueron tan importantes en su vida.

Advertencias

  • Evita alardear como medio para intentar conectarte con los demás o impresionarlos. Si te descubres pregonando tus hazañas o tus posesiones, detente y discúlpate o cambia de tema preguntándole algo a la otra persona.
  • No te preocupes y, en particular, no analices excesivamente. Cuanto más simplifiques tu propósito de interactuar socialmente, mejor.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página