Cómo hacer artículos de cerámica

Опубликовал Admin
¡Hacer piezas de ceramica es facil! Una vez que aprendas lo básico podrás hacer tus propias piezas en un santiamén. Parece un proceso muy complejo, pero cuando lo aprendas bien harás obras maestras. Aquí te proporcionamos lo que necesitas saber para empezar.

Conceptos básicos

  1. Elige tu método. Elige un método antes de empezar, ya que esto determinará el tipo de arcilla. No descartes usar arcilla que necesite hornear. Puedes comprar un horno compacto para el hogar si vas a tomarte en serio este hobby. A continuación te damos una lista de los métodos y variedades de arcilla:
    • Arcilla que se cuece, que seca al aire, o arcilla polimérica. Estos tipos de arcilla no requieren un horno, o bien secan al aire o son cocidas en una estufa. Son algo caras, por lo que son más usadas para joyería, cosméticos, adornos, etc. Las arcillas que se cuecen o que secan al aire lucen y se sienten como la arcilla normal. La arcilla polimérica tiene diferentes colores brillantes (¡algo así como el playdoh!) y con ella se pueden hacer hermosos diseños que parecen plástico al quemarse.
    • Modelado a mano con arcilla normal. Las posibilidades son infinitas con los artículos hechos a mano, aunque se necesitará un horno, pero valdrá la pena, la inversión es poca. La arcilla en sí es barata, una bolsa de 25 lb (11 kg) cuesta entre 6 y 10 dólares. Un rodillo, periódico o tela, y otros objetos caseros son todo lo que se necesita. Cualquiera podrá iniciarse en este arte con un libro sobre cerámica hecha a mano.
    • Torno y arcilla normal. Una vez más necesitarás un horno. Una vez que te vuelvas un experto con el torno querrás un horno más grande, ya que harás artículos más rápidamente que con el modelado a mano. Puedes aprender a tornear leyendo libros o incluso viendo videos, algunas personas lo hacen pero es difícil. Muchas personas inexpertas compran un torno y lo intentan, luego se frustran y se dan por vencidos. Si eres paciente podrás desarrollar tus propias técnicas de torneado, sin poner nada al fuego (un horno grande es muy caro, aunque quizás ya tengas uno), pero sí reciclando arcilla y torneándola de nuevo. Será tentador querer acabar una pieza desde el comienzo, porque te sentirás muy orgulloso, pero ¡no te gustará el aspecto de estas piezas que hiciste al principio! Ni siquiera cocerlas será una buena estrategia.
  2. Elige tu arcilla. Ahora que sabes qué método usar ya puedes elegir la arcilla. La mayoría de arcillas necesitan un horno, pero algunas marcas novedosas se cocerán en la estufa de la cocina. Si solo quieres jugar con arcilla húmeda no te preocupes por cocerla. Una regla básica: no mezcles cerámica húmeda y la cerámica seca, así ya no servirán de nada. Asegúrate de que tu arcilla tenga la misma consistencia.
    • Si vas a cocer tu arcilla, elige entre fuego alto y fuego bajo.
      • El fuego bajo suele ser mejor para colores brillantes y decoraciones detalladas. Los esmaltes son muy estables a esta temperatura, los colores permanecen brillantes y no se mueven durante la cocción. Un inconveniente sería que las piezas no se vitrifican del todo (la arcilla no se funde completamente) aunque puedes usar barniz para que la pieza sea a prueba de agua. Es por esto que no es adecuado para vajillas o contenedores de agua. El barniz puede astillarse, ya que no interactúa con la arcilla en fuego alto. Sin embargo, si se usan la arcilla y barniz correctos puede ser muy resistente. La arcilla que se usa en fuego bajo se llama Loza de Barro.
      • Las arcillas para fuegos medio y alto se llaman Gres y Porcelana. Los colores brillantes aún pueden conservarse usando hornos de oxidación (hornos eléctricos), así como también hornos de reducción (horno a gas). Las piezas son muy fuertes, al ser cocidas en la arcilla, son a prueba de agua de por sí y pueden usarse para vajillas y recipientes para horno. La porcelana puede hacerse muy delgada y aun así sería resistente. El barniz a estas temperaturas interactúa con los cuerpos arcillosos, resultando en piezas moteadas individuales que a muchos les parecerán interesantes. El barniz suele moverse (mucho o poco) de modo que perderías tus diseños detallados.
  3. Prepárate y prepara el lugar. Trabajar con arcilla puede ser algo desordenado, especialmente si son niños quienes la usan. Cubre el suelo para que no se ensucie. Coloca una lona o periódicos en el suelo o trabaja en la cochera u otro espacio que no sea la sala de tu casa.
    • Usa ropa vieja para evitar ensuciar la ropa que usas normalmente. Si tienes cabello largo recógelo hacia atrás, así no se ensuciara ni se te meterá a los ojos.

Torneado

  1. Prepara tu arcilla. Las burbujas de aire pueden arruinar un buen producto, elimínalas antes de empezar. Amasa o acuña la arcilla en cantidades pequeñas, empieza con el tamaño de tus puños.
    • Amasa la arcilla como lo harías con una barra de pan, moldéala en forma de bola y luego lánzala sobre yeso (el yeso es bueno para absorber la humedad) haz esto una y otra vez hasta que ya no hayan más burbujas. Si no estás seguro, parte la bola en dos con un alambre y verifica las partes interiores.
  2. Enciende el torno. Tornea la arcilla en el centro con un poco de fuerza. Ya que estás empezando en esto mantén cerca un puñado grande de arcilla. Mójate las manos en un bol de agua y empieza a moldear la arcilla.
    • Empieza dando forma cónica a la masa de arcilla. Agárrala entre tus dos palmas y presiona hacia arriba.
      • Asegúrate en cada paso al trabajar con arcilla de que tus codos estén haciendo presión hacia el interior de los muslos o sobre tus rodillas si fuera más cómodo. Esto dará firmeza a tus manos mientras trabajas.
  3. Centra la arcilla. Este es un método de girar la arcilla hasta que esté muy suave sin protuberancias o bamboleos. Estará lista cuando consigas la forma cónica.
    • Presiona tu torre con una mano y mantenla firme con la otra. Si eres diestro presiónala con la mano derecha. La presión proviene mayormente desde arriba.
    • Una vez que la arcilla sea una masa amplia en la base, empieza a aplicar presión en los lados, emparejándolos. Es posible que algo de arcilla se acumule en tu mano izquierda, eso es normal, retírala y ponla a un lado.
  4. Da forma. Las instrucciones básicas terminan aquí. Cada pieza (bol, olla, etc,) tendrán formas distintas. Haz movimientos deliberados y suaves, dejando que el torno haga 5 vueltas más antes de terminar cada movimiento. Asegúrate de que cada 360 grados de la arcilla reciban el mismo tratamiento, conservando un trabajo curvo. Usa una esponja para limpiar el agua que se acumule.
    • Cuando termines, limpia tu pieza con un cuchillo de madera, y suaviza la superficie con una tiradera.
      • Nota: Si lo hechas a perder y la arcilla esta toda retorcida,quizás no baste con volver a hacer una esfera. La arcilla no se restablecerá bien para intentarlo de nuevo.

Modelado a mano

  1. Asegúrate de que no haya burbujas en tu arcilla. Si la colocas en el horno las burbujas podrían hacerla explotar. Lanza la arcilla en yeso (el yeso absorbe la humedad), como se especifica en parte del torneado y amásala como si fuera pan.
    • Si quieres revisar el interior de la masa, toma un alambre y pártela en dos. Si ves burbujas sigue amasándola.
  2. Técnicas de pellizco, lozas y rollos. Hay tres métodos principales para modelar a mano, cada uno da un estilo diferente. El rollo es el más eficiente para piezas grandes.
    • Método de pellizco: Empieza una olla haciendo pellizcos, formando una masa de arcilla en una esfera suave que quepa en la mano. Este método es parecido al que usaban los nativos americanos para hacer ollas. Mientras contienes la esfera de arcilla, presiona el pulgar en el centro de la esfera, hasta la mitad. Mientras revuelves la esfera en una mano, presiona las paredes hacia afuera uniformemente con el pulgar en el interior y los dedos fuera. Suaviza la superficie con una esponja húmeda.
    • Método de rollos: Los rollos de arcilla pueden servir para hacer bols, floreros u otros artículos en diferentes formas y tamaños. Con los dedos extendidos, moldea la arcilla en forma de embutido, luego en cuerdas de 1/4 a 1/2 pulgadas de espesor (60 mm a 1.3 cm respectivamente). Haz un plato superficial según el método pellizcar ollas y voltéalo para que sirva como el pie de la base. Coloca un rollo a lo largo del borde sobre el pie. Humedece tus dedos y coloca el siguiente rollo, con poca presión. Sigue colocando rollos. Puedes presionarlos con los dedos o con una herramienta en el interior y el exterior para crear una textura original.
    • Método de placas: Coloca dos listones de madera sobre un lienzo, estando ligeramente separados del ancho de las placas terminadas. Si trabajas sobre una tela texturizada dejarás huellas en las placas de arcilla. Coloca arcilla sobre la tela entre los listones de madera y desenrolla. Usa una herramienta puntiaguda para recortar las placas de arcilla al tamaño deseado. Puedes hacer diseños en papel para guiarte si buscas hacer una forma de varios lados. Frota un dedo húmedo en los bordes a juntar y raya usando una herramienta. Desenrolla una bobina delgada de arcilla pegajosa y colócala sobre un borde. Junta y presiona ambos bordes. Puedes colocar las placas de arcilla sobre piedras, bols, cosas de plástico, etc, para obtener diferentes formas. Cuando la arcilla está secando se contrae sobre el molde, pero conserva su forma.
      • Si es una pieza de mediano o gran tamaño, hazla hueca. La arcilla sólida se tarda demasiado en secar y es muy probable que explote al cocerla.

