Cómo guiar a un caballo

Es posible que tu caballo o pony se sienta realmente extraño al entrar y salir de un terreno mientras tú o alguien más lo guía. En este artículo encontrarás algunos pasos útiles para ayudarte con esto.

Pasos

  1. Ponle un bozal al caballo.
  2. Sujeta la cuerda con tu mano derecha, a 30 centímetros desde la cabezada, y agarra el resto de la cuerda con la izquierda. No la envuelvas en tu mano, ya que si el caballo empieza a correr, podría arrastrarse y lastimarte gravemente.
    • Suelta un poco la soga si el caballo está calmado y bien entrenado.
  3. Mira el camino por el que quieres ir, lleva tu mano derecha ligeramente hacia adelante, pídele que camine y, si deseas, chasquea la lengua. Comienza a caminar deliberadamente y, de inmediato, afloja el agarre de la cuerda una vez que el caballo empiece a andar.
    • Si el animal comienza a tirar de la soga, toma lo que queda de esta y úsala para dar vueltas rápidamente alrededor de su cabeza. Si no funciona, o si el caballo no reacciona ante esto, empieza a jalar de la cuerda hacia atrás al mismo tiempo que lo “alejas” de ti con rapidez. Haz esto de manera regular y verás cómo tu caballo ya no tendrá el hábito de querer imponerse.
  4. Di “joa” cuando quieras que el caballo baje la velocidad o se detenga. Acorta la distancia que hay entre tu mano y la cabeza del animal y, luego, lleva tu mano derecha hacia arriba, por sus orejas, sujetando la cuerda con firmeza.
  5. Es difícil que un animal de cuatro patas de la vuelta sin usar demasiado espacio, así que siempre piénsalo con anticipación para darle bastante espacio y caminar con total libertad. Además, si el caballo se asusta, evita guiarlo hacia lugares que son potencialmente peligrosos, donde hayan bieldos, carretillas, un tractor, etc.
  6. Para hacer que el cabello gire, mira de frente el camino por el que quieres ir y jala suavemente tu mano derecha en esa dirección.
  7. Si al caballo le cuesta responder, es posiblemente debido a que está concentrado en otra cosa. Llama su atención al decir su nombre, chasqueando la lengua o poco a poco.
  8. Detén al caballo si te choca (camina intencionalmente, se inclina hacia ti o da saltos), se precipita hacia las puertas, etc. Si es necesario, párate frente a él o gíralo con firmeza hacia ti para detenerlo. Dile que se detenga y se alinee. Hazlo con calma y sin alzar la voz. Cuando ambos estén tranquilos, y tú estés listo, dile que camine de nuevo.
  9. Si el caballo intenta jalar la soga al echar la cabeza hacia los costados, deja que lo haga, ya que no le ganarás en fuerza. Por lo general, la cuerda debe medir aproximadamente 2 metros (6,6 pies) de largo, de esto modo le darás bastante espacio aun si sujetas el final de la soga. Una vez que el caballo tenga espacio, se calmará y podrás volver a sujetarlo por la cuerda.
  10. Si el caballo toma la cuerda con la boca, sácala y regáñalo con firme “no”. Si continúa haciéndolo, detente y espera hasta que se aburra. Cada vez que el caballo tome de esta forma la soga, detente y espera.
  11. Encabritar a un caballo es hacer que se empine, aguantando su peso en las patas traseras mientras alza las delanteras. Se trata de un momento temible y peligroso. Da un paso hacia atrás, deja libre casi toda la cuerda y sujétala por la parte final, aunque solo si estás seguro de hacerlo. Permanece a un lado, pero lo más lejos que puedas. No te coloques frente o detrás del animal, y ten en cuenta de que no siempre sale bien encabritar a un caballo.
  12. El galope tendido ocurre cuando el caballo corre repentinamente. Es muy difícil detenerlo cuando lo hace, incluso para una persona con experiencia en el tema. Agarra el final de la cuerda. Cuando lo hagas, el tirón de la cabezada será suficiente para que voltee y aminore el paso. Si no es así, déjalo ir. Seguro que no querrás ser arrastrado. Con suerte, el caballo estará en una yarda cercada lejos de los carros.

Consejos

  • Mantente relajado mientras caminas al lado del caballo o pony. Si actúas como si no tuvieras miedo, el animal hará lo mismo.
  • Sujeta aproximadamente 10 centímetros (4 pulgadas) de la cuerda desde la barbada del caballo y agarra el resto de ella con tu otra mano, doblándola. Camina con determinación y confianza, sabiendo a dónde van. Mantén sujeto al animal a un brazo de distancia y NO tengas miedo de alejarlo si te empuja. Los caballos que se pegan a ti y son confianzudos pueden ser peligrosos. No dejes que se detenga por cuenta propia.
  • Siempre que vayas a guiar a un caballo lleva fusta en tu mano derecha. Un caballo que empieza a pegarse a ti, es grosero y peligroso. Si no te da tu espacio personal cuando lo estás guiando, coloca parte de la fusta sobre sus hombros para que se incline hacia ella y no esté tan cerca de ti. Es posible que necesites darle un toque en el hombro para se aleje de ti. Si no tienes fusta, utiliza tu codo. No seas tímido y nunca le sigas la corriente a un caballo que se pegue a ti, de lo contrario ¡le estarás enseñando que es el jefe!
  • Se puede guiar a los caballos por cualquier lado, pero con aquellos que no están familiarizados, es mejor hacerlo desde el lado oficial, que es el izquierdo.
  • Deja que el caballo se acostumbre a detenerse antes de empezar al decir “joa” o al aminorar el paso.
  • Si quieres que el caballo gire hacia ti (hacia la izquierda en caso de que lo estés guiando por ese lado), hazlo solo si se trata de un caballo confiable y equilibrado. Sujétalo pero a un brazo de distancia para evitar fracturarte los dedos de los pies. Aunque de todos modos ¡es posible que pases por eso!
  • Usa una embocadura para adiestrar mejor el caballo, además de que es más efectivo en caso de que estés en una mala situación. Sin embargo, algunas personas creen que es innecesario, duro o incluso inhumano. Un adiestrador empático y con experiencia solo debe utilizar una embocadura cuando un caballo es salvaje.
  • Siempre que guíes a un caballo, colócate al lado de un objeto, un edificio, una valla, etc. Esto es importante en caso de que el animal se asuste y trate de huir de ahí, debido a que él correrá automáticamente hacia el lado donde haya más espacio abierto. No querrás que te pise, ¿cierto?
  • No permitas que tu caballo se detenga y comience a comer cosas que encuentren a lo largo del camino. Dale un tirón y continúa caminando.

Advertencias

  • Nunca envuelvas la cuerda o las riendas alrededor de tu mano, ya que puedes quebrártela en caso de que el caballo se eche a andar.
  • Si no te sientes seguro guiando a un caballo por tu propia cuenta, pídele a su dueño o al adiestrador que lo haga. No te fuerces a manejar una situación que no puedes controlar.
  • Hay diferentes tipos de cabezadas y equipos para mantener controlado a un caballo. Cuando se usan es porque es difícil manejarlo. Solo las personas que tienen experiencia con los caballos deben usar este tipo de equipo, ya que es posible que el animal salga lastimado o se asuste.
  • Siempre es peligroso adiestrar a un caballo, sin importar cuán cuidadoso seas.

Cosas que necesitarás

  • Cabezada
  • Cuerda
  • Guantes
  • Casco
  • Botas
  • Prenda superior de mangas largas
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página