Cómo dejar de reírse cuando hacerlo es inapropiado

Algunas veces, simplemente no podemos dejar de reírnos. Hay que tener cuidado con esto cuando estemos en un momento serio ya que hay gente que se puede ofender.

Pasos

  1. Entiende cuándo es inapropiado reírse. Dicen que “la risa es la mejor medicina”, pero si la situación es muy seria a otros no les gustará que te rías. Si llegas al lugar ya sabiendo que la situación es seria, esto te ayudará a mantener un comportamiento más calmado.
  2. Da una ojeada a ver si los demás se están riendo, o al menos sonriendo. Si no lo hacen los demás, no lo hagas tú. Si ves que alguien se quiere reír cuando no es apropiado, aléjate de ahí porque la risa inoportuna siempre es contagiosa.
  3. Piensa en algo muy triste y deprimente. Si necesitas inspiración, las noticias siempre están llenas de eventos desafortunados que servirán para calmarte. Piensa en algo que te haga llorar. Aunque esto puede ser desagradable, te ayudará a controlar la risa indeseada. Si la tristeza no funciona, el miedo también es muy efectivo. Piensa en una escena de una película de terror o en un accidente automovilístico. Está probado que la adrenalina (la hormona del miedo) que se produce en estas situaciones bloquea las endorfinas (las hormonas de la felicidad).
  4. Pellízcate o causate una sensación física fuerte, como morderte el cachete por dentro (no muy fuerte). Muerde dentro de tu boca para prevenir la risa. Aguántate la respiración.
  5. Disfraza tu risa con un gesto de tos. Si se te sale una risita o sonrisita, cúbrela rápidamente con tu mano y tose. Aléjate de la multitud aunque te tengas que salir del cuarto. La gente te verá toser y lo entenderá.
  6. Convierte tu risa en llanto si la ocasión es algo triste como un funeral. Algunas personas parecen reírse antes de llorar.
  7. Trata de exhalar todo el aire que puedas. Esta falta de aire no permitirá que la risa continúe. Normalmente funciona mejor si lo combinas con la técnica de la tos. ¡Combinar las técnicas casi siempre es lo mejor!
  8. Si se pone muy difícil, tápate la nariz y cubre tu boca. Así la gente no puede ver tu sonrisa, y tú podrás reírte por dentro. Puede que empieces a temblar, pero está bien, se puede disfrazar como llanto. Trata de no dejar salir sonidos, aunque a veces pueden parecer estornudos o ruidos raros.
  9. Abre tu boca grande y deja tu risa salir silenciosamente sin sonreír; esto se verá raro pero funciona.
  10. Pretende que limpias tus dientes. Abre tu boca ampliamente y haz como si quitaras comida atorada. ¡Esto no solo esconde tu sonrisa completamente, sino que también limpias tus dientes al mismo tiempo! Ten cuidado porque la cara que estarás haciendo puede hacer reír a otros.
  11. Aplica en ti mismo la psicología inversa. Dite a ti mismo algo como “¡esto es muy gracioso, ríete más!” y así terminarás creyendo que lo que era tan gracioso ya no lo es.
  12. Cuenta de forma regresiva del 10 al 1. Si no funciona, hazlo de nuevo.
  13. Muerde un lado de tu labio inferior. Así te reirás todo lo que quieras sin abrir tu boca. La gente pensará que estás tratando de aguantarte el llanto. Cuando termines cierra tu actuación respirando como si acabaras de llorar.
  14. Empuja tu paladar con tu lengua y cierra la boca.
  15. Muérdete la lengua.
  16. Cierra la boca y respira fuertemente por la nariz. La gente pensará que tienes gripa o algo así.
  17. Muerde tus cachetes por adentro.
  18. Haz una multiplicación mental. Esto ayudará a que te distraigas y no estés recreando la situación graciosa una y otra vez en tu cabeza.
  19. Trata de recordar cualquier otra cosa. Trata de recordar el nombre de tus amigos o familiares, o recordar canciones que te gusten. Cualquier cosa que distraiga tu mente ayudará.
  20. Si insultaron a un amigo de forma graciosa, conviértelo en risa de lástima. Te ríes pero sin sonreír por completo y volteas hacia el piso y niegas con la cabeza.
  21. Canta una canción y concéntrate en la letra.
  22. Ejercita los músculos de tu mandíbula para liberar la tensión y cansarlos.
  23. Siempre funciona caminar un poco y estar a solas para controlar la risa.

Consejos

  • Si estás sentado, agáchate y junta tu cabeza con tu regazo hasta que recuperes el control.
  • A veces es bueno reírte un poco para lograr controlarte.
  • No te sientas culpable por quererte reír. A mucha gente le dan ganas de reírse en funerales. Los sentimientos humanos son complicados, y no quiere decir que la gente sea insensible.
  • Si detectan que te ríes, simplemente discúlpate y explica que no sabes por qué tienes problema al controlarte, y que no es tu intención ofender a nadie.
  • Frunce el seño, hay una conexión entre tu expresión y tus sentimientos – una cosa puede llevar a la otra. También funciona a la inversa cuando te sientes mal por alguna razón.
  • Quédatele viendo a un punto específico y no desvíes la mirada de esa posición.

Advertencias

  • Al reírte de alguien puedes hacerlo enojar. Usa una de las técnicas mencionadas para no dañar los sentimientos de las personas ya que algunos saber lidiar con que alguien se burle de ellos, pero otros no.
  • Contener la respiración puede ayudar pero a veces puede resultar en una explosión de risa, así que ten cuidado.
  • A veces esta risa (o llanto) incontrolables pueden ser causa de un desorden neurológico. Puedes ver a un neurólogo.
  • Si vas a morder tu lengua, mejilla o labio ten cuidado, no lo hagas muy fuerte.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página