Cómo usar un elevador Hoyer

Опубликовал Admin
Hoyer es una marca común de elevadores mecánicos para pacientes, que quita el peso de los cuerpos de los cuidadores y el agobio de las mentes de las personas que no pueden moverse por sí solas. La mayoría de los elevadores para pacientes (ya sea de la marca Hoyer, Invacare, etc.) funciona de una manera similar, pero existen muchos modelos, por lo que debes consultar con el manual de fabricante o con un usuario con experiencia para verificar si el tuyo posee características inusuales. Familiarízate siempre con el elevador y practica con cabestrillos vacíos y voluntarios totalmente móviles antes de transferir a pacientes quirúrgicos, parapléjicos, y otros usuarios con movilidad limitada.

Familiarízate con el elevador y el cabestrillo

  1. Identifica las patas de la base y las ruedas. El elevador debe tener dos "patas" paralelas al suelo, apoyadas en cuatro ruedas. Estas deben permanecer estables en todo momento, así que, asegúrate de que las ruedas estén muy bien ajustadas y no utilices el elevador en superficies irregulares.
  2. Separa las patas. Puedes utilizar una palanca vertical (o palanca de cambios) al lado de la columna principal del elevador para separar o contraer las patas. La palanca debe bloquearse en una ranura para evitar que las patas se muevan una vez que alcancen la posición correcta.
    • Algunos modelos cuentan con un pedal en lugar de una palanca.
    • Siempre bloquea las patas en su posición más ancha antes de realizar el movimiento de elevación, y siempre que el paciente se encuentre en el elevador. De no hacerlo, podrías provocar que el elevador se caiga.
  3. Ten en cuenta la barra pescante y los cabestrillos. En la parte superior del elevador está localizada una barra larga inclinada que se conoce como pescante. Al final de este pescante, cuelga un cabestrillo de cuatro puntos, que se conoce también como barra giratoria. Esta contiene cuatro ganchos o más para fijar el cabestrillo que sostendrá al paciente.
  4. Aprende cómo subir y bajar el pescante. Existen dos tipos de elevadores Hoyer: el manual (o hidráulico) y el eléctrico. La única diferencia entre estos tipos de elevadores es el método para subir o bajar el pescante. Los elevadores manuales cuentan con una palanca en la bomba que debe subirse y bajarse varias veces para elevar el pescante, mientras que los elevadores que funcionan con baterías cuentan con flechas "hacia arriba" y "hacia abajo" para controlar el pescante.
    • Encuentra la válvula de control pequeña en la base de la palanca de la bomba de un elevador manual. Cuando la válvula de control se coloca hacia la palanca de la bomba, la válvula está cerrada. La válvula debe estar en esta posición para que la bomba funcione al elevar el pescante. Continúa bombeando hasta que el pescante se bloquee en su sitio.
    • Cuando la válvula de control se coloca lejos de la palanca de la bomba, la válvula está abierta. Mueve suavemente la válvula de control de la posición cerrada a la abierta para controlar la velocidad en la que desciende el pescante.
  5. Localiza un desbloqueo de emergencia en los elevadores eléctricos. En caso de un fallo en la alimentación, la mayoría de los elevadores eléctricos cuentan con un control de desbloqueo de emergencia, con el que puedes hacer descender al paciente de manera mecánica. Localízalo y aprende cómo operarlo. Algunos modelos cuentan con un botón de inserción que requiere un bolígrafo para alcanzarlo, pero debes revisar el manual del elevador para que obtengas información más específica al respecto.
    • Los elevadores manuales no cuentan con un desbloqueo de emergencia, ya que se operan de manera mecánica y no utilizan una batería con una vida útil limitada.
    • Pueden existir más de dos desbloqueos de emergencia en tu modelo. Verifica cuál es el principal, y si este falla, cuál es el siguiente que debes activar.
  6. Identifica el tipo de cabestrillo. Los cabestrillos tipo U son los más sencillos y los más rápidos de utilizar, ya que son apropiados para usuarios que pueden sentarse, aunque sea ligeramente. Elevar a un paciente con un cabestrillo de cuerpo completo (o un cabestrillo hamaca) toma más tiempo, pero es muy necesario para usuarios que no pueden sentarse por sí solos.
    • Este tipo de cabestrillos tienen más o menos la forma de la letra U, con dos extensiones largas que se encuentran paralelas entre sí. A menudo, vienen acolchadas para brindar una mayor comodidad.
    • Un cabestrillo de cuerpo completo (o un cabestrillo hamaca) es una pieza grande, que viene a veces con un agujero de inodoro.
    • Utiliza un cabestrillo que proporcione soporte para la cabeza y el cuello (ideal para usuarios que no pueden sostener su propio cuello).
    • Asegúrate de que el cabestrillo que utilizas sea apropiado para el modelo de tu elevador. Si es necesario, consulta con el fabricante.
    • Asesórate con un médico para seleccionar un cabestrillo que sea del tamaño y el tipo adecuados para cada usuario, y obtén un cabestrillo para cada paciente.
  7. Revisa el cabestrillo para detectar posibles fallas. Las rasgaduras, las costuras sueltas, o los broches desgastados pueden hacer que el cabestrillo se rompa en plena transferencia, ocasionando posibles lesiones en el usuario. Estos cabestrillos son fuertes, pero debes verificarlos antes de cada transferencia en caso de que necesiten reemplazarse.
  8. Aprende a colocar el cabestrillo en los ganchos. Existe una variedad de métodos para conectar los cabestrillos a los ganchos del elevador, que incluyen cadenas, correas y broches. Familiarízate con estos puntos de enganche. Consulta el manual del propietario o busca un usuario con experiencia para que te oriente.
    • Si utilizas un cabestrillo con ganchos, engánchalos de manera que el lado abierto de los ganchos apunte lejos del usuario para evitar lesiones.
    • Verifica sobre cuál de los lados del cabestrillo se debe sentar el paciente, y cuál debe quedar fuera. Consulta con el fabricante o un experto si no estás seguro.
  9. Perfecciona tu técnica de elevación. El elevador Hoyer realiza casi todo el trabajo por ti, pero aún tendrás que meter y sacar al usuario del cabestrillo. Debes seguir las prácticas seguras de levantamiento para minimizar el riesgo de lesiones. Todas las sugerencias sobre el empleo de elevadores para muebles u otros objetos pesados también se pueden aplicar aquí.
    • Utiliza tus piernas para proporcionar resistencia y estabilidad. Sepáralas y dobla las rodillas antes de proceder a levantar.
    • Mantén tu espalda tan recta como te sea posible mientras realizas el levantamiento.
    • No tuerzas tu cuerpo a medida que levantas. Colócate directamente al frente del lugar en el que vas a colocar al paciente para que no necesites girar tu torso a medio camino mientras lo levantas.
  10. Practica cada tipo de transferencia minuciosamente antes de realizar una con un usuario. Sigue estas instrucciones varias veces utilizando un elevador vacío; luego, practica con un voluntario que tenga movilidad total. Familiarízate con cada paso antes de intentar realizar una transferencia con un usuario, especialmente si te encuentras solo.
    • Si es posible, realiza las transferencias con un asistente que también sepa cómo operar el elevador. Muchos hospitales requieren dos personas para operar un elevador (incluso si tienen experiencia) para reducir el riesgo de lesiones.
  11. Conoce los límites del elevador y el cabestrillo. Consulta el manual del propietario o comunícate con el fabricante para averiguar cuánto peso puede soportar el modelo y el cabestrillo de tu elevador. Nunca intentes elevar a un usuario que pese demasiado para el elevador o el cabestrillo. Utiliza siempre el cabestrillo correcto para las necesidades del usuario, como se describió anteriormente.
    • Consulta acerca de la movilidad de un usuario nuevo antes de elevarlo para que sepas cuánto puede contribuir al movimiento.
    • Ten criterio cuando te pidan elevar a un usuario que sufre de movimientos involuntarios y repentinos. Tienes que ser firme, o de lo contrario podrías causar lesiones. Si es necesario, niégate a hacerlo, ya que podrías poner en peligro al usuario.

Transfiere a alguien desde una posición horizontal

  1. Explica cada paso del procedimiento al usuario. Explícale al usuario lo que vas a realizar antes de cada acción, y por qué lo vas a realizar. Hazle saber la razón de la transferencia si es que no la ha solicitado, y hazle participar en cada paso del proceso. Además, debes mostrarle respeto. De esta manera, si tiene la capacidad, te ayudará en el proceso.
  2. Si utilizas una cama de hospital, mantén las barandillas elevadas y bloqueadas para que no interfieran en el acceso. Tendrás que moverte varias veces de un lado al otro de la cama si no cuentas con un asistente, pero asegúrate de elevar y bloquear la barandilla cada vez, antes de dejarla a un lado. Puedes descender temporalmente la barandilla si te da un mejor acceso al usuario mientras lo asistes en el cabestrillo.
    • Una vez que el cabestrillo esté enganchado al elevador, eleva y bloquea las barandillas nuevamente antes de realizar el movimiento de elevación. El usuario puede desear sostenerse sobre la barandilla para tener una mejor estabilidad mientras se inicia el levantamiento.
  3. Eleva la cama a la altura máxima del piso, si es posible. Si utilizas una cama que se puede elevar sin dejar de ser llana, elévala hasta la altura máxima en la que puedas trabajar cómodamente. Mientras más alta esté, menor tensión ejercerás sobre tu espalda cuando asistas al usuario.
  4. Haz que el usuario se recueste sobre su espalda cerca del lado en el que vas a colocar el elevador. Para camas individuales y dobles, el usuario debe recostarse en el centro. Si se encuentra en una cama matrimonial u otra cama más grande, debe recostarse cerca del lado desde el cual lo vas a transferir.
    • El usuario no debe encontrarse al borde extremo de la cama.
  5. Retira el exceso de mantas o sábanas de la parte superior del paciente. Coloca los objetos que podrían interferir en la transferencia sobre otra superficie o cerca de la base de la cama. Arregla la ropa o el vestido del paciente.
  6. Haz que el usuario levante la pierna que está más cerca de ti. Levanta la rodilla más próxima a ti y coloca el pie del usuario sobre la cama. Dile que le vas a hacer girar hacia un lado y que la rodilla elevada facilitará el proceso.
  7. Haz girar al usuario hacia el lado opuesto a ti. Sujeta suavemente la rodilla elevada y el hombro opuesto del usuario, luego cuidadosamente empújalo hacia un lado, de manera que quede de espaldas hacia ti.
    • Si el usuario no puede permanecer de costado sin apoyarse en algo, coloca una toalla enrollada o un objeto blando similar en su espalda para mantenerlo en su sitio. Como alternativa, haz que un asistente lo sostenga suavemente en su sitio.
  8. Dobla el cabestrillo por la mitad de manera longitudinal y colócalo al lado del usuario. El extremo inferior debe encontrarse justo por encima de las rodillas del usuario y el extremo superior, justo por encima de las axilas. Asegúrate de que los broches y las lengüetas se encuentren al interior cuando lo dobles.
    • Asegúrate de que el cabestrillo doblado se encuentre al lado del usuario, con el lado abierto lejos de él.
  9. Haz girar al usuario sobre su espalda y luego hacia el otro lado. Utilizando las mismas técnicas, haz girar al usuario hasta que se encuentre al otro lado, en la parte superior del cabestrillo doblado.
    • Pásate al otro lado de la cama si no puedes hacer girar cómodamente al usuario desde el mismo lado.
    • Si utilizas una cuña, retírala antes de hacer girar al usuario sobre su espalda para evitar molestias.
  10. Jala suavemente de la capa superior del cabestrillo doblado. Hazlo para desdoblarla, de manera que quede plana sobre la cama.
  11. Haz girar al usuario sobre su espalda, sobre el cabestrillo. Organiza las extremidades del usuario de acuerdo con la construcción del cabestrillo y las preferencias del usuario. Los brazos deben estar rectos y llanos al lado del cuerpo, o extendidos para que no interfieran con el paso del cabestrillo si es que el usuario desea colocar sus brazos fuera del cabestrillo. Las piernas deben permanecer llanas (juntas o ligeramente separadas) de acuerdo con el diseño del cabestrillo.
  12. Bloquea el elevador en posición, debajo de la cama del usuario. Revisa debajo de la cama para detectar obstrucciones si es que el elevador no encaja. Si es necesario, estrecha las patas utilizando la palanca de cambios o el pedal, pero siempre debes extenderlas tanto como sea posible una vez que se encuentren debajo de la cama.
    • El cabestrillo debe encontrarse por encima y paralelo a los hombros del paciente.
    • Debes bloquear siempre las ruedas del elevador antes de continuar.
  13. Baja el pescante hasta que el cabestrillo se encuentre sobre el paciente. Bájalo lo suficiente como para que los broches alcancen los ganchos del cabestrillo, pero no tanto porque podría tocar al paciente.
    • Si no sabes cómo bajar el pescante, regresa a la sección titulada “Familiarízate con el elevador y el cabestrillo”. Debes estar siempre familiarizado con el elevador antes de transferir a alguien con movilidad limitada.
  14. Engancha los broches en los lados del cabestrillo tipo U a la cuna. Puede haber demasiados broches detrás de los hombros del usuario como para que puedas escoger el broche que encaje mejor. Si es posible, pídele al usuario que participe. Usando correas, cadenas o los broches largos del cabestrillo, conecta cada esquina del cabestrillo al gancho correcto en la barra.
    • Para los cabestrillos con perneras, cruza las perneras debajo de las piernas del usuario. Asegúrate de que el broche izquierdo alcance a engancharse en el gancho derecho, mientras que el broche derecho alcance a engancharse en el gancho izquierdo, y que los ganchos se encuentren lejos del pescante del aparato elevador. Este entrecruce ayuda a que las piernas del usuario permanezcan juntas y evita que el usuario se deslice fuera del cabestrillo.
    • Algunos cabestrillos cuentan con una aleta que puede engancharse para apoyar el cuello y la cabeza. Esta aleta desmontable puede no ser muy cómoda para quienes son capaces de controlar su cabeza.
    • Mantén el extremo abierto de los ganchos lejos del usuario para evitar lesiones.
  15. Eleva el pescante lentamente. Asegúrate de que los broches estén enganchados firmemente en su sitio, y eleva el pescante hasta que el paciente se eleve a una corta distancia por encima de la cama. Asegúrate de que todo sea seguro y cómodo antes de proceder.
  16. Gira lentamente el elevador con el cabestrillo y el usuario en su sitio hacia el nuevo destino. Desbloquea las ruedas del elevador y desplaza con cuidado el elevador hacia su destino. Es posible que tengas que ajustar el ancho de las patas, pero no lo hagas mientras elevas o bajas el pescante. Tampoco debes elevar ni bajar el pescante mientras desplazas el elevador.
    • Si te estás desplazando hacia otra habitación, ajusta lentamente la barra giratoria de modo que el usuario se encuentre frente a ti mientras mueves el elevador.
    • Coloca al usuario con cuidado, directamente al centro del nuevo destino.
  17. Baja el pescante hasta que el usuario se coloque cómodamente. Si lo estás transfiriendo a un mueble o a una silla de ruedas, el usuario debe colocar sus caderas tan atrás como sea posible.
  18. Desengancha los broches y retira el cabestrillo. Realiza esto solamente cuando el usuario se encuentre sentado o acostado totalmente sobre el nuevo destino. Retira suavemente el cabestrillo debajo del usuario y colócalo en un espacio seguro.
    • Haz girar al paciente de lado a lado, y dobla y retira el cabestrillo si el paciente se encuentra sobre una cama o una camilla. Utiliza las mismas técnicas descritas al inicio de esta sección.
    • Jala suavemente hacia arriba para retirar el cabestrillo detrás del paciente si es que este se encuentra sentado en una silla de ruedas o en un auto.

Utiliza un elevador Hoyer desde una posición sentada

  1. Explica lo que estás haciendo mientras lo haces. Asegúrate de que el usuario sepa a dónde se está dirigiendo, y que le estás transfiriendo al elevador con ese propósito. Describe cada paso para que sepa lo que estás haciendo y pueda ayudarte en la medida de sus capacidades.
  2. Coloca el cabestrillo tipo U detrás del usuario. Los broches deben ubicarse al frente, y el arco de la "U", en la parte superior. Los extremos de la "U" deben entrecruzarse debajo de las piernas, por lo que deben estar más bajos.
  3. Sacude el cabestrillo por detrás del usuario. Jala el cabestrillo hacia abajo entre la espalda del usuario y la silla con movimientos cortos y dando estirones. Asegúrate de que el extremo de la tela esté lo suficientemente bajo como para cubrir las caderas del usuario.
  4. Lleva el aparato de elevación sobre la silla y ensancha las patas. La base se mueve sobre las ruedas y se hace más amplia y delgada en la parte delantera debajo de la cuna con el fin de poder estar más cerca de la posición del usuario.
    • Abre o cierra la parte frontal de la base del aparato de elevación según convenga con el fin de colocar la cuna directamente sobre el usuario. Utiliza el pedal o la palanca de cambio en la parte posterior de la base del aparato de elevación para controlar el ancho de las patas.
    • Siempre ensancha las patas tanto como sea posible antes de la elevación.
    • Siempre bloquea las ruedas en su sitio antes de la elevación.
  5. Engancha los broches en los lados del cabestrillo tipo U a la cuna. Puede haber broches ajustables detrás de los hombros del usuario por lo que puedes trabajar con este para encontrar el ajuste más cómodo. Engancha estos broches a los ganchos de la barra giratoria en el extremo del pescante.
    • Cruza las perneras debajo de las piernas del usuario. Asegúrate de que el broche izquierdo alcance a engancharse en el gancho derecho, mientras que el broche derecho alcance a engancharse en el gancho izquierdo, y que los ganchos no interfieran con el movimiento del pescante. Este entrecruce ayuda a que las piernas del usuario permanezcan juntas y evita que el usuario se deslice fuera del cabestrillo.
    • Engancha la aleta para apoyar el cuello si el usuario no es capaz de controlar su propia cabeza. No debes desenganchar esta aleta cuando los usuarios la necesitan.
  6. Eleva la cuna lentamente. Verifica que los broches estén bien asegurados. Eleva hasta que el paciente quede totalmente fuera de la silla y verifica que todo esté asegurado y cómodo antes de proceder.
  7. Gira lentamente el elevador con el cabestrillo y el usuario en su sitio hacia su destino. Desbloquea las ruedas y dirige el elevador a su nuevo destino. Si es necesario, ajusta el ancho de las ruedas, pero solo después de que el pescante haya sido elevado hasta la altura correcta.
    • El usuario debe encontrarse frente al mástil del elevador.
  8. Bloquea las ruedas en su sitio en la posición más ancha por encima del nuevo destino. Coloca al usuario con cuidado para que se sienta cómodo y seguro mientras desciende a su sitio.
  9. Baja el pescante lentamente a su posición. Siempre realiza esto utilizando la palanca de la bomba (para elevadores manuales) o los controles electrónicos (para elevadores eléctricos). Asegúrate de que el usuario se sienta cómodo, y coloca sus caderas tan atrás como sea posible si se le está transfiriendo a otra silla.
  10. Retira el cabestrillo una vez que el usuario esté seguro. Jala suavemente hacia arriba para retirar el cabestrillo si el usuario se encuentra sentado en una silla. Si está recostado, hazlo girar suavemente hacia un lado, dobla el cabestrillo, y luego hazlo girar hacia el otro lado para retirar el cabestrillo doblado.

Consejos

  • Consigue el manual del propietario de tu elevador para que sepas cómo solucionar cualquier problema mecánico que surja y cómo reemplazar las baterías de un elevador eléctrico.

Advertencias

  • Asegúrate de que todas las camas, camillas, sillas de ruedas y aparatos elevadores estén bloqueados cuando no se están desplazando de un lugar a otro. De no hacerlo, podría ocurrir un accidente potencialmente peligroso.
  • Nunca jales directamente de la barra del pescante para subir o bajar al paciente mientras se encuentra sobre el cabestrillo.

Cosas que necesitarás

  • Un elevador Hoyer
  • Un cabestrillo asignado por un médico a cada paciente
  • Una cama, silla u otro destino apropiado para recibir el paciente.
  • Muchas horas de práctica (preferiblemente con la ayuda de un voluntario totalmente móvil)
  • Un asistente (es recomendable para una mayor seguridad, pero no es obligatorio)
Теги: