Cómo salvar una amistad

Опубликовал Admin
"Los amigos son como las estrellas. No siempre los ves pero sabes que están ahí". Y aunque una estrella fugaz sea algo lindo de observar, una amistad a punto de terminar es una de las cosas más doloras de experimentar. Sin embargo, si crees que vale la pena intentarlo, entonces realmente sí lo vale. Así que si aún estás conmovido por una amistad que te brindó momentos valiosos, amor incondicional y recuerdos preciados, al menos dale una oportunidad a la salvación. Aunque los problemas sean inevitables, si ambos ven el valor que le dan a la salvación de la amistad, puede ser efectivo enfocarse en arreglar la situación y su vínculo puede sobrellevar esta dificultad y volverse mejor y más fuerte que antes.

Pasos

  1. Actúa ahora. En el momento en el que te des cuenta que ambos comiencen a distanciarse, haz algo al respecto. Esperar solo provocará una permanencia inevitable de la pérdida de su amistad. Prepárate para ser el que dé los primeros pasos; tu amigo puede estar convencido de que tú hiciste algo para dañar la amistad, así que no vale la pena esperar que él resuelva las cosas.
  2. Haz un análisis honesto de la situación. Siéntate y haz memoria de lo que pueda haber pasado. ¿Fue tu culpa? ¿Fue algo que dijiste o hiciste o no dijiste ni hiciste y tendrías que haberlo hecho? Es importante pensar sobre tu inactividad en ciertos puntos, como todas esas veces que olvidaste llamar a tu amigo para ver cómo estaba o cuando te perdiste citas o no presenciaste eventos importantes. Piensa con detenimiento y no tomes decisiones irrelevantes.
  3. Discúlpate si fue tu culpa. Explica brevemente tu versión de la historia y evita poner excusas o transferir la culpa. Al asumir la responsabilidad de tu parte en dañar la amistad, pruebas que tu deseo de no perder a tu amigo es más importante que tu orgullo o tu sentido de autojustificación.
  4. Hablen. Si no puedes encontrar la razón de la creciente distancia interpersonal entre tú y tu amigo, sugiérele que ambos simplemente hablen. Dile a tu amigo que estás triste porque las cosas ya no parecen estar bien entre ustedes y que realmente te gustaría saber si es posible reestablecer la amistad que tenían. Tu disposición para querer resolver los problemas será apreciada, especialmente si dejas claro que estás totalmente abierto a escuchar su versión de la historia. Lo que sea que hagas, no lo ataques ni te enojes, ni hagas que se moleste. Esto hará que la barrera entre ustedes sea más grande y será evidentemente más difícil recuperar a tu amigo. Trata de no interrumpirlo mientras esté explicando su versión de la historia. En su lugar, escúchalo atentamente.
  5. Escucha a tu amigo. Si un tercero les ha estado diciendo historias diferentes a ambos para generar conflictos, escuchar a tu amigo es la mejor manera de descubrirlo. Pregúntale quién le dijo eso si escuchas que dijiste algo que no dirías nunca en la vida. Es increíble lo rápido que las manipulaciones mentirosas de un tercero fallan una vez que las víctimas comparan las versiones. Así que si incluso alguien trata de evitarte, pregúntale por qué y prepárate para escuchar todo lo que tenga que decir tu amigo .
  6. Toma una decisión en cuanto al valor de los puntos de disputa sobre tu comportamiento o problemas que hayan aparecido en la amistad. Si tu amigo ha malentendido las cosas que dijiste o hiciste (o no hiciste), entonces aclara sin duda lo que creas que sea necesario. Sin embargo, no seas discutidor ni polémico, ya que esto provocará que tu amigo se sienta defensivo y simplemente acelerará el fin de la amistad. Trata de no esperar que la amistad se arregle por sí sola. Debes tratar de romper la barrera entre ustedes y llevarse bien. Sé paciente, explica claramente cómo ves la situación y brinda tu interpretación de los eventos que pasaron sin juzgar o estar a la defensiva. Por ejemplo:
    • Tu amigo puede acusarte de nunca estar presente en eventos importantes en la apertura de su nuevo negocio durante el año pasado. Puede decir que la relación llegó al punto de que cada vez que te pedía ayuda, estabas muy ocupado o no mostrabas interés en su nuevo emprendimiento, aunque al principio lo hayas apoyado. Puedes responder que aceptas que estuvo mal de tu parte no estar nunca disponible para hablar. También puedes resumir lo que pasó para que hayas dejado de ser ese amigo cercano que eras antes. Por ejemplo, tal vez tenías que cuidar a un hijo o una pareja enferma, y al mismo tiempo tratar de mantener tu trabajo con sus fechas límites implacables. Brinda explicaciones reales de por qué no estuviste tan comprometido con la amistad, en vez de dar excusas; la verdad es importante. Y no busques simpatía ni lástima, solo aclara por qué no pudiste estar para tu amigo.
  7. Reconozcan sus diferencias. Tu amigo podría ser una persona despreocupada y sin responsabilidades mientras que tú eres padre de tres hijos. A medida que la vida cambia a nuestro alrededor, las amistades también cambian. Sin embargo, esto no significa que no tengas esa conexión vital que despertó la amistad en primer lugar, y los cambios en tu trabajo, tu vida personal y tu estilo de vida no tienen que perjudicar la amistad que tienen. Hablar abiertamente de los cambios es importante, como también aceptar que ambos tienen trayectorias distintas pero aún tienen espacio, amor y respeto entre ustedes en sus vidas.
    • Si tu amigo se ha distanciado de ti debido a los cambios en tu vida, busquen la oportunidad para asegurarse entre ustedes que, a pesar que la vida haya cambiado, la importancia de su amistad no lo ha hecho. Y reconoce que si has cambiado, ciertamente no esperas que tu amigo cambie.
    • Reestablezcan algunas cosas que ambos aún disfruten hacer juntos. Por ejemplo, reserven una noche, una tarde o un día en el que ambos se encuentren y pasen tiempo juntos haciendo las cosas que disfruten hacer, como ver una película sentarse en un café, hacer un deporte, entre otras actividades.
  8. Evita ser ingenuo. Aunque quieras rescatar la amistad, debes estar alerta a las señales que demuestren que tu amigo está tratando de terminar la relación deliberadamente. Debido a que esta es una posibilidad inesperada cuando hubo una conexión amorosa y afectuosa previamente, solo recurre a creer que esto es posible solo si las señales que demuestra tu amigo lo hacen extremadamente obvio, por ejemplo, si tu amigo hace todo lo posible por evitarte, deja de atenderte las llamadas o nunca lo encuentras, pero tus amigos en común no parecen tener este problema, es posible que tu amigo esté tratando de terminar la relación. Si este es el caso, trata de reavivar las cosas, pero no te mortifiques si fallas, porque no es tu culpa y la otra persona ya ha tomado una decisión que no puedes cambiar.
  9. Busca un compromiso. Asumiendo que tu amigo ha hablado y escuchado y ambos han aclarado las cosas, busca maneras con las que puedan comprometerse con las cosas que hayan debilitado la amistad hasta este punto y busca maneras de reencaminar la relación. Si significas mucho para esta persona como ella lo significa para ti, a través del compromiso mutuo al final habrán progresado un poco en la dirección correcta.
  10. Demuestra disposición para afianzar la amistad y evita alejarte de nuevo. Una vez que se hayan ocupado de los retos a los que se enfrentó la amistad y acordado una solución, demuéstrale a tu amigo lo mucho que significa para ti. Comienza a crear recuerdos y momentos valiosos que harán que el episodio desagradable que ambos vivieron se vuelva insignificante y no valga la pena volverlo a mencionar.

Consejos

  • Si la persona es realmente tu amiga, se sentirá abierta contigo y viceversa.
  • No temas ser el que hable, especialmente si tu amigo no dice nada.
  • Apaga el celular mientras pases tiempo con tu amigo. Él debe hacer lo mismo.Interrumpir la conversación constantemente para responder un llamado o mandar un mensaje de texto, demuestra que no valoras realmente su tiempo juntos.
  • Hagan cosas nuevas y emocionantes juntos, pero también mantengan las costumbres que ambos disfruten. Esto afianzará su relación aún más.
  • Sigue así. Incluso aunque tú y tu amigo se hayan arreglado, no debes volver a cometer los mismos errores y crear otro problema entre ustedes, si no la situación comenzará a ser agotadora y te arriesgarás a perder la amistad que tienen para siempre.
  • Inténtalo, pero a veces, si se pelean y discuten casi todos los días y sientes que todo se está agravando, se volverá agotador. Deben tomar distancia entre ustedes y aclarar sus mentes de todo el resto y solo pensar en cómo podrían salvar su amistad. Si es muy difícil y continúan discutiendo, entonces conversen, tal vez sea útil si se reconcilian; a pesar de lo difícil que sea, puedes sugerir que no se vean fuera de la escuela o el trabajo para que trabajes duro en tu educación o para lograr un ascenso, pero deséale lo mejor. No importa lo que pase, deben ser respetuosos entre ustedes o incluirán a sus otros amigos en sus discusiones constantes y ambos los perderán a todos. La vida es muy corta, debes intentar mantener a tus amigos lo más que puedas, pero nunca interfieras en las discusiones entre ellos; si están enojados, pueden decir cosas de las que se arrepentirán después.
  • Comparte algo importante y personal o pide consejos sobre algún problema. Esto enfatizará la definición de "amistad" (estar ahí para el otro) y desviará la atención del problema que estás tratando de dejar atrás.
  • Asegúrate de saber si tu amigo realmente quiere o no ser tu amigo. Si no quiere, entonces debes captar el mensaje y dejarlo solo. Si no lo haces provocarás que le caigas aún peor, porque lo estás haciendo a propósito. No seas así, a nadie le gusta que los demás no sepan captar indirectas.
  • Recuerda mantener un contacto constante con tu amigo. Enviarle una tarjeta de Navidad todos los años puede ser un buen gesto.

Advertencias

  • Salvar su amistad nunca debe tener un costo insoportable, como la salud y moral tuya y la de la otra persona o las de las personas que les importan a ambos. No hagas ni cedas ante tales exigencias.
Теги: