Cómo conversar con tus padres para que comprendan

Algunas veces, es difícil conversar con los padres, porque parece que no tienen idea y que no comprenden. Pero hay algunas cosas que podrían ayudar.

Pasos

  1. Encuentra tiempo para conversar cuando tu papá no esté haciendo otra cosa, como lavando los platos, trabajando en su despacho, llevando a los otros niños a la cama, etc. De lo contrario, su mente estará en otro lugar y además se molestará o no te dará su atención por completo.
  2. Pregúntales para programar tiempo para conversar con tus padres. “Papá, quiero hablarte de algo. ¿Cuándo sería un buen momento para que conversemos?”. Se emocionarán porque (1) reconozcas la importancia de programar tiempo para conversar un asunto con ellos y (2) tu madurez e iniciativa al venir a ellos para conversar algo. Ellos quieren que converses con ellos, están emocionados porque lo harás, así que no dejarán pasar la oportunidad.
  3. Planea tu estrategia. Comencemos con cuáles son los problemas. Colócalos en una hoja de papel. Ahora condúcelos tú solo, ¿qué harías si fueras el padre? ¿Has hecho algo para que ellos digan que no? ¿Quebrantaste una regla? ¿Traicionaste su confianza? Luego, descubre una manera para ganarte su confianza de nuevo. Por ejemplo, digamos que llegaste a casa a las 11:00 y se supone que tenías que llegar a las 9:00. Tu castigo es quedarte encerrado. Ofréceles hacer otra cosa para que puedas ganarte el derecho de ir a este evento. ¿Comprendes? Quizás lavar los platos, lavar la ropa, cuidar a tu hermano, ¡masajear los pies de tu mamá! Tienes que descubrir una estrategia antes de que se reúnan.
  4. Comienza con una afirmación. No digas “Hiciste”, etc. Con calma, comienza tu reunión con una afirmación como “Siento que es injusto que no pueda ir a la fiesta el viernes por la noche”. Esta afirmación explica el asunto al que quieres dirigirte: ¡mantenerte concentrado es muy importante!
  5. Pregúntales por qué. “¿Puedes ayudarme a comprender por qué no puedo salir?” Si no puedes entender por qué, entonces no puedes abordar lo que necesitas cambiar.
  6. Pregúntales de qué se preocupan. “Papá, ¿qué te preocupa? Ayúdame a comprender qué problemas o preocupaciones tienes”. Tal vez sepan algo que tú no. Necesitas desarrollar una comunicación entre ustedes dos y no solo asumir que es por una u otra razón. Mantén tu voz firme, no la levantes ni te emociones. Quizás no comprendan por qué es importante para ti.
  7. No reclames ni te quejes. Odias escucharlo y ellos también. No va a llevarte a ninguna parte: solo empeorará la situación.
  8. Mantente concentrado en lo que quieras y en lo que sientas, y sé honesto. “Papá, me siento muy triste porque no confías en mí y quiero saber qué hacer para que confíes en mí” funciona un millón de veces mejor que “¡Nunca me dejas hacer lo que quiero!”. Ten cuidado de no exagerar: ser muy meloso dará como resultado que te digan rápidamente “¡No!”
  9. Sé respetuoso. Aunque te molesten, son tus padres. Y te respetarán si los respetas.
  10. Gánate su confianza. Debes comprender que necesitas ganar su confianza. Diles que comprendes cuán importante es la confianza. Si has traicionado su confianza en el pasado, entonces es necesario que la ganes haciendo progresos. Pregúntales qué puedes hacer para ganar de nuevo su confianza.
  11. ¡Sé servicial y bueno, para que sean buenos y serviciales contigo!

Consejos

  • Si quieres que te escuchen, también tienes que escuchar. No salgas corriendo indignado en la primera oportunidad; aguántatelo.
  • Evita dar afirmaciones que incluyan las frases “Tú nunca” y “Tú siempre…”. Eso solo desvía la atención del punto principal.
  • Ten una lista de razones que apoyen tu argumento. Algunas veces, los padres escuchan una razón si saben que has meditado a fondo y preparado tus argumentos. Algunas veces, incluso ganas su respeto. También mantiene tus líneas de comunicación abiertas.
  • El azúcar es mejor que la sal. No puedes obligarle a un padre a que te dé lo que quieras. Gritar no hace que las personas quieran cambiar de opinión.
  • Nunca digas "¡Ya no te amo!" o "¡Te odio! ": tus padres pueden tener sus sentimientos heridos igual que tú. Evita decir esto también porque tus padres normalmente no te prestan ninguna atención cuando las dices. Así que es inútil.
  • Nunca te rindas ni tengas miedo.
  • Mantente preparado para aceptar un “sí” o un “no” como respuesta. Incluso después de que hayas explicado tu razón y escuchado la suya, ya que algunas veces los padres pueden estar empecinados en algo que no quieres.

Advertencias

  • Evita gritar porque los enfadará.
  • Debes darte cuenta de que algunas veces simplemente los padres no comprenden.
  • Evita quejarte.
  • Siempre mírales a tus padres a los ojos. Esto les hará saber que hablas en serio.
  • Debes tratar de mejorar tu relación con tus padres. ¡Conversar sobre cosas diferentes sirve de ayuda!
  • ¡Llama su atención al decir claramente su nombre! Si no escuchan, háblales más fuerte y con más claridad.
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página