Cómo superar una relación

Опубликовал Admin
Puede ser muy difícil seguir adelante después de una ruptura. Te vuelves muy dependiente de la persona con la que estás y una vida sin ella puede parecer muy retadora. Con el tiempo y con estos consejos útiles, podrás seguir adelante hacia mejores y más grandes cosas, conocerás gente nueva y aprenderás nuevas habilidades en el camino.

Reconoce tu dolor

  1. Las cinco etapas del duelo. Cuando perdemos algo que es importante para nosotros, la reacción saludable es afligirse. Los psicólogos creen que, por lo general, todas las personas pasan por las mismas etapas del duelo, o el mismo conjunto de reacciones emotivas. Entender esto puede ayudarte a comprender tus sentimientos y saber que la manera en que te sientes es normal y saludable. Estas fases tienen diferente duración para cada persona y es posible que alguna de ellas ni siquiera se presente. Es importante que recuerdes que todos somos diferentes.
    • Negación. Al principio, puede ser difícil darte cuenta de que tu relación ha terminado. Sobre todo si han estado juntos por un largo tiempo, la idea de estar separados puede sentirse antinatural e irreal. Tal vez sientas que tu pareja no se ha ido realmente, que simplemente necesita tiempo. Aunque esta sea una reacción emocional normal, es importante que reconozcas que tu relación ha terminado porque negarlo sólo hará las cosas más difíciles para ti y tu pareja.
    • Enfado o ira. A menudo, esto se describe como la sensación de “¿Por qué yo?”. Probablemente sientas la fuerte necesidad de encontrar culpa en cualquier cantidad de causas por el fin de tu relación. Es posible que te culpes a ti mismo o misma, a tu pareja, a tu dios, a tu familia, a tus amigos, a tu trabajo o a cualquier otro factor. Sin embargo, es importante que no exageres. Usualmente la culpa se comparte entre varios factores o puede que no exista en lo absoluto.
    • Negociación. Este es un período de tiempo en el que la gente, con frecuencia, intenta volver a la relación terminada. Es posible que le ruegues a tu pareja regresar, prometiendo cambiar lo que sea que hayas percibido como la razón de separación. No obstante, esta no es una buena idea. Incluso si la relación puede repararse, debe de hacerse después de una seria reflexión y cambios positivos. Esta etapa generalmente se acaba cuando te das cuenta de que la relación no puede reestablecerse.
    • Depresión. Usualmente esta es la fase más larga del duelo. Te sentirás muy triste, como si no hubiera esperanza. Posiblemente no querrás volverte a enamorar o creerás que la vida no tiene sentido. Estas emociones son normales, pero recuerda que pensar en el suicidio no lo es. Si piensas de esta manera, busca ayuda inmediatamente. Como todas las etapas del duelo, esta también tendrá su fin y volverás a sentirte feliz.
    • Aceptación. Con frecuencia, aceptar lo que te sucedió le sigue o coincide con la fase de depresión. Entenderás que el fin de la relación no es el fin del mundo. Te sentirás bien sobre lo que ha pasado y estarás listo o lista para pasar a la siguiente etapa de tu vida.
  2. Deja fluir la tristeza. Es importante que estés triste. No finjas que todo está estupendo. Esconder tus emociones de esta manera no es saludable y más adelante puede conducirte a tener problemas. Debes permitirte estar triste. Si quieres, llora. Cuando suceden cosas malas, esta es una reacción normal y sana.
