Cómo cultivar pimientos fantasma

Опубликовал Admin
321
0
Los pimientos fantasma son una variedad de pimientos extremadamente picante, los cuales son geniales para la gente a la que le encanta la emoción. Son relativamente fáciles de cultivar siempre que reciban gran cantidad de sol y se encuentren en un clima cálido. Puedes potenciar la producción de buenos pimientos entre aproximadamente 100 y 120 días al fertilizar la tierra y regar las plantas con frecuencia. Usa guantes y gafas cuando los coseches (¡ya que son demasiado picantes al punto de poder quemarte la piel!).

Preparar la tierra

  1. Elige tierra que tenga buen drenaje. Si vas a plantar pimientos en el suelo, elige un área que no sea fangosa y donde no haya charcos de agua. Por otro lado, la tierra tampoco debe estar completamente seca. Si la tierra no tiene un buen drenaje, la opción más fácil es cultivar tus pimientos fantasma en macetas llenas con abono. Haz lo siguiente para probar qué tan buen drenaje tiene la tierra:
    • Consigue una lata de café, y quítale la parte superior e inferior.
    • Haz un agujero de 10 cm (4 pulgadas) de profundidad en la tierra.
    • Coloca la lata en el agujero. Llena el espacio adicional alrededor de ella con tierra.
    • Vierte agua en la lata hasta llenarla.
    • Espera una hora. Luego, revisa y mide cuánta agua se ha filtrado de la lata usando una regla.
    • Si se ha drenado 5 cm (2 pulgadas) de agua después de una hora, la tierra tiene un buen drenaje.
  2. Revisa el pH de la tierra. Los pimientos crecen en tierra entre ligeramente ácida y neutral que tenga un pH entre 6,2 y 7,0. Consigue un kit de análisis del pH de la tierra en cualquier tienda de jardinería. También puedes usar una sonda digital o tiras de papel. Solo sigue las instrucciones incluidas en el kit para un uso adecuado.
    • Puedes agregar caliza pulverizada a la tierra si es muy ácida. Por lo general, se puede añadir 2,3 kg (5 libras) por 30 m (100 pies) cuadrados. Si vas a trabajar en un área pequeña, solo esparce un poco sobre la tierra.
    • Si la tierra es demasiado alcalina (con un pH por debajo de 7,0), puedes agregar azufre para cultivo rociando ligeramente un poco donde quieres cultivar tus pimientos. Algunos jardineros colocan 2 o 3 fósforos apagados en el suelo por cada planta en su lugar (ya que las cabezas de los fósforos contienen azufre).
    • Puedes encontrar caliza pulverizada y azufre para cultivo en tiendas de jardinería. Sigue las indicaciones en el envase para tener instrucciones exactas sobre cómo mezclar el contenido con la tierra.
  3. Elige un lugar que reciba al menos 6 horas de sol al día. Los pimientos necesitan gran cantidad de luz y calor para crecer bien. Si tus plantas están en contenedores, puedes moverlos durante el día para asegurarte de que reciban tanta luz solar como se pueda.
    • Si hay algún peligro de sufrir una helada, deberás cubrir las plantas con una capa contra heladas.
  4. Agrega compost y harina de sangre y hueso si vas a plantar los pimientos en el suelo. Vierte una capa de compost de aproximadamente 7,5 cm (3 pulgadas) de grosor sobre la tierra donde quieres plantarlos. Usa una pala para mezclarla con la primera capa del suelo. Agrega un poco de harina de sangre y hueso a la tierra para enriquecerla aún más.
    • Puedes encontrar harina de sangre y hueso en tiendas de jardinería. Solo sigue las indicaciones del envase para conseguir instrucciones sobre cuánto usar.
    • Si vas a plantar los pimientos en contenedores, solo usa una buena cantidad de tierra arenosa de buena calidad.

Germinar tus semillas

  1. Remoja las semillas en agua durante por lo menos 8 horas. Introdúcelas en una taza con agua y colócala en el refrigerador durante toda la noche. Las condiciones húmedas y frías ayudarán a impulsar una germinación de tus semillas más rápida.
    • Si alguna semilla flota hacia la superficie, deshazte de ella. Solo germina aquellas que estén hundidas en el contenedor.
    • También puedes cultivar pimientos fantasma usando plántulas. No obstante, es posible que sea más difícil encontrarlas.
  2. Germina las semillas en vainas entre 6 y 10 semanas antes de la última helada. Plántalas en vainas o contenedores pequeños para plántulas. Hunde las semillas en la tierra unos 0,6 cm (0,25 pulgadas) y cúbrelas.
    • Si vas a usar vainas, mójalas hasta que se hinchen. Luego, introduce tus semillas solo por debajo de la superficie.
    • Si vas a usar contenedores para plántulas, llénalos con tierra y luego cubre las semillas.
    • Coloca 2 o 3 semillas en cada vaina o contenedor. Podrás hacer que las plántulas sean más finas después si todas germinan.
  3. Riega tus semillas. Mantén las semillas húmedas mientras esperas a que germinen. Si usas vainas, se mantendrán húmedas por un tiempo. Si vas a usar contenedores para plántulas, rocíalas ligeramente con agua hasta que la tierra esté húmeda por completo.
    • Cubre levemente las vainas o los contenedores con un envoltorio de plástico para ayudar a que retengan la humedad.
    • Riega cada vez que sea necesario para mantener la tierra (o las vainas) húmeda.
  4. Mantén las semillas abrigadas. Busca un lugar cálido y luminoso donde puedas colocar las vainas o los contenedores, como en la parte superior de tu refrigeradora y en una ventana soleada. Si las mantienes allí, fomentará que tus semillas germinen.
  5. Espera una semana y media aproximadamente para que tus pimientos germinen. Revisa si han salido brotes pequeños y verdes en la tierra o la vaina una vez que las semillas hayan germinado. Si las condiciones son adecuadas, solo deben pasar 11 días para que ocurra.
  6. Deja que las plántulas crezcan. Deja las plántulas en las vainas hasta que alcancen los 7,5 cm (3 pulgadas) de alto. En este punto, probablemente tendrán 3 o más hojas.
    • Sigue manteniendo la tierra (o la vaina) húmeda, pero no empapada, mientras las plántulas crecen.

Plantar las plántulas

  1. Planta las plántulas en el suelo y en un área cálida la mayor parte del año. Los pimientos fantasma crecen en un ambiente cálido y húmedo, donde la temperatura sea de 21 °C (70 °F) o más por al menos 5 meses en un año. Si te preocupa que haya temperaturas más bajas, planta las plántulas en macetas o prepara una cama de cultivo para que la tierra allí permanezca tibia.
  2. Haz que las plántulas sean más finas al arrancar las más débiles. Si alguna de tus plantas se marchita, enferma o broncea, sácala de la tierra. De esta forma, habrá más espacio para que las plantas saludables crezcan.
  3. Muda tus plántulas a los contenedores o al suelo. Si vas a plantar las plántulas en el exterior, aclimátalas por 10 días al moverlas al exterior por un par de horas al día. Déjalas allí por una hora cada vez más todos los días. Para plantar una plántula, cava un agujero en la tierra solo, de un tamaño un poco más grande que la vaina. Introdúcela allí y coloca más tierra en el espacio a su alrededor. Riégala bien cuando hayas terminado.
    • Estará bien que uses al inicio una maceta de 10 cm (4 pulgadas) para una plántula de pimiento. Si vas a colocar tus plántulas en el suelo, solo haz que haya una separación de 30 a 122 cm (12 a 48 pulgadas) entre ellas.
    • Puedes mudar tus plantas a contenedores más grandes más adelante si vuelven muy pequeños.
  4. Riega tus plantas con frecuencia. Los pimientos fantasma necesitan que la tierra esté siempre ligeramente húmeda, pero no empapada. Riégala tanto como lo necesites para mantenerla en esta condición. La frecuencia exacta dependerá de tu ubicación y las condiciones climáticas.
    • Para obtener mejores resultados, riega temprano en la mañana o después de la puesta del sol.
    • Agrega una capa de mantillo alrededor de las plantas para ayudar a que el sol retenga la humedad.
  5. Añade fertilizante de pescado y algas para ayudar a que la planta crezca. Puedes encontrarlo en una tienda de jardinería en tu localidad. Mezcla el fertilizante según las instrucciones del paquete. Luego, añádelo a la tierra alrededor de tus plantas. El fertilizante de pescado y algas es una buena opción orgánica para nutrir tus plantas de pimiento.
  6. Cambia a un fertilizante de fósforo y potasio para fomentar el crecimiento de tu pimiento. Cuando empieces a ver que hay flores (las cuales serán pequeñas y de un color claro y tendrán pétalos con puntas), cambia a un fertilizante con mayor contenido de fósforo y potasio para fomentar la producción de tu pimiento.
    • Busca un fertilizante que tenga una composición de 20-20-20 señalada en la etiqueta. Estos números se refieren a las proporciones de los minerales nitrógeno, fósforo y potasio.
    • Evita usar fertilizantes con una alta cantidad de nitrógeno ya que causarán que las flores se caigan. Además, tu planta no producirá pimientos.
    • Puedes encontrar buenas opciones de fertilizantes orgánicos en la mayoría de las tiendas de jardinería.

Cosechar tus pimientos

  1. Mantente alerta de las plagas u otros problemas. Los pimientos fantasma son tan picantes que pocos bichos representan un problema. No obstante, algunas babosas pueden fastidiar a tus plantas. Si ves marcas de mordida en las hojas, esparce tierra infusoria (disponible en las tiendas de jardinería) alrededor de la base de tus plantas.
    • En ocasiones, los áfidos, los bichos bolitas o los minadores fastidiarán a tus plantas, aunque muy rara vez. Si aparecen, pregunta en la tienda de jardinería de tu localidad si hay algún insecticida orgánico de buena calidad.
    • Si ves manchas en las hojas de tus plantas, probablemente se trate de un hongo que se propaga en condiciones de suelo húmero. Retrocede y riégalas para detener al hongo.
  2. Revisa si hay pimientos emergentes. Los pimientos fantasma empezarán siendo verdes, luego serán anaranjados y finalmente serán de un rojo brillante. La cantidad exacta de tiempo que toma que los pimientos aparezcan variará dependiendo de cuán cálida es el área donde se encuentran.
  3. Deja que tus pimientos maduren hasta que tengan el tamaño de un dedo. En la mayoría de los casos, ten en cuenta que pasarán entre 100 y 120 días para que alcancen sus tamaños completos. Los pimientos tendrán un largo de 5 cm (2 pulgadas) a 7,5 cm (3 pulgadas) cuando hayan crecido por completo. Estos se volverán más picantes mientras sigan permaneciendo en la planta.
  4. Usa ropa de protección cuando manipules los pimientos. Los pimientos fantasma son extremadamente picantes y pueden quemarte la piel. Usa guantes, prendas superiores con mangas largas y gafas cuando coseches los pimientos. Corta los tallos con cuidado en vez de jalar los pimientos de las plantas. No dejes que los que has cortado toquen tu piel. Asimismo, mantén a los niños alejados de estos pimientos.

Cosas que necesitarás

  • semillas de pimiento fantasma
  • vainas
  • capa vegetal
  • compost
  • una pala
  • una taza pequeña
  • contenedores para plantas (opcional)
  • capa contra heladas
  • harina de sangre
  • harina de huesos
  • fertilizante
  • tierra infusoria (opcional)
  • insecticida orgánico (opcional)
Теги: