Cómo hacer un remedio para el dolor de garganta

Опубликовал Admin
Todos experimentan en algún punto el dolor, la irritación y algunas veces la picazón y la sensación rasposa en la garganta. Un dolor de garganta es muy común y puede ser un síntoma de una infección viral (como la gripe, el resfrío común, la varicela y el sarampión) o bacteriana (la amigdalitis, la faringitis estreptocócica y la faringitis). Un dolor de garganta también puede ser un síntoma de alergias, de mala hidratación, de distensión muscular, de la enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), de la infección por VIH o de tumores. Afortunadamente, la mayoría de las personas pueden tratar el dolor de garganta en casa, la cual debe curarse en algunos días o una semana.

Hacer gárgaras

  1. Haz gárgaras con agua salada de mar. ¿Recuerdas que alguna vez tu abuela te dio agua salada para que hicieras gárgaras? Bueno, ¡funciona! La sal actúa como un antiséptico leve y reduce la inflamación extrayendo el agua de los tejidos inflamados de la garganta. Los estudios han demostrado que hacer gárgaras es útil para aliviar el dolor de garganta y también la congestión.
    • Añade aproximadamente 1 cucharadita de sal de mesa o de sal marina a 8 onzas de agua caliente y remuévela para disolver la sal. Haz gárgaras con la solución por alrededor de 30 segundos y escúpela. Repite una vez cada hora.
  2. Haz gárgaras con una solución picante. Añade 10 a 20 gotas de salsa Tabasco a un vaso de 8 onzas de agua. El Tabasco está hecho de chiles picantes, de manera que funciona como la capsaicina, la cual ayuda para tratar los dolores. También tiene propiedades antivirales.
    • No tragues las gárgaras, ya que puede irritar tu estómago.
  3. Haz gárgaras con vinagre de manzana. Nadie sabe exactamente por qué, pero el vinagre de manzana parece funcionar mucho mejor que cualquier otra clase de vinagre. El ácido del vinagre mata las bacterias. Añade 1 cucharada de vinagre de manzana a 8 onzas de agua caliente.
    • Coloca la solución en tu boca y haz gárgaras por alrededor de 30 segundos. Luego escúpela. Debes hacer esta operación 2 a 3 veces al día, hasta que tu garganta se cure.
  4. Haz gárgaras con bicarbonato de sodio. El bicarbonato de sodio es extremadamente alcalino (lo contrario de ácido), lo cual puede aliviar el dolor de garganta, especialmente si hacer gárgaras con vinagre de manzana es difícil para ti. El bicarbonato de sodio también es antibacteriano porque cambia el pH de la garganta.
    • Añade ½ cucharadita de bicarbonato de sodio a una taza de agua muy caliente. Añade ½ cucharadita de sal de mesa o marina. Haz gárgaras con esta mezcla cada 2 horas.
  5. Añade miel o té a las gárgaras. También puedes añadir 1 cucharada de miel o de limón a cualquiera de las gárgaras que se mencionaron anteriormente. La miel es antibacteriana y relajante, ya que extrae el agua del tejido inflamado, mientras que el limón es ácido, contiene vitamina C y es antibacteriano y antiviral.
    • No le des miel a ningún niño menor de 1 año, ya que los bebés pueden ser susceptibles al botulismo infantil que puede producir la miel.

Hacer tés

  1. Haz té de miel. La miel ha sido usada por mucho tiempo con un remedio natural para el dolor de garganta. Añade 2 a 3 cucharaditas a una taza de agua caliente o té de hierbas envasado.
    • El agua de limón caliente con miel también puede aliviar el malestar y reducir la inflamación. Combina el jugo de la mitad del limón con agua caliente. Añade 2 cucharadita de miel a la mezcla. Para un toque de alivio adicional, puedes añadir una cucharada de brandy o whisky.
    • En un estudio controlado aleatoriamente, se descubrió que el té herbario Throat Coat reduce la intensidad del dolor al tragar 30 minutos después de beberlo.
  2. Prepara un té de pimienta de Cayena. La pimienta de Cayena actúa como un revulsivo y reduce un mediador del dolor llamado “sustancia P”. Toma ¼ de cucharadita de pimienta de Cayena en polvo y remuévela en 1 taza de agua hirviendo. Remueve alrededor de 1 a 2 cucharaditas de miel (para darle gusto) y bebe. Remueve cada cierto tiempo para volver a agitar la pimienta en el té.
    • Si ¼ de cucharadita es demasiado para ti, puedes disminuir la cantidad a 1/8 de cucharadita.
  3. Bebe té de raíz de regaliz. La mayoría de los supermercados y las tiendas de alimentos saludables tienen tés herbarios y la raíz de regaliz es muy común y fácil de encontrar. La raíz de regaliz tiene propiedades antivirales, antibacterianas y antiinflamatorias. Usa una bolsa de té por taza de agua hervida y añade miel al gusto.
  4. Bebe té de jengibre o de clavo de olor. El jengibre fresco es la mejor manera de empezar. Pela el jengibre y córtalo finamente. Añade ½ cucharadita de jengibre fresco picado a 1 taza de agua hirviendo. Añade miel al gusto.
    • Para el té de clavo de olor, añade alrededor de 1 cucharadita de clavo de olor entero o ½ cucharadita de clavo de olor en polvo a 1 taza de agua hirviendo. Añade miel al gusto.
  5. Añade una rama de canela a cualquier té que bebas. La canela tiene un alto contenido de antioxidantes y tiene propiedades antivirales y antibacterianas. Puedes encontrar ramas de canela en las tiendas de comestibles y de alimentos saludables. Puedes usarla como una vara para remover el té muchas veces, ya que la esencia de la canela se filtrará en el té.
  6. Congela el té y haz paletas de té. Congela cualquiera de los tés que se mencionaron anteriormente vertiéndolos en los moldes de paletas y congelándolos aproximadamente por 4 o 6 horas. Las paletas heladas pueden calmar el dolor de garganta y son especialmente agradables para los niños.
    • Añade miel o canela al gusto para endulzar el té y para hacerlo más propicio para los niños.

Hacer pastillas

  1. Obtén las siguientes hierbas e ingredientes. Debes ser capaz de encontrar las hierbas en una tienda de alimentos saludables o de alimentos a granel. Deben estar molidas o en polvo:
    • 1/2 cucharadita de polvo de raíz de malvavisco (alivia los tejidos inflamados)
    • 1/2 taza de polvo de corteza de olmo rojo (reduce las membranas inflamadas)
    • 1/4 de taza de agua caliente
    • 2 cucharadas de miel
  2. Disuelve la raíz de malvavisco en agua caliente. Pon las 2 cucharadas de miel en una taza medidora de vidrio y añade el líquido de malvavisco caliente necesario para tener un total de ½ taza. Vierte este líquido en un bol grande y desecha el resto.
  3. Añade ½ taza de polvo de corteza de olmo rojo a un bol grande. Haz un hueco o una depresión en medio del polvo. Vierte la miel o la solución de malvavisco en el hueco del polvo de corteza de olmo rojo y, con las manos limpias, mezcla los ingredientes. Trata de hacer figuras oblongas del tamaño de una uva (piensa en el tamaño de las pastillas). Debes obtener alrededor de 20 pastillas.
  4. Haz más pastillas con algo del polvo de corteza de olmo rojo adicional. Esto ayudará a reducir su “pegajosidad”. Coloca las pastillas en un plato para dejar que se sequen al menos 24 horas.
  5. Envuelve cada pastilla. Una vez que estén secas, envuelve las pastillas en papel manteca o de pergamino. Deposítalas en un lugar fresco, seco y oscuro. Deben permanecer en buen estado por alrededor de 6 meses.
  6. Usa las pastillas. Simplemente desenvuelve las pastillas y permite que se disuelvan lentamente en tu boca.
    • Estas pastillas son para adultos, pero pueden ser para niños que sean lo suficientemente mayores para no correr riesgos con las pastillas (generalmente, mayores de 5 años). Para los niños menores de 5 años, las pastillas pueden comportar peligro de asfixia.

Hacer paletas

  1. Asegúrate de tener moldes de paletas y palos. Puedes encontrarlos en los supermercados, en las tiendas Home Outfitters o en cualquier lugar en el que se venda utensilios de cocina.
  2. Reúne los ingredientes. Todos estos ingredientes son conocidos por combatir el dolor de garganta y el resfrío. Necesitarás:
    • el jugo de un limón grande
    • un pedazo de 5 centímetros (2 pulgadas) de jengibre, cortado finamente
    • 2 cucharadas de miel
    • 2 bolsas de té de manzanilla
    • 2 ½ tazas de agua hirviendo
  3. Combina todos los ingredientes excepto el agua. En un bol resistente al calor, mezcla el jugo de limón, el jengibre, la miel y las bolsas de té de manzanilla. Vierte el agua hirviendo en la parte superior de las bolsas de té y déjalas en remojo por 10 minutos.
  4. Quita las bolsas de té y los pedazos de jengibre. Puedes usar un colador para hacerlo sin quemarte las manos. Deja el agua en reposo hasta que se haya enfriado ligeramente.
  5. Vierte el líquido en moldes de paletas. Detente aproximadamente a 1,30 centímetros (1/2 pulgada) de la parte superior e inserta el palo de la paleta. Luego pon el molde en la congeladora. El congelamiento tomará entre 6 y 8 horas.
  6. Disfruta tu paleta casera. Cuando saques la paleta del molde, remoja los moldes en agua caliente por alrededor de 5 segundos para que puedas sacar la paleta más fácilmente.

Consejos

  • Los remedios caseros con gárgaras, tés, pastillas y paletas son un buen comienzo, pero si no ves mejoras en un par de días, debes consultar a un doctor acerca de tu faringitis. Las causas de la faringitis incluyen las infecciones de etiologías bacterianas y virales, la ERGE, los medicamentos y los tumores. Los tratamientos para la faringitis incluyen las pastillas como la lidocaína y la benzocaína de venta libre. Además, los aerosoles para la garganta son medicamentos comunes usados para tratar la faringitis. Se ha comprobado que los analgésicos sistémicos (como la aspirina y el Tylenol) disminuyen el dolor de la faringitis.
  • Además de preparar cualquiera de los remedios mencionados, asegúrate de beber abundante agua y de tomar sopas y caldos para reducir el movimiento de las células inmunes, lo cual potencia su actividad.
  • La mayoría de las personas sienten alivio al beber líquidos calientes, pero esto no es una regla estática. Si te sientes mejor tomando agua tibia o tés fríos o caldos, sigue adelante. Las bebidas heladas pueden también ser beneficiosas, especialmente si tienes fiebre.

Advertencias

  • No le des miel a un niño menor de 2 años. Aunque es raro, el botulismo infantil es un riesgo debido a que la miel contiene algunas veces esporas bacterianas y los niños no tienen desarrollado el sistema inmunológico.
  • Si tu dolor de garganta dura más de una semana y te causa síntomas graves (como fiebre alta, dificultad para respirar y para tragar, erupciones y dolor articular), debes consultar a tu médico.
Теги: