Cómo mantener frescas las galletas

Опубликовал Admin
Mantener frescas las galletas es un truco que muchos panaderos y amantes de las galletas quisieran aprender. Para preservar la frescura de las galletas tendrás que guardarlas de la forma adecuada según el tipo de galletas que sean. Lee los siguientes consejos para aprender cómo extender la vida de anaquel de las galletas y mantenerlas comestibles.

Pasos

  1. Guarda las galletas suaves en contenedores con tapas herméticas.
    • Las tapas herméticas mantienen la humedad fuera del contenedor y pueden evitar que las galletas se pongan demasiado húmedas como para comerlas.
  2. Pon las galletas duras en contenedores que tengan tapas fáciles de quitar.
    • El tradicional tarro para galletas es un buen ejemplo de este tipo de contenedores. La poca ventilación que entra en los tarros para galletas puede mantenerlas duras y crujientes.
  3. Separa las galletas con papel encerado si necesitas ponerlas en capas dentro del contenedor.
    • Poner el papel encerado entre las galletas evita que estas se peguen unas con otras y que se desmoronen cuando trates de tomarlas.
  4. Pon los diferentes tipos de galletas en diferentes contenedores.
    • Evita la tentación de guardar todos los tipos de galletas en un solo contenedor. Hacer esto incrementa las posibilidades de que se transfieran las esencias y sabores.
  5. Congela las galletas si quieres que permanezcan frescas por medio año.
    • Antes de congelar las galletas, asegúrate de envolverlas en plástico para congelar y ponlas en un contenedor hermético. Este procedimiento las protege contra quemaduras por el congelado, preserva los sabores y las resguarda contra la indeseada absorción de esencias de las otras comidas que estén en tu congelador.

Consejos

  • Las galletas pueden permanecer frescas por aproximadamente 7 días si las guardas adecuadamente y a temperatura ambiente.
  • Si has horneado tus propias galletas, asegúrate de dejarlas enfriar completamente antes de guardarlas. Esto ayuda a mantenerlas frescas debido a que el calor extra en un espacio reducido acelera el proceso de descomposición. Por lo general, una vez que las galletas han alcanzado la temperatura ambiente se pueden guardar de forma segura.
  • Si encuentras que tus galletas están demasiado resecas, pon un pedazo de manzana en el contenedor en el que las guardas; los componentes de la manzana pueden ayudar a restaurar la suavidad de las galletas. Al igual que si tus galletas duras se vuelven muy suaves, pon un pedazo de pan en el contenedor; el pan absorberá naturalmente la humedad indeseada que las está haciendo innecesariamente suaves. Reemplaza el pedazo de pan por otra rebanada fresca cuando este se añeje.
  • Si estás planeando transportar galletas recién horneadas, empácalas con un pedazo de pan y mándalas el mismo día que las hornees, esto puede preservar su frescura hasta que lleguen a su destino. También puedes usar papel encerado para ayudar a mantener las galletas separadas entre sí y separadas del pedazo de pan.
  • Los contenedores hechos de estaño o de plástico resistente de grado alimenticio son mejores para guardar galletas.
  • Para mantener suaves las galletas hechas en casa, prueba añadiendo pedazos de frutas secas a tus recipientes.

Advertencias

  • Las galletas húmedas o las galletas que requieren de humedad para permanecer frescas suelen presentar moho más rápido que las galletas crujientes.
Теги: