Cómo preparar puré de tomate

El puré de tomate puede usarse como base para otras recetas como la salsa marinara, sopas o salsas. Es diferente a la salsa de tomate, porque suele ser más espesa, no tiene tantos ingredientes y se cuece por un periodo de tiempo más corto. El puré de tomates fresco es difícil de encontrar en las tiendas, pero podrás hacerlo tú mismo y guardarlo para usarlo después. Los siguientes pasos te ayudarán a preparar tu propio puré de tomate.

Puré de tomate básico

  1. Junta los tomates frescos.
    • Podrás usar cualquier variedad de tomate. Los tomates ciruela son los que normalmente se usan para los purés.
  2. Saca las hojas y los tallos de los tomates y saca la tierra con agua.
    • Corta la zona de los tallos de la parte superior de los tomates, luego haz un corte en cruz en su parte inferior. De esta forma, se cocerán de manera uniforme y serán más fáciles de pelar después.
  3. Pon una olla grande de agua a hervir.
  4. Añade los tomates y cuécelos durante 5 a 15 minutos.
  5. Saca los tomates del agua hirviendo y ponlos en un recipiente de agua fría.
    • Déjalos en el agua fría durante 5 minutos o hasta que la piel se empiece a romper.
    • A esto se le llama “blanqueado”, el cual facilita el proceso de pelado.
  6. Pela los tomates y si no quieres las cáscaras en el puré, tíralas a la basura.
    • Algunas personas dejan las cáscaras y las trituran.
  7. Corta los tomates a la mitad.
    • Despepítalos y exprímelos si no quieres esas partes (opcional).
  8. Tritura los tomates en un procesador de alimentos.
    • Si los has exprimido y despepitado tendrás un puré más espeso y de un color rojo más oscuro.
  9. Hierve los tomates procesados con ½ taza de vinagre, ½ taza de azúcar (opcional) y 1 cucharada de sal por cada kilo (2 libras) de tomates frescos.
    • Este paso será completamente opcional, pero hará que el puré se preserve por más tiempo. Algunos cocineros prefieren usar el puré de tomate puro sin agregar ningún otro ingrediente.
    • También podrás cocinar el puré de tomate con cebollas y/o pimientos verdes salteados.
    • Hierve el puré a fuego lento hasta que obtenga la consistencia que desees. El tiempo dependerá del tipo de tomate que uses. Puede oscilar entre los 30 minutos y 1 hora. Destapa la olla después de los primeros 20 minutos y deja que el puré se reduzca.
  10. Guarda el puré de tomate casero en recipientes pequeños a medianos.
    • Si tienes pensado guardar el puré por un largo periodo de tiempo, asegúrate de seguir las guías apropiadas para conservarlo: crear el equilibrio de ácido correcto, volver a hervirlo antes de almacenarlo y usar tarros limpios para evitar el crecimiento de bacterias.
    • Otra manera para guardar el puré es congelarlo en una cubitera de hielo y guardar los cubos congelados de puré en un bolsa especial para el congelador. Así, no usarás tanto espacio y podrás tomar la cantidad de puré que necesites.

Puré de tomate delicioso

  1. Echa la mantequilla en una sartén. Agrega la cebolla y el apio. Cuécelos hasta que estén traslúcidos.
  2. Echa los tomates.
  3. Echa el caldo. Cuando llegue al punto de ebullición, baja el fuego y deja que hierva a fuego lento hasta que la base se suavice.
  4. Saca la sartén del fuego. Deja que se enfríe un poco y luego licúalo. Añade los condimentos antes de licuar. Licúalo a la consistencia que desees.
  5. Sírvelo. Antes de usarlo o servirlo, decóralo con perejil picado.

Ingredientes

Puré de tomate básico :
  • 1 kg (2 libras) de tomates frescos
  • 1/2 taza de vinagre (opcional)
  • 1/2 taza de azúcar (opcional)
  • 1 cucharada de sal (opcional)
Puré de tomate delicioso :
  • 300 g de tomates frescos
  • 30 ml de mantequilla
  • 900 ml de caldo
  • 100 g de rodajas finas de cebolla
  • 100 g de rodajas finas de apio
  • Perejil picado para sazonar

Consejos

  • No descongeles y vuelvas a congelar el puré de tomate.
  • Los mejores tomates son los maduros (aunque no demasiado maduros) del verano que estén en su punto.
  • Para reducir la acidez del puré, descarta las semillas, los jugos y solo tritura la pulpa del tomate.
  • Si no quieres hervir los tomates, rocíales un chorro de aceite de oliva y ásalos en el horno a 180 °C (350 °F) durante 2 horas o sofríelos en aceite de oliva durante 15 minutos.
  • Cuece los tomates en ollas no reactivas.

Advertencias

  • Si no preservas o conservas el puré de tomate correctamente, podrían formarse bacterias, las cuales podrían causar botulismo.

Cosas que necesitarás

Método 1 :
  • 2 ollas grandes
  • Recipientes para almacenar o tarros de conserva
Método 2 :
  • Tabla para picar y cuchillo
  • Sartén
  • Cuchara de palo
Información
Usuarios que están en este grupo no pueden dejar comentarios en la página