  3. Pasa un poco de tiempo a solas. Cuando te encuentres en esta etapa, es fundamental que tengas tiempo para ti mismo o misma. Aunque convivir con otros es importante y puede ayudarte significativamente en el proceso de sanar, también necesitas tiempo para ti mismo o misma. Úsalo para ocuparte de tus propias necesidades. Concéntrate en aquello que te haga sentir mejor y piensa en lo que quieres en esta etapa de tu vida. Tener personas a tu alrededor puede ser una distracción, lo cual es bueno en moderación. Sin embargo, si lo haces en exceso, no dejará que te hagas cargo de ti mismo o misma.
  4. Sí tiene sentido. Después de una ruptura, especialmente si la relación fue de larga duración, posiblemente sientas que perdiste tiempo o que todo el asunto fue inútil. Este nunca es el caso y es primordial tener eso en mente. Incluso las malas experiencias sirven para enseñarnos sobre nosotros mismos, lo que queremos de la vida, lo que más valoramos y cómo interactuar mejor con los demás. Aunque tu relación haya terminado, sin duda alguna te ha enseñado experiencias invaluables sobre la vida. Si no hubiera sido así, no te sentirías tan molesto porque llegó a su fin.
  5. Recuerda a tu ex. No hagas como si tu ex nunca existió. Al igual que el hecho de esconder tus emociones, esta no es una reacción sana. Tu ex jugó un papel importante en tu vida y ese papel necesita ser reconocido. Debes de saber que el tiempo con esa persona se terminó, pero si recuerdas esos momentos de manera afectuosa, a la larga te sentirás mejor.
    • Mientras que algunas personas intentan sentirse mejor al pensar en las cosas malas de sus ex, también es importante pensar en las cosas buenas. Concentrarte en las cosas malas te conducirán a sentirte amargado o amargada y posiblemente causen que te arrepientas de cosas en tu relación que en su momento disfrutaste. Este envenenamiento de tus propios recuerdos sólo acabará lastimándote a largo plazo. Para recordar las partes buenas de tu relación, escribe las cosas que te gustaban de tu ex o, en particular, los buenos momentos que pasaron juntos.
  6. Reflexiona sobre tu relación. Las relaciones que fracasan, como cualquier otra cosa en tu vida que termina mal, pueden ser una oportunidad grandiosa para aprender. Reflexiona sobre tu relación, las cosas buenas y malas de ésta. Así, podrás utilizar ese conocimiento para traer cambios positivos a tu vida. Esto ayudará a mejorar relaciones futuras al aprender de tus errores y saber mejor lo que quieres de ti mismo y de la otra persona.
    • Piensa tanto en los fracasos de tu pareja como en las cosas que hizo bien durante la relación. ¿Cuál de estas cualidades te gustaría ver en futuras relaciones y cuáles cualidades deberías de evitar? A lo mejor tu ex era muy perezoso y esto no te molestó al principio, pero con el tiempo se convirtió en un problema. Eso puede ser algo que quieras evitar en tu siguiente relación, aunque inicialmente no represente un gran problema.
    • Reconoce tus propias faltas. Probablemente, en la relación también hubieron cosas que manejaste mal. Piensa en cuáles fueron y en cómo impactan de forma negativa en tus relaciones con otras personas. Estas características pueden afectar a los amigos y a la familia también. Recapacita en la forma en que lo hacen y piensa si quieres intentar cambiarlas. Por ejemplo, puedes descubrir que te olvidas de considerar los sentimientos de otros. Esta puede ser una característica que necesitas cambiar para crear mejores relaciones con aquellos que te rodean.
    • Quiérete. También recuerda pensar en las cosas buenas que tienes. Eres una buena persona, incluso si has cometido errores. Las malas experiencias vividas no deben de evitar que sientas que tienes mucho que ofrecerle al mundo. Haz una lista de las cosas sobre ti que te gustan y que son del agrado de otras personas. Concéntrate mucho en hacer que esas cualidades brillen y, con el tiempo, te sentirás mejor.

Volver a la vida

  1. Descúbrete. Reflexionar sobre ti y tu relación te puede enseñar mucho acerca de ti como persona. Este nuevo conocimiento puede darte una mejor apreciación acerca de quién eres, tus fortalezas y lo que quieres de la vida. Seguramente descubrirás que aquellas cosas que sacrificaste en tu relación, significan más de lo que pensaste en su tiempo.
    • Es posible que descubras pasatiempos o habilidades a las que habías renunciado por falta de tiempo o por los gustos de tu pareja, y que te des cuenta de lo importante que son para ti. Asimismo, probablemente notes que algún trabajo que hiciste a un lado por el bien de tu relación, te hace sentir que tienes un propósito, al menos más de lo que pensabas. También puedes darte cuenta de que sacrificaste algunas amistades más de lo que realmente quisiste durante tu relación. Este nuevo comienzo puede darte la oportunidad de explorar, en formas que antes no podías, cosas que son importantes para ti.
  2. Perdonar. Es fundamental perdonar durante el proceso de sanación. Perdona a tu ex por haberte herido y perdónate a ti mismo o misma por cualquier falla que pudiste haber cometido. Recuerda que culpando a otras personas o a ti, no hace que los problemas desaparezcan. La culpa sólo te servirá para amargarte y alejarte de una felicidad futura. El perdón es esencial para poder seguir adelante.
    • Empieza el proceso del perdón identificando con exactitud por qué estás enojado o enojada. Comprender la verdadera razón por la que estás herido o herida, te permitirá lidiar mejor con el sentimiento e identificar a quién necesitas perdonar con exactitud.
    • Expresa tus sentimientos. Comienza por escribir los sentimientos malos. Esto te ayudará a expulsar tu ira. A continuación, exterioriza tus sentimientos a tus amigos y a tu familia. Al darte una nueva perspectiva, ellos te ayudarán a entenderlos. Después, decide si quieres decirle a la persona que te hizo daño cómo fue que resultaste herida o herido.
    • Busca compasión. Date cuenta de que todos somos humanos y de que la persona que te hirió lo hizo porque tiene defectos, al igual que el resto. Entiende que tú también cometes errores. Inclusive, es posible que la persona que te lastimó lo haya hecho porque pensaba que era lo correcto o lo mejor. Intenta comprender las razones detrás de sus acciones. Esto te ayudará a perdonar.
  3. Ríete. Reír incrementa las endorfinas en tu cuerpo. Éstas regulan tus emociones y hacen que te sientas feliz. Asimismo, te recordará que debes encontrar alegría en tu vida y conseguirá que tengas el hábito de ser feliz otra vez. Ver con humor las situaciones difíciles te ayudará a vivirlas de manera menos negativa. El reír y el estar en ambientes donde tengas la oportunidad de hacerlo, serán un refuerzo significativo para tu proceso de curación.
    • Pasa tiempo con amigos que te hagan reír. Rodéate de personas que, cuando estás con ellas, te hacen reír y te proporcionan experiencias positivas. No pases tiempo con personas que te hagan sentir triste, o que constantemente comparten emociones negativas. Esto impedirá que sanes.
    • Mira comedias. Mira programas de televisión divertidos o asiste a obras de comedia en algún club local. Estas actividades pueden realizarse a solas o en compañía. Ver estas cosas te distraerá de las emociones dañinas y le recordará a tu cerebro lo que es sentirse feliz nuevamente.
  4. Aprovecha tu independencia. Cuando estamos en una relación, tendemos a depender mucho de la persona con la que estamos. Pierdes mucha independencia, lo que puede llevarte a dejar de hacer cosas que disfrutas.
    • Aunque algunas veces se sienta bien tener a alguien en quién apoyarse, ser independiente también te hace sentir bien. Te da la libertad para hacer lo que quieras hacer, cuando quieras hacerlo. No necesitas el permiso de nadie y tampoco necesitas preocuparte por lo que tus acciones puedan causarle a los sentimientos de otro.
    • Estos son ejemplos de las formas en que puedes disfrutar de tu nueva independencia: ver una película que a tu ex no le hubiera gustado, usar ropa de tu agrado pero que tu ex hubiera encontrado poco atractiva, pasar tiempo con algún amigo con el que tu ex no se llevaba bien, y realizar actividades individuales para las que es difícil encontrar tiempo si estás saliendo con alguien, como leer libros.
  5. Realiza nuevas actividades. La mejor manera de volver a la vida es viviéndola. Estás vivo y el mundo a tu alrededor es un lugar increíble. Todos tienen algo que siempre ha querido hacer, y esta es una oportunidad fantástica para que pruebes nuevas cosas y experimentes el mundo que te rodea.
    • Haz ejercicio. Hacer ejercicio libera endorfinas en tu cuerpo, algo muy parecido a la risa. Al ejercitarte, puedes ser más feliz de manera natural, y también más saludable. Esta es otra de las actividades para las que muchas personas no tienen tiempo cuando están en una relación. Conseguir un cuerpo más saludable y tonificado puede hacerte sentir como una persona nueva. La sensación de un nuevo comienzo puede ayudarte a superar sentimientos y recuerdos negativos del pasado, y a pasar a mejores cosas que te esperan.
    • Voluntariado. Una de las mejores maneras para ser feliz es haciendo felices a otros. Tener responsabilidades y ayudar a otra persona te dará un propósito, lo cual puede estar faltándote en un momento como este. Te da la oportunidad de ver que todo el mundo tiene problemas y de que algunos de estos son mucho más grandes que los tuyos. Este punto de vista puede ser reconfortante, y te enseñará a apreciar muchas cosas maravillosas y la gente que tienes en tu vida. Si buscas algo que consuma menos tiempo, intenta ser voluntario para ayudar en un comedor. Si quieres comprometerte más, intenta realizar una obra social como Hábitat para la Humanidad.
  6. Viaja. Viajar te dará algo de qué enorgullecerte, también creará nuevos recuerdos tanto buenos como malos. Ponte en una situación en la que jamás hayas estado antes, vete a algún sitio donde no hables el idioma. Esto te dará experiencias mucho más grandes que aquellas que viviste con tu ex, y tendrás entusiasmo por regresar a tu vida y compartir tus vivencias con otros.

Pasa tiempo con personas

  1. Pasa tiempo con amigos. Es importante que pases tiempo con otras personas. Esto te ayudará a recordar que hay bondad inherente en otros y que interactuar no siempre dará lugar a que resultes lastimado. Pasar tiempo con tus amigos te distraerá y te ayudará a lidiar con tu dolor. Asimismo, te ayudarán a ver las cosas buenas de ti y a tener nuevas experiencias para recordar con afecto.
    • Forma parte de actividades junto a tus amigos. Esto te servirá para pensar en las emociones y experiencias positivas, y no en las negativas. Ve al cine, asiste a fiestas o intenta algo más ambicioso como excursionismo.
    • Aprovecha esta oportunidad para pasar tiempo con amigos que hace mucho que no ves. En ocasiones, nos olvidamos de algunas personas cuando nos encontramos en una relación. Este es un muy buen momento para reconectarse y recordar lo bien que la pasas cuando estás con dichas personas.
  2. Conoce gente nueva. Tener nuevos amigos y/o un nuevo círculo social, siempre es algo bueno. ¿Quién no quiere estar en compañía de más personas con las que se divierta? Sal y conoce gente nueva, ya sea mediante los amigos que ya tienes o gracias a la escuela, los clubes o los bares. Así tendrás nuevas cosas en tu vida para enfocarte, en vez de tu reciente dolor.
    • Intenta tener citas otra vez. Una vez que hayas procesado las emociones negativas de tu separación, y sientas que ya es tiempo de seguir adelante, probablemente intentes tener citas casuales. Conoce a alguien nuevo y sal varias veces. Esto te ayudará a entender que hay más personas para ti. Lo mejor es no apresurarse a una nueva relación ya que puedes terminar teniendo una dañina relación de rebote. En lugar de eso, lleva las cosas con calma y acércate a las citas casuales. No estás buscando una nueva pareja, simplemente quieres experiencias nuevas y positivas. Con el tiempo, encontrarás a la persona correcta y antes de darte cuenta estarás felizmente en una nueva relación. Al usar las habilidades de afrontamiento y los análisis mencionados anteriormente, estarás mejor preparado para una experiencia más exitosa y agradable
Теги: