Cómo hornear huevos

Опубликовал Admin
34
0
Los huevos horneados son fáciles de preparar y personalizar. La receta básica contiene únicamente huevos y algunos condimentos, pero puedes mejorarla con alguna salsa o un “nido” donde puedas colocar los huevos.

Huevos horneados estándar

  1. Precalienta el horno a 165 °C (325 °F). Mientras tanto, cubre ligeramente cuatro ramequines o moldes pequeños para flan con aceite de cocina en aerosol o mantequilla.
    • En realidad, puedes elegir distintos recipientes, pero deben ser aptos para hornear.
      • Si servirás un solo huevo para cada invitado, usa cuatro ramequines o moldes pequeños de 125 a 185 ml (4 a 6 onzas).
      • Para servir dos huevos por persona, usa dos ramequines de 315 ml (10 oz). Los ramequines ovalados y planos te ofrecen una presentación más atractiva, pero los redondos y altos también funcionarán.
      • Si no tienes ramequines o moldes pequeños, puedes preparar los huevos horneados en una lata estándar para muffins o cupcakes. Solo debes agregar un huevo en cada espacio. Engrasa la lata como de costumbre y no uses capacillos.
  2. Casca los huevos en los ramequines engrasados. Casca uno o dos huevos en cada ramequín, según el tamaño y la cantidad de los moldes que preparaste. Hazlo con cuidado para no romper las yemas.
    • Es mejor que uses huevos fríos porque las yemas son menos propensas a romperse.
    • Deja caer los huevos desde una distancia de 2 a 5 cm (1 a 2 pulgadas) del molde para reducir el impacto que se producirá cuando caigan. Además, disminuirás el riesgo de que la yema se rompa.
    • Puedes cascar los huevos en un plato pequeño transparente antes de verterlos en los moldes preparados. De esta forma, será más fácil encontrar y retirar cualquier fragmento no deseado de la cáscara.
  3. Mueve las yemas si quieres. Con una cuchara, mueve con cuidado las yemas hacia el centro de los ramequines.
    • Presiona a un lado de la yema, no directamente sobre la misma.
    • No es necesario hacer este paso, pero si lo haces, crearás una presentación más atractiva.
  4. Vierte con una cuchara la leche sobre los huevos. Vierte la leche de manera uniforme sobre los huevos. Necesitarás aproximadamente 1 cucharada de leche para cada molde.
    • Si no tienes leche, puedes usar mitad leche y mitad crema o crema ligera.
    • El líquido que quedará encima evitará que los huevos se sequen cuando estén en el horno. Vierte el líquido solo en la parte superior; no lo mezcles con los huevos.
  5. Agrega los condimentos que quieras. Debes sazonar los huevos al menos con una pizca de sal y pimienta. Puedes espolvorear también 1/2 cucharadita de hierbas frescas picadas, como perejil, sobre cada huevo.
    • Otras hierbas que vale la pena incluir son estragón, cebollín, romero, cilantro y eneldo.
    • También puedes probar otros ingredientes, como queso rallado, migas de pan, espinaca cocida, tomate picado, trocitos de tocino, salchichas desmenuzadas cocidas y jamón picado. Las cantidades pueden ser distintas, pero no deben cubrir los huevos por completo.
  6. Hornéalos entre 10 y 15 minutos. Coloca los huevos en la rejilla central del horno precalentado. Hornéalos hasta que las claras estén firmes y las yemas se hayan espesado.
    • El tiempo exacto de cocción dependerá de la cantidad de huevos colocados en cada molde y la cantidad de ingredientes adicionales.
    • Si los huevos no parecen cocinarse de manera uniforme, gira los moldes después de 5 o 6 minutos.
    • Es tradicional que las yemas se espesen sin endurecerse, pero puedes dejar que los huevos se cocinen un poco más si prefieres que las yemas queden firmes. Ten en cuenta que los huevos seguirán cocinándose por unos minutos después de que los saques del horno.
  7. Sirve los huevos calientes. Sácalos del horno y déjalos reposar durante 2 o 3 minutos. Disfrútalos en cuanto estén firmes.

Huevos horneados con salsa

  1. Precalienta el horno a 200 °C (400 °F). Mientras tanto, engrasa ligeramente dos o cuatro ramequines con aceite de cocina en aerosol, aceite o mantequilla.
    • Si quieres servir un huevo para cada persona, usa cuatro moldes de 60 a 125 ml (4 oz a 6 oz).
    • Si quieres servir dos huevos para cada persona, usa dos ramequines de 315 ml (10 oz) aptos para hornear. Tanto los ramequines redondos como los ovalados funcionarán igual de bien.
  2. Vierte la salsa de tomate en los ramequines. Divide la salsa de manera uniforme en cada molde preparado. Debes usar aproximadamente 1/4 de taza (60 ml) de salsa por cada huevo.
    • Las salsas de tomate son las más comunes para los huevos horneados, pero puedes probar opciones distintas. Una salsa sin condimentos creará un sabor más suave, pero la salsa marinara le dará más dimensión al plato sin disminuir el sabor de los huevos. También puedes probar las salsas de tomate picantes, muy condimentadas o caseras.
  3. Casca los huevos en los ramequines. Casca con cuidado los huevos encima de la salsa. La cantidad de huevos dependerá de la cantidad y el tamaño de los moldes.
    • Para que el riesgo de romper las yemas sea menor, usa huevos fríos. Además, vierte los huevos a una distancia de 2 a 5 cm (1 o 2 pulgadas) del molde para reducir la fuerza de la caída que las yemas deberán soportar.
    • Revisa los huevos y elimina cualquier fragmento de la cáscara. Si te preocupan las cáscaras, puedes cascar los huevos en otro plato, revisarlos y luego verterlos en los ramequines.
  4. Vierte la leche sobre los huevos con una cuchara. Vierte con cuidado aproximadamente 1 cucharada de leche sobre cada huevo. Solo cubre los huevos; no los mezcles con la leche.
    • La leche forma una capa de defensa contra el calor del horno que podría secarlos. El queso que se incluye en esta receta causará un efecto similar, así que puedes omitir la leche si quieres.
    • Ten en cuenta que puedes usar cualquier clase de leche, mitad leche y mitad crema o crema ligera.
  5. Agrega los ingredientes de cobertura. Espolvorea en cada molde 1 cucharada de queso parmesano. Luego, agrega sal y pimienta al gusto, y 1 cucharada de cilantro fresco picado.
    • Si quieres, puedes usar otros tipos de quesos rallados (como mozzarella, romano o una mezcla de quesos italianos) u otras hierbas (como albahaca o perejil). También puedes omitir por completo estos ingredientes.
  6. Hornéalos entre 8 y 10 minutos. Coloca los huevos en la rejilla central del horno precalentado y hornéalos hasta que las claras estén cocidas y sólidas.
    • Si parece que no se cocinan de manera uniforme, gira los ramequines a la mitad del tiempo de horneado.
    • Aunque las claras deben quedar bien cocidas, las yemas deben quedar espesas, pero suaves. Sin embargo, si prefieres que queden más firmes, deja hornear los huevos durante unos minutos más.
  7. Sirve los huevos calientes. Saca los huevos del horno y déjalos reposar durante 2 o 3 minutos adicionales. Disfrútalos mientras aún estén calientes y acompáñalos con un pan recién tostado si quieres.

Huevos horneados en un nido de tiras de papa

  1. Precalienta el horno a 200 °C (400 °F). Mientras tanto, cubre ligeramente cuatro ramequines de 315 ml (10 onzas) con aceite de cocina en aerosol.
    • Si no tienes ramequines, puedes usar moldes que puedan meterse al horno u otros recipientes similares, pero deben tener una capacidad mínima de 315 ml (10 oz) o más.
    • Ten en cuenta que esta receta incluye únicamente un huevo por porción, así que deberás tener la misma cantidad de moldes y huevos.
  2. Mezcla las papas, el queso, la sal y la pimienta. En un tazón grande o mediano, mezcla muy bien las tiras de papa, 1/4 de taza (60 ml) de queso cheddar rallado, 1/2 cucharadita de sal y 1/4 de cucharadita de pimienta negra molida.
  3. Presiona la mezcla de papa en los ramequines. Vierte con una cuchara cantidades iguales de la mezcla en los moldes engrasados. Presiona el centro con los dedos para crear una hendidura.
    • Básicamente, debes crear un "nido" de tiras de papa con una hendidura de 5 cm de profundidad por 5 cm de ancho (2 por 2 pulgadas) para cada huevo. Presiona la mezcla en el fondo y los lados de cada molde, dejando vacío el centro.
  4. Hornea los nidos durante 25 minutos. Coloca los nidos en la rejilla central del horno. Hornéalos hasta que luzcan dorados y crujientes, pero sin quemarse.
    • Los nidos de papa necesitan más tiempo para cocinarse que los huevos, así que deben hornearse primero. Además, esto creará una base más sólida para los huevos, lo cual evitará que se filtren en la mezcla de papa.
  5. Casca los huevos en los nidos. Saca los nidos del horno. Déjalos enfriar durante 5 minutos aproximadamente y luego, coloca un huevo en el centro de cada uno.
    • Usa huevos fríos para que sea menor el riesgo de romper la yema por accidente. También recuerda que debes sostener los huevos a una distancia de 2 a 5 cm (1 a 2 pulgadas) sobre cada molde para disminuir el impacto de la caída y reducir el riesgo de que se rompan.
    • Revisa los huevos y saca cualquier fragmento de la cáscara.
  6. Agrega los ingredientes de cobertura que quieras. Espolvorea cada huevo con más sal y pimienta al gusto. Agrégales hasta 1 cucharada de tomate en cubos y 1/2 cucharada de tocino en trocitos o salchichas desmenuzadas cocidas por cada huevo. Cubre cada huevo con 1 cucharada más de queso cheddar rallado.
    • Puedes ajustar estos ingredientes fácilmente según tus preferencias. Otros que puedes incluir son hierbas frescas picadas, como perejil o cebollín, y otros tipos de queso.
    • Es muy recomendable que agregues la cantidad adicional de queso, ya que puede evitar que los huevos se sequen con el calor del horno.
  7. Hornéalos de 10 a 15 minutos. Coloca los huevos en la rejilla central del horno precalentado. Hornéalos hasta que la claras estén firmes y las yemas se hayan espesado.
    • Puedes cocinar los huevos hasta que las yemas se hayan cocido a tu gusto; sin embargo, por tradición, las yemas se dejan blandas. Ten en cuenta también que los huevos seguirán cocinándose por unos minutos más después de que los saques del horno.
    • Observa con atención los huevos y no dejes que los nidos de papa se quemen. Si las tiras de papa lucen marrones antes de que los huevos estén listos, cubre los moldes con un pedazo de papel de aluminio antes de que terminen de hornearse.
  8. Sirve los huevos calientes. Sácalos del horno y déjalos reposar durante 2 minutos aproximadamente. Luego, disfrútalos mientras aún están calientes.

Ingredientes

Huevos horneados estándar

Rinde de 2 a 4 porciones
  • 4 huevos grandes
  • 2 a 4 cucharadas de leche
  • sal al gusto
  • pimienta negra molida, al gusto
  • 1 cucharadita de perejil fresco picado (opcional)

Huevos horneados con salsa

Rinde de 2 a 4 porciones
  • 4 huevos grandes
  • 1 taza (250 ml) de salsa marinara u otra salsa de tomate
  • 1/4 de taza (60 ml) de leche
  • 2 a 4 cucharadas de queso parmesano rallado
  • 2 a 4 cucharadas de cilantro fresco picado
  • sal al gusto
  • pimienta negra molida, al gusto

Huevos horneados en un nido de tiras de papa

Rinde para 4 porciones
  • 4 huevos grandes
  • 4 tazas (1 litro) de tiras de papa para hash browns
  • 1/2 taza (125 ml) divida de queso cheddar rallado
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/4 de cucharadita de pimienta negra molida
  • 1/4 de taza (60 ml) de tomate en cubos (opcional)
  • 2 cucharadas de trozos de tocino cocidos o salchichas desmenuzadas (opcional)
  • sal y pimienta adicional al gusto

Cosas que necesitarás

Huevos horneados estándar

  • cuatro ramequines de 125 a 185 ml (4 a 6 oz) O dos ramequines de 315 ml (10 oz)
  • cuchara

Huevos horneados con salsa

  • cuatro ramequines de 125 a 185 ml (4 a 6 oz) O dos ramequines de 315 ml (10 oz)
  • cuchara

Huevos horneados en un nido de tiras de papa

  • cuatro ramequines de 315 ml (10 oz)
  • tazón grande o mediano para mezclar
  • cuchara
Теги: