Cómo comprar un nombre de dominio barato

Comprar un nombre de dominio es un excelente modo de armar tu propio sitio web y/o tu dirección de correo electrónico personalizada. Aquí tienes algunos factores importantes a tener en cuenta además de una guía paso a paso para comprar un nombre de dominio disponible y regatear uno ya ocupado.

Cosas a tener en cuenta

  1. Los factores importantes que afectan al precio y al valor cuando se elige un nombre de dominio. Un buen nombre de dominio es simple, único y fácil de recordar. Dicho esto, el precio (y ni hablar del valor intrínseco) de un nombre de dominio depende de varios factores como el promedio largo, la cantidad de palabras, la facilidad para deletrearlo, y cuánto tráfico recibe sin ser forzado. Un nombre corto, de una sola palabra (ejemplo: gato.com) costará mucho porque los títulos simples tienen muchos usos posibles, es decir que es probable que la gente ya le haya echado un vistazo por su propia cuenta. Si realmente necesitar bajar el precio, alarga el nombre agregando “el/la” o “mi” por delante; sin embargo, ten en cuenta que esto disminuirá el desempeño del dominio. Antes de enamorarte perdidamente de un nombre de dominio, crea algunas variantes y alternativas de respaldo.
    • Si el nombre que deseas contiene un error ortográfico intencional, prepárate para perder parte del tráfico contra la versión escrita correctamente. Como alternativa, si tu nombre contiene una falta de ortografía común, considera comprar una variante (o más) del nombre de tu dominio y desde allí redirigir el tráfico hacia tu sitio principal. Por supuesto, esto te generará gastos adicionales.
    • Evita incluir caracteres (ejemplo: _, *, #) en tu nombre, ya que estos no son intuitivos y provocarán que haya un desvío del tráfico.
  2. Considera utilizar un registrador de nombres de dominio acreditado por la ICANN. Una compañía acreditada por la ICANN debe pasar por todos los controles de acreditación de la ICANN, que es un proceso caro y exhaustivo. Esto te permite saber que una compañía está comprometida.
  3. Asegúrate de que puedas controlar todos los aspectos del nombre de tu dominio. Muchas compañías de registros de nombres de dominio no te dejan modificar los dominios por tu cuenta. Debes realizar un pedido a través del sistema de soporte y luego esperar unos días para recibir asistencia. Las cosas simples, como cambiar las etiquetas IPS o cambiar los servidores de nombre, deberían ser realizables a través de tu panel de control. Asegúrate de recibir un panel de control y verifica qué te permite hacer.
  4. Fíjate si existe una cuota relacionada con el lanzamiento o el traslado de tu dominio. Muchas compañías de registros de nombre y de alojamiento cobran una cuota de lanzamiento. Otras cobran una cuota de traslado cada vez que cambias de servidor (.com, .net, .biz, etc.). Este cobro es completamente innecesario; jamás deberías estar obligado a pagar rescate por el nombre de tu dominio.
  5. Fíjate si obtienes alguna cuenta de correo electrónico. Muchas compañías de alojamiento no incluyen un correo electrónico o no te cobran de más por él. En muchos casos, solo puedes obtener una dirección que reenvíe tu correo electrónico. Algunas compañías sólo ofrecen una o dos direcciones de correo, incluso para un simple correo POP3. Deberías asegurarte de recibir al menos 15-20 cuentas de correo electrónico POP3 que estén incluidas sin cargo con tu dominio.
  6. Asegúrate de que puedas utilizar sus servidores SMTP para el correo electrónico saliente. Muchos proveedores de alojamiento y de registro de nombres de dominio no te permitirán utilizar sus servidores SMTP para enviar correos electrónicos. Ellos asumen que tú puedes enviar el correo a través de los servidores SMTP de tu proveedor de internet. Sin embargo, la gran mayoría de proveedores de servicios de internet (ISP, por sus siglas en inglés) y proveedores de banda ancha sólo te permitirán utilizar sus servidores SMTP con las cuentas de correo electrónico que lleven su nombre (es decir, juangonzales_123@suISP.net). Esto quiere decir que si utilizas tu propio correo electrónico (es decir, juan.gonzales@juangonzales.net), no podrás enviar correos a través de sus servidores SMTP. Existen soluciones alternativas, pero no deberías tomarte la molestia.
    • Cuidado: algunas de las mejores compañías de alojamiento sólo te permitirán utilizar sus servidores SMTP con cuentas Premium, las cuales implican un costo adicional.
  7. Asegúrate de tener siempre el control sobre el nombre de tu dominio. Hay cientos de negocios que alojan sus sitios web con alojamientos web que no los satisfacen. Un mal servicio, facturas imprevistas, un tiempo de actividad poco fiable y problemas con el correo electrónico son sólo algunas de los inconvenientes más comunes a los que se enfrentan los clientes en la actualidad. Lo que la mayoría de ellos querría hacer es votar con los pies e irse y buscar otro proveedor de alojamiento web. Sin embargo, no lo hacen porque mover todos sus dominios a otro alojador es un terrible dolor de cabeza administrativo. Elige sabiamente desde el comienzo así no te conviertes en uno de estos clientes.
  8. Nunca registres tu dominio a nombre de alguien más. Tu webmaster o tu primo pequeño pueden ser más conocedores de la tecnología que tú, pero si el dominio termina registrado a su nombre, puedes perder tu sitio de la noche a la mañana si la otra persona se olvida de renovarlo a tiempo o se pelea contigo.

Compra un nombre de dominio disponible

  1. Investiga a algunas compañías antes decidir con cuál seguir adelante. El precio, la cantidad de control, la facilidad de uso, el nivel de atención al cliente, y cualquier cosa que tengan para ofrecerte puede diferir mucho entre las distintas compañías. Lee Cosas a tener en cuenta para orientarte.
  2. Verifica si el nombre que deseas está disponible. La compañía en la que decidas registrarte te permitirá buscar a través de una base de datos para averiguar si tu nombre de dominio está o no está disponible. Si está disponible, procede como se explica en los siguientes pasos; si no está disponible, piensa en un nombre nuevo o la sección que le sigue a ésta.
    • No creas que un nombre está disponible sólo porque lo hayas escrito en la barra de direcciones y no te llevó a ningún sitio. A veces, los sitios que aún no fueron subidos a internet o que estén sufriendo reparaciones importantes pueden producir falsos negativos.
  3. Elige un dominio y paga por él. Para obtener y mantener un dominio, por lo general deberás pagar una cuota por la compra, una cuota por la renovación anual y, posiblemente, una cuota por darle el alta al sitio.
  4. Nunca te olvides de pagar a tiempo la cuota de renovación o perderás tu sitio de la noche a la mañana. Esto será particularmente vergonzoso si un negocio desagradable, que conmocione a tus antiguos visitantes, compra tu dominio.

Regatea por un nombre de dominio ocupado

  1. Averigua quién es el dueño del dominio. Si es un operador importante con un sitio bien establecido, simplemente retírate con estilo. Sin embargo, es posible que tengas suerte y encuentres un dominio que alguien haya comprado en un capricho, como un respaldo, o sin considerarlo cuidadosamente, y entonces quizás puedas negociar un acuerdo.
  2. Contacta al dueño. Antes de ofrecer un precio, simplemente envíale un correo electrónico preguntándole si el dominio está a la venta. Si eres alguien conocido o se te puede vincular claramente a un negocio próspero, crea una dirección de correo electrónico alternativa y genérica con la cual contactar al dueño, ya que tu éxito puede jugar en tu contra. De todos modos, ten en cuenta que un correo electrónico muy informal puede ser considerado como correo no deseado o correo basura.
  3. Negocia un precio. Según el empresario de internet James Siminoff, existen cuatro posibles situaciones básicas al regatear:
    • El dueño propone una suma excesiva. Si este es el caso, contesta diciendo un precio que te parecería justo en vez de regatear por debajo de un precio razonable. No es ningún secreto que los nombres de dominio son bienes raíces valiosos, entonces una oferta está por debajo de lo esperado hará que el dueño no te tome en serio.
    • El dueño te pide que sugieras un precio. Si este es el caso, ellos quieren vender y es muy probable que intenten aumentar el precio respecto a tu oferta. Sugiere un precio entre un 20% y un 30% por debajo del mínimo que estás dispuesto a pagar y luego comenzará el regateo.
    • El dueño pide menos de lo que tú quisieras pagar. Acepta la oferta, pero no demuestres demasiado entusiasmo, o el dueño comenzará a sospechar que está siendo demasiado generoso.
    • El dueño sugiere exactamente el mismo precio que estás dispuesto a pagar. Lee el caso anterior.
  4. Sé extremadamente cauteloso al comunicarte con el dueño. Incluso si aceptas de manera informal comprar el dominio a través de un correo electrónico, si llegaras a cambiar de opinión, esta comunicación puede ser utilizada en tu contra como si ésta fuera un contrato legalmente vinculante. Hasta que no estés absolutamente seguro de que quieres hacer un trato, acuerda comprar el dominio siempre y cuando todos los términos sean razonables. Esto te dejará una vía de escape si las cosas salen mal.
  5. Haz que el dueño acepte el trato lo antes posible. Si el dueño está totalmente de acuerdo con tu precio, el correo electrónico se convierte en un contrato ejecutable.

Consejos

  • .biz significa “negocio” (del inglés, business )
  • .mobi significa “móvil” (del inglés, mobile )
  • .info significa “información”
  • .org significa “organización”
  • .com significa “comercial”
  • Sólo para darte un intervalo: deberías poder obtener un proveedor que te brinde todo lo que se describió en el artículo por menos de 20 US$ por año; asumiendo que el tráfico no sea muy alto (menor a 5 GB por mes), y que el tamaño del sitio web no sea muy grande (menor a 50 MB). Eso es un valor muy decente, especialmente para sitios web personales.
  • .us significa “Estados Unidos” (del inglés, United States )
  • .edu representa a las instituciones educacionales de estudios superiores a la escuela secundaria.
  • ¿Existe algún otro modo? Sí, existe. Los negocios deberían utilizar una compañía de registros de nombre de dominio para administrar de forma centralizada todos sus dominios. Hay muchas compañías de registro de nombres de dominio muy profesionales que se encuentran en el negocio desde hace años y proporcionan paneles de control totalmente funcionales que les dan al cliente un control total sobre sus nombres de dominio. Así, lo único que los clientes tienen que hacer, para cada dominio, es cambiar los detalles del servidor de nombre de su alojador antiguo por los del nuevo alojador.
  • .net significa “red” (del inglés, network )
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página