Cómo cuidar de un pastor alemán

Опубликовал Admin
Los pastores alemanes son perros grandes y activos, y son compañeros leales y muy inteligentes. Ellos requieren un cuidado minucioso y un entrenamiento constante para tener una vida larga y feliz. Los pastores alemanes necesitarán una alimentación y alojamiento apropiados, además de atención médica y ejercicios frecuentes. Con un poco de esfuerzo y cuidado, tu mascota podrá tener una vida larga y feliz, y será tu compañero constante por muchos años.

Alimentarlo

  1. Verifica que obtenga los nutrientes adecuados. Estos perros son grandes y activos, y se sabe que tienen problemas de caderas, por lo que será importante que le brindes al tuyo los nutrientes apropiados a lo largo de su vida. Tendrás que comprar alimentos saludables que no estén repletos de ingredientes de relleno. Por ejemplo, deberás darle un alimento de calidad que contenga proteínas animales y que no emplee el maíz como fuente de las mismas.
    • Podrás darle comida seca o húmeda, o una combinación de ambas.
    • Si optas por darle comidas caseras, será importante que converses con el veterinario para saber qué tendrás que incluir. Esto será de utilidad para garantizar que consuma una dieta equilibrada.
    • No le des las sobras de tu comida, en especial si llora para que se las des. La comida de las personas puede ser perjudicial para el perro y hacer que pierda el interés por su alimento saludable.
  2. Dale una comida apropiada para su edad. Conforme envejezca, tu perro tendrá diferentes necesidades nutricionales. Tendrás que darle un alimento que esté diseñado para su edad específica, como comida para cachorros cuando sea muy joven, alimento para adultos a mediana edad, y comida para perros mayores cuando sea viejo.
    • Asimismo, existen fórmulas específicas que podrías tener que usar en algún momento, como las comidas especiales para los perros de raza grande o las de control de peso para los perros con sobrepeso.
    • Consulta con el veterinario sobre el alimento que sea más apropiado para tu mascota. Él conocerá los problemas de salud de la raza específica de tu perro; por ello, podría querer que cubras algunas necesidades nutricionales específicas.
    • Si vas a cambiar el tipo de comida (p. ej., al dejar de darle comida para cachorro), no deberás hacerlo de forma súbita. En lugar de ello, mezcla las comidas, aumenta poco a poco la cantidad de la nueva y reduce la antigua. Podrás hacerlo en el transcurso de varias semanas.
  3. Dale la cantidad adecuada de comida para su tamaño y edad. Revisa el envase del alimento para identificar la porción recomendada, la cual deberá basarse en el tamaño y la edad del perro. También podrás consultar con un veterinario sobre la cantidad que considere que deberías darle.
  4. Divide el alimento en varias comidas pequeñas en el transcurso del día. Lo mejor será dividir la alimentación diaria de tu mascota en dos o más comidas pequeñas. Esto será de utilidad para minimizar el riesgo de que sufra de distensión, la cual es una hinchazón del abdomen que puede causar la muerte.
    • Al alimentarlo varias veces al día, también tendrás que pasearlo luego de cada comida para que pueda hacer sus necesidades.
  5. Dale golosinas saludables. Además de darle comida saludable, deberás tener en cuenta que los bocadillos que le des pueden influir en su salud. Elige golosinas bajas en calorías que dejen satisfechos a los perros, como los vegetales crujientes y las croquetas en juguetes para alimento, los cuales harán que el animal coma poco a poco.
    • Las golosinas solo deberán abarcar del 5 al 10 % del consumo calórico del perro, por lo que tendrás que controlar la cantidad que le des.
  6. Dale acceso al agua en todo momento. Los perros pueden beber mucha agua al día, y será vital que lo hagan para evitar la deshidratación. Llena su tazón con agua limpia a diario, y déjalo en un lugar al que pueda acceder. Asimismo, deberás revisar el tazón a lo largo del día (si es posible) para garantizar que tenga una cantidad abundante.
    • No obstante, los pastores alemanes deberán beber cantidades pequeñas en el transcurso del día, en lugar de una cantidad abundante de una sola vez. Si tu mascota se hidrata de forma gradual a lo largo del día, esto garantizará que no sufra de distensión.
    • La deshidratación puede ser peligrosa para la salud de tu perro. Estos son algunos signos de que podría estar deshidratado y quizás necesite más agua: jadeos excesivos, pérdida del apetito y nariz o encías resecas. Si identificas estos síntomas, deberás darle agua de inmediato.

Cuidar la salud de tu pastor alemán

  1. Llévalo a un control veterinario cada año. Para cuidarlo, deberás brindarle atención médica preventiva. Si haces que el veterinario lo revise todos los años, podrá evitar muchos problemas de salud y curar con rapidez los que hayan surgido. Durante el examen anual, él podría realizar los siguientes procedimientos:
    • Una evaluación general de su salud. El veterinario revisará el estado general del perro y detectará las enfermedades comunes (como las infecciones de oído).
    • Corte de uñas. Si el perro tiene las uñas largas, sentirá mucho dolor al desplazarse. El veterinario las cortará si las tiene demasiado largas.
    • Desparasitación y pruebas para el parásito dirofilaria immitis. Se deberá desparasitar a todos los perros aproximadamente cada mes, para así evitar que contraigan parásitos. Primero tendrán que hacerle exámenes de detección de parásitos y luego podrán recetarle un medicamento que deberá tomar de forma mensual. Si tu mascota ya los tiene, el veterinario podrá darle un medicamento como tratamiento.
  2. Haz que lo esterilicen o lo castren. Esto será vital para mantener la población de perros bajo control. Deberás preguntarle al veterinario cuándo será el momento más adecuado para hacerlo, salvo que planees reproducir a tu mascota. Esta cirugía suele realizarse entre los 6 y los 18 meses de edad, pero si esperas hasta que el perro cumpla 1 año, esto podría aumentar la salud de sus articulaciones.
    • Si lo esterilizan o lo castran, esto también puede ser de utilidad para eliminar su comportamiento agresivo en el futuro.
  3. Haz que traten los posibles problemas de salud tan pronto como puedas. Por ejemplo, llévalo al veterinario tan pronto como notes que tiene dificultad para caminar o que no come con normalidad. Esta raza específica puede desarrollar problemas en las articulaciones al envejecer, por lo que será importante que prestes atención a los cambios físicos o de comportamiento, y que empieces a cuidarlo de inmediato.
    • Presta especial atención a los cambios en su forma de caminar y mover las patas. Estos podrían indicar la presencia de problemas en las articulaciones, como la displasia de cadera, la cual podría requerir tratamiento médico inmediato.
  4. Baña y cepilla a tu pastor alemán. Es relativamente sencillo cuidar el pelaje de un pastor alemán, el cual deberás cepillar 1 o 2 veces a la semana. Solo tendrás que bañar a tu mascota si crees que lo necesita. Sin embargo, no deberás hacerlo más de un par de veces al mes, ya que el jabón puede perjudicar los aceites naturales de su piel y su pelaje.
    • Podrás bañar a tu perro en casa o llevarlo a un peluquero de mascotas.
    • Báñalo con más frecuencia si está muy activo. Esto lo protegerá de los problemas en la piel y las erupciones, en especial durante el verano.

Mantenerlo activo a nivel físico

  1. Verifica que tenga espacio suficiente. Recuerda que estos son perros de raza grande, por lo que necesitarán espacio para estar cómodos en su casa y el patio. A ellos les irá mejor en una casa con espacio suficiente como para moverse con libertad, en lugar de un departamento pequeño o un espacio reducido.
    • Para los pastores alemanes, puede ser beneficioso que tengan acceso a mucho espacio en el cual puedan correr. Cerciórate de que el patio esté despejado, sin desorden y libre de peligros.
  2. Ejercítalo. Sin ejercicio, los pastores alemanes no tendrán una manera de usar sus músculos fantásticos y su energía. Lo ideal es que dediques 1 o 2 horas al día a jugar con él a traer el objeto, a llevarlo a un paseo largo o a correr, o incluso a perseguirlo por el patio. Si estos no se ejercitan lo suficiente, serán más propensos a desarrollar enfermedades en las articulaciones (como la displasia de cadera y la de codos), volverse más destructivos o deprimirse.
    • No obstante, evita ejercitarlo demasiado a una edad temprana. No lo lleves a trotar o correr contigo antes de que tenga un año y medio de edad, ya que sus articulaciones y huesos aún estarán en desarrollo.
    • Solo podrás dejarlo en el patio si este está totalmente cercado.
    • Si no tienes un patio grande, deberás llevarlo al parque local todos los días. También podrás usar cualquier otro espacio abierto adecuado que sea accesible desde tu casa.
  3. Evita que se ejercite de forma vigorosa justo después de comer. Estos perros son propensos a sufrir de distensión, por lo que será importante que se mantengan tranquilos antes y después de que digieran su alimento. Evita que realice actividades vigorosas (como correr) antes de comer o varias horas después.
    • No deberás hacerlo correr después de comer, pero no habrá ningún problema si da una caminata tranquila en dicho momento.
  4. Mantenlo fresco. Los pastores alemanes (en especial, los de pelo largo) son vulnerables al clima cálido. Si tienes un perro de esta raza y vives en un área cálida o tropical, deberás brindarle abundante agua y sombra mientras esté al aire libre. Asimismo, no deberás permitir que realice actividad física muy intensa en los días demasiado calurosos.
    • Estos son algunos signos del sobrecalentamiento: jadeo, sed extrema, falta de coordinación y encías muy enrojecidas.
    • A los pastores alemanes les va mejor en los climas frescos o fríos, ya que su pelaje les brinda un aislamiento adecuado en temperaturas bajas.

Entrenarlo y socializarlo

  1. Haz que socialice cuando sea cachorro. A estos perros se les deberá exponer a diversas personas, lugares y otros perros cuando sean jóvenes. Esto los acostumbrará a las interacciones tranquilas con todo aquel con el que entren en contacto. Si no se les socializa adecuadamente cuando sean cachorros, estos pueden tener problemas de agresividad en el futuro.
    • Si planeas entrenarlo para que sea un perro guardián, aun así tendrás que socializarlo apropiadamente cuando sea cachorro. Esto no solo lo convertirá en un perro guardián competente, sino que también sentará las bases para que desarrolle una personalidad agradable.
    • Para socializarlo de manera adecuada, deberás exponerlo al contacto físico con frecuencia cuando sea cachorro. Si le tocas la cara y las patas con frecuencia, al crecer, no le importará que le corten las uñas o que le revisen el hocico.
  2. Entrénalo. Estos perros son muy inteligentes y leales, lo que significa que podrán aprender las órdenes y responder al entrenamiento de obediencia con mucha pericia. Sin embargo, será vital que lo entrenes de forma positiva brindándole muchos elogios, caricias y amor para reforzar las órdenes. Esto será de utilidad para desarrollar una relación de confianza y lealtad con tu perro.
    • Cuando tu mascota sea joven, deberás entrenarla por periodos breves, tal como lo harías con tu hijo. Podrás prolongar las sesiones de entrenamiento conforme envejezca y responda mejor a las órdenes.
  3. Sigue enseñándole nuevos trucos y órdenes. El entrenamiento continuo no solo hará que un pastor alemán educado sea más impresionante y fácil de cuidar, sino que también los ayudará a desarrollar un vínculo si dedicas un tiempo a entrenarlo. Conforme fortalezcan este lazo, tu mascota estará más dispuesta a escuchar tus órdenes, y sentirá más alegría al tenerte como dueño.
    • Los perros de esta raza son fantásticos como perros guía, guardianes, de rescate y policía. Si el tuyo es muy inteligente y necesita mucho ejercicio mental y físico, podrás entrenarlo para que realice un trabajo especializado.
  4. Dale amor y atención. Para desarrollar un vínculo duradero con tu perro, será vital que le brindes afecto físico y amor, al acariciarlo y abrazarlo todos los días. Sé amigable con él y quiérelo, ¡así retribuirá tu amor!
    • No podrás fingir el afecto (incluso con un perro), deberás mostrar expresiones y gestos que demuestren lo mucho que lo adoras, así harás que sienta que lo amas y que es el objeto de tu afecto. Ambos deberán compartir un amor sincero y auténtico.
    • Nunca lo golpees ni le grites. Nunca lo regañes, salvo que lo atrapes haciendo algo malo. De lo contrario, el perro te asociará con el regaño y el castigo, y podría dejar de confiar en ti.
Теги: