Cómo hacer pasta casera

Опубликовал Admin
Hacer pasta en casa toma mucho tiempo, pero es posible prepararla con unos cuantos ingredientes y algo de paciencia. La pasta también es fácil de modificar de acuerdo a tus gustos. El truco para hacer pasta es mezclar la masa de manera que tenga una buena consistencia y cortándola en una forma que sea manejable. Este artículo te dará instrucciones que puedes seguir para preparar pasta, además de algunas variaciones que puedes intentar hacer si tienes ganas de algo diferente.

Haz la masa de base

  1. Mezcla la harina y la sal. Mezcla la harina cernida y la sal hasta que sea homogénea.
    • Si vas a mezclar la masa a mano, mezcla todo directamente sobre una encimera enharinada. Después, con la harina, haz un “volcán”: amontónala y de ahí haz un hueco en medio.
    • Si vas a usar una batidora eléctrica, mezcla la harina y sal dentro el bol de la batidora.
  2. Rompe los huevos dentro del “volcán”. Agrega los huevos a la harina, rompiéndolos dentro del hueco al medio del montón de harina.
    • Si vas a usar una batidora eléctrica, puedes romper los huevos en cualquier parte del bol con la harina.
  3. Mezcla hasta que quede homogénea. Mezcla lentamente la harina y los huevos usando tus dedos. Sigue mezclando de esta manera hasta formar la masa.
    • Si vas a usar una batidora eléctrica, mezcla los ingredientes con una cuchara de madera o con un gancho amasador en la batidora hasta que se forme la masa.
  4. Amasa todo por lo menos 3 minutos. Amasa a mano hasta que la masa tenga una consistencia homogénea y no esté pegajosa.
    • Si vas a usar una batidora eléctrica, vacía la masa en una encimera enharinada y amasa por 3 minutos.
    • Si la masa está pegajosa, ponle un poco de harina y amasa por un rato más.
  5. Deja que la masa descanse por 1 hora. Envuelve la masa en papel manteca y deja que descanse a temperatura ambiente por al menos 1 hora.
    • Ten en cuenta que la masa puede descansar a temperatura ambiente por varias horas.
    • No debes poner la masa en el refrigerador.

Variaciones en la masa de base

  1. Haz una masa con espinaca. Antes de agregar el huevo, mezcla puré de espinaca dentro de la harina, para crear una masa verde.
    • Haz un puré de espinaca con ¾ de taza (180 mL) de hojas de espinaca cocidas en un procesador de alimentos o una licuadora. Exprime la espinaca antes y después para quitar el agua excedente.
    • Mezcla el puré de espinaca con la harina antes de seguir la receta de la masa de base.
  2. Dale color a la masa con tomates. El extracto de tomate puede mezclarse con la harina y el huevo para hacer una masa de color rojo.
    • Añade 2 cucharadas (30 mL) de extracto de tomate a la harina mientras agregas los huevos.
    • Disminuye la cantidad de huevos de 4 a 3.
    • Sigue con la misma receta.
  3. Pon remolacha a la masa de base. La remolacha asada puede mezclarse con la harina y los huevos, pero necesitarás hacerlas puré o rallarlas primero.
    • Coloca la remolacha en el horno a 205 ºC (400 ºF) por 45-60 minutos, o hasta que queden suaves. Déjalas descansar hasta que enfríen.
    • Ralla las remolachas o hazlas puré en un procesador de alimentos.
    • Añade 2 cucharadas (30 mL) de remolacha a la harina junto a los huevos.
    • Disminuye la cantidad de huevos de 4 a 3.
    • Continúa preparando la pasta como siempre.
  4. Haz pasta de camote. Puedes agregar puré de camote a la masa junto a los huevos, también.
    • Pincha un camote mediano varias veces con un tenedor.
    • Cocínalo en el microondas con la temperatura alta por 4-5 minutos, o hasta que esté suave.
    • Haz un puré de camote con un procesador de alimentos o una licuadora.
    • Añade 2 cucharadas (30 mL) del puré a la harina cuando agregues los huevos.
    • Disminuye la cantidad de huevos de 4 a 3.
    • Prepara la receta como siempre.
  5. Haz una pasta con hierbas. Se pueden picar hierbas frescas para añadir a la mezcla de harina con sal.
    • Utiliza hierbas verdes, como el orégano, perejil o cilantro. Puedes usar una sola hierba o mezclarlas, si quieres.
    • Usa al menos 3 cucharadas (45 mL). Puedes agregar más si gustas.
    • Mezcla las hierbas con la harina antes de agregar los huevos. Continúa con el resto de la receta como siempre.

Masa vegetariana

  1. Mezcla la linaza y el agua con una batidora. Mezcla la linaza y el agua en un bol pequeño y déjalo descansar por unos 5 minutos.
    • La mezcla debería espesarse, llegando a tener una consistencia gelatinosa.
  2. Amontona la harina de garbanzos sobre la encimera. Amontona bien la harina y hazle un hueco en el medio.
    • Esta masa es un poco más frágil que la masa de base, así que se recomienda mezclarla a mano en vez de con una batidora eléctrica.
  3. Mezcla la harina con la linaza. Con una cuchara, coloca el gel de linaza dentro del montón de harina. Suavemente mezcla el montón de harina hacia adentro con la linaza, para que quede pareja.
    • Sólo mezcla la masa lo suficiente para que quede homogénea.
  4. Déjala descansar por unos 20 a 30 minutos. Envuelve la masa en papel manteca o en film transparente y déjala descansar a temperatura ambiente.
    • Esta masa puede descansar por más de 30 minutos, pero el gel puede empezar a deshacerse si lo dejas por más de unas cuantas horas.
    • No coloques la masa en el refrigerador.

Estira la masa

  1. Enharina la mesa. Rocía la encimera con suficiente harina para cubrirla ligeramente pero de manera pareja.
    • Aunque la masa no debería estar muy pegajosa en este momento, mientras trabajas con ésta, el calor de tus manos hará que la masa empiece a pegarse más. El enharinar la encimera hará que esto pase menos.
  2. Corta la masa en varios pedazos. Usa un cuchillo para cortar la masa en 6 a 8 partes iguales.
  3. Pasa la masa a través de una máquina para hacer pasta. La manera más fácil de aplanar la masa es con una máquina para hacer pasta. Aplana cada pedazo de masa uno a la vez.
    • Comienza pasando una porción de la masa a través de la máquina, con el mayor ancho posible.
    • Dobla la masa a la mitad antes de pasarla por la máquina de nuevo. Repite una vez más con el mayor ancho posible.
    • Pasa la masa a través de la máquina unas cuantas veces más, cerrando la abertura un poco después de cada pasada. Sigue haciendo esto hasta que la pasta sea tan delgada como quieras.
    • Repite lo mismo con cada pedazo de masa.
  4. Si no, aplana la masa con un rodillo. Usa un rodillo enharinado para estirar cada porción de masa hasta que quede tan plana como sea posible.
    • Asegúrate de que la superficie donde trabajas y el rodillo estén bien enharinados.
    • Estira la masa hasta que quede tan delgada como sea posible. Si no tiene el grosor de un papel aún, sigue estirando hasta que la masa se vuelva incluso más delgada.

Dale forma a la pasta

  1. Corta la pasta en tiras. La manera más simple de cortar pasta es en tiras. Puedes usar la máquina para hacer pasta si tiene el accesorio necesario, pero si no, puedes cortar la pasta fácilmente usando un cuchillo de cocina o un cortador de pizza.
    • Puedes hacer fideos para lasaña cortando la pasta en tiras de 7.6 cm (3”).
    • Los fideos para capellini o fettuccine son de 2.5 cm (1”) de ancho máximo, o más delgados.
    • Los fideos para spaghetti son los más delgados y no pueden tener un ancho de más de 6.35 mm (¼“).
  2. Haz pasta garganelli. La pasta garganelli tiene forma de tubos pequeños.
    • Corta la pasta en cuadrados de 5-7.6 cm (2”-3”) usando un cuchillo o un cortador de pizza.
    • Envuelve cada cuadrado alrededor de una brocheta de madera o palillos chinos.
    • Presiona las esquinas juntas, para formar el tubo.
  3. Haz pasta farfalle. La pasta farfalle es mejor conocida como “corbata”.
    • Corta rectángulos que midan unos 7.6 cm (3”) de largo y 5 cm (2”) de ancho. Usa un cuchillo o un cortador de pizza.
    • Pellizca los rectángulos en el medio para juntarlos.
  4. Cubre tus fideos de pasta con harina. Mezcla la pasta en harina apenas termines de hacerla.
    • Esto es muy importante si piensas secar la pasta y guardarla. Si no haces esto, los fideos se pegarán unos con otros cuando sequen.

Cocina la pasta

  1. Hierve agua en una cacerola grande. Llena una cacerola de agua fría y hazla hervir sobre fuego medio-alto.
    • Pon sal al agua para evitar que los fideos se peguen mientras cocinas.
  2. Cocina la pasta de 2 a 3 minutos. Pon los fideos en el agua y cocínalos, revolviendo de vez en cuando. Verifica si están listos después de 3 minutos, si no, sigue cocinando hasta que lo estén.
    • La pasta estará lista cuando se sienta suave pero no esté pegajosa.
    • La pasta vegetariana debería estar lista después de los primeros 3 minutos.
    • Ten en cuenta que la cantidad de tiempo necesaria para cocinar la pasta variará dependiendo de cuán grandes sean las piezas.
  3. Escurre. Echa el contenido de la cacerola en una coladera.
    • Sirve la pasta cocida con mantequilla o salsa al gusto.

Recetas adicionales para hacer en casa

  1. Haz fideos con harina de trigo. Si quieres una versión más saludable de la pasta tradicional, usa harina de trigo en vez de la harina común.
  2. Haz pasta con trigo sarraceno. La pasta de trigo sarraceno es una pasta casera tradicional en la región de Lombardía en Italia. Puedes usar la harina de este trigo para hacerla.
  3. Haz un montón de fideos al huevo con tu procesador de alimentos. Los fideos al huevo pueden ser preparados con un procesador de alimentos si no tienes una batidora común.
  4. Usa una máquina para hacer pan para preparar la masa de la pasta. Puedes utilizar una máquina para hacer pan para que el proceso de mezclar la masa sea más simple.
  5. Trata de hacer raviolis. Las pastas rellenas son más difíciles de hacer que las que no lo son, pero puedes hacer tu propia masa de pasta y relleno con queso en casa sin mucha dificultad.
  6. Haz macarrones. Los macarrones son difíciles de dar forma, pero el concepto es bastante fácil. Haz tubos de masa y dóblalos un poco hasta que tengan la forma de un macarrón típico.
  7. Haz un montón de fideos Yi min. Estos fideos están hechos con harina de trigo y son algo gomosos cuando se cocinan. Es algo complicado trabajar con este tipo de pasta, pero una vez que hayas aprendido a hacer estos fideos, puedes hacer un montón con mucha facilidad.
  8. Intenta hacer gnocchi. Los gnocchi son un cruce entre pasta y dumplings (bolas de masa hervida). Estos pedacitos de pasta están hechos con papas, huevos y harina.

Ingredientes

Masa de base

Para 4 porciones
  • 400 g (14 oz) de harina, cernida
  • ½ cucharilla (2.5 mL) de sal
  • 4 huevos grandes, a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas (30 mL) de agua, si es necesario

Variaciones de la masa de base

  • ¾ de taza (180 mL) de hojas de espinaca congeladas, pero cocidas anteriormente
  • 2 cucharadas (30 mL) de extracto de tomate
  • 1 remolacha o 2 cucharadas (30 mL) de remolacha cocida, rallada
  • 1 camote mediano o 2 cucharadas (30 mL) de puré de camote
  • 3 cucharadas (45 mL) de hierbas verdes (orégano, perejil, cilantro)

Masa vegetariana

Para 2 porciones
  • 2 cucharadas (30 mL) de linaza molida
  • 6 cucharadas (90 mL) de agua tibia
  • 1¾ taza (440 mL) de harina de garbanzo

Cosas que necesitarás

  • Batidora eléctrica
  • Máquina para hacer pasta
  • Cuchillo de cocina o cortador de pizza
  • Rodillo
  • Cacerola grande
Теги: