Cómo mentir

Hay mentiras de todas formas y tamaños, y tal vez haya cientos de razones detrás de ellas, como evitar lastimar o proteger a alguien, proyectar una imagen conveniente (física, emocional o social), para evitar algún cobro, para no acceder a lo que otros te presionan o cuando la persona que te cuestiona es muy intimidante para ti, para evitar llamadas o personas o situaciones incómodas, para no dar más explicaciones, porque alguien más te lo pide, para darle una grata sorpresa a alguien más adelante, etc. La naturaleza ética de las mentiras no es el tema de este artículo, sino los pasos a tomar una vez que estás determinado a seguir adelante para ocultar o aparentar algo no diciendo toda la verdad o usando una completa invención.

Pasos

  1. Ponte en paz con tu decisión de mentir. Un buen mentiroso es aquella persona que ha sopesado las reglas éticas y morales y está convencido de que ésta era necesaria. Un mal mentiroso es una persona que tiene conflictos de conciencia al transgredir sus reglas éticas y morales. Si quieres convertirte en un buen mentiroso, debes eliminar los conflictos de conciencia y debes convencerte a ti mismo antes que a los demás. Recuerda que:
    • Las mentiras por lo general lastiman, a ti y a la(s) persona(s) implicada(s), causan disgusto o decepción, y cuesta a veces más alto que el beneficio temporal que aportan. Con las mentiras violas la confianza de otras personas a cualquier nivel, pues la mayoría de nosotros busca la compañía, amistad y colaboración de gente sincera. Sin embargo, acordamos en que a veces es necesario mentir para proteger la reputación, evitar lastimar a alguien, para desviar la atención, etc. Pero siempre depende del contexto, cómo del nivel legal y moral del mismo.
    • Alguna gente como los sociópatas, encuentra atractivas a las mentiras. Estos mentirosos son egocéntricos sin remordimiento y no tienen consideración de nadie. Para la mayoría de la gente, los mentirosos manipulan la voluntad de sus víctimas quienes las creen; con un alto costo cuando ellos son descubiertos.
    • Algunas personas piensan que mentir no es una opción. Estas personas tienen una ética inflexible, o quizás tengan el síndrome de Asperger o simplemente no entienden por qué la honestidad no es la mejor política, la mentira no funciona con estas personas. Sin embargo, el ser honesto siempre puede ser una desventaja en el mundo de los negocios, incluso puedes ser un peligro cuando sabes cosas confidenciales. Por lo que el uso de las mentiras puede ser justificado si se hacen con gran cuidado.
    • Mentir es una decisión personal. Sin embargo, se honesto, usar las mentiras para evadir responsabilidades te convertirá en un mentiroso compulsivo y perderás la noción de lo honesto y lo conveniente. ¿Hasta dónde quieres dañar tus relaciones sociales, tu reputación y tus futuras oportunidades? ¿Los beneficios de la mentira valen el riesgo? Muchos van a la cárcel y otros mueren por mentir.
  2. Considera la posibilidad de ser descubierto. Antes de mentir, pregúntate cuáles son las oportunidades de ser atrapado. Solo tú puedes hacer un juicio de qué tan perjudicial podría resultar decirlas. Toma en cuenta las siguientes cosas:
    • ¿Lo has hecho antes y me te ha descubierto la misma gente? Si es así, ellos ya no confían en ti.
    • ¿Hubo testigos? Si vas a decirles a tus amigos que alguien te asaltó en la esquina, tal vez alguien vio cómo llegaste y te desmienta.
    • ¿Te sientes confiado para contar tu versión de un evento pasado?
    • ¿Cuáles son las represalias si te atrapan? ¿Querrán perdonarte o querrán ajusticiarte? ¿Es una mentira sin importancia o es una trascendente que arruinará tu reputación sin marcha atrás?
  3. Revisas los hechos. Una vez que lo decidas, mentirás, por lo que debes generar tu percepción de los hechos. Por lo que debes saber qué decir para responder a las preguntas que te hagan.
    • Piensa en detalles verdaderos (lugares, personas, eventos y situaciones) para que tu percepción se ajuste con estos detalles, y así sonarás más convincente.
    • Hazlo simple. Entre más grande sea tu mentira, mas fácil será descubrirte. Mentir es como jugar al ajedrez, debes anticiparte con respuestas a preguntas probables. Pregúntate ¿Qué es lo que saben? ¿Qué es lo que piensan?
    • Registrar la mentira hará que no la olvides. Con un registro podrás programar tu mente para que no te veas inseguro.
  4. Apóyate en tu imaginación. Visualiza en tu mente tu percepción de las cosas como "así sucedieron", en otras palabras, convéncete a ti mismo de tu percepción, pues así es cómo la "recordarás" y la contarás cuándo te pregunten.
    • Un ejemplo sería. ¿Choqué el carro? Bien, yo conducía en dirección al muro, por lo que el muro impactó el vehículo. ¡Yo sólo lo movía! Cuando tu situación sea difícil, usa las inmortales palabras de George Costanza, "Lo que crees, no puede ser mentira".
    • De manera alterna, imagina que no fuiste esa persona. Tu eres alguien más, una persona incapaz de estrellar el vehículo. Pretende ser esa persona. Convéncete a ti mismo.
  5. Mírate a ti mismo frente al espejo. Observa tus expresiones faciales. Abre tus ojos y deja tu boca un poquito abierta para proyectar sorpresa. Cuando sonrías, muestra un poco tus dientes y trata de levantar la cabeza, esta será una sonrisa "sincera" de oreja a oreja.
  6. Piensa en los detalles. Los detalles hacen la diferencia entre una mentira creíble y un cúmulo de basura. Añade especificaciones en los detalles para que suenes creíble. Por ejemplo "Estaba comiendo unos tacos con Juan y María" es más creíble que el simple "estaba comiendo unos tacos" (claro que si juan y maría no estuvieron contigo, no los involucres).
  7. No hagas lo que los mentirosos hacen. Hay muchos libros para descubrir mentirosos. Compra uno de éstos, léelo y has lo opuesto. Los mentirosos evitan mirarte a los ojos. Algunas veces mientras piensas miras a otro lado, pero una vez que articulas, haces contacto visual. La policía usa un detector de mentiras o siquiatras para tratar a los mentirosos criminales, sin embargo, un mentiroso común tiene cierto comportamiento:
    • Mantén el contacto visual. Los mentirosos no lo hacen. Mírate natural y has contacto visual de manera aleatoria, galantea incluso con otras personas.
    • Relájate. No te pongas nervioso. El nerviosismo es una señal con la cual se evita una conversación.
    • Mantén tus manos bajo control. Cuando la gente miente, sus manos no están quietas, pueden cubrir su boca o pueden estar arreglando algo de su vestimenta. Mantén tus manos relajadas. No te agarres la cara y no levantes las manos.
    • No digas groserías a menos que sea habitual en ti. Mantén tus hábitos inalterados. Una variación en tus hábitos puede dejarte al descubierto.
    • Mantén la sonrisa al mínimo normal. Piensa en la gente que sonríe mucho cuando esperan conseguir algo tuyo, ese tipo de risa puede delatarte, por lo que evita sobre reír o mejor aún, no te rías.
    • A menos que te conozcan como tartamudo, no tartamudees, es frustrante. La gente que no siendo, tartamudea, los delata el subconsciente y es frustrante para ellos. Mantente tranquilo.
  8. Da por adelantada tu nueva percepción antes que seas cuestionado por algo que pasó. Es más convincente mentir por adelantado ante un hecho que esperar a que éste se descubra. Si eres el sospechoso principal, será muy difícil cambiar la percepción de tus acusadores.
    • Por ejemplo: Sandro, el compañero de cuarto de Justo, camina frente a la puerta. Justo levanta la mirada encima de la computadora y es avisado por Sandro que el perro se comió su pasta, aun cuando Sandro se la comió. Justo va a la cocina y constata el hecho, por lo que se molesta con el perro. Si Sandro no le dice nada, cuando Justo se entere, pensará que Sandro se la comió y entonces no creerá tan fácil el escape de Sandro.
  9. Admite una verdad. Si piensas que alguien más sospecha de ti, admite que ellos te culpan por alguna razón, ellos pensarán que eres responsable sólo de esa razón.
    • Si te es posible, mezcla las verdades con las mentiras. Digamos que tu madre te regañó anoche por lo borracho que llegaste. Ella te confrontó. Claro que no dirás, ¡no es cierto! Mejor di unas cuantas verdades, responde. "Sí madre, ellos tenían una botella de escoces después del trabajo y sin comer, con un trago tuve para sentirme idiota".
    • Culpa a las situaciones. Puedes decir que las cosas fueron de mal en peor antes de que terminaran. Por ejemplo, si rompes algo, puedes decir "¿Pero cómo?, he tratado de hacer funcionar esto durante todo el día y no se deja, he leído el manual, he hecho los ajustes y ahora se rompe y me lastima, ¡que frustración!"
    • Declara una breve confesión para que te libres de ser sospechoso. Por ejemplo, tus padres salen el fin de semana y no te autorizan hacer una fiesta, sin embargo la haces. Cuando regresen puedes decir "lo siento, olvidé alimentar al perro y este hizo un desastre mientras no estuve". Tal vez te culpen de descuidado pero no de desobediente.
  10. Hazte el tonto. Muéstrate muy estúpido como para mentir, es la mejor defensa. Miente de una forma tan estúpido sobre algo pequeño para que no te vean como un mentiroso en potencia.
    • Finge que no recuerdas. Por ejemplo si tu mama te pide que laves los platos y ella al regresar ve que no lo hiciste, puedes decirle que no recuerdas esa instrucción, que más bien entendiste, lava los trapos y dijiste ¿Cuáles? Este tipo de respuestas suenan a que parte del descuido no sólo es tuyo, muéstrate algo confundido. Por el contrario, esta estrategia no la uses con la policía, el no recordar algo "Yo no, no puedo recordar" te hace sospechoso directo.
  11. A menos que seas novelista. No elabores una para cubrirte, las novelas requieren ser corroboradas y ahí es donde sin duda serás descubierto. Investigarán cuál fue tu "rol", si dijiste que fuiste al médico o compraste medicamento, querrán ver la receta, las facturas y la transacción bancaria en tu tarjeta. Buscarán la evidencia.
    • Se muy cuidadoso cuando te confronten con alguien. Parecerá fácil mentir en una multitud en donde sospechan "todos de todos". La técnica es lucir como ajeno, inocente. Por ejemplo si alguien te pregunta qué hiciste la noche pasada. Puedes agarrar tu celular y decir, deja le hablo a mi novia, pues estuve anoche con ella y ella me cuidó, yo andaba hasta atrás, claro, asegúrate que sea cierto, aun cuando hayas estado consiente de lo que hiciste.
  12. Luce indiferente. Otro modo de escaparte de situaciones incómodas es actuar indiferentemente para evitar responder de modo defensivo. Mantén la voz estable y no protestes mucho. Actúa como si no te importara si eres convincente o no. Si eres bueno en esto, te sentirás sorprendido por la falta de fe de tus detractores y les dirás que estás inclusive algo molesto.
    • Ten cuidado de no sonar obvio cuando cambies el tema. Esquivar un tema cada vez que eres cuestionado, te expone. Trata de responder de manera superficial y con verdad todas las preguntas que te hagan, ellos verán que "haces tu mejor esfuerzo". Bromea si puedes, ríete, habla de un conejo cuando ellos hablan de un elefante.
  13. Sigue hasta el fin. Una de las inconveniencias de mentir es que recordarás el hecho tal vez toda tu vida. No podrás olvidar que mentiste, está en los detalles y tal vez debes vivir con ésta cual si hubiera sucedido ayer, depende del contexto. No querer hablar del tema te hace sospechoso, por lo que debes, de vez en cuando, sacar esas memorias a relucir entre las amistades y conocidos. Esto te ayudará a liberarte.
  14. Distingue en dónde no mentir. Bien, si vas a mentir es importante que sepas en dónde sería estúpido hacerlo. Hay regulaciones éticas y morales para evitar mentir en ciertas situaciones. En verdad que no te ayudarás al hacerlo, y si podrías salir perjudicado. No debes mentir en algunas situaciones como:
    • A la autoridad, a la policía: Di la verdad hasta donde entiendas y aceptes tu responsabilidad. En algunos países, el mentir a un oficial o en una corte es una ofensa grave. Por tu bien, declara tus actividades tal cual son, la ley considerará tu honestidad y tu abogado armará una mejor defensa con realidades.
    • A tu médico o abogado: Pregunta si tu conversación tiene garantías de privacidad (médico -paciente, defensa-acusado) y éstos no podrán revelar la información a la policía o en la corte, salvo que tu médico crea que cometiste un delito grave como asesinato. Si mientes, comprometes al médico y al abogado, no olvides que el abogado está para "mitigar las circunstancias", por lo que quítate la mentalidad del reptil y apóyate en tu abogado.
    • No defraudes: No mientas a la gente que depositó su dinero, sus ahorros o cosas valiosas. No sólo es un acto ilegal castigable, es una forma despreciable de vivir.
    • A un atacante: Cuando estés siendo asaltado y te pidan tu cartera, tu vida vale más que ésta, por lo que no digas que no tienes cartera.
    • A tus niños. Evita mentirles sobre la muerte de un familiar o sobre tu divorcio. Ellos se enterarán tarde o temprano y las mentiras se revertirán peor. ¡Sé un buen ejemplo para ellos!
    • Para cubrir a alguien: Si alguien cometió un delito, déjalo pagar por él, de otro modo tú serás cómplice y terminarás pagando por tu error.
    • Cuando engañaste a alguien y te descubre. Se honesto, tal vez esta persona quiere entender tus razones. Y si tu mentira los vuelve sospechosos, tal vez los forzaste a mentir también. No engañes a tu pareja diciéndole que necesitas un tiempo libre. ¡No es humano hacer esto!

Consejos

  • La mentira es lo que luce primero El lenguaje corporal debe ser consistente para tener éxito. Bajo el estrés de mentir, eventualmente damos señales que un ojo entrenado puede pescar, sin embargo, cuando eres obvio, hasta un ojo no entrenado te descubre. Un lenguaje corporal confiable, permitirá que tu percepción "sea aceptada". Ten en mente:
    • Mantén una postura receptiva. Implica que la situación no te incomoda.
    • No cruces las manos o las piernas.
    • Mantén tu vista al frente y no mires hacia abajo.
    • Mantén tu voz sin sobresaltos, ni de tono ni de velocidad.
    • Suelta cualquier cosa que cargues, eso creará una sensación de confianza. Una barrera que te "ocultará" y que no querrán cruzar.
    • Mantente relajado. Cualquier señal de nerviosismo te delatará. Un modo natural de actuar te ayudará, no lo fuerces.
    • Cuidado con llorar, los mentirosos lloran más de lo normal. Tal vez tienen una sustancia que los ayuda a fingir.
  • Convéncete de tu percepción. Si te convences a ti mismo, tal vez logres convencer a otros.
  • Cuando involucres a alguien en tu mentira, usa su nombre si sugieres conocerlo. Si es posible, que sea un indigente o un vendedor callejero, así dejarás referencias difíciles de trazar.
  • No des feria de más cuando te cuestionen, quien te cuestiona puede descubrirte de inmediato. Por ejemplo, no digas "yo no tome las naranjas" cuando te comentaron que "alguien agarró algo de fruta", serás cuestionado ¿"naranjas"? lo cual hará evidente que te descubriste. Algunas veces tu inteligencia no es tan inteligente como para librarte de todas.
  • Tu mentira necesita ser consistente no importando con quien te encuentres.
  • Lucir confundido cuando estás dando información detallada te auto delata ¡Cuídate de caer en esto!
  • No confundas la privacidad con la necesidad de mentir. Si no quieres decirle a la gente, que haces, no lo hagas. Diles de un modo amable que no es asunto de ellos. Se asertivo, no furtivo.
  • Si mientes porque todos desean escuchar algo, terminarás creyendo eso también tú y vivirás en negación. Esto te consumirá si la mentira es sobre algo real que no puedes cambiar, como que tu jefe no es muy listo, vive en el closet y eso cobra vida en tu mente. La negación se presenta en varias maneras y creer una mentira te puede dañar a ti y a muchos.
  • Si complicas una mentira, te confundirás y te delatarás. Decir algo como "Le presté el libro a Iván, e Iván lo prestó a Tomas, el cual prestó a Ana quien me lo regresó, después tú lo prestaste a Iván quien dijo le pertenecía, pero es mío, (siendo de Iván)" suena confuso y huele a mentira.
  • No hagas la mentira tan grande, como decir que dejaras la escuela porque la armada te necesita, o no digas que tienes un virus come carne que matará a cualquiera que se te acerque.
  • Los mentirosos efectivos suelen ser lectores capaces de manipular gente. Por ejemplo, alguna gente convence a masas en hacer depósitos en inversiones que no prosperan y sólo enriquecen al mentiroso. Esto es porque los mentirosos se informan en que es lo qué la gente quiere a través de revistas o redes sociales y por ahí los convence. Esto es un fraude y condenable, sin embargo debemos notar que los mentirosos están convencidos de su percepción ("mientras no engañe a una compañía, todo está bien") de tal modo que la gente se deja engañar escuchando lo que quieren escuchar.
  • Evita decir mentiras si eres una persona que olvida las cosas, o escríbelas en un lugar aunque te pueden descubrir, si tienes miedo, déjalas en un sobre cerrado con un notario que las lea cuando te mueras.
  • Mentir para evitar una responsabilidad es una forma pasiva de agresión y es muestra de una baja estima o una pobre habilidad de afrontar retos.

Advertencias

  • Una vez mentiroso, difícilmente te deshaces del hábito.
  • Cuando mientes a quien amas o admiras y confías, se consciente que con el tiempo te sentirás culpable. Es un sentimiento permanente, que aunque lo confieses, no dejarás de pensar que hubiera sido preferible no haber mentido.
  • A veces es el ego quien te conduce a mentir. Tu propia satisfacción personal puede generar la mentira.
  • Si una mentira no se te hace difícil, con la práctica, ninguna. Por lo que no empieces mintiendo, en el proceso tropezarás, pero recuerda que si tropiezas en el piso te lastimas una rodilla, y si tropiezas desde una nube, te puedes matar.
  • Mentir te puede hacer sentir estresado, culpable o mala persona. Recuérdalo siempre, pues una vez en práctica, te perseguirá por siempre.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página