Cómo cambiar pañales de tela

Ningún padre o madre de familia disfruta del interminable ciclo de cambiar pañales. Sin embargo, si utilizas pañales de tela al menos puedes sentirte bien al saber que estás sirviéndote de una alternativa más ecoamigable y económica que los pañales desechables. Tendrás que aprender algunos trucos acerca del cambio de pañales de tela y este artículo te los puede brindar.

Pasos

  1. Alista un pañal de tela nuevo o limpio antes de comenzar a cambiar a tu bebé. Podría considerarse inseguro que comiences a alistarlo al mismo tiempo que realizas la tarea de cambio, puesto que tendrás que descuidar al bebé mientras tanto y de esta manera estarías creando un ambiente poco seguro para él.
  2. Asegúrate de que tu bebé necesita realmente un cambio de pañal.
  3. Ten a la mano todos los accesorios necesarios (excepto al bebé por el momento). Ponlos en el lugar donde cambiarás al bebé. De este modo podrás alcanzarlos con una mano y al mismo tiempo mantener al bebé completamente vigilado.
  4. Determina el lugar en que te gustaría cambiar a tu bebé. Los más comunes incluyen mesas de cambio, sofás y el suelo. Si bien cualquier superficie será efectiva, algunas pueden ser más o menos complicadas que otras.
  5. Extiende un protector para cambiar pañales a prueba de agua (o absorbente) sobre la superficie en que cambiarás al bebé, a fin de preparar un ambiente sin desorden.
  6. Identifica qué tipo de pañal de tela vas a utilizar. Hay muchos tipos de pañales, desde “ojo de perdiz” hasta pañales predoblados con cintas de velcro. Sin embargo, este artículo se trata de los pañales que no han sido predoblados.
  7. Trae a tu bebé al área de cambio y recuéstalo de tal modo que su trasero quede justo en medio del protector.
  8. Desnuda completamente al bebé.
  9. Quítale el pantaloncillo a prueba de agua que tienen todos los pañales de tela.

Quitar el pañal usado

  1. Retira los sujetadores.
  2. Sostén al bebé por los tobillos usando la técnica adecuada.
  3. Retira el pañal sucio por debajo del bebé y ponlo a un lado.
  4. Cubre las áreas genitales del bebé con ropa limpia en caso de que sea niño. Si es niña, puedes evitar este paso.
  5. Limpia las áreas genitales del bebé con una toallita o algún trapo húmedo.
  6. Desliza rápidamente un pañal limpio por debajo del bebé. Posiciónalo más o menos en el centro de modo que el pañal no llegue hasta más arriba de su cadera.
  7. Coloca nuevamente las piernas del bebé sobre la superficie de cambio.
  8. Retira tus manos de las piernas del bebé.

Reemplazo por el pañal nuevo o limpio

  1. Acerca la parte frontal del pañal alrededor y sobre el área genital del bebé y colócalo suavemente sobre su piel. Intenta mantener una mano en el pañal después de terminar para evitar que el pañal se mueva de lugar o se desajuste por los movimientos del bebé.
  2. Jala hacia afuera un poco de ambos lados de la parte de atrás del paña. Necesitarás suficiente de esta tela para poder fijar y plegar correctamente la parte frontal del pañal.
  3. Posiciona las partes laterales que se jalaron hacia afuera sobre la parte frontal del pañal. Encárgate primero de un lado y luego del otro.
  4. Asegura bien el pañal utilizando imperdibles. Inserta los imperdibles de forma contraria a la manera en que los retiraste. Asegúrate de no introducirlos en todas las capas internas del pañal, sino que debes de insertar la punta de los imperdibles fuera del alcance de la piel de tu bebé. Si no quieres pincharte, ¡no introduzcas los imperdibles en todas las capas de la tela del pañal!
    • Introduce el imperdible desde su posición original solo en una de las capas de tela del pañal, en dirección a la cabeza del imperdible y rodeando (un poquito) la cabeza que tienen la mayoría de los mismos.
    • Abrocha los imperdibles por ambos lados. Estos imperdibles tienen una sección abierta en la cabeza. Empuja la parte larga del imperdible hacia el interior de la cabeza.
  5. Repite ambos pasos en el lado opuesto del pañal.
  6. Vuelve a cubrir al bebé con el pantaloncillo de plástico que retiraste anteriormente.
  7. Viste a tu bebé con su ropa normal y sigue adelante con tu vida.

Consejos

  • Si no cuentas con una mesa de cambio, puedes utilizar una cama con una toalla vieja esparcida sobre ella para prevenir desastres. Tienes la opción de cambiar al bebé en el suelo, es más seguro porque no hay riesgo de que se caiga.
  • Para obtener mejores resultados y una mayor absorción de la orina, puedes utilizar dos pañales en lugar de uno solo (esto se conoce como “doble pañal”).
  • Es más sencillo colocar el pañal mientras el bebé está de pie, en el caso de los bebés un poco mayores o que ya están aprendiendo a caminar.
  • Procura no dejar al bebé con el pañal sucio durante mucho tiempo. Esto puede generarle sarpullido u otra clase de complicaciones. Revisa el pañal cada cierto tiempo para asegurarte de que continúa seco.
  • Utiliza una crema para sarpullido producido por el pañal en el área genital del bebé como medida preventiva, puesto que los pañales de tela tienen a mantener la orina en contacto permanente con la piel de tu bebé. Esparce un poco de crema sobre dicha área con un hisopo o un trozo de algodón si deseas.
  • Coloca el pañal sucio en una bolsa plástica y ponla en el contenedor de pañales. Asegúrate de cerrar el contenedor correctamente y lava el pañal sucio para usarlo más adelante.
  • A los bebés no les gusta sentirse expuestos. Si sientes que está incómodo mientras lo o la cambias, podrías cubrirlo con una toalla o una sábana blanca.
  • En caso de que brote sarpullido, utiliza cremas A&D o hechas a base de óxido de zinc como el de la marca Desitin.
  • Los bebés más pequeños pueden ser alérgicos incluso a las toallitas antialérgicas. Si tu bebé presenta sarpullido, intenta limpiarlo con un trozo de algodón. Humedécelo y luego exprime el exceso de agua.
  • Utiliza dos toallitas húmedas (tibias) si deseas ser más ecoamigable. La primera es para retirar toda la suciedad y la segunda para terminar de pulir las áreas genitales del bebé. Realizarás una mejor tarea y al mismo tiempo le evitaras contacto con algunos elementos químicos. “Asegúrate de que las toallitas hayan sido lavadas antes de utilizarlas nuevamente.

Advertencias

  • Nunca descuides al bebé cuando está sobre la mesa de cambio. Incluso el bebé más pequeño corre el riesgo de caerse y resultar gravemente herido. Caerse de la mesa de cambio (o de otra superficie) es uno de los accidentes más comunes y más fáciles de prevenir al mismo tiempo.
  • No alimentes al bebé mientras lo cambias ya que podría atorase en dicha posición.
  • Asegúrate de enjuagar bien los pañales cuando los estés lavando.
  • La mayoría de bebés (de ambos sexos) tienen a orinar cuando están expuestos al aire libre y sin el pañal puesto. Para evitar esta situación, empuja la parte frontal de pañal hacia abajo, sopla el área donde colocas el pañal y cúbrela nuevamente durante un breve lapso de tiempo para atrapar la orina adicional. De este modo el pañal no estará sucio apenas lo cierres.
  • El sarpullido y la candidiasis genital en bebés son dos cosas muy distintas. El sarpullido se ve como una quemadura solar de color rojo por sobre la piel. La candidiasis genital parece un montón de pecas o forúnculos de fuerte color rojo muy compactos y sensibles. Si usted sospecha que su bebé tiene candidiasis, llévelo al doctor.

Cosas que necesitarás

  • 1-2 pañales de tela
  • 2-3 sujetadores de pañales
  • Pantaloncillos de plástico
  • Toallitas para bebé
  • Contenedor de pañales
  • Cobertor para bebés hombres (opcional)
  • Crema o ungüento para sarpullido producido por el pañal
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página