Cómo entrenar a tu hurón para que use una caja de arena

Con un poco de paciencia y compresión, descubrirás cuan fácil es entrenar a tu hurón para que use una caja de arena.

Pasos

  1. Si es la primera vez que traes un hurón a tu casa o si este no está acostumbrado a usar una caja de arena, mantenlo dentro de su jaula. Coloca una caja de arena que tenga la parte trasera alta, la parte delantera baja y sea lo suficientemente grande para que todo el cuerpo de tu hurón quepa en una de las esquinas. Coloca otras cosas (un tazón de comida, un tazón de agua, una manta, etc.) en las tres esquinas restantes. Los hurones son animales limpios por naturaleza y no les gusta defecar en el lugar donde duermen o comen. Por lo tanto, no tendrá otra opción que hacer sus necesidades en la caja.
  2. Observa a tu hurón. Si ves que tu hurón está fuera de la caja y retrocede con la cola levantada, dile "NO" con una voz firme y colócalo rápidamente en la caja de arena. Es posible que se sorprenda con el olor de sus desechos y salte fuera de la caja pero debes colocarlo allí hasta que haga sus necesidades. Mientras aún este en la caja, dale inmediatamente un bocadillo y felicítalo.
  3. Si ocurre algún "accidente", coloca las heces en la caja de arena y limpia el área COMPLETAMENTE (nunca utilices Lysol porque es tóxico para los hurones). Desde ese momento su hocico lo guiará a su caja de arena y será menos probable que cave en sus desechos.
  4. Una vez que use la caja constantemente, puedes expandir su territorio a un espacio preparado con una caja de arena, un tazón de comida o una cama en cada esquina. Continúa haciendo lo explicado anteriormente y enfatiza el refuerzo positivo dándole un bocadillo cada vez que haga sus necesidades dentro de la caja.
  5. Una vez que el hurón se acostumbre a ese espacio, puedes expandir su territorio con otro espacio dispuesto de la misma forma que el anterior, con al menos una caja de arena por espacio de juego. Las cajas de los espacios pueden ser triangulares y más pequeñas para no crear otra esquina junto a la caja de arena. No obstante, debes tener en cuenta que a algunos hurones no les gusta ese tipo de cajas.

Consejos

  • Si tienes varios hurones, especialmente si uno está enfermo, es posible que necesites dos cajas de arena en la jaula y en los espacios de juego porque a algunos hurones no les gusta compartir.
  • Los hurones no son perfectos. Después de entrenarlos para usar la caja de arena por primera vez, aún necesitarán que los refuerces de vez en cuando.
  • Los hurones pueden hacerte creer que están haciendo sus necesidades en la caja de arena ¡No dejes que te engañen!
  • El olor de "accidentes" pasados atrae a los hurones. Es como si dejaran una marca, como lo hacen otras mascotas. Si el olor de las heces aún persiste, los hurones regresarán varias veces y seguirán defecando en esa zona. Por lo tanto, asegúrate de limpiar cualquier "accidente" completamente. Existen muchos limpiadores de "accidentes" de mascotas que pueden utilizarse para quitar el olor a orina de las alfombras y la tapicería.
  • ¡Limpia las cajas de arena con frecuencia! Los hurones no usarán una caja maloliente.
  • ¡Escoge con cuidado el tipo de arena! Los pellets son menos costosos pero a algunos hurones no les gustan, especialmente cuando no hay suficientes dentro de la caja. Deben ocupar de 3 a 5 cm (de 1 a 2") de alto. La arena para gatos de origen vegetal, suave y aglutinante funciona muy bien en hurones y a ellos les gusta más porque huele mejor. Nunca uses arena para gatos que se vuelva DURA al aglutinarse, esté hecha de silicona o desprenda polvo (véase Advertencias).
  • Nunca limpies las jaulas con Lysol porque es tóxico para los hurones.
  • Los hurones son exigentes. Una vez que se acostumbran a un tipo de caja de arena, arena, o bocadillos, les tomará algo de tiempo acostumbrarse a otros que sean diferentes.

Advertencias

  • Si usas arena de arcilla, tu mascota podría atragantarse, incomodarse demasiado o morir. También es posible que tu hurón la inhale si cava dentro de ella, un hábito natural de los hurones. Además, si la arena de arcilla se mezcla con la humedad de los conductos nasales o los pulmones de tu hurón, esta se juntará, se aglutinará y posiblemente le cause la muerte. Por otro lado, la arena de arcilla y la arena de silicona se pegan en el ano de los hurones y si ellos respiran su polvo, puede causarles enfermedades respiratorias.
  • No golpees a tu hurón de ninguna manera, aún si es un golpe leve en el hocico.
  • Si cambias de marca de arena, tendrás que entrenar a tu hurón nuevamente. Para evitar esto, mezcla la arena de la marca nueva con la arena de la marca anterior durante una semana.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página