Vidriado

  1. Cuece la arcilla al menos una vez. ¡Luego podrás vidriarla! Si no tienes un horno, accede al de un profesional y deja que él se encargue. Si ya tienes uno asegúrate de saber usarlo y lo que tu pieza necesita.
    • Las arcillas reaccionan de manera diferente ante el calor. Lee las instrucciones del empaque de tu arcilla e investiga por internet. Ten en cuenta el tamaño de tus piezas.
  2. Elige tu barniz. Al igual que con los otros pasos existen muchas alternativas. Cada tipo de barniz te dará un aspecto ligeramente distinto.
    • Líquido: Puedes comprar barniz y vidriado líquido que suelen ser para pincelado. Para aplicar el barniz necesitarás un pincel. Algunos barnices son difíciles de aplicar con suavidad y dejan marcas de pincel, otros se derriten lo suficiente como para poder borrar estas marcas.
    • Seco: El barniz seco suele ser para inmersión, vertido o rociado. Además de un pincel, también necesitarás un balde, agua, algo para revolver y una máscara para evitar respirar el polvo. La ventaja de la inmersión es que consigues una capa de barniz más uniforme, y puedes hacer cosas que no podrías con un pincel, tales como doble inmersión para obtener diferentes colores en una sola pieza. Usualmente el rociado lo hacen los expertos, ya que requiere una buena ventilación, una pistola, un compresor, una cabina, etc.
    • Fabrica tu propio barniz: esta es la forma más avanzada de vidriado. Con recetas y materiales podrás hacerlo. Además necesitarás recetas que podrás obtener en libros o por internet. Necesitarás también los químicos que forman el barniz, una escala, un tamiz, y temperamento para poder experimentar. No siempre conseguirás un buen barniz. Es necesario que aprendas como modificar los barnices para resolver cualquier problema que tengas. También podrás obtener barnices increíbles.
  3. Elige un método. Pues sí, existen algunas maneras de barnizar tu pieza. A continuación te damos una lista exhaustiva de las formas para sacar color a tu pieza:
    • Inmersión: Si tienes mucha cerámica la inmersión será el método más rápido para aplicar barniz. Simplemente sumérgela en el barniz (debe tener la consistencia de una crema espesa) por tres segundos y luego sácala. Obtendrás una capa uniforme.
    • Vertido: Si buscas barnizar el interior, vierte el barniz dentro de la olla, déjalo tres segundos y vierte el barniz de vuelta al balde. Si te preocupa el exceso hay muchas formas de solucionarlo.
      • También puedes usar vertido para recubrir el exterior. Generalmente se aplica una segunda capa delgada; ambas capas interactúan, dando un barniz colorido con textura, sombreado y profundidad visual.
    • Pincelado: Si compraste barniz listo para usar seguramente servirá bien con un pincel. Un barniz delgado está bien, está hecho para camuflar las marcas del pincel. Si te gustan las marcas que deja el pincel, cambia el espesor de la capa al aplicarla. Haz el trabajo con un pincel de pelo sintético.
      • Si lo que buscas es una capa opaca uniforme, usa un pincel grande y aplica más de una de las capas recomendadas. Coloca la pieza sobre el torno y gírala lentamente mientras aplicas pintura para dar un acabado muy uniforme.
    • Esponjado: Para esponjar sumerge tu olla en la capa de barniz que hayas elegido para el fondo. Luego usa una esponja natural de mar remojada en barniz de otro color para lograr el diseño que buscas. Las esponjas que venden los artesanos, cortadas en varios tamaños a gusto, pueden usarse también para lograr efectos interesantes. Si tienes tiempo, experimenta mezclando y buscando diferentes formas y colores para ver qué tipo de efectos combinados son los que más te gustan.
    • Agua fuerte: Para esto necesitaras al menos dos barnices diferentes, de preferencia aquellos que ya hayas cocido para asegurarte de obtener resultados satisfactorios al ser superpuestos. Empieza sumergiendo la olla en el barniz más brillante, luego déjala secar. Sumérgela otra vez, esta vez en el barniz más oscuro. Cuando haya secado coge un mini vaciador y esculpe un diseño en la capa superior del barniz, exponiendo la capa brillante de abajo. Debes ser cuidadoso al esculpir para lograr diseños más complejos. Luego de cocer, el diseño esculpido aparecerá del color del primer barniz, con el color fondo del barniz combinado.
    • Técnica de estampado: Consigue espuma de floristería (que se usa para colocar adornos florales) en la florería más cercana. Traza un diseño en la superficie de la espuma. Esculpe el diseño con un mini vaciador, sumerge el bloque en barniz y úsalo como estampa para decorar amplias formas planas que ya hayan sido sumergidas en un barniz contrastante y ya hayan secado.
    • Reserva a la cera: Remoja la olla en un barniz brillante, pinta sobre un diseño con óxido de cobalto (azul) u óxido de hierro (marrón); luego aplica reserva a la cera cuidadosamente sobre el diseño lavado que acabas de pintar. Cuando la cera seque, sumerge la olla en un segundo color. Si estás aplicando cera sobre el barniz blanco, obtendrás tres barnices (blanco, cobalto y el final). Consigue un mejor detalle esculpiendo sobre el segundo barniz.
    • Reserva con plástico adhesivo: Para líneas nítidas con bordes y ángulos agudos, usa cinta adhesiva delgada en lugar de cera para conseguir un diseño de reserva. Esto se hace barnizando toda la olla, dejándola secar y aplicando la cinta adhesiva formando el diseño que gustes. Vuelve a sumergir la olla, déjala secar y retira la cinta adhesiva para exponer el barniz de la capa inferior.
      • Presta atención a las temperaturas de cocción en las botellas de esmalte. Si es un esmalte de fuego alto y usas arcilla de baja temperatura, tu pieza se derretirá en un horno sobrecalentado.

Consejos

  • Asegúrate de que tu arcilla esté completamente seca antes de cocerla, de lo contrario podría quebrarse o explotar.
  • Al esculpir diseños en la arcilla, espera a que esta esté "completamente dura", lo suficientemente seca como para que se sienta como cuero. No "rayes" con marcas profundas o delgadas. La amplitud del esculpido dependerá de su profundidad.
  • Si llevas días trabajando en una pieza, cubre la pieza con plástico durante la noche para evitar que seque rápidamente.
  • La arcilla es indulgente, pero es muy agotador y frustrante trabajarla, ya que usarás mucha agua o la manipularás mucho.
  • Siempre asegúrate de que la arcilla esté completamente seca antes de cocerla. La arcilla húmeda se vaporiza. El vapor tratará de salir de la arcilla, lo que hará que la olla explote.
  • Sería bueno conocer a alguien que tenga la experiencia suficiente como para enseñarte. Este es un proceso muy manual, y contar con alguien que te enseñe y explique es muy valioso. Esta "guía" es un recordatorio o una guía aproximada, las posiciones reales de las manos varían con cada artista.
  • A veces los institutos te darán algo de arcilla para jugar un poco, incluso podrían prestarte su taller.
  • Una manera fácil de hacer animalitos es hacer pequeñas esferas y pegarlas una a la otra, luego suavizar las conexiones.

Advertencias

  • No respires el polvo de arcilla. Usa el equipo adecuado para evitarlo.
  • La arcilla conserva el frío y el calor, no te quemes.
  • Algunos esmaltes contienen plomo. Puede que luzcan bien, pero NO ingieras nada de ellos.
  • ¡Las herramientas tienen filo! Ten cuidado.

Cosas que necesitarás

  • Arcilla
  • Bol con agua tibia
  • Alambre para cortar
  • Tiradera metálica o de madera
  • Cuchilla Exacto
  • Aguja
  • Cuchilla de madera
  • Escala
  • Torno (opcional)
  • Yeso (opcional)
  • Barniz
Теги: