Cómo utilizar el poso del café como un exfoliante de piel

A continuación podrás leer cómo se prepara un exfoliante de piel totalmente natural que te dejará sintiendo muy bien. Y además es de bajo costo.

Pasos

  1. Abre el grifo el lavabo del baño. Toma el trapo de limpieza y remójalo con agua tibia.
  2. Ve a la cocina, recolecta el poso del café y colócalo dentro de un tazón de cereal.
  3. Coloca el poso de café a un costado de la bañera o ducha, y luego exprime el trapo de limpieza hasta sacar todo el agua tibia.
  4. Métete dentro de la bañera o ducha y no abras el grifo del agua. Utiliza el trapo para aplicar el poso de café sobre tu piel. Frota el poso tibio sobre tu piel con movimientos circulares, empezando por el cuello. Asegúrate de tener suficiente poso de café para trabajar el cuerpo completo. Debes frotar el cuello, hombros, pecho, brazos, la panza, las nalgas, piernas, y por último los pies.
  5. Asegúrate de enjuagar el cuerpo completo con agua tibia, para quitar todo el poso del café. No laves tu cuerpo con jabón después de quitar el poso. Esto quitaría los aceites que colocaste sobre tu piel.
  6. Seca tu piel con palmadas (no la frotes).

Advertencias

  • Puedes utilizar el poso del café sobre tu rostro, pero debes tener mucho cuidado con los ojos. El área de piel bajo los ojos es muy sensible, así que trata de evitarla. El poso del café es excelente para exfoliar la piel del rostro.

Cosas que necesitarás

  • Poso de café fresco (después de preparar un café)
  • Un tazón de cereal pequeño
  • Una toalla seca
  • Un trapo de limpieza mojado con agua tibia y exprimido
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página