Cómo guardar magdalenas

Опубликовал Admin
78
0
Bajo las condiciones correctas, puedes guardar magdalenas a temperatura ambiente en el refrigerador o congelador. También puedes guardar magdalenas glaseadas y sin glaseado; no obstante, el proceso podría variar ligeramente dependiendo del método de almacenamiento que utilices.

Pasos

  1. Deja que las magdalenas se enfríen. Deja que las magdalenas se enfríen por completo antes de guardarlas. En la mayoría de los casos, esto demorará casi 30 minutos una vez que las saques de la bandeja para hornear.
    • Enfriar las magdalenas debe ayudar a evitar que liberen humedad y así no se pondrán pegajosas durante el almacenamiento.
    • Asimismo, si tienes la intención de glasear las magdalenas antes de guardarlas, será más fácil hacerlo una vez que se hayan enfriado.
  2. Decide cuándo glasear las magdalenas. Es más fácil guardar las magdalenas sin glaseado; sin embargo, puedes guardar las magdalenas glaseadas con algunas restricciones.
    • Las magdalenas con glaseado cremoso y sin relleno por lo general se pueden guardar utilizando cualquier método.
    • Debes refrigerar o congelar las magdalenas con crema de mantequilla, queso crema o glaseados de ganache debido a problemas de salud. Lo mismo es cierto para las magdalenas con rellenos que contienen productos lácteos o huevos (cremas y natillas).
    • Las magdalenas con glaseados de crema batida solo se pueden refrigerar. No los guardes a temperatura ambiente ni en el congelador.
    • Las magdalenas con glaseado esponjoso las debes servir el mismo día. El glaseado perderá un poco de su integridad si tratas de guardar la magdalena.
  3. Evita otras decoraciones comestibles. Cuando sea posible, no decores magdalenas con gel comestible, caramelos duros, chispas o azúcares de colores antes de guardarlas en el congelador.
    • Los colores de estas decoraciones pueden arruinar las magdalenas cuando las descongeles. Asimismo, la textura de las chispas y de otros caramelos se puede suavizar durante el almacenamiento.
    • No obstante, debes poder aplicar estas decoraciones si tienes las intención de guardar las magdalenas a temperatura ambiente o en el refrigerador.

Guardar a temperatura ambiente

  1. Coloca las magdalenas en un recipiente hermético. Coloca las magdalenas glaseadas y sin glaseado en recipientes herméticos.
    • Evita amontonar las magdalenas. Sepáralas con suficiente espacio para que puedas alcanzarlas y sacarlas después.
    • Utiliza recipientes altos para las magdalenas glaseadas a fin de no malograr el glaseado.
    • No envuelvas magdalenas sin glaseado en envolturas de plástico. Cuando las guardes a temperatura ambiente, se puede acumular humedad entre el plástico y la parte superior de la magdalena. Como resultado, esa parte superior será pegajosa y difícil de glasear más adelante.
  2. Escoge un buen lugar. En vez de dejar las magdalenas en el mostrador, coloca los recipientes sellados en tu despensa o en otro lugar cubierto sin luz solar.
    • Durante los meses cálidos y húmedos de verano, es posible que tengas que encontrar un lugar relativamente fresco, como la despensa del sótano.
    • La humedad y la luz solar pueden calendar el recipiente y las magdalenas, lo cual provocará que “suden” humedad y que se vuelvan pegajosas o que se empapen en los bordes.
  3. Guarda las magdalenas por 1 o 2 días. Coloca las magdalenas en el lugar que escojas y cómelas dentro de 1 o 2 días. Después de ese tiempo, se empezarán a poner rancias.
    • Ten en cuenta que las magdalenas decoradas con frutas frescas las debes comer dentro de 1 día si las guardas a temperatura ambiente.

Guardar en el refrigerador

  1. Envuelve las magdalenas sin glaseado. Envuelve las magdalenas sin glaseado en una envoltura de plástico o en papel de aluminio.
    • Puedes guardar magdalenas sin glaseado en recipientes herméticos si así lo deseas; no obstante, la envoltura de plástico facilitará más que retengan la humedad. Esto es importante dado que el proceso de refrigeración tiende a quitar la humedad de los alimentos.
  2. Coloca las magdalenas glaseadas en recipientes herméticos. Acomoda las magdalenas glaseadas en recipientes herméticos. Escoge recipientes que sean lo suficientemente altos como para que se ajusten a la altura del glaseado.
    • Deja suficiente espacio entre las magdalenas para que puedas alcanzarlas cómodamente y agarrarlas.
    • Si el glaseado es más alto que el recipiente, cúbrelo con papel de aluminio en vez de usar una tapa. Extiende el papel de tal forma que no choque con la altura del glaseado.
  3. Guarda las magdalenas hasta por 1 semana. Colócalas en el refrigerador y guárdalas hasta por 2 a 7 días.
    • Las magdalenas sin glaseado deben durar hasta por 7 días dentro del refrigerador.
    • La mayoría de las magdalenas glaseadas duran de 2 a 4 días en el refrigerador. No obstante, algunos decorados, como la crema batida y las frutas frescas, tienen mejor sabor cuando los comes dentro de 2 días.
  4. Deja las magdalenas a temperatura ambiente cuando estés listo. Casi 20 minutos antes del momento en que piensas servir las magdalenas, sácalas del refrigerador y déjalas que reposen a temperatura ambiente.
    • Esto es estrictamente necesario dado que podrás comer una magdalena fría, pero la textura del glaseado podría parecer anormalmente tiesa si la comes justo después de sacarla del refrigerador.

Guardar en el congelador

  1. Envuelve las magdalenas sin glaseado en una envoltura de plástico. Envuelve cada magdalena individual en una envoltura de plástico y luego pon varias magdalenas envueltas en una bolsa hermética de plástico para congelador.
    • La doble capa de protección debe ayudar a reducir la pérdida de humedad a la vez que protegerá las magdalenas de las quemaduras por congelación. Asimismo, envolverlas de forma individual antes de guardarlas juntas permitirá que descongeles la cantidad que necesites en vez de verte obligado a descongelar todo el lote.
  2. Coloca las magdalenas glaseadas en un recipiente hermético. Acomoda las magdalenas glaseadas en un recipiente de plástico hermético y apto para el congelador.
    • Un recipiente hermético es fundamental; de lo contrario, las magdalenas y el glaseado podrían desarrollar quemaduras por congelación.
    • Si prefieres utilizar envolturas de plástico en vez de recipientes de plástico, puedes hacerlo; no obstante, el proceso será un poco más complicado. Congela las magdalenas sin cubrir durante 1 hora o hasta que el glaseado parezca estar sólido y no pegajoso. Inserta un mondadientes en la parte superior del glaseado y de la magdalena y después envuelve bien todo el producto en una envoltura de plástico.
  3. Guarda las magdalenas durante 2 a 4 meses. Coloca las magdalenas envueltas en el congelador y cómelas dentro de 2 o 3 meses.
    • Bajo las condiciones correctas, algunas magdalenas sin glaseado pueden durar hasta por 6 meses; no obstante, no se recomienda que las dejes en el congelador por ese tiempo.
  4. Descongela las magdalenas antes de comerlas. Casi 2 a 3 horas antes del momento en que piensas comer la magdalena, sácala del congelador y ponla en el refrigerador. Durante los últimos 30 minutos, saca la magdalena del refrigerador y deja que se siga descongelando en el mostrador o en la mesa.
    • También puedes evitar usar el refrigerador y descongelar la magdalena solo a temperatura ambiente. Sácala del congelador 1 a 2 horas antes del momento en que piensas comerla cuando decidas por esta opción.
    • Afloja o retira toda envoltura una vez que la magdalena repose en el mostrador. Al hacerlo, evitarás que se desarrolle condensación.

Cosas que necesitarás

  • recipientes herméticos
  • envolturas de plástico
  • bolsas herméticas de plástico para congelador
Теги: